sábado, 14 de noviembre de 2015

Crítica: What We Become

Un vecindario, Sorgenfri, en un pequeño barrio suburbano danés al norte de Copenhague , se convierte en escenario de un imprevisible y fulminante brote de un virus que parece en principio gripe, pero que pronto se torna mortal con dos víctimas, por lo que las autoridades sanitarias lo ponen en cuarentena...

¿Les suena?... Cambien ese Sorfrengi por casona de vecinos, pongan una reportera de TV con unos bomberos y volvemos a revisitar Quarantine, que revisitaba [REC] de Balagueró en forma de remake USA no del todo desatinado. Desgraciadamente la cinta se nos queda un pelín corta en comparativa y aunque tiene infinidad de aciertos, tiene también algunos errores como catedrales. Pues bien, esta cuarentena de aislamiento nórdico, fuerza a una multitud de habitantes al aislamiento mientras que en el exterior la cosa se pone fea, fea, pues como era de esperar, los muertos empiezan a levantarse modo pandemia zombie.

Entre los vecinos aislados está la familia Johansson, la madre Pernille (Mille Dinesen), el padre Dino (Troels Lyby) y sus dos hijos, una repelente niña dulce, educada, monísima y obediente y un hijo adolescente rebelde y borde, colado por una nueva vecinita, Sonja (Marie Hammer Boda) que le va a hacer brotar los granos. Con ese encierro y aislamiento se desatan además una serie de reacciones y sentimientos que diferencian a los personajes, como la resignación de alguno y la rebeldía de otros como Gustav, el hijo mayor.

La situación empeora drásticamente, y vamos viendo cómo, desde la prosperidad, tranquilidad y armonía de una barbacoa-cervezada con amiguetes en un barrio soleado en pleno verano estupendo, vamos paso a paso descendiendo a los infiernos. De esos dos muertos iniciales por el virus pasamos a una propagación intensa e inmediata, de ahí al aislamiento y al confinamiento vecinal, hasta el punto de que las fuerzas militares intervienen si un vecino intenta salir del perímetro, el suministro racionado de alimento, el corte de servicios básicos y de comunicación y demás. Los días, las semanas, transcurren deprisa y no hay cura para el virus zombie, o al menos así lo manifiesta el gobierno.

Nada nuevo, pero bastante bien contado. Y es que cualquier pejiguero nos diría que muy pocas películas de género han innovado realmente desde "La noche de los muertos vivientes" de Romero. Aunque pensándolo bien, se me viene a la mente un buen puñado.

Tampoco es sorprendentemente novedosa en cuanto al planteamiento de la enfermedad y los protocolos estatales para controlarla, (recordemos la fabulosa peli post gripe aviar de Soderbergh Contagio), cuando la calma del barrio se ve alterada, el gobierno ordena a las personas mantenerse en sus domicilios y decenas de militares armados vigilan las calles, deteniendo e incluso matando a quienes se salten las normas de control.

Y es que la popularidad de los no-muertos se propagó y propaga como una infección (ejem) en nuestras pantallas, prolifernado en un subgénero que es en sí ya realmente un género propio e identificado. Pero sí que ha habido una evolución en estos años, desde la fórmula estupenda y repetida hasta la saciedad de las sagas romerescas en las que los zombies torpes, arrastraban sus cuerpos podridos en busca de “cerebrooos” hasta los rápidos, veloces y voraces running dead que predominan a día de hoy, pasando por los salidos, travestidos y yonkorros que han protagonizado comedias cornettescas, jacksonianas y demás.

La cinta del guionista y director Bo Mikkelsen (que es su puesta de largo en el largo, valga la redundancia) repite, cliché tras cliché todos los tópicos del subgénero que se nos puedan ocurrir desde el mismo momento de su arranque, pues aunque la idea de la amenaza zombie desde sus mismos inicios nos pueda parecer original, enseguida vemos que ésta avanza demasiado deprisa, y que el inteligente planteamiento familiar de la cinta, pese a estar correctamente dirigido e interpretado, no aporta ninguna novedad sorprendente o destacable. Sin embargo, profundizando en la angustia de ese aislamiento, más incómodo y eficaz, de los efectos de la amenaza zombie en un ámbito reducido y claustrofóbico más que en el rollo masivo a lo Guerra Mundial Z, (a diferencia de aquella, aquí apenas hay momentos en los que aparezcan zombies o infectados), la peli aprueba casi con nota en el subgénero ya que no lo traiciona en ningún momento y alcanza momentillos de angustia y tensión.

Lo más destacable sin duda es el buenísimo dibujo de los personajes de los miembros de la familia nuclear, estándar y casi idílica, bajo presión reforzado con las estupendas actuaciones de la mayoría del reparto (prácticamente desconocido, a excepción del guapazo Mikael Birkkjær, de las serie Borgen y Forbrydelsen II o la estupenda peli de 2004 Aftermath) y el examen de la agitada dinámica emocional de los mismos. En su arranque nos cuenta cómo los padres tienen una magnífica relación, con una hija disciplinada y cariñosa y pese a que el hijo mayor, díscolo y rebeldillo está harto de sus restricciones y desea libertad y libertinaje.

Pero pronto las cosas se ponen salvajes y locas y la cinta cae pesadamente en todas las convenciones del género zombie, la historia deja de centrarse en el desarrollo de sus personajes y se vuelve un pelín más floja. Esta segunda parte de la cinta se centra en el control impuesto por el gobierno para control de la epidemia y los infectados, con equipos militares enmascarados y represores cuerpos de seguridad que invaden el pequeño barrio residencial una vez que estalla la epidemia.

No obstante otra de las virtudes de la peli, su corta duración, hace no sea demasiado pesada y hasta decentemente digerible, precisamente porque el retrato realista y empático de los miembros de la familia aporta tensión a pesar que echemos de menos el desarrollo de un par de ideas.

Aún así, pese a caer en esos tópicos folclóricos, la película es sorprendentemente convincente, no necesariamente por lo que en ella sucede sino por cómo sucede y se cuenta, está bien narrada y pese a no provocar terror en ningún momento sí está plagada de suspense y tensión, (¿los aislados están sanos o enfermos?,¿por qué el gobierno en lugar de intervenir realmente lo único que parece hacer es encargarse de que permanezcan en esa cuarentena y encargarse de la desinformación absoluta?) y está más que correctamente realizada, lo que hace que no notemos en ningún momento carencias en su presupuesto, ya que el planteamiento casi subjetivo es un terreno rico y fértil para plantar las semillas del apocalipsis zombi aunque sepamos de sobra lo que va a suceder en la mayoría de las situaciones.Su interés por la historia y los personajes realista y frío, carente de artificios y envoltorios innecesarios hacen que la cinta llegue a buen puerto y hasta se disfute.

Lo mejor: Además del drama claustrofóbico logrado colocando a personajes bien definidos e interpretados en situaciones terribles y observando su comportamiento, la cinta tiene una fotografía y sonidos estupendos que hacen contrastar la calma y la tensión ruidosa de manera fabulosa e intensa.

Lo peor: El uso abusivo de los clichés y topicazos.

Recomendable.


2 comentarios:

damien thorn dijo...

Muchisimas gracias,amigos,por la paciencia!Mis problemas renales me han tenido jodido.y separado del pc,a partir de ya,entro a diario,peometido por el cristo de las llagas dolorosas.
Saludetesssss

Donnie Darko dijo...

Por fin pude ver 'What we become' y reconozco que a mi me gustó. si, es cierto que abusa de clichés y tópicos, es cierto que se pueden encontrar múltiples referencias a otras cintas como 'Rec', 'Fase 7' o 'La tierra de los muertos vivientes' por la como usa el director los fuegos artificiales y la luz, y también es cierto que si se ven ciertos trailers e imágenes muchos espectadores pueden creen que van a encontrarse con una cinta con mas acción, pero para mi 'What we become' es una cinta que se ve bien, no cansa y entretiene.

Otra vez su escasa duración es todo un acierto, para que andarse con rodeos o llenar metraje con escenas vacías e inútiles si con ochenta minutos se puede contar una historia. Coincido contigo, esta es una cinta recomendable. Abstenerse espectadores impacientes o amantes del gore...

un Abrazo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.