jueves, 1 de septiembre de 2016

Crítica: The Neon Demon

Rojo, azul, negro. El color rojo simboliza la pasión, la fuerza, el poder. El color azul simboliza la verdad y la armonía. El color negro simboliza el silencio, la elegancia y de nuevo, el poder. La sobre exposición de estos colores, sin embargo, trasladan nuestro ánimo y nuestra capacidad de experimentar sensaciones por derroteros muy diferentes, siendo el rojo lo que nos agita, nos desorienta y nos tiene en tensión, el azul lo que nos deprime y el negro lo que nos intimida. Nicolas Winding Refn hace del uso y del abuso de estas tonalidades un modo de entender el cine, de la misma manera que Argento se sirvió de ellos, el siglo pasado, para ensalzar virtudes y para esconder carencias. Winding Refn y Argento a veces se cogen de la mano y dan largos paseos.

Rojo, azul, negro. Está claro que para lograr un reconocimiento generalizado en el cine en general, y en el de género en particular, la capacidad de generar hypes es directamente proporcional a la intensidad con la que el gran público va a acoger la película. Una película con un hype estratosférico, tendrá críticas estratosféricamente meticulosas para bien y para mal. Será analizado al milímetro y los fallos serán exageradamente criticados, así como serán aplaudidos los aciertos. Esto lo sabe bien el amado y odiado James Wan, o Ty West, por ejemplo. Nicolas Winding Refn, desde mi punto de vista, es el gran hacedor de hypes, eso es lo que le da el chute de energía que necesitan sus propuestas más pausadas. ¿Alguien ha podido escapar al influjo de cada imagen que nos llegaba de "The Neon Demon"? ¿Hay alguien que no creyera que cada imagen que cuidadosamente se filtraba cada ciertos días, era más poderosa que la anterior? ¿No era cierto, que cada imagen aislada podría haber sido un poster promocional por sí misma? ¿Qué podía salir mal con semejante belleza?. Más tarde saldremos de dudas, por lo pronto, lo que debemos saber es que esta inteligencia a la hora de mostrar las profusas imágenes de una forma paulatina, es el mayor logro de Winding Refn, ya que eso es precisamente lo que encierra el significado y el éxito de "The Neon Demon".

Rojo, azul, negro. Hablaba del hype generado por "The Neon Demon", porque estoy convencida de que va a ser una película amada u odiada, pero que pocos serán los que se mantendrán en una posición templada al terminar los créditos. Yo soy una de las tibias y me temo que eso tiene sus pros y sus contras. "The Neon Demon" nace para ser una estrella o para estrellarse, pero no para ser "una más", así que Nicolas Winding Refn , tendrá que perdonarme que no haya querido ser iluminada por los neones y que el demonio me haya tentado, pero no lo suficiente. Este es el punto más incómodo del escritor, cuando no encuentras ni el rojo, ni el azul, ni el negro y entiendes que a veces los ojos que miran no son del color adecuado.

Rojo, azul , negro, púrpura. A estas alturas, no creo que haya debate sobre la capacidad de Nicolas Winding Refn de hacer de la estética de la escena su mejor arma, y que prioriza esa estética al guión. Ese es su tatuaje, la marca indeleble que deja con cada nuevo paso que da. Hablaré de la santa trinidad de Refn para entender que en "Drive", la estética que le dio fama, la banda sonora y el uso de silencios estaba por encima del guión, ya que pese a que la historia era magnética, la fotografía y la forma en que estaba ideada cada escena, se comían el guión, pero la experiencia resultaba fascinante para algunos, y no menos que correcta para otros. Más acusado aún fue "Only God Forgives", donde la estética de la cinta nos dejó perplejos y donde añadíamos estrellas y estrella porque la película era desesperadamente bonita y eso le aportaba una profundidad que en realidad el espectador tenía que poner de su propia cosecha, para desentramar la cantidad de incógnitas que se quedaban en el aire, con un guión que generaba unas dudas que nunca despejaba. Personalmente encontré estas dudas fascinantes y considero que la cinta proporcionaba las suficientes pistas para que el espectador con un poco de intención, reflexionara sobre ellas y completara aquella insólita historia de venganza. Vamos de menos a más, y terminamos con "The Neon Demon", que lo apuesta todo a la imagen, a la belleza, a la estética, a la superficialidad de una historia vacía que no cuenta nada.

Rojo, azul, negro, púrpura. "The Neon Demon" es una historia simple, mil veces vista, una de esas subtramas que aparecen en las películas sobre la ambición, el deseo y la envidia y que se resuelven en media hora. "The Neon Demon" habla de poder, de belleza, de soledad y de muerte, como la mayoría de las películas que vemos a diario, pero lo hace de una forma en la que, como comenta uno de sus personajes, no es la belleza lo que más importa, sino que la belleza es lo único que importa. Como plasmación de esta idea en pantalla, no tengo pega alguna, está cien por cien conseguido. Mi contrariedad viene porque eso lo puedes aplicar a una fotografía, a un cuadro o a una escultura, pero no lo puedes aplicar a una película, de la misma manera que tampoco sería aplicable a una novela. Tenemos claro que hablamos de una película, de una de las películas más esperadas de los últimos tiempos, y no hay historia que soporte la imagen. Decepcionante, cuando menos.

Rojo, azul, negro. Voy a ir eliminando el púrpura que simboliza la vanidad y la extravagancia, y eso ya lo viene implícito en el nombre de Nicolas Winding Refn. "The Neon Demon" es una gran performance que busca una reacción ante la belleza pero que no intenta contar nada más de lo que cuenta, que es muy poco, por tanto, no hay manera de dar complejidad a la historia de Jess, la guapa adolescente que viene del pueblo a la cuidad y fascina a todos con su belleza y su magnetismo, generando todo tipo de reacciones. Se deja al espectador de lado, al no darle la posibilidad de armar una historia mucho más oscura, enrevesada y aplastante, al no proporcionar ninguna herramienta para ello. La película pide a gritos oscuridad, pide a gritos la sutiliza de algún flashback que muestren a Jess en su esplendor, pide a gritos mucha más visceralidad en su tramo final, y eso, me temo, Nicolas, que sale de las tripas y no tanto de los ojos que contemplan tanta y tanta belleza, porque a veces es necesaria la fealdad para generar esa belleza.

Rojo, azul, negro. "The Neon Demon" nos dirige el pensamiento a momentos ya vividos, se podría hablar de muchas influencias, sin duda, "Suspiria" aparece como profesora a la que se le presta toda la atención, pero también "El Cisne Negro", incluso "La Dalia Negra" (curioso esto de los colores), estuvieron en mi mente cuando yo quería que en su lugar estuviera aquello que el demonio neón tuviera que contar y que poco contaba. Una primera hora y media que funciona como un cigarro, aspiras el humo y lo tragas, expulsas lo que el pulmón ya no quiere, te quedas humo dentro y dejas humo fuera, pero no deja de ser humo, que tocas y desaparece. ¿Qué aporta "The Neon Demon" al cine contemporáneo? Realmente entre poco y nada, pues esta forma de plasmar ideas con escenas visualmente sublimes, es el sello de identidad de este director, así que se repite en la fórmula, que ya no es novedosa y me temo que no es capaz de transmitir lo que Jess sí era capaz de trasladar a cada una de las personas con las que se encontraba: Poder.

Rojo, azul, negro. La figura de Jess, y es el elemento más ambiguo, para mi, lejos de ser la Lolita del siglo XXI, es la representación del poder. Hay personas que tienen un magnetismo especial, no se sabe lo que es, ni por qué lo tienen, no son las personas más bellas, ni las más inteligentes, simpáticas o ingeniosas, simplemente tienen algo, esa cosa que hace que te atrapen sin ser consciente. Jess significa ese poder, ese magnetismo, para mi, no hay nada más. Elle Fanning, probablemente lo tenga también y sin duda, es un acierto a la hora de interpretar a Jess, aunque también es cierto que su, con toda probabilidad, cláusula de no enseñar más carne de la cuenta, hace que cierta escena quede vacía y sin sentido, eliminando todo el riesgo de la ecuación.

Rojo, azul, negro. Aparte de un montón de escenas que no aportan nada a la trama, quiero destacar los personajes prescindibles, que funcionan como cebo para atraer personal a la taquilla del cine, pero que uno no termina de entender en un entorno como "The Neon Demon" porque también son humo. Hablo de los personajes de Keanu Reeves y Christina Hendricks, que son los entes de los que se debería huir en toda historia, aquellos personajes de relleno sin los cuales la historia sería exactamente la misma. Añadir este tipo de personajes, así como ese constante interés en alargar de manera exasperante determinados pasajes irrelevantes de las escenas, no hace sino evidenciar la alarmante falta de enjundia de la historia, cuando desde mi punto de vista, la historia misma debería haber sido toda para el único personaje interesante de "The Neon Demon", que es Ruby, la inquietante maquilladora que interpreta magistralmente Jena Malone. El resto de personajes están tan estereotipados que da rabia, rabia por caer en elementos comunes tan poco acertados.

Rojo, azul. Si hablamos de banda sonora, hablamos de Cliff Martinez, afamado compositor y habitual en las películas de Nicolas Winding Refn, con quien se entiende a las mil maravillas. Una vez más, la banda sonora, es el complemente perfecto a la imagen y por sí sola consiste en uno de los elemento a destacar. No es de extrañar que propuestas que se nutren de la forma en lugar de alimentarse del fondo, den una relevancia extraordinaria a la banda sonora así como a los silencios, otro de los fuertes del director Danés. En el caso de "The Neon Demon", los silencios, estas las pausas sonoras, son demonios, pero lo son porque no aportan profundidad, ni enfatizan ningún momento que lo requiera, llegando a terminar por ser aburridos y, una vez más, vacíos.

Azul. Es el desenlace de "The Neon Demon" lo que salva la función, y rellena esa duda sobre su género que plantean las tres cuartas partes del metraje. Bien, ya nos movemos en el thriller, nos adentramos en el terror, por tanto, hay que dar de comer al ya hambriento espectador y en lugar de servirnos un plato poderoso, con fundamento, se nos da de comer algo de carne, pero sobre todo, huesos, y eso nos deja a medias en una función que podría haber sido ovacionada en ese punto y que se queda a medio gas. Ahí nos falta esa visceralidad de la que hablaba. La sangre no sólo tiene que ser el adorno perfecto de una piel pálida. La sangre tiene que brotar para que no nos olvidemos del rojo.

Rojo. Son muchos los puntos de desencuentro con "The Neon Demon", demasiados vacíos narrativos a tener en cuenta, demasiado autoaplauso y autocontemplación, y siento que esta crítica es ya demasiado larga. No obstante no puedo suspender una propuesta como "The Neon Demon" porque me parece una auténtica belleza, y yo también soy superficial en muchos momentos. Hoy es uno de ellos y si bien, Nicolas Winding Refn me parece que no termina de entender que lo importante es que las imágenes estén al servicio de las historias y los guiones y no al revés (y esto le pasaba también al bueno de Argento), también soy consciente de que el color de sus ojos, es el prisma perfecto a través del que ver la belleza de una imagen.

Negro. "The Neon Demon".


18 comentarios:

El Rector dijo...

Menudo revuelo que ha levantado lo nuevo del amigo Refn... yo, Missterror, estando de acuerdo en gran parte de tu gran análisis, creo que la he disfrutado bastante más que tu y eso, que de posicionarme en uno de los dos bandos en los que el filme ha separado a los espectadores, ambos extremos, por cierto, me situaría en el denominado y tan popular, centro. Creo que la película no es tanto como se ha querido vender, ni en lo bueno, ni en lo malo. Tampoco entiendo muy bien lo que la gente esperaba de ella, después de quedar bastante claro con "Only God Forgives", que el director Danés ya tiene bastante definido su estilo, un estilo en el que la puesta en escena, tiene bastante más peso que la propia historia y esto, no tiene porque ser algo malo. Estamos hartos de ver historias mediocres tanto en el cine de terror, como en cualquier otro género. Bien, mr. Refn, parece que no llega al pueblo a cambiar esto, sino a darle un nuevo empaque. El suyo. Y no se puede negar que "The Neon Demon", es Refn en estado puro. Esto es, un espectáculo audio-visual de órdago, que eclipsa cualquier otra consideración cinematográfica de la obra. Una historia sencilla, sin excesivas sorpresas (por no decir ninguna) y que quizás, ya hemos visto antes, pero pasada por ese filtro preciosista neo-giallero que le deja a uno medio hipnotizado. Yo es lo que he venido a ver y es ni más ni menos, que lo que me ha ofrecido la cinta, así que nada que reprochar.

Pienso que el problema viene dado porque la película se había vendido a priori como una cinta de terror al uso y una vez más, el terror (afortunadamente)demuestra que tiene muchas formas. Missterror, dices que en la primera hora y media no pasa nada y ahí, no puedo estar de acuerdo. Pasan muchas cosas, otra cosa es que tengan poco o nada que ver con lo que uno espera de una película de terror. Precisamente, esa indefinición que se gasta, donde cuesta horrores ubicar la tan ansiada etiqueta, es una de las señas de identidad de la obra. Y me encanta. Me encanta no saber muy bien lo que estoy viendo siempre y cuando, lo que estoy viendo, me resulte atractivo ya sea por A o por B. "The Neon Demon" no me ha aburrido en ningún momento. Es cierto que yo me siento muy cómodo en este tipo de tempo y me suelen gustar mucho estas propuestas "algo" divagantes, en las cuales parece no pasar nada y en donde los diálogos, parecen rozar en ocasiones, lo absurdo.

Como digo, historias simples y vacías, las hay a mansalva. Creo que con Refn (ya ocurrió con "Only God Forgives"), esto se acentúa, por culpar de la gran puesta en escena, lo que genera esa sensación en el espectador de que está viendo algo muy bonito, pero sin fondo. Dicho fondo lo he visto muchas veces, pero menos bonito y claro, el contraste es menor. Reconozco que la historia de "The Neon Demon" es simplista, poco original y si me apuras, poco trabajado en algunos aspectos. De ahí, a no contar nada, hay un trecho. Y grande.

El Rector dijo...

"The Neon Demon" es una cinta preciosista. Una performance de dos horas que nos adentra en el drama, el thriller e incluso el terror. Con un ritmo lento a modo de doom metal, que puede exasperar a más de uno (no digo que no), una banda sonora brutal y una Elle Fanning fabulosa, que pone sobre la mesa los instintos más bajos del ser humano (yo si veo mucho "Lolitismo" en el relato). Una ácida y negra crítica no solo a la industria de la moda, también al culto al cuerpo y a la esclavitud a la que nos someten los cánones de belleza. Sencilla, puede que con menos fondo del deseado y con un tramo final, que seguramente habría dado para algo más de visceralidad, por no hablar del desaprovechamiento de muchos de los personajes. A mí, no lo negaré, me ha gustado y eso, que gafapastismos, los justos, por no decir ninguno.

De obra maestra o reinvención del séptimo arte como algunos han querido hacer ver, nada. Pero tampoco esa nada, que otros han creído ver. Si en la política no existe eso del centro, creo que no hay que situarse en los extremos, para encontrarle el gustillo a esta "The Neon Demon" y por extensión, a todo lo que nos depare en el futuro el amigo Refn.

Missterror, en mi caso, rojo, tibio si quieres, pero rojo al fin y al cabo y eso, que ya sabes que yo soy de negro ;)

Saludos de neón.

Missterror dijo...

Rector- Leyendo tu opinión, me parece que te sitúas en el bien alto...Entiendo que visualmente es fascinante, es una delicia y que es una alegría para ciertos sentidos, pero pierde casi todo en capacidad de reflexión, o siquiera como contadora de historias.
El hype que se creó alrededor de esta película, junto con el hecho de que pareciera que íbamos a asistir a la película de terror que iba a revolucionar nuestras vidas, sin dudas es lo que más daño le hace, porque duele más la poca implicación en la historia del amigo Refn.
En la primera hora y media, no pasa nada, es un ir y venir de personajes que simplemente están en la pantalla y que no despiertan mucho interés. No se juega ni con los simbolismos, por mucho togre sobre la cama que haya y mucha imagen reflejada en los espejos, no se advierte un inicio y desarrollo de las historia, mientras que sí hay un fin. Una hora y media, es demasiado tiempo para que lo único que sientas es que los personajes ya te suenan, porque ni mucho menos se utiliza esa hora y media en hacer un buen dibujo de ellos. Y hablamos de una hora y media, Una hora y media!!! Una hora y media bonita, pero aburrida. ¿Qué es lo que pasa en una hora y media que no pudiera haber ocurrido en veinte minutos? La indefinición aquí es mortal y creo que no es consciente ni mucho menos, creo simplemente que ahí hablamos de torpeza argumental, o simplemente de que el director se dejó deslumbrar por lo apabullante de las escenas que estaba grabando y dejó de lado lo importante en el cine.
En "Only God Forgives", la historia era simple, pero las subtramas, que sí que se dejaban ver, eran complejas y eso es lo que complementaba a la perfección la imagen que veíamos y esa sucesión de neones que tanto obsesionan a Nicolas Winding Refn. Como bien dices, "The Neon Demon" es una performance, una gran gran performance, pero no mucho más.
Sobre ese lolitismo de Jess, yo no termino de verlo, y eso es una de las cosas que más me pueden gustar de esta película, el hecho de que seas consciente de que Jess es conocedora de su poder desde el principio y que poco o nada queda de la niña a la que su madre llamaba "peligrosa". Precisamente creo que este debía haber sido uno de los puntos fuertes de la historia, la intención de oscuridad, el que el espectador vaya sospechando, que tenga curiosidad por conocer más a Jess y no tanto el mundo en el que quiere moverse, que está más visto que el tebeo, sin necesidad de tanto cliché por si no nos habíamos dado cuenta.

Querido Rector, el rojo tibio, es rojo claro, es decir rosa, ¿no?

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, me sitúo. Si me lo preguntas, en ningún caso bajaría del siete :)

Yo no soy mucho de reflexionar. Soy bastante cortito y ya sabes que todo eso de las metáforas y los simbolismos, se me suelen escapar, ya sea por incapacidad o por simple falta de atención en ese tipo de detalles. Más en una película como esta que te atrapa desde el primer fotograma al último de manera cuasi hipnótica.

Tengo muy claro que el desorbitado hype, ha tenido mucho que ver con el gran chasco que se han llevado muchos. "The Neon Demon" no descubre nada nuevo. Tan solo es un escalafón más, en la adoración de Refn por lo estético. No creo que se trate de una falta de implicación del director con la historia, aunque es cierto que queda claro que no era esta su mayor prioridad. Algo que tampoco tiene porque ser malo. Como ya comenté, de historias simplonas, mil veces vistas y sin excesiva profundidad, está plagado esto del cine. Lo que no abundan tanto, son puestas en escena tan sublimes. Está claro que si en "The Neon Demon" entramos a comparar ambas facetas, hay una que claramente sale perjudicada y no porque sea peor de lo que solemos ver habitualmente, sino porque la otra es superlativa. ¿Porqué se hace tanto hincapié en lo mediocre de la historia, cuando lo que realmente importante aquí es lo que nos entra por los ojos y oídos? El hecho de que a Refn se le presupongan determinadas virtudes artísticas, no debería restarle valor a estas. Creo que no se está siendo justo a la hora de valorar esto.

Insistes en que en la primera hora y media no pasa nada. Bien. Sabes que mi lista de películas favoritas, está plagada de, a tu juicio, películas en las que "no pasa nada". En este sentido, es normal que valoremos la historia y su forma de desarrollarla, de forma muy diferente. Esto lo entiendo, aunque evidentemente, no lo comparto.

Si la película te ha aburrido, ahí no hay nada que discutir. No ha sido mi caso. A mi me ha mantenido expectante en todo momento, acercándome a sensaciones muy parecidas a las que me despertaron en su día otros títulos que también me gustaron mucho como "Cisne Negro" o "Eyes Wide Shut" (esta segunda me parece una obra maestra excepcional, por cierto) y gran exponente de ese cine en el que "no pasa nada", que tanto me gusta.

En referencia al personaje de Jess, yo si veo una clara evolución en él. Como la inocencia inicial va degenerando en el auto conocimiento del gran poder que tiene entre manos. Y sobre los clichés, sin duda son premeditados y estereotipados al extremo. No tengo la menor duda de ello.

¿Rosa? Dejémoslo en salmón ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- A mi sí me gusta mucho reflexionar sobre el cine, incluso sobre esas pajas mentales que a veces se montan los directores cool que no entienden ni ellos, probablemente. Me gusta esa implicación más allá de la imagen. Me chiflan los simbolismos y encontrar mi explicación para ellos porque muchas veces mi imaginación me lleva más allá de lo que seguramente debiera ir, me gusta convertirme yo tambiñen en contadora de historias a partir de los símbolos que se nos exponen. El Problema en "The Neon Demon", o mejor dicho, mi problema, es que no he sabido ver ninguno de esos símbolos. Creo que hay ciertas escenas de corte onírico (sin ser ensoñaciones, ni mucho menos), que simplemente están montadas porque son extremadamente bella, pero sin ninguna intención más, y eso me vale en otros ámbitos artísticos, pero no en el cine. Quizá sea más dura con "The Neon Demon" en esta aspecto que con otras propuestas porque me da mucha rabia que un talento como el de Refn a la hora de crear belleza, se quede incompleto por no saber transmitir con una historia tan simplona.
En la primera hora y media te preguntas una y otra vez que cuándo empieza la película y eso, ciertamente es negativo, aunque es innegable el hecho de que no quieres que acabe esa sucesión de imágenes tan bien ideadas. Lo pienso y cada vez tengo más claro que la misma "The Neon Demon" es lo que parece que quiere criticar Refn sobre la esclavitud de la sociedad ante la imagen perfecta, o lo que algunos consideran perfección. Si lo que se quiere es ensalzar esa idea, "The Neon Demon" acierta de pleno y estamos ante una obra incomprendida que debería llevarse muchos aplausos, si, por lo que parece, lo que quiere es hacer una crítica sobre esa superficialidad, apuntamos a fracaso en el objetivo.
No puedo mentir, ni debo hacerlo, y por impopular que suene, admito que ni "Cisne negro", ni "Eyes Wide Shut" me provocaron ninguna sensación memorable. En cuestiones de gustos, no hay lógica, ni objetividad, como ves.

Sobre Jess, bueno, la inocencia se le presupone a cualquier niña o niño, no sería esa una característica exclusiva suya. Ese conocimiento sobre su poder creo que venía ya de serie, y así lo refleja las pocas veces que habla sobre su pasado, algo torpe por parte del guión, ya que para ponernos en situación, para intrigarnos sobre la naturaleza de Jess, era básico un flashback, o alguna historia sustancial sobre su vida anterior o cómo llegó allí.
Los clichés no eran necesarios. De todos es sabida la fama de los habitantes del mundo de la moda, no era necesario que lloviera sobre mojado, no sin ningún motivo añadido.

Salmón con queso, que está muy rico ;)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, igual, "tu problema", como dices, ha sido precisamente eso, que el hecho de estar ante una obra visual de semejantes características, te ha hecho presuponer que en ella, podías encontrar todas esas metáforas y todos esos simbolismos que tanto te gustan y al no encontrarlos, has terminado siendo presa de la frustración, pagando el pato excesivamente, con la tibia trama ideada por Refn, para dar rienda suelta a toda su artillería audio-visual.

Yo no creo que se trate de incapacidad de Refn por transmitir, sino más bien que su forma de transmitir, es mediante la puesta en escena. Pues la historia es, digamos, convencional. Lo demás es lo extraordinario y ahí, es donde pienso yo, que hay que buscar todo aquello que "The Neon Demon" tiene por ofrecer. Como siempre en estos casos, meras hipótesis. Por supuesto.

"The Neon Demon" no será una obra incomprendida, será una obra controvertida y por supuesto, el tiempo la pondrá en su lugar. Por el momento, en mi colección particular en cuanto sea editada en formato doméstico. Que verla ilegalmente, como dicen algunos, no quiere decir que uno no vaya a terminar dejándose los cuartos en ella para tenerla en su estantería.

Está claro que esta es una de esas ocasiones en las que no nos pondríamos de acuerdo aunque estuviéramos lustros debatiendo sobre el tema, lo cual es normal, en películas tan particulares como es esta.

A mi los clichés, y de la forma tan exagerada además en la que nos los muestra "The Neon Demon", me parecen no solo necesarios, sino imprescindibles.

Decir que no te gusta una película u otra, dudo mucho que sea impopular, al menos no debería serlo, pues como se está demostrando con lo último de Refn, gustos y paladares, los hay de todos los colores.

Saludos.

Jesús Haro dijo...

Buena crítica Missterror. Sigue así. Saludos.

Missterror dijo...

Rector- pues sí, ante tanto despliegue visual y detalles que no vienen a cuento, sí espero algo de simbolismo que encuadre esa imagen dentro de la historia, que nos diga algo de ella, que nos haga entender algo. Puede que no haya sabido ver esos símbolos, puede que simplemente no existan, no lo sé, la verdad.
Entiendo perfectamente que te gastes el dinero cuando salga en bluray porque "The Neon Demon" es como tener un cuadro en movimiento y si te gusta ese cuadro (algo totalmente comprensible dada su belleza), es normal que quieras recrearte con él. Respecto a lo que comentas sobre visionados por descargas y el hecho de que compres cine en formato doméstico, es algo que comparto, porque se demoniza esta manera de ver cine cuando no se puede ver de otra manera, y cuando tenemos que esperar meses y meses para ver si llega algo a los cines, ¿quién tiene fuerza de voluntad para esperar? ¿DE verdad alguien al que le guste el cine prefiere ver una película con calidad de imagen regulera y muchas veces subtítulos automático? Obviamente no, pero no queda otra, y eso no significa que no te dejes una gran cantidad de pasta mensual en ver todo lo que llega a los cines de género (hediondo en el caso de la distribución española) y no te pongas como loco cuando alguna película que te ha gustado se edita en bluray y la compres el primer día en el que sale. Somos cinéfilos, no ladrones, como a veces parecen pintarnos. Más de uno debería lavarse la boca con jabón lagarto de escamas antes de hablar sin saber, desde luego.

Volviendo a "The Neon Demon", sigo pensando que los clichés con algo gratuito que no aportan nada, ni para bien, ni para mal. No comparto la obviedad de Refn en este caso.

Menos mal que hay tantos gustos, que si no, el rebaño de ovejas sería muy aburrido.

Jesús Haro- Muchas gracias! Estoy muy interesada en conocer tu opinión sobre "The Neon Demon".

Saludos

Anónimo dijo...

Pedazo de crítica Missterror, seguramente vea el film porque me encanta la estética preciosista, ya veremos qué tal. Un saludo.
LoreVSan

Missterror dijo...

Lore V San- Muchas gracias!! Creo que "The Neon DEmon" te puede gustar y mucho. Si te animas tanto con la estética preciosista, te diré que dificilmente encuentres este año algo más bello y potente visualmente que esta película, ahora si lo que buscas es una historia igual de potente que justifique esas imágenes, el tema ya se complica un poquito. Aquí todo depende de lo exigente que sea en cada ámbito, del día en el que te pille y de lo que te dejes hipnotizar ;)
Ya nos contarás.

Saludos

Unknown dijo...

Yo veo todo tipo de cine pero hacía tiempo que no veía un truño de tales dimensiones.La atmósfera, el color,etc está muy bien pero como historia,la forma de contarla es terrible y el final no salva una película pretenciosa a más no poder.
Menos mal que no tuve que pagar por verla..

Missterror dijo...

Anónimo- Hombre, tanto como truño, es mucho decir, ¿no? Yo nunca podría calificar de truño una película con una presencia tan imponente como la que tiene "The Neon Demon". Refn hace magia con cada imagen y tiene un dominio absoluto de los planos. Otra cosa es la historia, y ahí concuerdo en que la manera de contarla ha sido totalmente fallida y carente de interés, pero pongo ambas cosas en la balanza y se equilibra.
Yo sí pagaría por verla, es puro espectáculo, pese a que le tiremos de las orejas, porque consideremos que a este tipo de cine hay que pedirle más.

Saludos

Jesús Haro dijo...

Magnífica película. Superficial como dices. Un videoclip alucinante. En resumen: una película de desgraciados. Uno se ríe de la desgracia de otros y así sucesivamente.

Missterror dijo...

Jesús- Sin duda es un videoclip o una anuncio largo alucinante, pero muy superficial. Yo no sé di da para que uno se ría de las desgracias del otro, o más bien para que compadezca el mundo en el que desean vivir.
Me alegro que te gustara tanto la película.

Saludos

abish sandón dijo...

Vaya las opiniones o análisis que he leido son bastantes amplias, debido a las buenas críticas que he leido respecto a este film he decidido verla con mucho entusiasmo.
A medida que fue avanzando la película me di cuenta que no había tanto diálogo y estoy de acuerdo con que ellen fanning fue lo mejor supo como darle vida a este personaje tan misterioso, en esto todo bien, pero deben reconocer que aburre y aburre bastante, he incluso dan ganas de solo avanzar directamente hasta el final, sin mas que decir fue una experiencia poco agradable el ver esta película.

Missterror dijo...

Abish Sandón-La verdad es que con "The Neon Demon" no suele haber medias tintas, o te gusta mucho o no te gusta nada. Yo creo que hay que verla con cautela, porque demasiadas expectativas pueden resultar muy perjudiciales.
Aquí sin duda las imágenes tienen todo el protagonismo, frente a unos diálogos escasos y por regla general, vacíos.
A mi me pasó lo mismo que a ti, que "The Neon Demon" me llegó a aburrir, y eso es algo imperdonable en una propuesta así. Sin embargo para mi no fue una experiencia poco agradable, porque fue un lujo para la vista, y eso no me cansaré de reconocerlo.

Salodos

Donnie Darko dijo...

Bueno.. pues ya he podido ver 'The Neon Demon' en pantalla grande y uff.. creo que el amigo Nicolas Winding Refn se ha clavado un 'me molo mucho': Estéticamente deslumbrante y fría y vacía por dentro como las modelos a las que muestra (Cosa que desde ese punto de vista es todo un acierto...).

'The Neon Demon' me ha parecido como ese regalo de navidad que tan bonito envoltorio tiene, que tanto esperas y que cuando desenvuelves son unos calcetines o una camisa. Por desgracia cuando esta película consiguió atraparme e interesarme va y se acaba... que lastima..

Tema aparte merecen los actores. Elle Fanning consiguió transmitirme esa fragilidad e inocencia que parece que tiene su personaje pero su evolución me pareció un tanto forzada alejada por ejemplo de 'Starry eyes' y por momentos algún maquillaje me hacia pensar en Cara Delevinge lo que me frenaba porque no soporto a la pobre.. Pero si hay algo que me pareció de juzgado de guardia eso no fue otra cosa que el trabajo de Karl Glusman. Me gustó mucho la forma en la que interpretó a su personaje en 'Love' de Gaspar Noe pero es que aquí.. Vuelve a hacer exactamente lo mismo,a poner las mismas caras, los mismos tics.. Si alguien me dice que han cogido descartes de la cinta de Noe y los han usado para esta película, me lo creo!

Otra cosa que me decepcionó bastante de esta cinta fue la previsibilidad de la misma, cierto es que hay escenas que se escapan a nuestra digamos imaginación pero en lineas generales la historia la conocemos todos..

Y personalmente me encanta la manera en la que el director juega con la música y los silencios o mejor dicho la transición de la música estridente al silencio mas absoluto si bien es cierto que le podía haber sacado mucho mas juego y en algún momento parece que lo fuerza dando la sensación de que quiere demostrar que es capaz de usar todo tipo de recursos estilisticos sin despeinarse..

Para mi, 'The Neon Demon' supone una profunda decepción.. Que lastima..

Saludos!

Missterror dijo...

Donnie- Coincido en todo lo que expones y uffff, me alegra el comentario, porque entre El Rector y Juancar, ya estaba un poco arrinconada contra la pared ;)
No puedo discutirte nada porque estoy de acuerdo. Todavía no he visto "Love", pero está al caer, te lo aseguro!

"Me molo mucho", sin duda.

Saludos

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.