viernes, 9 de diciembre de 2016

Crítica: Granja Maldita

H.P Lovecraft puede que sea, con permiso de Stephen King, uno de los autores de literatura de terror más “adaptados” a la pequeña y gran pantalla desde que el mundo es mundo. La lista de horrores Lovecraftianos que han mudado del papel maché al celuloide es larga y como suele ocurrir en estos casos, plagada de claros y oscuros, si bien es cierto, que de esta comunión entre el autor de Providence y el cine, han surgido como caídos del basto e inhóspito espacio exterior, un buen puñado de grandes títulos, algunos incluso, míticos. En territorio español, tuvimos nuestra particular muestra en la estupenda “Dagon: La secta del Mar” (2011) que “nos” dirigió el gran Stuart Gordon, adepto confeso a la obra de Lovecraft que ya había eyaculado tiempo ha en el rostro de los aficionados, dos orgasmos tan sumamente deliciosos como fueran “Re-Animator” (1985) y “Re-Sonator” (“From Beyond”, 1986).

Y precisamente de terrores venidos del espacio trata el programa de hoy, pues la película que nos ocupa está basada en uno de los relatos cortos más recurrentes de Lovecraft: “The Colour Out of Space”, escrito originalmente en 1927. Y digo lo de “recurrente” porque a parte de la película que nos ocupa, me viene así a bote pronto a la cabeza, al menos otro título basado en dicho relato, hablo de “Colour From the Dark” (Ivan Zuccon, 2008). Seguro, estimada audiencia, que alguno/a de vosotros/as sabrá ilustrarme si me he dejado alguna otra en el tintero... por cierto, que aun no lo he dicho y por si algún despistado no se había dado cuenta, hablamos hoy de “Granja Maldita” (“The Curse”, David Keith, 1987).

Curiosamente, la carrera como cineasta de David Keith comienza y termina con “Granja Maldita” (título de culto para muchos aficionados al terror entre los que por supuesto me cuento), pues más allá, tan solo dirigió un par más de películas de escasa repercusión como fueron “Las Aventuras de Tennessee Buck” (1988), en un burdo intento por subirse al carro del éxito de cintas mayores como las dos primeras entregas de Indiana Jones o “Tras el Corazón Verde” (“Romancing the Stone”, Robert Zemeckis, 1984), y la última, hace 13 años, “Waterville” (2003). Donde sí ha brillado Keith es como actor secuandario, rol en el cual atesora una larga y dilatada carrera.

Para dar forma a esta “Granja Maldita”, Keith contó con la inestimable colaboración de David Chaskin para que escribiera el guion de la película, una elección un tanto arriesgada teniendo en cuenta que Chaskin tenía aun los pañales cagados pues había debutado tan solo dos años antes con el libreto de una de las secuelas más controvertidas de la historia del cine de terror: “Pesadilla en Elm Street 2: La Venganza de Freddy” (“A Nightmare On Elm Street 2: Freddy´s Revenge”, Jack Sholder, 1985). Con todo y pese a la dudosa credibilidad del sospechoso dúo, este par de mamones (con perdón) esculpieron una de las películas de terror más entrañables de los ochenta que como digo, a día de hoy, conserva intacto su estatus de clásico de la época.

“Granja Maldita”, más allá de los elementos principales que toma del relato original de Lovecraft, la recurrente caída del espacio de un meteorito con nefastas consecuencias para la vida en el planeta (y aquí si que podemos sacar otro buen puñado de títulos que maman directamente de esto, tanto previos, véase “La Noche del Cometa” de Tom Eberhardt, posteriores como “El Terror No Tiene Forma” o más contemporáneos como “Los No Muertos” de los hermanos Spierig o “Dead Shadows” de David Cholewa), no deja de ser un oscuro (y tristemente) certero retrato de la América profunda y del fundamentalismo religioso. El terror viene del espacio, pero el hombre ya había inventado el suyo propio y lo ejercía con mano de hierro y en nombre de otros.

Keith nos enseña las miserias de una familia rural, que ya se pudría por dentro mucho antes de la caída del meteorito. Lo hace en clave de serie B a medio camino entre el terror y la ciencia ficción y con dos figuras como principales ejes del mal, por un lado la de un todavía tiernísimo Will Wheaton, quien aun no lo sabía, pero estaba a punto de convertirse en todo un icono Trek al dar vida ese mismo año por primera vez, al joven alférez Wesley Crusher en “Star Trek: la Nueva Generación”, sin duda, la mejor serie que ha dado hasta la fecha el universo Trek y que unos cuantos más años más tarde, ha terminado traspasando las fronteras de la ciencia ficción para convertirse en un icono más de la cultura pop gracias a su participación en la popular sitcom “The Big Bang Theory” junto a los Sheldon Cooper y compañía.

El otro pilar de la película es el personaje interpretado por el desaparecido Claude Akins, el cristiano padre de familia que representa el lado más oscuro de la religión y del pensamiento ultra conservador, en lo que sin duda es una dura crítica no solo hacia la denominada América profunda, sino a este tipo de corrientes ideológicas que aunque parezca mentira en pleno siglo XXI, siguen floreciendo y ganando adeptos en los lugares más insospechados. Solo hace falta echar un vistazo a algunos de los grotescos personajes que nos gobiernan, para darse cuenta de ello.

Centrándonos exclusivamente en lo cinematográfico, nos encontramos ante la típica serie B de los ochenta, con una historia simplona sin apenas sorpresas para el espectador que basa gran parte de su encanto en la fantástica ambientación que el director logró recrear para la ocasión (rodando los exteriores en su propia granja), gracias sobretodo a una fantástica banda sonora y al gran partido que en combinación con esta, consigue sacarse de unas aparentemente inocentes imágenes cotidianas de una granja, dando como resultado algo perturbador que a mi en lo personal siempre me ha recordado mucho al sello personal de Carpenter.

Los efectos especiales, modestos y sin ser de lo mejor de la época, cumplen a la perfección a la hora de recrear todas esas mutaciones pesadillescas tan características del imaginario Lovecraftiano, no en vano, estos estuvieron supervisados por el mismísimo Lucio Fulci. Pústulas, granos supurantes, substancias gelatinosas... erótico hasta la médula.

Difícil, por no decir imposible, encontrarle pegas a una película tan divertida y revisionable como ésta. Gran ritmo, buenas interpretaciones, excelente banda sonora, algo de crítica social, buenos efectos especiales y un tramo final de lo más loco que habría firmado con sumo gusto el propio Roger Corman y que como no podría ser de otra forma, nos transporta a aquella inolvidable “La Caída de la Casa Usher” (“House of Usher”) de 1960. Y es que pasados ya casi 30 años de su concepción, “Granja Maldita” me sigue pareciendo uno de los mejores terrores Lovecraftianos que se hayan rodado, con permiso, por supuesto, de maese Gordon. Pero claro, eso ya son palabras mayores.

Lo mejor: Un divertimento sin fisuras, disfrutable del primer al último minuto y por supuesto, la fabulosa banda sonora.

Lo peor: Que conductas como las vistas en el seno de la familia Crane, estén lejos de existir solo en la ficción.


15 comentarios:

Missterror dijo...

Menudo as escondido en la manga que tenías, Rector! "Granja Maldita" es una gozada y creo que la madurez le sienta maravillosamente bien, porque cuando realmente te das cuenta de que lo terrorífico estaba enquistado en el seno de esa familia antes de que cayera el meteorito, es cuando entiendes que la transformación es como una liberación para ellos. Lo malo es que ambas cosas le pillan al bueno de Will Wheaton en medio de la fiesta.
Destacas acertadamente la banda sonora y los efectos, porque son claves en el éxito de "The Curse" y el tramo final apoteósico. Cómo se disfruta esta película, de verdad!! Es proporcional a la grima que da ver a la buena madre cosiéndose el calcetín a la mano (escena que me ha acompañado desde mi niñez).

Aprovechando que rescatas esta película del baúl de los recuerdos, animo a todo el mundo a verla de nuevo antes de que termine el 2016, que quién sabe si en el 2017 terminaremos bebiendo agua de esta granja...

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, creo que la secuencia de la madre cosiéndose la mano, la tenemos absolutamente grabada todos los que hemos crecido con este tipo de películas. Mítica.

Y bueno, viendo que ya eres medio fan del pequeño (y del mayor) Wheaton, va siendo hora de que vayas descubriendo el porque de la adoración de Sheldon Cooper hacia su figura. He oído rumores de que en Netflix tendremos en breve a nuestra entera disposición, todas las series de Star Trek, jeje.

Saludos.

P.D: Por eso uno siempre bebe agua mineral embotellada ;)

andres pavone dijo...

Sigue desempolvando estas cintas querido Rector por favor, es un lujo!!. Terror en los campos venido del espacio, como esas noches en la casa de mis abuelos en zona rural cagado en las patas a la noche por ver estas peliculsa ja ja. Que decir de esta preciosa joya...... entretenimiento puro y nostalgia. Un año antes si no me equivoco se estrenaba la tan mal valorada Cretters(campo, familia, seres del espacio),en fin esta cinta producida por Assonitis es un deleite para los ochentosos como nosotros. Recuerdo la escena de la calabaza poseída..... que nostalgia.
Bueno compañero como siempre impecable lo tuyo y pido disculpas por tenerlos un poco abandonados.Saludos.

El Rector dijo...

Andres, esto de desempolva es un vicio irremediable, como cuando abres la bolsa de patatas fritas, jeje.

El campo y las zonas rurales... fuente inagotable de terrores. "Granja Maldita" es un buen ejemplo. Si le añadimos ya unos gotas de Lovecraft, el cocktel no puede ser más seductor... no descarto atreverme con alguna otra adaptación clásica del de Providence.

Gran apunte el de Assonitis, una pequeña eminencia de la serie B underground... aquí entre nosotros, ahora que nadie nos lee, te diré que de adolescente, me encantaba esa versión macarra que se cascó con toda su jeta, de "El Exorcista" de Friedkin. Un enorme póster de "Poder Maléfico", colgó de la pared de mi habitación durante largos años, jeje.

U sobre "Critters"... pues no se quien en su sano juicio podrí atenerla mal valorada... a mi me parece una joya de la ciencia ficción/terror de los ochenta. Incluso alguna de sus muchas secuelas tienen su aquel.

Saludos y disculpado, es lo que tienen las familias numerosas :)

andres pavone dijo...

Que bocadillo Poder Malefico....(La semilla del diablo + el exorsiata a la italiana).Recuerdo el maltrato a los niños, fuerte para la epoca. Y como ya me conoces por mas que digan que es lenta, aburrida y bla bla bla a mi me hizo fruncir el traste varias veces en su momento cuando la vi. Tal vez sea un detalle estupido pero me molesto que cuando se mandaba esos vómitos se saboreaba y se chupaba los dedos. Muy certero con lo de familia numerosa ja ja.

El Rector dijo...

Andres, no hay nada mejor que el terror "lento y aburrido". Por lo general, las películas que son tachadas de esto, suelen estar siempre entre mis favoritas. Será que uno ya tiene una edad y no está para según que trotes, jeje. Y hablando de "El Exorcista"... tela marinera con la serie, esperaba muy poco de ella y lo estoy flipando en colores. Menudo sorpresón. Conociéndote,seguro que tú también la estás disfrutando de lo lindo.

Saludos.

andres pavone dijo...

Ni que hablar..para mi tambien resulto un sorpreson. Hay capitulos que me dejaron con la mandibula por el suelo.Es atrapante entretenida y ver como se relaciona con la pelicula;piel de pollo.

El Rector dijo...

Andres, a ver si la termino, que me quedan los tres últimos episodios, y hablamos de ella un poquito más en profundidad, que el tema da para debatir largo y tendido. Fan absoluto del padre Marcus :)

Saludos.

Negro dijo...

Pues a mí que esta película se me pasó por completo en la época. Es que ni recordaba su existencia. Ya mismo me pongo a buscarla.

Y en cuanto a lo que comentáis sobre la serie del Exorcista, ciertamente hay debate interesante.

Negro dijo...

Saludos :)

El Rector dijo...

Negro, me dejas atónito del todo... pero si es una de las grandes pequeñas maravillas que dio la serie B en los ochenta... pues aquí si me debes una, que esta la vas a disfrutar cual gorrino en un barrizal :) Para colmo la han editado recientemente en Bluray y la experiencia no puede ser ya más gratificante.

Ya nos contarás que tal.

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Tengo que volver a verla, este tipo de películas de los 80 son una de mis debilidades.

El Rector dijo...

Ronette, pues no lo dudes ni un instante, sin duda, uno de los mejores exponentes de la serie B de los ochenta y sin fecha de caducidad. Más aun, si te va el horror cósmico del amigo Lovecraft. Deliciosa :)

Saludos.

Negro dijo...

Pues finalmente he hecho los deberes y he de decir que no me ha defraudado en absoluto, Rector.
Sin tener grandes pretensiones, como solían hacer en este tipo de producciones de la época, consigue un retrato menos paródico de lo que parece. Y además no deja de ser una película de ciencia ficción y terror que entretiene de principio a fin.

Me parece genial la escena marital del rechazo en el lecho. Y ese sentimiento a medio camino entre la lástima y la repulsión que consigue infundir la película hacia el personaje de la madre.

Saludos!

El Rector dijo...

Negro, ojalá todos los deberes fueran tan placenteros como este :) Veo que coincidimos. Pese a tratarse de un divertimento netamente ochentero (con todo lo que ello conlleva), la película no deja de tener su fuerte carga crítica. Entretenimiento y fondo de armario, poco más se puede pedir.

Totalmente de acuerdo con lo que comentas sobre la madre. Y siguiendo en esa clave retrógada, el hecho de que el marido, aun siendo plenamente consciente de la infidelidad de esta, no se atreva ni a tocar el tema, víctima de los tabúes y las cadenas del dogma, limitándose a ponerle malas caras. Tremendo. Y más tremendo aun, que sigan dándose hoy en día, este tipo de disfunciones sociales.

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).