martes, 28 de enero de 2020

Crítica: Wounds

"Wounds" (2019), la nueva película dirigida y escrita por Babak Anvari ("Under the Shadow", 2016), lo tenía todo para ser un auténtico caramelo dentro del catálogo de Netflix. Una historia interesante, al menos en las dos líneas que las sinopsis suelen dedicar a las tramas, y unos actores atractivos como Armie Hammer ("Call me by your Name", 2017), Dakota Johnson ("Suspiria", 2018) y Zazie Beetz ("Joker", 2019). Sin embargo, algo se le torció al proyecto de Anvari que lo desconectó por completo del público, porque de forma mayoritaria la película es una de las peor valoradas de la plataforma, además de estar entre las peores del 2019 para muchas otras webs especializadas.


“El comienzo de Wounds es interesante, el problemas es que es una película llena de ambigüedades y que ofrece muy pocas respuestas”


La película empieza con una cita de Josep Conrad (“Heart of Darkness”): “It had whispered to him things about himself which he did not know, things of which he had no conception… and the whisper had proved irresistibly fascinating. It echoed loudly within him because he was hollow at the core.” Es una frase que le da un cierto áurea de misterio al inicio (enseguida se me pasa por la cabeza que probablemente esas palabras van a ser lo mejor de la película), y tal y como iré explicando a lo largo del análisis, tiene bastante sentido en el devenir del argumento. "Wounds" parece a primera vista una historia bastante superficial, sin embargo, tiene elementos interesantes y creo que si la narrativa estuviese dispuesta de otra manera la película hubiese tenido otra acogida.

“Wounds” está basada es una novela corta de Nathan Ballingrud, titulada “The Visible Filth”. La historia se desarrolla en Nueva Orleans, que ya de por sí es una localización bastante atractiva, para ser más exacto se desarrolla en un pequeño bar llamado Rosie´s. En ese bar, Will, el camarero, se siente el rey de ese microcosmos por el que deambulan amigos como Erik y Alicia. Un día se produce una pelea en el bar, a Erik le clavan una botella en la cara y unos jóvenes olvidan un móvil en una de las mesas. Will lo recoge e intenta contactar con el dueño. A partir de ese momento su vida empieza a experimentar una serie de eventos sobrenaturales, principalmente cuando descubre en el móvil mensajes extraños, de un tal Garret, y fotos perturbadoras.


“la película deambula por una mezcla de géneros, que van principalmente del Body Horror al Thriller Psicológico”


El comienzo de "Wounds" es interesante, el problemas es que es una película llena de ambigüedades y que ofrece muy pocas respuestas. En algunos aspectos me recuerda a la película “La escalera de Jacob” (1990), porque profundiza en una serie sucesos que arrastran al protagonista a su infierno particular, mezclando realidad con pesadillas y otros elementos sobrenaturales. Es curioso, porque hasta la portada es similar, en ambas películas se muestra la cara del protagonista en movimiento como si estuviese atravesando una espiral que lo desciende a sus abismos.

Incluso en la lectura más superficial que se podría hacer de la película está claro que Will está atravesando un momento psicológicamente difícil. La relación con su novia Carrie, con la que comparte casa, está absolutamente distanciada, y es bastante evidente que a él le gusta la chica que frecuenta el bar, Alicia. Uno de los malabarismos que hay que hacer para intentar entender esta película es delimitar lo que está pasando en el mundo real y lo que están pasando en la cabeza del protagonista. Por un lado, a través de lo que descubre en ese móvil, Will se sumerge en un mundo sobrenatural en el que todo está lleno de cucarachas y paranoias. Por otro lado, Will es una persona que se está dando cuenta de que su vida no es lo que imaginaba. Él se sentía en una zona de conforto donde podría tener a cualquiera de las dos chicas cuando le diera la gana y, sin embargo, esto ya no es más así. A Will se le va cayendo la máscara de hombre guapo y carismático, para mostrarse como una persona carente de personalidad, sin motivaciones y sin principios, un hombre hueco y poco interesante. De esta forma, la película deambula por una mezcla de géneros, que van principalmente del Body Horror al Thriller Psicológico.

La película tiene dos problemas que hacen que sea tan poco valorada. El primero es el hecho de tener unos personajes muy poco interesantes. El propio director, Anvari, es el que se mete en una tarea tan poco atractiva como la de mostrarnos a un hombre muy superficial, como metáfora de una sociedad vacía de compromisos. Debajo de la apariencia de Will, una persona que podría parecer encantadora, no hay nada más que un cuerpo vacío que se refugia bebiendo en su bar. Además de la cita de Conrad, en la película también hay referencias a T.S. Elliot y su poema “The Hollow Men”. Mostrarnos a este tipo de personajes es un riesgo en sí, porque a los espectadores nos cuesta simpatizar con este tipo de personajes tan planos. Mención aparte merece la actuación de Dakota Johnson, que si ya de por sí tiene una forma de interpretar a sus personajes bastante distante (sí, en “Suspiria” también), en este caso es llamativo verla en el papel de una mujer que parece que no vive en este planeta.


“Tras un metraje lleno de escenas bizarras y sin explicación, el final es decepcionante, pues parece no tener sentido”


El segundo punto que contribuye al fracaso de la película es la falta de una resolución clara. Tras un metraje lleno de escenas bizarras y sin explicación, el final es decepcionante, pues parece no tener sentido. Me imagino que la gran mayoría de búsquedas en internet sobre "Wounds" son para entender de qué va la película. Sobre esto, ahora voy adelante con una interpretación.

Ojo, SPOILERS! Will consigue ver en el móvil, además de cabezas cortadas, el título de un libro, “The Translation of Wounds”, que lo llevan a investigar en internet sobre los rituales gnósticos. Este tipo de rituales están basados en la creencia de que el ser humano puede alcanzar la iluminación a través de verdades espirituales, mientras que el cuerpo (la materia) no es más que un receptor. Algo se despertó en Will cuando vio todas esas informaciones en el móvil. Hay que recordar que él ya se encontraba en un momento psicológicamente confuso (su vida y sus relaciones no eran lo que él imaginaba), lo que unido a su banalidad (es una persona intelectualmente vacía), lo llevan a creer en todas esas teorías y sacrificios. La cita de Conrad hace referencia al corazón vacío de Kurtz y cómo el lado salvaje de la jungla entra en él (esa oscuridad le fascina). En el caso de Will sucede algo parecido y se convierte en un receptor (al menos él quiere serlo), que acaba absorbiendo y creyéndose toda esa información. En la escena final, una de las grandes locuras de película, Will acaba viendo la herida de su amigo Erik como un portal que trasciende los límites físicos y que lo podría conectar con otras entidades superiores. En mi opinión Will se acaba dejando llevar, pero no por un ente superior, sino por sus propias frustraciones, que lo van devorando poco a poco. Yo interpreto la evolución de Will como una persona que acaba convertido en un asesino, a lo largo de la película él elimina a todas las personas que desenmascaraban sus debilidades (algo que su mente trata de ocultar con las teorías del gnosticismo) y, por tanto, su final es un simple camino sin redención posible que lo lleva a la autodestrucción.

Lo mejor: La película es menos superficial de lo que podría parecer en un primer visionado y con un poco de imaginación llega a tener cierto sentido.

Lo peor: “Wounds” no se salva de los muchos defectos que tiene, que son como “heridas” mortales que la hunden en la mediocridad.


5 comentarios:

El Rector dijo...

La película es rara de cojones, lo cual siempre es un plus si en el proceso, consigue resultar adictiva (o al menos entretenida en su defecto) y en mi caso, más o menos lo consigue, lo de entretenida digo. El final es una ida de olla de cuidado (aunque uno se pone a recordar la araña de "Enemy" y todo parece menos bizarro de lo que realmente es) y cuesta encontrarle el sentido al mensaje de la propuesta. Yo al igual que tú, Ronette, abogo por esa metáfora sobre la condición del protagonista y me distancia de cualquier consideración fantástica, al menos es la única forma de darle un mínimo de sentido a todo.

Yo sí le daría el aprobado, aunque fuese solo ese media estrellita que le falta... pero es cierto que le falta muchas cosas. A mi de todas formas, me parece interesante que una plataforma que llega a tanto público como Netflix, apueste de vez en cuando por este tipo de propuestas "exóticas", aunque solo sea por ver como luego el gran público lidia con ellas :)

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Hola Rector, pues te diré que una vez hecha y enviada me quedé con dudas de no haberle dado el 5, porque después de mucho estrujarme la cabeza llegué a algunas conclusiones interesantes. Y es que la propuesta, como bien dices, lo es. Una ida de olla como en su día Sam Was Here, aunque la de Sam mejor hecha (principalmente la fotografía), al menos para mi gusto.
El problema de esta película es que el resultado final es muy irregular, pasando por varias fases, desde un inicio con un buena premisa a un final que parece que acaba de forma abrupta y, por tanto, decepcionante para muchos.
Yo diría que esta película es un intento interesante, pero con un resultado fallido.
Un saludo

Donnie dijo...

Una cinta interesante que muestra ideas ya plasmadas en 'Lost higway' pero de una manera mas tosca. El planteamiento a pesar de su falta de originalidad pero como si, el resultado es fallido. Da la sensación de que se ha querido abarcar demasiado y todo se ha quedado por el camino..Una lastima la verdad..

Un Saludo!

Donnie

Unknown dijo...

Un film que comienza bien, casi vulgar pero bien. Pero llega un momento en el que no es que el espectador se pierda, es que yo pienso que se perdió el guionista, el director y todo el equipo les siguieron hacia el abismo.

Un sin sentido tras otro, (si nos ponemos a buscar el lado profundo y existencial considero que continúa siendo nefasta) un protagonista al que terminé detestando; y el final... QUÉ FINAL!
Conclusión: Deseé gritar iracunda por haber perdido tiempo de mi vida viendo esta película.
Pero para gustos... Un saludo. Lorena

RONETTE PULASKI dijo...

Totalmente de acuerdo Donnie, una idea interesante y prometedora que se queda a medio camino.
Ojalá tuviera algo de la personalidad y la sofisticación que sí tiene Lost Highway, pero eso ya son palabras mayores.
Yo creo que el propio director no pudo haber quedado satisfecho con el resultado final.
Con todo, una película recomendable para los que busquen comerse la cabeza con un WTF.
Un abrazo

Hola Lorena,
Como comentaba antes, yo también creo que viendo el resultado difícilmente habrán quedado contentos director, guionista, etc.
Al protagonista lo acabamos detestando, es cierto, porque como comentaba en la crítica está representando al hombre vacío y superficial.
Con todo, es bueno que los directores lo intenten con este tipo de propuestas extrañas , aunque la gran mayoría no salgan bien.
Un saludo

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.