martes, 24 de marzo de 2020

Crítica: Brahms: The Boy 2

En ocasiones, una retirada a tiempo es una victoria. Y que uno a quien le gusta el cine de terror diga esto, tiene delito, lo se. La historia del género está repleta de grandes secuelas, pero no es de ellas de lo que hoy hemos venido a hablar aquí. Hoy la película va de hacer caja, de explotar el éxito de ayer aunque ello signifique hacer el ridículo hoy y perder, quien sabe, el crédito mañana. Hablo evidentemente de William Brent Bell, quien repite en la dirección de esta “Brahms: The Boy 2”, secuela directa de su refrescante predecesora, “The Boy” (2016).


“Demasiado genérica como para ganarse el favor del espectador pese al embriagador aroma de los réditos de antaño”


Y aunque es el valor y la intención, algo que suelo valorar sobremanera, en ocasiones, los temerarios, terminan colgados por las pelotas. Bell lo intenta, incluso vuelve a probar suerte con el ingenio de Stacey Menear, quien ya escribiera el libreto de “The Boy” con tan buen gusto. Pero ni con esas. Tanto la dirección como el guión, sucumben aquí ante la imposibilidad de hacer evolucionar hacia alguna parte no ya coherente (no es algo que se le deba exigir a según que tipo de propuestas), pero sí interesante, la historia del anterior filme.

Y es que era realmente complicado darle continuidad a una película que basaba casi el 100% de su encanto en el elemento sorpresa, en su espectacular giro final, con permiso de “Eli” (Ciarán Foy, 2019), uno de los más locos y deliciosamente imposibles de los últimos tiempos. Sin él, el elemento sorpresa, “The Boy” hubiera sido una película de muñecos malévolos más, una “Annabelle” del montón y, por desgracia, es en lo que ha terminado degenerando esta voluntariosa pero, me atrevería ha decir, desastrosa secuela. Demasiado genérica como para ganarse el favor del espectador pese al embriagador aroma de los réditos de antaño, los cuales nos invitan a lo largo de todo el visionado a esperar lo imposible, para terminar dándonos de morros con la cruda realidad de una historia que termina varada mucho antes de llegar al puerto deseado.


“el muñeco de marras lo pone todo de su parte para que a base de clichés (y rozan la pornografía), no haya nada que se aleje lo más mínimo de la receta homologada”


Es francamente decepcionante ver como Stacey Menear, incapaz de repetir semejante pirueta mortal, se ha decantado por la opción más fácil. Apostarlo todo a una fórmula tan antagonista del sui géneris que al menos (pensaría), de no poder contentar al espectador de paladar más exclusivo, poder venderle el alma a los apetitos menos “especializados”, subestimando creo yo, a un tipo de público, que a estas alturas y pese a esa amplitud de tragaderas que otorga el carácter ocasional, empieza a estar también cansado de un tipo de películas, que hace tiempo saturan las arterias de las salas comerciales.

Katie Holmes toma el relevo de Lauren Cohan como sufridora heroína, rol tronado primo hermano de su participación en “No Tengas Miedo a la Oscuridad” (Troy Nixey, 2010) y que deja también un regustillo amargo extra, por lo rutinario que resulta el papel que la industria del cine, del terror en este caso, otorga a progenitores en este tipo de terrores familiares. La madre, más perspicaz, más sensitiva, es la que siempre lleva los pantalones en la casa a la hora de descubrir los hechos que acontecen, mientras, el padre, es un tontoelculo que no se entera ni del nodo mientras el mal campa a sus anchas ante sus narices. En una época donde los roles de género han evolucionado tanto, estaría bien que Hollywood actualizara un poco según que dogmas, al menos, no veríamos siempre la misma película y eso que en este caso concreto, el muñeco de marras lo pone todo de su parte para que a base de clichés (y rozan la pornografía), no haya nada que se aleje lo más mínimo de la receta homologada.


“Clichés del cine de terror mainstream, personajes que bordean peligrosamente la auto-parodia y un giro final que ni está, ni se le espera”


Y si a la pequeña Bailee Madison, volviendo a la película de Nixey, daban ganas de adoptarla (lo cual nos solidarizaba más si cabe con su causa), a Christopher Convery, dan ganas de invitarle a una raya de coca o darle un chute de desfibrilador a ver si despierta y es capaz de transmitir algo. Su personaje podría asimilarse a la actividad diaria de un tubérculo o de una seta y su binomio con su compañero de fatigas de cerámica no termina de ofrecer los frutos deseados. La relación se antoja forzada, pero el problema no es tanto ese, como la evidente falta de química, si bien se que esto puede sonar un tanto raro tratándose de un niño y un muñeco.

Creo que habiendo sufrido ya lo que no está escrito con tres entregas de la saga “Annabelle” (vale, si apuramos, la segunda entrega sería tolerable) y otros tantos muñecos de segunda, como el infame “Robert the Doll” (y lo de esta saga sí que debería estar estipulado en el código penal), el encanto que pueda tener una película como esta “Brahms: The Boy 2”, se me antoja complicado de encontrar. Mismo director y misma guionista para dos propuestas que no tienen absolutamente nada que ver, ni en concepto ni en ejecución. Clichés del cine de terror mainstream, personajes que bordean peligrosamente la auto-parodia y un giro final que ni está, ni se le espera (aunque algunos no pierdan la esperanza hasta el último aliento). Las frases hechas no tienen mucha cabida en esto del cine, pero en este caso, lo de “segundas partes nunca fueron buenas”, no es solo una certeza, también un aviso para navegantes.

Lo mejor: La presencia de un coloso de la interpretación como Ralph Ineson...

Lo peor: … aunque termine superado por las circunstancias. Y el decepcionante “nuevo” enfoque respecto al filme original.


5 comentarios:

Art0rius dijo...

Cuando la vi, iba ilusionado, esperando que repitiendo el equipo creativo...Para que alargarme. Ya lo has dicho todo tu, Rector. Gran crítica, acorde con la gran decepción que es esta secuela.

andres pavone dijo...

Mi querido amigo, está superior tu crítica que la misma película. Quisieron buscarle la vuelta y no les salió, así de simple. Nada que agregar tu exquisito intelecto lo ha volcado todo como corresponde en esta reseña. Solo agrego que para colmo de males en lo caso, no me va Ketie Holmes, con esa cara de constipada siempre. Saludos mi querido Rector.

El Rector dijo...

Artorius, está claro que si se trataba de vendernos la moto, lo hicieron bien. El resultado real, ya es otra cosa. Me temo que pocas secuelas más decepcionantes vamos a ver este año.

Andres, me temo que ya no había vuelta que buscar. Y si te metes en una empresa de este tipo, tienes que tener algo realmente bueno guardado en la manga, de lo contrario, pues eso, otra "Annabelle" de la vida.

Y te reconoceré que tampoco soy yo muy fan de Katie Holmes... de lo poco que le puedo reprochar a Nolan, es que la incluyera en su glorioso "Batman Begins"... no lo mejoró mucho en la secuela, todo sea dicho.

Saludos.

Missterror dijo...

Menudo "jorror" de secuela, Rector! Esta manera de cargarse las virtudes de la película original para simplificar todo tanto y reducirlo a la enésima versión del muñeco malvado, es para replantearse el talento que había detrás de la primera o el dinero que se le puso encima de la mesa al señor Brent Bell. Convertir algo llamativo en un intento desesperado de saga muñequil (teniendo en cuenta además, que el muñeco Brahms tiene menos carisma que sus dueños) es de juzgado de guardia. No soy capaz de salvar nada en esta secuela y la amenaza de una tercera entrega me inquieta mucho. A "Robert, the doll" le va a salir una dura competencia.
Miedo me da lo que haga este director con "Esther"...

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, es que de una película como "The Boy" era realmente complicado encontrar la beta para sacar una saga. Es como si a Shyamalan se le hubiera ocurrido hacer una secuela de "El Sexto Sentido". Son películas que se basan al 99% en la sorpresa de su desenlace, sin esta, son difícilmente concebibles.

Lo de "Robert the Doll" es otro nivel mujer... mucho más tendría que degenerar lo de "The Boy" para llegar a semejantes niveles, jeje.

Desconozco por completo el proyecto de "Esther", poco te puedo decir al respecto. Pero si es una historia nueva, ya parte con ventaja respecto a esta secuela que nos ocupa.

saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.