martes, 17 de agosto de 2010

Crítica: Someone´s Knocking At The Door

Cuando parece que uno ya lo ha visto todo en el mundo del cine y que ya todo está inventado, tiene que ser, una película independiente, la que nos recuerde las infinitas posibilidades potenciales que aun a día de hoy, tiene para ofrecernos el cine fantástico. De esto sabe un rato el señor Chad Ferrin, pues recordemos que el tipo ya nos dio un buen ejemplo de lo que se cuece por su enfermizo cerebelo con aquella divertida "Easter Bunny, Kill! Kill!" de hace cuatro añitos, aunque en comparación con la cinta que nos ocupa, las desventuras del asesino de la máscara de conejo quedan a la altura de un episodio de "La casa de la pradera", por que el guión co-escrito por el propio Ferrin, Roham Ghodsi y Rosie Roberts, es un claro ejemplo de que la mente humana no tiene límite alguno en lo que a perversión se refiere, y creo que no voy muy desencaminado si digo que "Someone´s Knocking at the door" es una de las historias mas depravadas que se han eyaculado en los últimos años.

"Someone´s Knocking at the door" nos sitúa en una facultad de medicina cualquiera. En ella, un grupo de estudiantes se administra una desconocida droga que encuentran en un ala abandonada del recinto que años atrás, fue un hospital psiquiatrico donde se hacían experimentos un tanto maquiavélicos. Junto a la droga, encuentran la documentación sobre uno de los casos que se trataron, el de John y Wilma Hooper, una pareja de sádicos asesinos de los años setenta que liquidaban a sus víctimas violándolas hasta la muerte. Una noche cualquiera, Ray, uno de los jóvenes, se encuentra drogándose tranquilamente en su habitación cuando alguien llama a la puerta insistentemente. Cuando el colocado tipo abre la puerta, se encuentra para su asombro, a una mujer desnuda que le suplica que se la folle y se abalanza sobre el, pero cuando mas interesante estaba el asunto, la calenturrienta hembra se transforma en un grotesco desfigurado con una monstruosa verga de 35x10 cm que sodomiza al aterrado yonki hasta reventarlo.

¿Como se os ha quedado el ano? Espero que bien, por que esto es tan solo el principio de una larga lista de aberrantes perversiones a las cuales vamos a ser sometidos en esta, no se si decir original (recordemos que el tema pene asesino ya lo hemos tocado unas cuantas veces por aquí, véase "One Eyed Monster"), pero desde luego si atrevida y desinhibida película que, a diferencia de lo que pudimos ver en la cinta protagonizada por Ron Jeremy (mejor dicho, por su tranca), no se corta ni un pelo a la hora de mostrar desnudos, miembros descomunales, vaginas asesinas y sodomizaciones varias y todo ello, bajo el mas exquisito mal gusto.

Dejando de lado todas estas animaladas, "Someone´s Knocking at the door" nos propone una cinta de terror "slasher" donde el clásico grupo de jóvenes (aunque en el fondo, de clásicos tienen mas bien poco), son perseguidos por el demente de turno, eliminándolos uno a uno mientras intentan encontrar la forma de detenerlo. Por el medio se meterá también la policía, que por supuesto, y haciendo gala de su característica inoperancia, tienen en los estudiantes, a los principales sospechosos del caso.

Lo curioso de "Someone´s Knocking at the door" es que pese a lo que pueda parecer, tiene poco que ver con ese tono cómico que hemos podido ver en propuestas similares y salvo en contadas ocasiones, donde extremo de algunas situaciones hacen imposible que contengamos la carcajada, la película luce un look realmente oscuro y perturbador, bastante cercano a la notable "Dead Girl" de Marcel Sarmiento y Gadi Harel, una de las mejores producciones "indie" que pudimos disfrutar el año pasado, la cual por cierto, comparte actor protagonista con la cinta de Chad Ferrin, el emergente Noah Segan, al que también pudimos ver al frente de "Cabin Fever 2: Spring Fever".

Conclusión, "Someone´s Knocking at the door" es una bizarra cinta de terror que consigue llegar donde otras muchas, que lo intentaron antes, ni siquiera se atrevieron a imaginar. Una película desagradable donde las haya, que hace gala de una factura técnica impecable, grandes efectos especiales en plan artesanal (de los FX digitales ni rastro), una mas que acertada banda sonora (atención a la genial secuencia de créditos), buena fotografía, correctas actuaciones y una realización técnica en general, con denominación de origen y plagada de interesantes detalles fílmicos. Por supuesto, sexo casi explicito (y el "casi" lo digo con la boca pequeña), desnudos sin tapujos, mucha sangre, gamberradas de todos los colores, unas cuantas secuencias para el recuerdo (la persecución del obeso por los pasillos con la verga colgando no tiene precio) y para colmo, un desenlace muy elegante y bien pensado. Lo peor, pues algunas partes intermedias entre follada y foll.. digo, entre muerte y muerte, que bajan bastante el ritmo y el poco protagonismo de la vagina asesina, de la cual se podría haber extraído mucho mas jugo (...).

Extremadamente bizarra, extremadamente personal y extremadamente provocativa. Un elegante ejercicio de mal gusto que no dejará indiferente a nadie, ni para bien ni para mal. Desde hoy mismo, una incalificable pieza de culto extremadamente recomendable para aquellos que buscan cosas nuevas dentro del género.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.