martes, 10 de septiembre de 2013

Crítica: El Protegido

Sí existen personas tan frágiles en este mundo, ¿pueden existir superhombres? Si existe gente tan malvada (banqueros, políticos o terroristas), ¿puede existir todo lo contrario, superhéroes?

David Dunn (Bruce Willis) es un guardia de seguridad de algo más de 40 años que vive profundamente distanciado de su mujer (Robin Wright Penn) y de su hijo pequeño (Spencer Treat Clark), al que conoce menos de lo que le gustaría. Un día, viajando en un tren que cruza Filadelfia (la ciudad de M. Night Shyamalan, el director), sucede un accidente: el tren descarrila y sus vagones son destrozados, aplastados y esparcidos en pedazos a varios kilómetros a la redonda. Más tarde, se hace pública una sorprendente noticia: sólo una persona ha sobrevivido a este suceso, y por algún motivo desconocido, no tiene la más mínima herida. Ésta no es otra que David.

David es recibido por su familia con tanta alegría como con miedo y, tras lo sucedido, el hombre se siente más perdido en un mundo que le es hostil y extraño, hasta que un día encuentra una tarjeta en el limpiaparabrisas de su coche con una enigmática frase: ¿cuántos días has estado enfermo en tu vida? David cavila sobre ésto y no recuerda haberlo estado jamás. Ni siquiera su mujer recuerda tal cosa.

A raíz de esta sorpresa, David acude, acompañado de su hijo, a la dirección que figura en la tarjeta, una galería de arte relacionada con los cómics llamada Limited Edition, dirigida por un hombre llamado Elijah Price (el omnipresente Samuel L. Jackson) quien ha escrito la nota.
 
Este desconocido sufre una peligrosa enfermedad que debilita sus huesos y articulaciones, haciendo que su esqueleto sea extremadamente frágil y algo deforme (muchos le conocen con el apodo de Don Cristal). Habiendo pasado un tercio de su vida en camas de hospitales, Elijah se fijó en los cómics de superhéroes e hizo de ellos su pasión, y esa pasión le llevó a creer en un equilibrio universal relacionado con ellos. La teoría de Elijah es que, si en el mundo hay una persona tan frágil y maltrecha como él, también debe de haber otra que sea diametralmente opuesta: fuerte, sana e irrompible, alguien que haya sido enviado sin saberlo para proteger a quienes le rodean. Creyendo firmemente en esto, Elijah ha seguido las noticias de numerosas catástrofes esperando oír una descripción semejante de alguien, y finalmente ha sucedido: dicha persona podría ser David. Si es cierto, Elijah y el propio David darían sentido a su vida.

“El protegido” (“Unbreakable”, 2000) del realizador de origen indio M. Night Shyamalan, responsable de la famosa “El sexto sentido” (1999), no sólo es el mejor trabajo de su director y uno de los grandes films fantásticos de principio del nuevo siglo, sino también es una de las digresiones más profundas que el cine haya plasmado sobre el arte del cómic y la noción de superhéroe. Es una genuina película de superhéroes en la que aparecen todas sus convenciones, pero al mismo tiempo es un film que parece hecho para ponerlas en cuestión.

Lo primero que sorprende de “El protegido” es la sensación de naturalidad con que plantea una situación inicial inquietante y la va desarrollando hasta llegar a la más increíble de las resoluciones. Al igual que en “El sexto sentido” y en “El bosque”, lo mejor del film no reside en la sorpresa, sino en los contornos turbulentos del relato, que a medida que va avanzando acaban teniendo mayor densidad y profundidad para el impacto final hacia el cual se dirigen.

Un año después de encarnar al doctor Malcom Crowe en “El sexto sentido”, Bruce Willis vuelve a ponerse a las órdenes de Shyamalan con un personaje, un héroe, al que nos tiene acostumbrados, pero desde un punto de vista totalmente diferente. David conoce su don, aunque evita reflexionar sobre ello y lo mantiene en secreto para no perturbar a su esposa Audrey y a su hijo Joseph. En el pasado sufrió una accidente junto a Audrey, del cual también salió ileso, que le descubrió dicho don. Además, David es una persona que inconscientemente tiene el deseo de ayudar a los demás, lo que explica porque de entre todas las profesiones del mundo eligió la de guarda de seguridad. Cuando David decide asumir su condición excepcional lo vemos ataviado con su chubasquero (su uniforme de héroe) ayudando a una familia cuya casa a sido ocupado por un asesino, secuencia en la que apreciamos un único punto débil: el agua (su kryptonita).
 
LA SECUENCIA: El momento en el que David visualiza los pensamientos de los transeúntes que se rozan con él en la estación de tren.

LO MEJOR: La puesta en escena.

LO PEOR: Tiene un ritmo demasiado pausado.

 

6 comentarios:

thewronggirl dijo...

Si, es muy lenta. Aunque a mi siempre me ha parecido muy buena. Recuerdo la escena del chubasquero, bajo la lluvia; como se pone la capucha...
También la escena de la piscina!

David se une a su hijo porque se convierte en todo lo que un hijo espera de su padre, que sea un superheroe!

El Rector dijo...

Para mi, esta es una de esas cintas de culto a las que hay que rendir pleitesía de vez en cuando en forma de revisionado.

Superar lo visto en El sexto Sentido, no parecía una empresa fácil, pero Shyamalan lo hizo, reinventó el cine de superhéroes trasladándolo a su universo y forma de entender el cine, contándonos un relato que se mueve de forma magistral entre el drama, el thriller sobrenatural y el propio género de superhéroes.

Una película fascinante desde el primer minuto que habla sobre las relaciones humanas, la naturaleza humana y la superación humana. Porque David, es el superhéroe más humano de la historia del cine y El Protegido, la película de superhéroes, más verosímil que se haya rodado nunca.

Oscura, densa, lenta (para mi en este caso, esto es un pro y no un contra), profunda... APASIONANTE.

Secundo tu buena crítica Ted y me permito añadirle media estrellita más ;)

Saludos.

Max Cady dijo...

Gran reseña Ted y fabulosa película (sin duda la mejor de su director). Suscribo cada una de tus palabras y también hago mío el comentario del Rector, estoy totalmente de acuerdo con vosotros, poco más que añadir. Sólo discrepo en que sea una película extremadamente lenta. Echadle una ojeada a la filmografía de Theo Angelopoulos o Michelangelo Antonioni y luego hablamos de lentitud y tedio.

Saludos!!!!!!!!!!!

El Rector dijo...

Max, yo hablaba de lentitud dentro de un contexto de cine de superhéroes, aunque en este caso, es evidente que la etiqueta se queda muy corta. Entendida como algo más grande, o como simple thriller, su tempo es perfecto.

Saludos.

Negro dijo...

Totalmente de acuerdo con la crítica y con lo que comentáis. Lo mejor de Shyamalan, superando a su predecesora. Atrevida en su planteamiento y perfectamente resuelta.

Es llamativo lo de este cineasta, sus comienzos en el cine aventuraban grandes obras para el futuro y, sin embargo, su carrera ha ido menguando considerablemente. Aun así, soy de los que defiende que el director indio ha demostrado talento en películas posteriores aunque fueran irregulares. Pienso que ha recibido más ostias de las que merecía hasta hace bien poco.

TED BUNDY dijo...

Negro,

Yo he llegado a leer en sus comienzos que estaba considerado el nuevo Spielberg. Sus últimos trabajos han sido nefastos en cuanto a recaudación. Tiene mucha suerte de seguir haciendo películas.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.