lunes, 13 de enero de 2014

Crítica: The Bell Witch Haunting

A un niño pijo, el pequeño de los Sawyer, bastante nerd, le regalan un pedazo de cámara que para qué por su cumpleaños, que coincide en el tiempo con el "feliz" traslado de costa a costa de papá buenorro, mamá lerdilla y sus dos retoños adolescentes. La hermana prototipo zorrón americano tiene un videoblog de moda en el que enseña más chicha que ropa y los dos mejores amigos frikis del nene tienen también sendas cámaras, así que no será por falta de material audiovisual... 

El estreno de la nueva casa, un casoplón en medio de la nada, se plantea feliz y tranquilo para la unida familia, pero a remolque de lo ya visto, y echándole un poco de jeta aprovechando el tirón del sleeper de la temporada, "Expediente Warren", Glenn Miller se monta una peli de miedo que podía ser un found footage más, sin chicha ni limoná, y que sin embargo acaba dando miedo de verdad. En la propiedad donde se levanta la casaza mataron hace dos siglos a una supuesta bruja acusada de matar a varios niños de la zona y claro, como suele pasar, su espíritu errante intenta apoderarse del cuerpazo de la hija, (tonta que es ella, no va a poseer al perro), visitándola cada noche en su habitación.

El hermano, mosqueado por los constantes terrores nocturnos que tiene la hermanita y que le despiertan cada noche, y tras descubrir la historia-leyenda-mito de la finca familiar, decide llenar la casa de cámaras que lo registrarán todo y entre esas imágenes, las de los móviles, los blogs, y las cámaras de la policía-un poco memos, todo sea dicho, porque en tres días hay un goteo como de seis asesinatos de peña que sale de la casa-se sostiene un found footage de presupuesto bajo pero con algo de ingenio y bastantes ganas de provocar miedo en el respetable a partir de las muchas pruebas documentales recolectadas por el Sheriff del condado de Robertson, teóricamente según los “verdaderos hechos sucedidos” y que inspiraron “Our Family Trouble”, obra que primero fue adaptada por la compañía de Teatro Contemporáneo de Tennesse y este año pretendía ser un taquillazo y realmente ha sido un bluff de tomo y lomo en cuanto a hacer caja se refiere... 

Personalmente no soy muy fan de los metrajes encontrados.

No soporto La bruja de Blair ni la mayoría de las “películas” que han surgido como champiñones a su sombra, pero tendré que ir replanteándome las cosas, porque además de que si el tema económico sigue así, una de cada tres pelis de miedo serán metraje encontrado, (y si no, al tiempo), he dado últimamente con algún found footage que merece, y mucho la pena. 

En este caso, sin ser para tirar cohetes, la construcción no es de las peores, la leyenda en la que se basa, siendo del montón se aprovecha hasta sus últimos recursos y las interpretaciones no dan vergüenza ajena en ningún momento.

Desde luego no es “Megan is missing” de Michael Goi, película para estómagos y nervios curtidos que me tuvo una semana bastante traumatizado y que aprovecho para recomendar como uno de los mejores found footage que haya visto nunca (por la empatía que logra llegando a parecer “real”) ni tiene el brío, la energía y mala leche de la fantástica “Frankenstein’s Army“, peli de este mismo año ya de por sí con un punto de origen tan ridículo con la que es imposible no experimentar cierta ternura pero que, ojo, no se dejen engañar, porque quitando las imposibilidades técnicas históricas, es una maravillosa obra de misterio bélico y terror a lo grande, en toda regla, con un diseño visual aterrador y un gore no del todo digerible. 

“The bell witch haunting” es la revisitación de una historia de poltergéists celebérrima en los EEUU que sucedió a principios del siglo XIX en Adams, Tennessee, que se recogió en “La auténtica historia de la Bruja Bell” de Martin Van Buren en 1894 y que además de la peli de este año de Glenn Miller ya inspiró un producto televisivo en 2004. 

Lo dicho, para pasar un rato entretenido de miedo sin aspiraciones y poco más.

Lo mejor: Tiene sustos buenos y ratos de poner los pelillos de punta.

Lo peor: Es lo que es.


11 comentarios:

May Dove dijo...

Pues si, la voy a ver. Ahora el found footage es lo que hay, tenemos una cantidad de pelis de este género que da para aburrir pero si te sale bien... son la ostia!

May Dove dijo...

Megan is missing, ahí has hecho daño

Damien Thorn dijo...

Megan is missing, quizás porque el tema que trataba y el hecho de afectar a dos menores me dejó bastante tocado. Y efectiva en su pretensión de escandalizar, lo es y mucho!!!
Es una peli que me gustó, me implicó y a la que le dí muy buena nota, pero que NO recomendaría a nadie en absoluto.
Martyrs es probablemente una de mis pelis favoritas de todos los tiempos y TAMPOCO la recomiendo a nadie en su sano juicio...
Saludetes!!!

Damien Thorn dijo...

Y May, sabiendo lo que vas a ver, Bell witch haunting, es más que aceptable. Regulera, palomitera pero no aburrida ( a mi los found footages suelen aburrirme muchísimo)
Que la disfrutes!!!

Damien Thorn dijo...

Por cierto, hace ya tiempo que tenemos "The Upper", aquel escandaloso found footage que tuvo entre sus novios al mismísimo Tarantino en VOD.
Decepcionante es un término que se queda corto, pero bueno, para gustos...

Max Cady dijo...

Otro metraje encontrado y/o falso documental!!!!!!! Me aburren extremadamente este tipo de productos salvo casos muy contados (Zelig, Forgotten Silver, Europa Report, Chronicle, [Rec], [Rec]2, Frankenstein’s Army, The Conspiracy, y algún otro que ahora no me viene a la mente). Por lo que esta enésima producción, a pesar de tú estupenda crítica Damien Thorn, creo que pasaré de ella.

Saludos!!!!!!!!!!

P.D. Megan Is Missing salvo los últimos minutos que realmente merecen mucho la pena es un coñazo insoportable. Lástima que estas películas no mantengan un nivel medio aceptable durante todo su metraje.

May Dove dijo...

Megan is missing me tocó la fibra por el tema que trata... es que estas cosas me dejan muy mal.

El Rector dijo...

Y como es lo que es, yo casi que también voy a pasar. Porque en los tiempos que corren y visto lo visto, hay dos cosas en las que prefiero no invertir mi tiempo: los found footage y las casas encantadas... si se juntan las dos cosas... además, y como dato terrorífico, me ha parecido ver en el tráiler, que esto está producido por los lerdos de The asylum, jeje...

Sobre Megan is missing, pues no puedo opinar, ya que no he tenido oportunidad de verla. Pero por lo que comentáis, me da que es un poco royo Lake Mungo, la cual a mi, dentro de la tontería que es (y es la de siempre en estos casos), me dejó bastante mal cuerpo.

Saludos.

Missterror dijo...

Que pinta más chunga tiene esta película!!! Con tu crítica, la doy por vista.

Respecto a "Megan is missing", coincido totalmente contigo Damien. Me dejó un mal cuerpo impresionante, y yo tampoco la recomiendo ,entiéndase esto, por el mal rollo que te deja (por supuesto "Martyrs" que es una de mis películas favoritas de todos los tiempos, es otra, y tengo muchas más...)

saludos

Ookami dijo...

Entr´para ver si le daba una oportunidad a esta película, pero en lugar de eso me veré Megan is Missing, me llama más la atención, jejeje. Buena crítica.

Damien Thorn dijo...

Megan is missing tiene una virtud asombrosa: parece en todo su metraje (a pesar de interpretaciones reguleras y demás), un documento real, y toca un tema muy, muy chungo. Yo tengo el estómago hecho a todo, siempre y cuando sea en pantalla y sabiendo que es FICCIÓN. Y los últimos minutos de peli, con lo bruto que soy, no pude soportarlos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.