miércoles, 8 de enero de 2014

Crítica: Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso

Llevar a la gran pantalla sagas literarias, parece haberse convertido en una de las fórmulas más sencillas para la industria de Hollywood de hacer dinero. Si autores como J.K Rowling con las aventuras de su mago adolescente Harry Potter, Stephenie Meyer y sus vampiros fluorescentes o el mismísimo J.R Tolkien (de seguir con vida, por supuesto) y su periplo por la tierra media se han hecho de oro gracias a ceder los derechos de sus obras a la industria cinematográfica, le toca ahora el turno a Cassandra Clare y su saga de cazadores de demonios. Para ser concretos, a la adaptación del primero de sus libros: “Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso”.

El holandés Harald Zwart, al cual respeto y detesto a partes iguales por dirigir, primero, la estupenda secuela de “La Pantera Rosa” (“The Pink Panther 2”, 2009) y segundo, el tedioso remake o nueva versión (como queráis) de “Karate Kid” (“The Karate Kid”, 2010) que haría levantarse de la tumba al mismísimo Pat Morita para dar cera, pulir cera, es el encargado de ponerse tras las cámaras de la que a priori parece ser la primera de una larga serie de películas, pues la saga creada por la escritora estadounidense, consta de una cantidad obscena de libros. Por supuesto, esto vendrá dado por la cantidad de adolescentes que pasen por caja para ver dichas películas y la de pósters y demás merchandising que consuman para acariciarse la entrepierna por las noches.

Y es que como no podía ser de otra forma, esta nueva franquicia está nuevamente enfocada a un público adolescente, al igual que sucedía con la saga “Crepúsculo”. Por lo tanto, cualquier aficionado a esto del fantástico que pretenda disfrutar de un producto mínimamente serio o adulto, mejor se aleja de esto. Ahora, si eres una jovencita de entre 15 y 20 años (si superas ese tope de edad, ya entrarías en la categoría de patologías y trastornos mentales y por lo tanto, te recomendaría visitar a tu médico de cabecera lo antes posible para que te den cita para el especialista), vistes con estética gótica (o al menos lo que tu crees que es estética gótica), escuchas grupos musicales como “Evanescence” o “Within Temptation” (porque por supuesto, alguien te ha vendido que eso es música gótica) y forras las paredes de tu habitación con pósters de Victoria Francés (y joder, eso si es muy gótico), esta es, sin duda, tu película.

“Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso”, es pornografía, eso si, encubierta. Y lo es, porque en realidad, lo que nos quiere vender esta nueva franquicia, parafernalias a parte, es el enésimo royo entre adolescentes, lo demás, eso, paja. Por más que quiera disfrazarse de otra cosa, en este caso, de un relato fantástico sobre demonios y razas ancestrales que no hay por donde cogerlo desde el minuto uno. Todo un compendio de mitología autóctona de saldo y totalmente falta de personalidad, que lo único que hace es recolectar un poco de aquí y un poco de allá, para dar forma a un universo poco creíble plagado de cientos de tópicos y clichés de la fantasía y el terror: vampiros, hombres lobos, demonios, brujos, hechiceros, etc... pero lejos de construir algo coherente (si se me permite el término dentro del contexto) y sobretodo con denominación de origen, como si se ha conseguido en otras franquicias de fantasía, lo que aquí vamos a encontrar es un relato impersonal, vacuo y carente de cualquier tipo de interés, por más información que se nos quiera meter con embudo en esta primera entrega.

Todo lo anterior, como he dicho, una mera excusa, un simple envoltorio, para sacarle el jugo a lo realmente importante, los amores y desamores de un grupo de jovencitos de anuncio de moda juvenil y de paso, a los sexos de los millones de adolescentes que van a consumir un producto como este. Y conste que no hay nada despectivo en ninguna de mis palabras y apreciaciones ni sobre la película, ni sobre su legión de seguidores en este sentido. Ésta está destinada a quien está destinada y ese, es un público tan respetable como cualquier otro. El problema viene cuando alguien supuestamente adulto como yo, se enfrenta a este tipo de empresas y es que amigos, ya estoy mayor para semejantes menesteres.

¿Que es lo que vamos a poder encontrar entonces en esta primera entrega de la saga? Pues básicamente, una pasarela de moda gótica y un buen puñado de personajes forra paredes. A cual, más ridículo, amén de un híbrido entre telefilme rosa y superproducción fantástica. En este sentido, nada nuevo en lo primero, pues es lo mismo de siempre. Llama más la atención el acabado de lo segundo y es que a nivel de efectos especiales (pese a contenerlos en abundancia), la película se queda muy atrás de lo visto por ejemplo, en la saga de “Harry Potter”, lo que por otro lado deja patente, cuales son las intenciones reales de la cinta y en este sentido, queda claro que el público de la misma va a estar mucho más preocupado de cual de los chicos es más mono, a quien le queda mejor el pantalón de cuero y el rimel de las pestañas, que de si el demonio de turno está mejor o peor realizado.

Dicho todo esto (y desde luego no estoy inventando la pólvora), decir que “Cazadores de Sombras: Ciudad de Hueso”, es, a ratos, y pese a los muchos “peros” que puede sacarle alguien que poco tiene ya que ver con el universo teenager y su basto folcklore, una película entretenida que sobretodo, destaca por su acertado ritmo narrativo, el cual solo se ve truncado esporádicamente por las inevitables secuencias románticas que al menos y por suerte, en esta primera entrega, no son tantas como podrían (aunque en estas, los momentos de vergüenza ajena están más que asegurados). Incluso, me atrevería a decir, que contiene alguna que otra destacable, como por ejemplo, el enfrentamiento con cierta bruja de color, el cual evoca a la mejor serie B.

Una película concebida a imagen y semejanza de todas las quinceañeras góticas del mundo y para aquellas que ya hace unos cuantos años que dejaron de tener quince pero que allí se quedaron y siguen gustando de todos los artificios que pone a su disposición un producto como éste. Más allá de todas ellas, el resto, puede disfrutarla en mayor o menor medida en horario de sobremesa, pues es una de esas cintas que no requieren en exceso de nuestra atención y por lo tanto, no son incompatibles con una cabezadita... o dos.

Lo mejor: Su directa puesta en escena, hacen de sus dos horas de duración, una experiencia menos tortuosa de lo que a priori se podía esperar y el diseño de algunas criaturas.

Lo peor: Como supuesto relato “oscuro”, carece de punch a todos los niveles, la forma no premeditada en la que ridiculiza los estereotipos góticos y su total falta de personalidad.



16 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

No pensé nunca que vería una película como esta,jajajaj! Pues la veré que ma la bajé....debo reconocer que lo tren siempre me gusta y me pone!!!jajaja

andres pavone dijo...

Bueno, a ver.......... de oscuro no tiene nada por mas que se hayan querido esforzar( que creo que no lo hicieron), ninguno de los personajes me gustaron. La trama avanza de manera rápiday confusa. Campbell HORRIBLE. En resumen parecía una historia de adolescentes con moda fashon gotica pedorra. Yo esperaba ( sin haber leído los libros) algo interesante ya que este tipo de temas me atraen. Lo que destaco igual que tu querido amigo Rector es la puesta en escena .Saludos querido amigo y como siempre lo tuyo IMPECABLE.

El Rector dijo...

Romasanta, menudo teenager estás tu hecho entonces... aunque desconocía que te pusieran los trenes :)

Su te va el royo crepusculiano, esta no te defraudará. De no ser así...

Andrés, un Campbell quien por cierto, ya aparecía en la saga de Crepúsculo y que supongo aparece aquí para aprovechar el tirón, al igual que Lily Collins, que también asegura un buen número de seguidores juveniles después de aparecer en la nueva versión de Blancanieves. A mi quien me pareció especialmente ridículo fue el amigo Rhys Meyers haciendo de villano, sobreactuado hasta la médula y a quien duele verlo enrolado en este tipo de empresas, aunque después de la serie Drácula...

Muy de acuerdo con todo lo que comentas.

Saludos.

May Dove dijo...

Sale Rhys Meyers? Pues la tengo que ver... aunque sea una auténtica pesadilla... porque él me encanta! Y Campbell me queda joven, pero en Sweeney Todd a mi me pareció espectacular!

Max Cady dijo...

Siempre he pensado que ya estoy mayor y gruñón para las aventuras (y chorradas) de Harry Potter, ni tan siquiera pude terminar la primera entrega, de la saga Crepúsculo no había nada que me llamara la atención (bueno sí, vampiros que van al instituto… y de día!!!!!!) y de esta nueva saga o aquella cosa de The Host (La Huésped) pues como bien comentas, Rector, para aquellos que sus hormonas aún les permitan disfrutar de estos productos donde todo lo que pasa me da absolutamente igual.

Saludos y buena crítica.

El Rector dijo...

TWG, a favor de Rhys Meyers (que a mi tampoco me desagrada), decir que difícilmente un actor puede destacar en un producto como este... aunque por más que digan, yo a este señor de villano, no lo veo.

Max, yo que también estoy mayor y gruñón, siempre he disfrutado bastante (sin ser gran fan) con las entregas de Harry Potter, y no creo que debamos meter a estas en el mismo saco de cosas como Crepúsculo o la cinta que nos ocupa, pues lo de Potter no deja de ser fantasía para toda la familia (y eso que la franquicia de los magos, se va "oscurizando" mucho a medida que avanza para terminar en algo muy distinto a lo visto en sus comienzos), mientras que lo otro va destinado básicamente a niñas que quieren forrar sus carpetas y a románticos empedernidos lectores asiduos de Superpop y similares :)

De Host no tengo ni idea... no me atreví con ella y no por su naturaleza teenager, sino porque por la época ya tuve unas cuantas experiencias digamos "poco satisfactorias" con alienígenas en"joyas" del calibre de Jumper y Soy el Número 4, que me quitaron todo el apetito al respecto.

Saludos.

May Dove dijo...

Es que es la verdad, Rhys siempre está al pie del cañón y se agradece su aparición en todo lo que hace, pero bueno... esta saga ya SÉ que no me va a gustar

El Rector dijo...

TWG, y yo que me pensaba que tu eras fan absoluta de Crepúsculo ;)

Saludos.

andres pavone dijo...

Rector es verdad Meyers lo hizo muy pero muy mal. No es uno de mis actores preferidos, tampoco me convence mucho en Drácula( aunque la seria me gusta mucho). Campbell nunca me gusto, ni siquiera en las pocas apariciones en Crepúsculo( y confieso que pese a los malos actores y que es mu sosa me enganche hasta el final con esta saga a tal punto que me hice de todas sus películas que me paso ¿no se?). Saludos

Missterror dijo...

El Rector haciendo crítica de "cazadores de sombras"!!! Estarás viejo, querido, pero de gruñón nada, porque ver este tipo de cosas te acerca peligrosamente al universo oscuro de la juventud atormentada...pero ¿quién soy yo para juzgarte si la vi contigo? :)
Yo diré que a mi al principio me estaba entreteniendo, todo ese rollo teen para según qué horas (siestas de fin de semana), me agradan bastante, pero a medida que avanzaba, se me hizo horrorosa, toda esa pose repelente, esos actores sin carisma y sobre todo esos tatuajes pintados con rotulador malo, me estaba atormentando a mi.

De Rhys Meyers, solo puedo decir, que para mi, él, por muy mal que actúe (que lo suele hacer), siempre será el Brian Slade de "Velvet Goldmine", y solo por eso le tengo en un pedestal.

ahora solo me queda ver si vas a aguantar la segunda parte de los cazadores, para poder decir que ya lo he visto todo...

Buen análisis, dark rector

saludos

Romasanta Macias dijo...

TRANQUILOS...de segunda parte lo dudo!!! Gran chasco de taquilla..así que nada de nada!!!A por los JUEGOS DEL HAMBRE,jajajaj! Y Rector vaya gazapo el mío.....claro.....tanta hormona juvenil me deja de teenager a tren,jjajjaaj

El Rector dijo...

Andrés, tranquilo querido amigo, todos tenemos nuestros trapos sucios... lo tuyo con Crepúsculo lo achacaré a una enajenación pasajera, pues sueles hacer gala de un paladar exquisito.

Yo te confesaré que me tragué la primera entrega enterita. Eso si, no fui capaz de pasar de ahí.

Missterror, ¿viejo? tu debes estar aun bajo los efectos del Slade ese... y no te atormentes mujer, que yo, los tatuajes los tengo auténticos ;)

La falta de carisma de TODO en "Cazadores de Sombras", es uno de sus males endémicos, sin duda. Y esa sensación de que no hay absolutamente nada de cosecha propia, sino todo cogido de aquí y de allá. Y ya te adelanto que NO voy a aguantar una hipotética segunda parte ni en mis sueños más siniestros.

Romasanta, si ha fracasado en taquilla, será que no han cogido a los jovencitos/as lo suficientemente monos/as.

Me dejas más tranquilo, porque lo de la trenofilia no lo había oído nunca :)

Saludos.

Damien Thorn dijo...

Enhorabuena, Rector por una estupenda crítica de una peli a todas luces menos estupendas que ahora ya fijo que no veré, jejeje.
Saludetes!

May Dove dijo...

Rec, yo me leí los libros de Crepúsculo y he visto las tres primeras pelis. Aún no he podido ponerme con ninguna de las partes de la 4a....
Ups!

El Rector dijo...

Damien, gracias. Aunque en este caso, eso no tiene mucho mérito :)

TWG, bueno, pues entonces te voy a considerar tan solo, medio fan.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.