martes, 31 de marzo de 2015

Crítica: Dead Rising: Watchtower

El cine moderno, y en especial el de género fantástico, tiene que lidiar a diario con “enemigos” recurrentes. Bichitos que carcomen la madera con sus diminutas pero voraces fauces. Secuelas, precuelas, remakes... todos ellos, pruebas empíricas de que la salud mental del mismo no pasa por su mejor momento. A estos viejos y en la gran mayoría de ocasiones, indeseables conocidos, hemos de sumar a la fiesta a un invitado inesperado, tal y como nos cantase ya hace unos cuantos añitos, King Diamond, el polifacético danés de las mil voces en el mítico álbum de “Mercyful Fate” de título “Into The Unknown”. Me refiero, evidentemente, a las adaptaciones de videojuegos.
Uwe Boll, odiado por algunos y... bueno, odiado por casi todos, fue de los primeros en ver el filón a esto de las adaptaciones “videojueguiles”. El tipo, en el año 2003, se las ingenió para hacer caja con la que a día de hoy sigue siendo, con casi total seguridad, una de las películas de zombies más infames que se hayan rodado jamás: “House of the Dead”, adaptación del videojuego homónimo, que tantas y tantas horas de diversión nos había proporcionado en la pequeña caja tonta de nuestra guarida post-adolescente. No sería la última vez, si sale petroleo, ¿Por qué no seguir excavando? Así hizo. Dos años más tarde, ensucia el buen nombre de otro de los títulos más emblemáticos del ocio digital con la adaptación de “Alone in the Dark”, casi tan infame como su anterior película y para rizar el rizo, protagonizada por Christian Slater. 

No terminan aquí los crímenes contra la humanidad del sr.Boll, pues cuando creíamos que ya lo habíamos visto todo, se ceba con otro videojuego de campanillas. En esta ocasión, le toca pasar por la piedra a “BloodRayne” y no una, si no tres veces: “BloodRayne” (“BloodRayne”, Uwe Boll, 2005), “BloodRayne 2” (“BloodRayne: Deliverance”, Uwe Boll, 2007) y “BloodRayne 3” (“BloodRayne: The Third Reich”, Uwe Boll, 2011). Terrible, si, pero viniendo del universo Boll, hasta cierto punto entendible... además, la culpa no fue solo suya, pues recordemos que un año antes del desvirgue del alemán, aparece en escena la horrible cinta de Paul W.S Anderson y mayor blasfemia que jamás se haya realizado en forma de adaptación cinematográfica de “Resident Evil”, la saga icónica de terror engendrada por Capcom allá por 1996, después de haber salido medianamente airoso siete años antes con otra adaptación: “Mortal Kombat”. 

En la actualidad y con dos entregas más de tan desafortunada (por no utilizar calificativos más feos) saga a sus espaldas (y un tercer despropósito ya anunciado), el amigo Anderson sigue empeñado en rivalizar con el alemán por hacerse con el cetro de peor director de la historia del fantástico (suerte tiene de aquella “Event Horizon” de 1997, renta de la cual, sigue viviendo a día de hoy). 

Bien. Dejemos de fustigarnos con el pasado y centrémonos en el presente y dicho presente, tiene un nombre: “Dead Rising: Watchtower”, enésimo videojuego de éxito (quizás uno de los más divertidos de la pasada generación) que salta a la gran pantalla. Lo hace de la mano de Zach Lipovsky, el mismo que el año pasado resucitase un viejo clásico de los ochenta con su “Leprechaun: Origins”, por lo cual, los antecedentes no serían los mejores, desde luego. A su favor, pues que visto lo visto, muy mal debería hacerlo para parir algo peor que lo hecho con la saga de “Resident Evil” y bueno, aunque está claro que esta “Dead Rising: Watchtower” no pasará a los anales del cine zombie, al menos no resulta nociva para la salud, que ya es mucho. 

La película tiene su mayor virtud en su fidelidad hacia el espíritu del videojuego original. Esto es, un terror clásico de marcado regusto a la obra de George A.Romero, salpicado de abundantes dosis de humor negro. Los que hayan tenido el placer de disfrutarlo (me refiero al videojuego), sabrán de lo que estoy hablando y es, ni más ni menos, lo que van a encontrar en esta “Dead Rising: Watchtower”. Un escenario plagado de zombies, un pequeño grupo de supervivientes y un arsenal cuasi inagotable de armas cotidianas con las cuales hacerles frente. Muy poquito más. ¿Suficiente para digerir cuasi dos horas de metraje? 

La respuesta es si. Así, a secas. Sin fuegos artificiales ni confeti, ni nada. Pero si,. Supongo que el hecho de que el listón estuviera tan pero tan bajo, ayuda lo suyo. Es cierto que estamos ante una cinta de nula originalidad, que no aporta absolutamente nada (o casi nada) nuevo al estrujado y en muchas ocasiones, maltratado cine zombie y que además, es presa fácil de todos lo clichés del género habidos y por haber. Pero no es menos cierto que, pese a sus altibajos, resulta entretenida y en algunos momentos, incluso entrañable para todos aquellos que alguna vez se pusieron en las pixeladas carnes del periodista Frank West. 

En el lado positivo de la balanza y dejando de lado, valga la redundancia, cualquier elemento romántico, hablaríamos de su buena factura técnica, con unos efectos especiales muy trabajados en lo que respecta a las caracterizaciones de los muertos vivientes y unas secuencias de acción muy bien rodadas y repletas de sentido del humor que resultan de lo más divertidas, además, no exentas de casquería y muchas de ellas, resueltas incluso con relativa genialidad, una especie de coreografía teatral entre supervivientes y podridos que funciona a la perfección durante gran parte de la función, en especial, las protagonizadas por Chese Carter (Jesse Metcalfe), el prota, que todo el carisma que le falta en las partes guionizadas, lo compensa en las frenéticas y cachondas sesiones donde se corta el bacalao, entre otras muchas cosas. 

En lo negativo, podríamos extendernos un poco más, pero quizás, la herida abierta que más sangra es su irregular ritmo plagado de altibajos, alternando momentos francamente divertidos, con otros intrascendentes muy sospechosos de estar ahí como puro relleno. Una constante sensación de coitus interruptus que puede desquiciar a más de uno y que se hace palpable sobretodo, en la parte intermedia del filme, donde después de una puesta de largo prometedora, se pierde en las arenas del desierto de una travesía que no llega a destino, hasta iniciado el último tercio. 

Poco más se puede contar sobre esta “Dead Rising:Watchtower”. Una adaptación bastante fidedigna de la obra original que posiblemente gustará más a los fanáticos del videojuego, que al consumidor habitual de cine de zombies, ya que no destaca excesivamente en ningún apartado ni ofrece nada nuevo que no hayamos visto en otros cientos de títulos recientes, más allá de sus vistosas secuencias de acción marca de la casa (quizás la idea del Zombrex, pero es prestada). Al menos, no cae en el ridículo en ningún momento como si ha ocurrido con otras adaptaciones y pese a sus altibajos, se deja disfrutar medianamente bien. Que nadie espere “El Amanecer de los Muertos”, pero tampoco hará falta que echéis mano de la lavatiba de turno terminado el visionado. 

Lo mejor: Es fiel al espíritu del videojuego original y brilla con luz propia en las secuencias de acción. 

Lo peor: Su irregular ritmo, muy perjudicado por las partes donde aparece Jack West y que la sombra de su semilla, es demasiado alargada.


6 comentarios:

May Dove dijo...

La verdad que House of the Dead es terrible, pero terrible, terrible. Y yo aún así, lo hice bien; la vi con un grupo de amigos que son mega fans del género y nos reímos muchísimo en un maratón infumable de películas zombies que guardo con un recuerdo maravilloso.
Esta tiene un poquito de mejor pinta pero aun así hay que ser valiente para meterse xD
De Bloodrayne no voy a hablar porque ya es arena de otro costal!
Me gustan las fotos que has subido con la crítica, tienen mejor pinta que House of the Dead, eso desde luego!

Missterror dijo...

Esta no hubo manera de verla contigo ;), pero me da la sensación de que no me perdí mucho, teniendo en cuenta mi gusto por los zombis.
Yo, que no soy nada nada aficionada a los videojuegos, de esas infames películas que nombras, no me he atrevido a ver casi ninguna, porque su fama las precedía.
Con Uwe Boll , a excepción del milagro obrado con "Rampage", no quiero saber nada de nada. De Anderson, tres cuartos de lo mismo, me quedo con "Event Horizon", que me fascina, y del resto me olvido (en especial de la aberrante saga "Resident Evil").

No, no me dan ganas de ver la película, pese a tu gran crítica. Entiendo que sea una película esperada, pero no para mi :)

Saludos

El Rector dijo...

TWG, por desgracia para mi, no guardo tan buen recuerdo de mi experiencia con "House of the Dead", ha sido una de las dos únicas veces que he estado tentado de salir del cine antes de terminar la función (la otra fue con "La casa de los mil cadáveres). Como aficionado al videojuego original, me sentí terriblemente estafado por el señor Boll.

Dead Rising:Watchtower, en comparación, es una obra de arte. Entretenida y vistosa. Prepara las cervezas... (bueno, ahora mejor no ;))

Me alegra que te gusten las fotos :)

Missterror, no te habría gustado, seguro.

Yo de Boll, me quedo con "En el Nombre del Rey". Versión bastarda, pero que MUY bastarda del universo Tolkien, pero la mar de disfrutable. Rampage también tiene un pase... aunque con la secuela ya no me he atrevido.

Lo que me extraña, conociéndote, es que te gustase "Event Horizon" ;)

Saludos.

May Dove dijo...

Ahora las cervezas 0,0; pero dame tres meses!! ;)

Donnie Darko dijo...

Tenia muchas ganas de verla y realmente me ha parecido un bodrio insufrible. Como dice el Rector el ritmo es muy irregular y las partes donde aparece West sobra.. la saturación de escenas del telediario aburre hasta a las ovejas. Solo salvo ciertas escenas de acción y poco mas. Con lo grande que fue Virginia Madsen es triste verla en películas como esta.. al menos espero que el talón mereciera la pena...

Como curiosidad: El cameo de las hermanas Soska, directoras de entre otras "American Mary" haciendo de zombies al principio de la peli...

Muy muy flojita...

Y bueno.. "Event Horizont" es una autentica maravilla y el papel de Sam Neill en esa peli y en "En la boca del miedo" es para venerarlo de por vida..

Y de Uwe Boll mejor no decir gran cosa no vaya a ser que quiera que hablemos de nuestras diferencias en un ring de boxeo..

El Rector dijo...

Donnie, muy poco acertado el royo del telediario, desde luego. Por lo demás, y pese a tratarse de un producto "menor" al que se le puede achacar todo lo comentado y un poquito más, a mi me ha parecido bastante más potable que otras muchas adaptaciones de videojuegos... lo se, lo se, el listón no estaba muy alto, pero menos da una piedra.

"Event Horizon" es uno de los grandes misterios de la historia del cine. Cuesta entender como algo así pudo ser engendrado por la gracia del bueno de Anderson. Supongo que a todos nos dueña la flauta alguna vez.

Y no, por el alemán no me pienso jugar la dentadura :)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.