domingo, 20 de enero de 2019

Crítica: Suspiria (2018)

Mater Suspiriorum, Mater Tenebrarum, Mater Lachrymarun, madres y gobernantas, oscuridad en sus bastiones, luz en la maldad. Tres madres y ninguna hija, el terror encarnado de uñas afiladas. La sangre que no brota roja sino negra y matifica el reflejo de una juventud que no es eterna. La belleza encontró a Mater Tenebrarum en la ciudad de los rascacielos, vigilando en su edificio antiguo para que la fealdad no deambulara por las calles, abriendo paso al Inferno y deseando que la muerte no encontrara a nadie a salvo. La ingenuidad se encontró con Mater Lachrymarun en Roma y La Madre del Mal mostró a la pequeña niña que el caos no era el camino más rápido. En Alemania, Mater Suspiriorum enseñó que la danza tenía el poder de abrir puertas y suspiró para todas ellas se abrieran. Chorus moritur. Spiret et vigeat. Suspiria.

Hablar del remake de “Suspiria” es hablar de división entre original y revisión. Conocemos las dos fórmulas de los remakes: Rodar de nuevo una película de culto copiando escena a escena todo el metraje y aportando como toque diferenciador el uso de medios mejorados. O se puede aportar la nueva visión de otro director al guión, montaje y contexto para que la película original, en el mejor de los casos, gane valor. Sobra decir que entiendo que ambas opciones se construyen desde el respeto y la admiración y a no ser que el director sea un mercenario a quien le han encargado un proyecto que aborrece, jamás se intenta imponer la última versión a la obra original.


“En la versión de Guadagnino encontramos una película con un guión lo suficientemente sólido como para rellenar los huecos dejados 31 años atrás”


“Suspiria” (2018) es un concepto diferente a ese gran exponente del Giallo que fue la película de Argento. De entrada, Luca Guadagnino se ha esforzado por entender lo que Argento quiso expresar en 1977 y eso no es tarea fácil porque dejemos claro que la película original cuenta con una serie de cualidades que la llevaron a engrosar el Olimpo de las películas de culto, pero no sería la lógica narrativa una de ellas y se jugaba a la ambigüedad de una forma bastante ventajista. En la versión de Guadagnino encontramos una película con un guión lo suficientemente sólido como para rellenar los huecos dejados 31 años atrás y generar nuevos puntos de interés al salirse del cuento.

Ya ocurrió esto en 2007 con un peso pesado como es Rob Zombie y su “Halloween: El Origen” y vuelve a ocurrir con “Suspiria”. No hay cambio de papeles, solo afinación en el peso de los personajes y las situaciones para que la historia sea tan importante como la estética. El Giallo sacrifica el guión y lo somete a la estética y al sonido, entendiendo el arte cinematográfico como una expresión sensorial más que intelectual. Guadagnino propone una mezcla de ambos efectos y varios prismas para entenderlo.

Para llevar a cabo esta misión, “Suspiria” se compone de 6 capítulos y un epílogo distribuidos en 152 minutos de metraje, que si bien se podrían haber reducido sin repercusión alguna para el resultado, no se hacen largos. La división de cada una de estas partes realmente es un recurso que no aporta nada más que un gusto personal del director para remarcar con títulos, obviedades. La película no funciona en bloques separados sino que es un diálogo fluido de ambiciones y concepción del poder de la mujer. Desde el inicio, Guadagnino se olvida de esa ambigüedad de la que Argento se sirvió para ocultar esa carencia para desarrollar libretos coherentes y muestra todas las cartas. La existencia de las brujas y el elemento sobrenatural queda claro desde los primeros compases. A partir de aquí, se abren diferentes hilos narrativos que terminarán confluyendo en el mismo sitio que Argento determinó que debía desarrollarse el aquelarre: la Tanz Akademia.


“La arquitectura y la fotografía es totalmente opuesta a los colores brillantes, rojizos y púrpuras que todos tenemos en mente”


El armazón de la historia es compartido por ambas versiones. La norteamericana Susie Banion llega a Berlín para desarrollar su carrera como bailarina en la prestigiosa academia Tanz. Una vez allí descubre que la academia es el baluarte de unas brujas, que preparan una ceremonia muy especial. Son los matices de esta nueva historia, los elementos a tener en cuenta. Por una parte, casi la mitad del metraje se desarrolla fuera de la academia, punto esencialmente diferenciador respecto a la original. Esto sirve para abrir otra vía en el guión, que si bien no molesta, realmente no es relevante para la historia principal y podría haber sido eludida sin repercusión alguna. Esta nueva manera de explorar el Berlín de finales de los 70 sirve como excusa para subir a la palestra un componente político que se repite a lo largo del metraje y que parece antagónico a la finalidad del giallo. Cabe mencionar que la academia está situada justo enfrente del muro y que es un elemento que irá muy ligado a uno de los personajes polémicos, el Dr. Josef Kemplerer.

Justamente es el edificio escogido para contener a las brujas y dar forma a los movimientos de las bailarinas, lo que marca una declaración de intenciones desde el principio. La arquitectura y la fotografía es totalmente opuesta a los colores brillantes, rojizos y púrpuras que todos tenemos en mente al pensar en “Suspiria”. La nueva versión se llena de decadencia, frialdad y pesimismo con unos tonos apagados, unos escenarios industriales y una lluvia incesante que se aleja tangencialmente de esa obra de expresionismo alemán en el que Argento convirtió la academia Tanz. Esto, junto con la banda sonora escogida es lo que puede hacer rechinar los dientes de los espectadores más puristas. Si en la “Suspiria” de 1977, Goblin hacia la mitad del trabajo a la hora de crear la atmósfera, su virtud principal, en la de 2018, Thom Yorke no consigue hacerla poderosa, por muy buenas composiciones que haya creado. Estas no tienen la fuerza necesaria para cumplir su cometido y llegar a la excelencia. Así que imagen y música, serán dos piedras en el camino con las que lidiar.


“Las coreografías tienen tanta potencia y control que son absolutamente apabullantes y una delicia para los sentidos”


Por suerte para Guadagnino, esta invitación al desprejuicio inicial se introduce con total naturalidad, y apoyándose en la gran labor interpretativa de sus protagonistas, el espectador entiende pronto que esta “Suspiria” va bastante más allá que la original y que no todo se juega a la carta de la atmósfera. Dicha atmósfera se consigue, pero desde otra percepción. Desde la dualidad que acompaña a los personajes y sus realidades. Así, los espejos tendrán mucho peso en la narración al mostrar dos visiones de la misma persona desde diferentes ángulos (esto ayuda a resolver el puzle final) y el valor del baile se mostrará desde una perspectiva artística y sobrenatural, algo que Argento había pasado por alto, con poco acierto. No debemos perder de vista que las brujas utilizan la danza como un medio para liberar y atraer energía en sus hechizos y esto es primordial. En este punto, se debe valorar como se merece la vista de Guadagnino a la hora de otorgar la importancia que se merece al baile y tiene que ser entendida como ese aporte de valor a la película original del que hablaba al principio.

No es entendible que Argento tuviera esa materia prima en su mano y no le diera forma, haciendo servir la danza como otra forma de arte sin más significado que el estético. En estas tres décadas hemos pasado del ballet a la danza contemporánea para que el aquelarre utilice el cuerpo de las jóvenes inocentes en favor de su Reina Negra. Las coreografías tienen tanta potencia y control que son absolutamente apabullantes y una delicia para los sentidos. La atmósfera en 2018 se consigue desde el cuerpo, desde la carnalidad, desde el entendimiento de estar ante una película fantástica con una jerarquizada estructura de brujería que si bien no consigue aterrorizar, sí consigue generar una sensación de perturbación que resulta totalmente satisfactoria para el resultado final. Final donde Guadagnino se suelta la melena y muestra los colores y el as en la manga que se había guardado desde el inicio.


“las escenas violentas son de una truculencia tal, que en ocasiones rozan lo insoportable”


A nivel interpretativo es sobresaliente. Si Tilda Swinton es una Madame Blanc perfecta, se convierte en un monstruo de la interpretación, como es habitual, haciendo triplete en “Suspiria”. Si no habéis visto aún la película -SPOILER- descubrir que Lutz Ebersdoff, el actor que daba vida al Dr. Kemplerer era un alter ego de Tilda Swinton, me dejó totalmente descolocada por lo inesperado del asunto, lo que significa un éxito rotundo. -FIN SPOILER- Dakota Johnson se convierte en una excelente Susie Bannion y Mia Goth desempeña a una secundaria tremendamente solvente. Gran elección de casting, por muchas dudas que se hubieran generado en un inicio.

Respecto a los efectos especiales, si bien no todo gira en torno a las muertes, como sí pasaba en la película original, las escenas violentas son de una truculencia tal, que en ocasiones rozan lo insoportable, como la danza mortal que une el ascenso de poder de Susie y la muerte de su compañera. En esta secuencia, el tiempo pasa tan cruelmente despacio que la tortura se traslada al espectador. Impresionante también el trabajo de caracterización y mención especial a la escena final del último episodio. Si tenemos en cuenta todo esto, le sumamos un guión mucho más trabajado y la nueva puesta en escena, ¿estamos ante un remake que objetivamente supera a la cinta original? Sin miedos: sí. Subjetivamente nos podemos dejar guiar por la nostalgia, por el recuerdo, por las sensaciones que despertó en nosotros la película original y podemos poner el grito en el cielo por esta afirmación, pero no podemos perder de vista que la película original tenía unas carencias importantísimas de las que Guadagnino ha sabido aprovecharse. Esto no significa que el remake sea redondo y que en ocasiones peque de relleno, como en su decepcionante e innecesario epílogo, por ejemplo, pero estamos ante una gran película. Fuera prejuicios. Dentro “Suspiria” 2018.

Las Madres quieren dirigir el mundo, pero el engaño es más hábil que la muerte y consigue saltar más alto para que cuando vuelva a pisar el suelo retumben hasta las entrañas de la temible Helena Markos. Las Madres sin hijas se convierten en mujeres y las mujeres son fuertes por naturaleza pero si no respiran con impulso no avanzan. Tres madres son demasiadas madres y el Infierno no está hecho para compartir trono.


11 comentarios:

Astinus dijo...

Pedazo de notaza! ¿Sabes que a Huelva no llegó a los cines? Me di cuenta demasiado tarde y en Sitges no pillé entrada así que...voy a tener que esperar de momento :( He leído el análisis intentando evitar "spoilers" y me encanta ver sensaciones positivas. Creo que ha sufrido demasiados palos (desde el desconocimiento) por ser un producto alejado de la gran película de Argento.

Donnie Darko dijo...

Jo MissTerror, no puedo compartir tu entusiasmo por esta película. Estamos ante otra de esas películas que o se aman o se odian y en mi caso estoy mas por lo segundo. Y digo eso porque aunque Tilda Swinton y Dakota Johnson lo hacen muy, muy bien y a pesar de la escena de la muerte de una de las chicas asi como de la gran potencia visual de muchas de las escenas, la película se me hizo muy, muy larga y nunca acabé por entrar en ella. La música de Yorke en dos momentos, uno de ellos el climax final (Uso la palabra climax de manera mas que voluntaria), me saca de la historia. Ya te digo, nunca conecté con la historia y todo lo referente a Meinhoff y a la situación de los rehenes aunque tiene que ver mucho mas de lo que parece con la historia, acabó saturandome..

Un Saludo!

Donnie

Art0rius dijo...

Missterror, tus criticas son de lo más lírico que me he echado a la vista. No explicas tu opinión, la declamas, y es un autenticio lujazo para el lector. En lo que concierne a esta película, revisione el original de Argento y me pareció que no solo ha envejecido mal, sino que el mejor Argento era un director muy, muy menor, un creador de ambientes excepcional si cabe pero nada más. Tengo la sensación de que todos los meritos que se le atribuyen son más del imaginario entusiasta de unos fans convencidos de que había algún trasfondo profundo en sus obras que otra cosa. Una decepción muy gorda de mi yo actual respecto al adolescente que vio Suspiria por primera vez. Soy de la firme opinión de que la nueva versión le da varias vueltas de campana al original, es más profunda y tiene un pulso narrativo del cual Dario carecía/carece. A mi personalmente me encantó pero como bien dice Donnie es una pelicula de extremos, y yo me encuentro en el del cliente profundamente satisfecho.

Missterror dijo...

Astinus- No me extraña nada que no llegara a Huelva porque fue uno de esos estrenos fantasma que ni se anuncian ni permanecen en los cuatro cines que se estrena, más de 2 semanas. En Barcelona estamos de suerte porque la sala Phenomena la sigue proyectando.
Si has visto "Suspiria" de Argento, puedes leer la crítica con tranquilidad porque no hay spoilers :) El único que hay está informado y no afecta al argumento.
Este remake, como casi todos los que tocan obras de culto, vino acompañado de una campaña negativa ya antes de su estreno. Puro prejuicio. Espero que puedas verla pronto y nos comentes qué te ha parecido.

Donnie- Cierto, o se ama o se odia. No pasa desapercibida, lo que ya la hace interesante. El problema con este tipo de propuestas es que se haga larga y aburra, ese sí que es una escollo insalvable. Poco se puede rebatir ante esto porque no podemos obligarnos a nosotros mismos a entretenernos con algo que no nos está transmitiendo demasiado. En mi caso fue todo lo contrario, salí fascinada de la experiencia y eso con la original, lamentablemente, no lo había experimentado pese a la atmósfera mágica que consigue crear.
Coincido en que la historia de Meinhoff y lo por encima que se pasa de la Fracción del Ejército Rojo no estuvo muy afinado y quedó un poco como cabo suelto.

Art0rius- Muchas gracias por esas flores. Las recojo gustosa y las pondré en agua para que no se mustien :)
Yo había revisionado la original no hacía mucho y la volví a ver un día después de ver el remake y yo no creo que haya envejecido mal, cuanto más la veo más gusto le cojo a la academia Tanz que proponía Argento. El problema es que el paso del tiempo no va a hacer que el guión se sostenga, ni que tenga coherencia y eso es lo que pedimos. La cinta de Argento es muy bonita y la banda sonora embriaga, pero está hueca por dentro (para mí el mismo caso que "The Neon Demon")
Por impopular que sea, coincido contigo, Darío Argento no ha sido un buen director, pero como bien dices, era único creando atmósferas personales e hipnotizadoras. Con él no hay trasfondo profundo. DE todas formas no creo que el giallo pretenda ir más allá de la estética y el thriller o slasher más básico.
La nueva versión de "Suspiria" contextualiza y engrandece la original. De hecho le da un empaque que nunca pensé que pudiera tener. Ojalá Guadagnino rodara la trilogía de las madres.

Un abrazo a todos

Palmer Lynch dijo...

Missterror creo que has empezado el año regalando nota -jeje-.
Suspiria (2018) la verdad es que es un trabajo muy solvente, con momentos perfectamente apabullantes que a mí me encantaron.
La parte artística también es sobresaliente, y las actrices logran crear una película redonda. Pero no me parece de recibo comparar ambas, pese a ser una remake de la otra. Suspiria (1977) era, como bien apuntas, un giallo, sin embargo su remake no. Se agradece que Guadagnino no hiciera un pseudoslasher como se esperaba la mayoría, pero yo como amante del subgenero italiano me sentí engañado al no distinguir ninguno de sus elementos.
Como película independiente sí que le habría puesto ese 8,5, pero como remake no sé si habría sido tan generoso.

El Rector dijo...

De entrada decir que entiendo que es inevitable, pero al mismo tiempo, algo tramposo comparar la "Suspiria" de Argento con esta nueva versión, ya que hablamos de épocas distintas y de dos formas de entender el cine que no tienen absolutamente nada que ver. En este sentido, y más allá de la habitual pataleta de abuelo cebolleta cuando ves que alguien te ha pasado por la derecha, entiendo las palabras de Argento al decir que esta nueva versión traiciona el espíritu de su obra. Y es que es cierto, la de Guadagnino propone algo diametralmente opuesto a la cinta original.

Dicho lo cual, es evidente que "Suspiria" 2018, como película, le pega mil patadas a la de 1977 y es que como se ha comentado ya por aquí muchas veces, Argento supo sacar gran partido de sus virtudes, que las tiene, pero como director, es un tipo tirando a mediocre y ahí están sus películas como prueba irrefutable, muy bonitas, muy bien musicadas y con mucho calado dentro del imaginario colectivo del género gracias a lo que supuso el giallo en su momento para aquellos que comenzaban a interesarse por este género. Pero no nos engañemos, la "Suspiria" original es lo que es (y me remito al gran análisis que hizo por aquí nuestro ex compañero Max Cady en su momento).

La de Guadagnino es otra cosa, es otro concepto, pero también es otro nivel. Una historia entendible, bien contada y bien desarrollada, que tiene mucho más que ofrecer que su espectacular puesta en escena, nada que ver con el preciosismo de Argento, pero igualmente fascinante, mostrando un reverso siniestro, frío y decadente que le otorga personalidad propia. Muy inteligente por parte del director, el no haber intentado copiar aquello en lo que Argento realmente destacaba y centrarse en reinventar la fórmula para ofrecer una película completamente suya. Una cinta de terror actual, densa, profunda, bien interpretada, técnicamente sobresaliente y larga, muy larga, como a mi me gustan :)

Por buscarle pegas, la banda sonora. No es que sea mala, pero me esperaba algo un poco más potente (en este sentido el recuerdo de la original pesa y mucho) y algunas ramificaciones de la historia que no terminan de tener excesivo interés. Por lo demás, encantado es poco con esta nueva reimaginación Polanskiana de la mítica (y sobrevalorada) cinta de Argento.

Por cierto, lo de Tilda Swinton es de traca, supongo que nadie tiene la menor duda que es de lo mejorcito en el plano actoral que uno puede disfrutar hoy en día.

Missterror, como siempre suele ocurrir cuando te pones con este tipo de películas, toda una masterclass de análisis que va más allá de lo meramente cinematográfico. Rabo.

Eso sí, lo de "The Neon Demon" no te lo compro, pues para mi está mucho más cerca del concepto de cine de Guadagnino que del de Argento, por más colores bonitos que tenga ;)

Saludos.

Tracy Kong dijo...

A mi ciudad tampoco llegò a los cines. Revisè la original de Argento tras ver la nueva versiòn y constatè lo poco que se parezen (para bien, sin perjudicar a ninguna). No me resulta redonda, no sè decir tampoco si me resulta pretenciosa o solo ambiciosa, pero me gusta. Por cierto menuda cantidad de NeoGiallos en los ùltimos años y de tan distinto pelaje y procedencia! Tìtulos como The Editor, Abrakadabra, Un Cuchillo en el Corazòn, Berberian Sound Studio, Fantasma Blood Ballet, Suspiria, etc... se nota lo que este gènero calò, al cabo ahora de tanto tiempo.

victor dijo...

No se si la llegaré a ver. La de Argento me gusta mucho, pero esta tiene todas las papeletas de lo contrario.
un saludo

Missterror dijo...

Palmer- Tú mismo dices que se merece un 8,5, por tanto nada de regalar nota ;)
Es inevitable no establecer comparaciones entre la película original y el remake. La comparación va implícita en los remakes. Tampoco he querido centrar mi análisis en las semejanzas o diferencias exclusivamente, pero no hablar de ellas también sería tramposo porque Guadagnino dirige un remake, no una secuela y parte del juego es entender el éxito o fracaso de la reimaginación de "Suspiria", llevada a la época actual. Es imposible no pensar en imaginación cuando se habla de reimaginación.
Está claro que no estamos ante un giallo pero no por eso pierde el valor como reinterpretación. Son justamente los remakes que aportan rasgos distintivos sin mancillar el original los que más me gustan. Creo que Guadagnino es respetuoso con la historia, que justamente era lo complicado y explica lo que en su momento no se nos pudo explicar, por incapacidad, supongo. No estamos ante un slasher, no hay arma blanca, no hay punto de vista del asesino,ni esos primeros planos tan característicos, no hay colores vivos, pero hay talento y eso hay que valorarlo aunque se haya saltado de subgénero.

Rector- Entiendo que son propuestas y épocas muy diferentes, por eso tienen que ser mencionadas. Es bueno entender y analizar las diferentes formas de entender un mismo concepto, poniendo todo en perspectiva, claro.
Estamos muy de acuerdo respecto a esta nueva versión. Guadagnino ha sido muy hábil al no repetir lo que Argento hacía muy bien y centrarse en lo que no sabía hacer para explorar todo ese potencial. Guadagnino rueda muy bien y creo que es un director con una visión muy amplia del cine. Cierto que se acerca más a Polanksy que a Argento y en este caso, me alegro infinitamente.
Respecto a la banda sonora, apostar por alguien como Yorke que es puramente emocial pero no es arrollador ni fuerte, creo que ha sido un patinazo y lo digo desde la tristeza porque soy muy muy fan de Radiohead y de muchos de los temas de Thom Yorke en solitario. Cada vez que pienso en la banda sonora de "Confessions" se me pone la piel de gallina.
Lo de Tilda Swinton, aparte de dejarte con el culo torcido, me parece una razón más para adorar a esta mujer (y el listón después de su agradecimiento en Sitges estaba ya por las nubes)
Con "The Neon Demon" ya sabes lo que hay. Desde mi óptica, las semejanzas con "Suspiria" de Argento son clarísimas.

Tracy- Me gusta que te guste, jejejeje. Es cierto que van saliendo neo giallos pero no tengo tan claro que haya un resurgir del subgénero. El último que vi fue "Un coteau dans le cour" y me pareció de lo más curioso.

Victor- ¿por qué crees que no te gustará? Déjate de prejuicios y dale una oportunidad :)

Saludos.

victor dijo...

No son prejuicios, es como si alguien me dice que le de una oportunidad al reggaetón jeje, ya se que no me gustará. Con todo dije que tal vez la viera.

Missterror dijo...

Victor- Hombre!!! yo sé que no me gusta el reggaton porque lo he escuchado y no me ha molado, pero "Suspiria" no sabes cómo será...Sinceramente te digo que yo creí que sería muy diferente a lo que me encontré. Si finalmente te decides, nos cuentas ;)

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.