jueves, 14 de marzo de 2019

Crítica: No Dormirás

Nunca hago malas críticas. Suelo señalar lo memorable de cualquier película, parándome más en los aspectos positivos, para alentarte a que le des una oportunidad y descubras un filme que puede que te enamore. Con "No dormirás” (Gustavo Hernández, 2018) me doy el capricho de no hacerlo, voy a ir a cuchillo. En primer lugar hay que hablar de la premisa: En un manicomio abandonado, un grupo de actores, capitaneados por Alma Böhm (Belén Rueda), experimenta con el insomnio para representar una obra creada veinte años atrás por una paciente. Cuando Bianca (Eva De Dominici), una joven promesa, se incorpora para optar por el papel protagonista, entrará en una espiral de locura que la empujará a buscar la verdad sobre ese libreto.


“una fotografía cercana a los anuncios clásicos de Levi’s, y una decadencia que ya se intuye. Algo bastante fácil si tenemos en cuenta que es una película rodada entre Argentina y Uruguay”


¿Original? No, aunque intente, de la forma más yerma posible, hacernos creer que ha conseguido dar otro giro de tuerca al género. Porque lo de encerrar a actrices para que se despellejen vivas ya lo vimos, por ejemplo, en “Curtains” (1983). Un slasher ochentero que, a diferencia de “No dormirás”, no pecaba de pretencioso.

Dentro del ámbito de lo paranormal, fantasmas y posesiones en un manicomio abandonado… Eso me suena a que también lo han hecho en un par de cintas. Y encima aquí, se sacan de la manga que, a diferencia de todas las películas de este subgénero, la víctima es la que controla dicha posesión. Arrancándole el alma al propio miedo, que deja de ser peligroso e incontrolable. ¿Es un relato gótico? Pues Gustavo Hernández nos lo presenta así, como un suceso paranormal ambientado en los años 70, con una fotografía cercana a los anuncios clásicos de Levi’s, y una decadencia que ya se intuye. Algo, por otro lado, bastante fácil si tenemos en cuenta que es una película rodada entre Argentina y Uruguay, ciudades que ya se prestan, sin pretenderlo, a crear esas atmósferas.


“El sexto sentido (1999) te hizo estallar la cabeza sin necesidad de resultar tan confusa y contradictoria”


Pero, si dejamos a un lado la imagen vemos que el texto no se aclara. Comienza pretendiendo ser una suerte de “Suspiria” (1977), aderezada con una relación entre las actrices jóvenes parecida a la de las autodestructivas niñas de “Hasta el viento tiene miedo” (1968). Todo ello intentando ser el contenedor de un plot twist que alardea de lo que carece. Y no me vale que me digas que es algo intencional, porque “El sexto sentido” (1999) te hizo estallar la cabeza sin necesidad de resultar tan confusa y contradictoria.

¿Buenas actuaciones? Lo siento mucho Belén Rueda, pero a mí aquí no me convences. Y mira que Belén es la “diva máxima” dentro del terror patrio, con un montón de buenos títulos y personajes a sus espaldas. Pero cuando no hay una base sólida hasta la mejor techumbre se cae. Su papel de Alma Böhm, una de las mejores dramaturgas a nivel mundial, apesta demasiado a villana de telenovela -y eso que decidió no poner acento pese a ser una producción entre España y América Latina- cayendo en maniqueísmos de actriz novata. En cuanto a la otra opción española, Natalia de Molina, también me duele -aunque un poco menos porque sí que puso acento-, pero debo decir que tampoco lo ha hecho bien. La naturalidad que caracteriza a esta ganadora de 2 Goya, que me enamoró con “Techo y comida" (2016), no se distingue por ningún lado. Además, en su faceta de pérfida secuaz de Alma Böhm no da miedo, vamos, es que ni lo intenta. Y bueno, esto explica que la argentina Eva De Dominici las devore en pantalla, haciendo que una vez terminado el filme sólo saques en limpio que esta chica se lo ha currado.


“guion vacío en su tramo final, con más interés en asustar que en inquietar, y una narración visual de segunda mano”


¿Podría funcionar como una manida película de terror psicológico? Pues en esencia sí, algo muy español por otra parte; no olvidemos cintas como “Los sin nombre” (1999) o “Hierro” (2009). Y es que no en vano, Filmax es la que anda detrás de la parte española de la producción. Este aspecto me duele bastante, porque Gustavo Hernández me sorprendió con su opera prima “La casa muda” (2011), un genial plano secuencia, austero y terroríficamente cautivador. Por lo que con la noticia del estreno de “No dormirás” me cree unas expectativas bastante altas.

Además, al saber que la trama iría enfocada a los efectos de la privación del sueño, me imaginé un terror cercano a la fábula que plasmó Wes Craven en “Pesadilla en Elm Street” (1984). Pero entre el guion vacío en su tramo final, con más interés en asustar que en inquietar, y una narración visual de segunda mano, que no se aprovecha del brillante punto de partida, tenemos como resultado una desilusión muy grande. Sé que el cine de terror es uno de los géneros más complicados, porque ya es muy difícil sorprender al espectador, y más aún al especializado, que está harto de que le presenten las mismas historias. Pero eso no excusa al realizador, que ha creado un puzzle en el que sobran piezas y encima no logra que todas casen.

Por último, sólo me queda por decir que, pese a todo lo que he escrito, os animo a verla. Es verdad que no es buena, pero tampoco es excesivamente mala. Mi “cabreo” se basa en que lo tenía todo para convertirse en algo memorable, pero ni siquiera se quedó a mitad de camino. Algo que no se puede perdonar teniendo en cuenta que en este mundillo sobran buenas ideas y profesionales cualificados, pero falta inversión y confianza.

Lo mejor: La fotografía, que, aunque no sorprende ni aporta nada, técnicamente es correcta. Al igual que la actuación de Eva De Dominici.

Lo peor: El nudo y el desenlace, porque no es sólo que no estén bien ejecutados, sino que rozan el esperpento. Lo más seguro es que al terminar de verla tengas la sensación de que te han tomado el pelo.


8 comentarios:

Juan dijo...

"una decadencia que ya se intuye. Algo, por otro lado, bastante fácil si tenemos en cuenta que es una película rodada entre Argentina y Uruguay, ciudades que ya se prestan, sin pretenderlo, a crear esas atmósferas"
Que significa eso? No me refiero a que le diga "ciudad" a un país de casi 3M de km2, sino a que Argentina y Uruguay le parezcan de ambientación decadente. Me parece un comentario bastante desafortunado. Sacando eso, sí, coincido que la película es bastante mala...

Andrés dijo...

Si, opino lo mismo. Llamativamente desafortunado el comentario...

Art0rius dijo...

El mayor problema de esta película es que se gusta muchísimo a sí misma. Todo el aire de solemnidad impostada le hace un flaquisimo favor a una trama que recorre caminos más que trillados y sin ningún atisbo de gracia/originalidad.
El único "pero" que le pongo a tu crítica....bueno, soy argentino, y creo que se lo que querías expresar, pero tal y como está escrito resulta pelín ofensivo. Error de forma, sin más.

Donnie Darko dijo...

Creo que la idea de esta película es interesante pero está mal desarrollada o por lo menos acaba derivando hacia lo mas tópico desaprovechando todo aquello que parecía apuntar... Y bueno, mi vena friki me hizo pensar en 'Rubber' solo que mientras que aquella era un homenaje al sin sentido 'No dormiras' es un sin sentido.

No dormiras y El pacto. Dos cintas protagonizadas por Belen Rueda que tienen el mismo fallo: Ideas interesantes totalmente desaprovechadas... Una Lastima..

Un Saludo!!

Donnie

Palmer Lynch dijo...

JUAN y ANDRÉS mis más sinceras disculpas, ha sido un lapsus denominarlas ciudades en lugar de países. Se debe a que en un principio iba a poner las localizaciones concretas, pero luego opté por generalizarlo y no lo edité bien.
En cuanto al adjetivo, decir que no es peyorativo ni mucho menos. Me refiero, por si no ha quedado claro, a la arquitectura ecléctica de los edificios históricos y los distintos ensanches de principios del s.XX. Que, al tratarse de edificaciones de hace casi 100 años -la mayoría-, tienen una atmósfera propia que yo quise denominar "decadente".
Estaré más atento a las correcciones de última hora, y muchas gracias por haber leído el post!

Palmer Lynch dijo...

ART0RIUS ya me he dado cuenta de las interpretaciones que se le puede dar a lo que he escrito, pero para nada iba enfocado a la ofensa. Gracias por entenderlo ;)
Y en cuanto a lo que dices de "No Dormirás", totalmente de acuerdo. Pecaron de falta de humildad, y se pensaron que al público de este género se nos puede engañar fácilmente.

Palmer Lynch dijo...

DONNIE DARKO me ha hecho gracia la asociación con "Rubber", no se me habría ocurrido nunca y no te falta razón.
Una pena que Belen Rueda siga aceptando guiones mediocres, a ver si con la siguiente nos sorprende para bien.

Un saludo!!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.