lunes, 31 de octubre de 2011

Crítica: Pesadilla en Elm Street

Cantad conmigo: “Uno, dos, Freddy viene a por ti; tres, cuatro, cierra la puerta; cinco, seis, coge un crucifijo; siete, ocho, mantente despierta; nueve, diez, nunca más dormirás...”

Millones de adolescentes no volvieron a conciliar el sueño después de “Pesadilla en Elm Street” (A Nightmare on Elm Street, 1984), una de las grandes obras del singular maestro del horror Wes Craven. Película de culto que todo cinéfilo debe ver antes de morir (o de dormir), sea o no amante del género, por su relevancia a la hora de revitalizar el subgénero slasher en los ochenta.

Para atemorizar a padres e hijos, Craven se vale de uno de los mejores monstruos del cine de terror adolescente, Freddy Krueger, interpretado magistralmente por Robert Englund, quien dio vida al macabro personaje en otras siete secuelas más y una teleserie hasta el año 2003, y por Jackie Earle Haley en el remake de 2010.

La película fue un éxito de crítica y público, recaudando casi 26 millones de dólares en taquilla con un coste de producción inferior a dos millones, salvando de la quiebra a su productora, New Line Cinema. Del éxito de la primera cinta surgió una de las sagas de terror más rentables de la historia de Hollywood, que encumbraron al paradigmático Krueger como un icono de los 80.

EL MONSTRUO

Frederick Charles Krueger, Freddy para sus víctimas, es el verdadero protagonista de “Pesadilla en Elm Street”. Hijo bastardo de una joven monja llamada María Elena (Amanda Krueger antes de entrar a la orden), fue abandonado al nacer. Durante la navidad de inicios de la década del 40, su madre fue encerrada accidentalmente en la división de criminales dementes del hospital psiquiátrico Westin Hills, donde durante días fue violada y torturada por los cien pacientes confinados. Cuando fue encontrada estaba moribunda y embarazada. Al nacer, su madre lo rechazó y lo dio en adopción al Sr. Underwood, un alcohólico abusivo (Alice Cooper en “Pesadilla final: La muerte de Freddy”) que lo maltrataba. El paso del tiempo hizo de Freddy un chico reservado cuyo comportamiento comenzaba a dar indicios de su psicopatía, matando animales pequeños. En la escuela era marginado y ridiculizado por sus compañeros. En su adolescencia, Freddy empezó a sentir el placer del dolor y su control.

En la adultez, Krueger se casó con su novia Loretta, con la que tuvo una hija llamada Kathryn. La familia Krueger residió en la casa de la infancia de Freddy situada en el 1428 de Elm Street. Fred trabajó en la central eléctrica local. Pero bajo la apariencia de un corriente ciudadano se escondía un asesino en serie en potencia. Comienzan las desapariciones de niños en el vecindario. Sus cadáveres son encontrados muertos y torturados. Es la mujer, Loretta, quien descubre que en el sótano de la casa, Freddy tiene un cuarto secreto en el que se hayan herramientas de tortura, recortes de diarios, versiones de sus famosos guantes y muchas más pruebas incriminatorias. Con el afán de proteger a la pequeña Kathryn y temiendo por su propia vida, Loretta le jura una y otra vez a su marido que no le dirá nada a nadie, pero finalmente es asesinada. Más de 20 niños del vecindario habían sido secuestrados, torturados y asesinados en las manos de Krueger.

La policía, desconcertada, consiguió incriminar y arrestar en 1966 al apodado por la prensa Acuchillador de Springwood por los asesinatos de los niños perdidos. Conocedora de lo que hizo su hijo, Amanda Krueger se suicidó ahorcándose en la misma torre donde fue violada. Su hija Kathryn pasó a manos de los servicios sociales, fue adoptada por la familia Burroughs, llevada fuera de Springwood y todo registro existente fue borrado.

En 1968, un error burocrático dejó en libertad a Fred. Pero los padres del vecindario decidieron tomarse la justicia por su mano siguiendo a Krueger hasta su cuarto de calderas donde lo quemaron vivo. Mientras ardía, tres demonios del sueño hicieron acto de presencia. En busca de un alma cruel, le ofrecieron a Freddy la eternidad en los sueños desde donde podría controlar la realidad.

En el cementerio de autos Penny Brothers, encerrado en el maletero de un viejo Cadillac rojo, descansan los restos del sanguinario Krueger. Años después, su alma retornará del infierno para vengar su muerte a manos del pueblo. Su vendetta caerá sobre lo que más quieren, sus hijos, y les atacará donde no puedan protegerles: en sus sueños.

El Krueger diabólico se caracteriza por su cuerpo quemado, su rostro desfigurado, sus ropas gastadas, su camisa a rayas rojas y verdes, su sombrero ajado y su guante de cuchillas en la punta de los dedos de elaboración propia con los que desgarra la piel de sus víctimas. Demuestra tener un grotesco sentido del humor y disfruta mucho con sus asesinatos. Su poder es controlar los sueños de los adolescentes, a los que hace ver cosas que no existen, les engaña, les hace ver lo que más les duele y consigue que sus actos tengan repercusión en la vida real. Si Fred te corta en tus sueños, te corta en la realidad, por ejemplo. En los sueños es inmortal e invencible.

Una década después de matanzas de grupos de adolescentes de Springwood por parte de Freddy Krueger, la ciudad queda casi desierta (un pueblo sin niños). Muchos adultos, afectados por la muerte de sus hijos, abandonan la villa. Pero la sed de sangre de Krueger es insaciable y busca otra ciudad llena de adolescentes a los que arrebatar su alma. Para tal cometido atraerá con sus poderes a su hija Kathryn, ahora bautizada como Maggie Burroughs, que trabaja en otra ciudad como consejera social en problemas de adolescentes. Cuando Freddy consigue capturar a Maggie, la intenta convencer para que lo ayude con sus planes. No obstante, ella planeará con su compañero Doc, psiquiatra del sueño, sacar de sus sueños hacia la realidad a su lunático padre al que acabará matando metiéndole una bomba en el pecho y liberando a su vez a los demonios del sueño que le habían otorgado sus poderes. Fin de la pesadilla.

LA SAGA

“Pesadilla en Elm Street” (1984)

A parte de dirigir, Wes Craven guionizó la película. El libreto lo acabó en 1981 y tuvo que llevarlo de puerta en puerta en Hollywood durante tres años porque ninguna productora quería invertir en un producto de terror con tantos efectos especiales. La desesperación invadía al realizador hasta que New Line Cinema, una productora independiente con poca repercusión, y, concretamente, el productor ejecutivo Robert Shaye se interesaron por el proyecto. Shaye quedó muy impresionado por la historia y consiguió involucrar a Smart Egg Productions. Sin embargo, al poco de comenzar el rodaje Smart Egg Productions se echó atrás dejando a New Line en una situación económica más complicada de la que ya estaba. Pero la pesadilla no se frenó cuando entró en juego un acuerdo de distribución con Media Home Entertainment.

Sinopsis: Un grupo de jóvenes sueña con un individuo con el rostro quemado y cuchillas en los dedos que va asesinándolos a medida que entran en el mundo de los sueños, a todos excepto a una joven que le podrá hacer frente y que vengará la muerte de sus seres queridos.

Slasher en el que un psicokiller fantasmal y diabólico llamado Freddy Krueger atormenta a un grupo de adolescentes en sus sueños, ofreciéndonos escenas fantásticas, humor macabro y gore, como en el momento en el que una de las muchachas vuela por toda la habitación desangrándose violentamente o cuando uno de los chicos, interpretado por Johnny Depp, es tragado por Fred al interior de su cama siguiéndole un río de sangre. Impactantes escenas junto a una historia original heredera de “La matanza de Texas” (The Texas Chainsaw Massacre, 1974).

Gran puesta en escena, fotografía impecable a cargo de Jacques Haitkin y tenebrosa banda sonora firmada por Charles Bernstein en magnífica sintonía con la historia.

En el reparto tenemos a Heather Langenkamp, Robert Englund, Johnny Depp, John Saxon, Charles Fleischer, Nick Corri, Amanda Wyss y Ronee Blakley.

Muy recomendable para este Halloween 2011.



“Pesadilla en Elm Street 2” (A Nightmare on Elm Street Part 2: Freddy’s Revenge, 1986)

El éxito de “Pesadilla en Elm Street” supuso un gran interés por parte de New Line por rodar una secuela y estrenarla cuanto antes aprovechando la popularidad del momento. Sin embargo, Wes Craven rechazó dirigirla y el guión escogido fue desafortunado sin la intervención del maestro. Como si de otra saga estuviéramos hablando, el argumento de “Pesadilla en Elm Street 2” explica como Krueger se introduce en el cuerpo de un adolescente para cometer asesinatos, dejando de lado lo mejor del esquema de la primera parte: los crímenes oníricos. La decepción entre los seguidores fue mayúscula y apunto estuvo de hundir la franquicia.

A las prisas por rodar –bajo presupuesto, montaje horrible y efectos demenciales- y a un guión de “mierda” se le unía la poca experiencia de su director, Jack Sholder. En el reparto, de bajo nivel, tenemos a Robert Lusler, Kim Myers y Mark Patton. Por supuesto, Robert Englund sale caracterizando a Krueger, aunque incomprensiblemente es el personaje que menos sale en el metraje.

Por destacar algo bueno del film, la transformación del protagonista, Ron Grady (Robert Lusler), en Freddy es bastante brillante. Y, como no, la escena más importante está en el final, donde se deja bien claro que Englund volverá en una tercera parte para que vayamos preparando el dinerito de la entrada del cine. Lo demás de la peli es solo una pesadilla. Nunca existió tal segunda parte, por lo menos para mi.



“Pesadilla en Elm Street 3” (A Nightmare on Elm Street III: Dream Warriors, 1987)

Años después de los incidentes en Elm Street, Nancy se ha convertido en una psiquiatra especializada en terapia del sueño, pero Freddy también sigue en activo, y comienza a aparecerse en los sueños de varios de ellos. Nancy los reúne a todos en busca de una forma de parar al monstruo. Para ello, los pacientes aprenden a desarrollar habilidades especiales en sus sueños. Uno puede ser un mago, otro un súper forzudo, un maestro en artes marciales...

Chuck Russell a la dirección de la mejor secuela de la saga, en la que también participa en el guión junto al maestro Wes Craven, Bruce Wagner y Frank Darabont. Las partituras de la terrorífica aventura las pone Angelo Badalamenti.

La historia continúa donde acaba la primera película, en parte, para ignorar la malograda segunda parte. Así, se rescata a Heather Langenkamp en el papel de Nancy. Esta será una de las características de la franquicia: cuando un personaje, casi siempre femenino, es la única superviviente, en la película siguiente muere. El resto del elenco es Robert Englund, Patricia Arquette, Laurence Fishburne, Priscilla Pointer, Craig Wasson y Brooke Bundy. También interviene John Saxon en el papel de padre de Nancy.



“Pesadilla en Elm Street 4” (A Nightmare on Elm Street IV: The Dream Master, 1988)

Freddy Krueger vuelve a la vida después de su aparente muerte en la entrega anterior y comienza a matar a los chicos que viven en Elm Street. Pero, Kristen, capaz de atraer a los demás dentro de sus sueños, le concede este poder especial a su amiga Alice. Sin embargo, ésta se da cuenta de que Freddy está sacando partido a este extraño poder...

Renny Harlin es el sucesor en la dirección de Russell y el guión está a cargo de Brian Helgeland y Scott Pierce, sin Wes Craven. Los personajes principales son Englund, Rodney Eastman, Danny Hassel, Andras Jones, Tuesday Knight, Toy Newkirtk y Lisa Wilcox.

El Festival de Cine Fantástico de Sitges concedió a la película el premio a los mejores efectos especiales. Tanto Craven como Englund están fuertemente ligados al festival al que han acudido en varias ediciones. En la edición de 1985, Craven formó parte del jurado internacional y en 2007 Englund recibió la Máquina del Tiempo en honor a su carrera.



“Pesadilla en Elm Street 5” (A Nightmare on Elm Street V: The Dream Child, 1989)

Alice y Dan viven felices tras haber acabado con Freddy. Las pesadillas han terminado y Alice espera plácidamente que nazca su bebé. Sin embargo, Freddy planea apoderarse del alma del hijo que espera Alice.

Dirigido por Stephen Hopkins, guionizado por Leslie Bohem y fotografiado por Peter Levy, con Jay Ferguson en la música. Además del incombustible Englund, en el reparto se cuenta con Lisa Wilcox como personaje superviviente de la anterior película, Erika Anderson, Kelly Jo Minter, Danny Hassel, Nick Mele y Whitby Hertford.

Serios efectos especiales sobre un guión flojo que la hace una de las peores secuelas de la saga, después de la horrorosa segunda parte (que no existe he dicho, coño!).



“Pesadilla final, la muerte de Freddy (Pesadilla en Elm Street 6)” (Freddy's Dead: The Final Nightmare, 1991)

Después de diez años, Freddy Krueger vuelve a sembrar el pánico entre los adolescentes de Springwood. Utiliza para su venganza a un joven amnésico que le servirá para revitalizar sus poderes y localizar a su propia hija.

A cargo de la última gran aventura de nuestro amigo Krueger, Rachel Talalay, la primera mujer frente a la dirección de una de las cintas de la franquicia, que también aporta la historia guionizada por Michael De Luca. Se dice que Peter Jackson escribió un borrador pero finalmente no se encargó del guión.

En el reparto vuelve Johnny Depp (un cameo) y junto a Englund tenemos a Lisa Zane, Yaphet Kotto, Shon Greenblatt, Leslie Deane, Ricky Dean Logan, Breckin Meyer, Alice Cooper (cameo), Roseanne y Tom Arnold.

En el Festival de Cine Fantástico de Sitges 1991 se integró en la sección oficial de largometrajes a concurso.

En Sitges 2009, John Saxon formó parte del Jurado Internacional y se rindió homenaje a la saga con la proyección de la primera película en el terrorífico cine El Prado.



En resumen, “Pesadilla en Elm Street” prevalece en el tiempo mientras que el resto de la saga nos deja escenas impactantes pero poco más. Con el paso de los años la franquicia ha envejecido muy mal, especialmente por sus efectos especiales. Las historias, las interpretaciones (a excepción de Englund y algún que otro actor) y la dirección en general han llegado a rozar la serie B. Así, pues, “Pesadilla en Elm Street” queda como una obra única perfectamente divisible de las secuelas que se quedan al margen para el coleccionista y fan más acérrimo.


¿POR QUÉ NOS ENGANCHO EL FILM?

“Pesadilla en Elm Street” supone una de las mejores películas de psychokillers de adolescentes de la historia del cine, principalmente por su verdadero protagonista: Freddy Krueger.

Fred es la representación más impactante del hombre del saco (o el Coco, para los más infantiles); un monstruo verdaderamente terrorífico porque no es humano (es una especie de fantasma demoniaco), ataca donde nadie nos puede proteger –en los sueños- y no hay manera de detenerlo (en su mundo es inmortal e invencible). Sin embargo, su leyenda le hace más temible. Krueger podría ser nuestro vecino. Era un asesino de niños (¿tal vez un pederasta o pedófilo?) de esos que por desgracia salen en las noticias, con apariencia totalmente normal que esconde un macabro secreto. Imaginemos que además nos lo encontramos en nuestros sueños, uno de los momentos más íntimos y en los que nos encontramos más indefensos.

A todo ello hay que destacar que los adultos no creen en las pesadillas de Freddy y en muchas ocasiones se convierten en un lastre para los jóvenes que intentan no dormirse. Esto refleja la incomprensión que sufren muchos adolescentes con sus padres. Algo con lo que nos identificamos sobretodo si seguimos la saga en la pubertad.

La apariencia del personaje es muy parecida a la del hombre del saco que nos podíamos imaginar en nuestra niñez. Un hombre con ropas gastadas como un vagabundo, provisto de cuchillos o en su caso de un guante de cuchillas, traslación al miedo primario de ser herido a cuchilladas, que se lleva a los niños para hacerles cosas muy malas. Un hombre cruel sin rostro definido que los padres empleaban para dominar a sus hijos y así conseguir que se portaran bien, se fueran a dormir o se comieran las lentejas, por ejemplo. Freddy siempre ha estado con nosotros desde nuestra infancia.

Además, el hecho de que los crímenes se sucedan en los sueños nos dejan magníficas escenas con las que nos podemos identificar, como el momento en el que Nancy (en la primera película) se queda dormida en la bañera y de entre las piernas sale la garra para atraparla. ¿Cuántas veces habéis evitado dormiros en la bañera después de aquella escena?


WES CRAVEN, EL PADRE DE LA CRIATURA

Tras el éxito de crítica y público (no tanto de taquilla) de “Las colinas tienen ojos” (1977), tuvieron que pasar cinco años hasta que Wes Craven hiciera otra gran película, “Pesadilla en Elm Street”, que daría un giro positivo a su carrera, dejando atrás las olvidables “Stranger in Our House” y “Bendición mortal”, y “La cosa del pantano”.

Con “Pesadilla en Elm Street” (1984), Craven disponía de un reducido presupuesto (1.8 millones de dólares), un guión original, un villano carismático, una maravillosa fotografía, una inquietante banda sonora, un ejemplar montaje, grandes interpretaciones, un grandioso trabajo de efectos de maquillaje y especiales, y un logrado diseño de producción.

Los grandes beneficios que aportó a New Line supusieron el inicio de una saga en la que Craven solo se involucró en la tercera parte como guionista. Casualmente la mejor de las películas de la franquicia, después de la primera parte.

Diez años después, en 1994, el director norteamericano volvía a rescatar a Fred con “La nueva pesadilla de Wes Craven”. Una especie de séptima parte donde Wes Craven –interpretándose a sí mismo- está rodando una nueva entrega de “Pesadilla en Elm Street”, en la que actúa Heather Langenkap –interpretándose también a sí misma-, la chica que hacía de Nancy en la primera y en la tercera entrega de la saga. Pero Heather pronto comenzará a soñar con Freddy, tal y como ocurría en sus películas, y se dará cuenta de que un demonio ha tomado la imagen del asesino Freddy para aterrorizar a los miembros del equipo.

En 1996 se reinventó con “Scream: Vigila quién llama”, de la que también se ha realizado una saga que homenajea a su manera al cine de terror. Con este último trabajo, Craven demostró su capacidad para adaptarse al público de cada década como singular maestro del horror que es.

Pese ha estar menospreciado, Craven cuenta con obras muy interesantes e influyentes en el cine de terror como “La última casa a la izquierda”, “Las colinas tienen ojos”, “Pesadilla en Elm Street”, “La serpiente y el arco iris” y “Scream”. Tanto ha sido así que algunas de sus obras se han reivindicado recientemente con un remake. “Las colinas tienen ojos” (2006) llegó ha superar la original, mientras que “Pesadilla en Elm Street: El origen” (2010) no estuvo a la altura, todo lo contrario a “La última casa a la izquierda” (2009) que representa un correcto re-make sin el impacto de la original.

ROBERT ENGLUND, TRAS LA MÁSCARA DE KRUEGER

Robert Barton Englund (6 de junio de 1947, Glendale, California) es el actor norteamericano que hay tras la máscara del inolvidable Freddy Krueger. En 1987 recibió el Premio Saturn al mejor actor de reparto por “Pesadilla en Elm Street 3: Guerreros de los sueños” y solo un año después recibiría el mismo galardón por “Pesadilla en Elm Street 4: El maestro de los sueños”. En 2001, American Film Institute le concedió el Premio Honorífico por su carrera cinematográfica y en 2007, el Festival Internacional de Cine Fantástico de Sitges le concedería otro reconocimiento a su carrera otorgándole la Máquina del Tiempo.

Antes de trabajar bajo las ordenes de Craven, Englund ya había participado en diversas películas de terror y en la popular serie de ciencia ficción “V”. Pero fue con la saga Elm Street y la serie de 41 episodios del mismo personaje “Las pesadillas de Freddy” cuando Englund saltó a la fama.

ALGO PARA RECORDAR: La introducción de la primera película, cuando Fred se está fabricando sus características garras. Porque asesinar también da trabajo.

ALGO PARA OLVIDAR: “Freddy contra Jason”, película más propia de un videojuego, junto a la segunda parte de la saga Elm Street.

UNA IMAGEN: Los niños saltando a la comba mientras cantan la nana de Krueger.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

DREAM WARRIOR the BEST!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Darkotica dijo...

Por todos los demonios! menudo especial te has currao Ted...Para mi (y me parece que para prácticamente todos los amantes de la saga) las mejores son la primera y Dream Warriors, aunque yo me hubiera estirado un poco más en las puntuaciones de todas y cada una de las secuelas, es que creo que peco de generosa en lo que a Freddy se refiere...

El Rector dijo...

Es difícil ser objetivo si hablamos de Freddy, pero hay unas cuantas cosas que tengo bien claras. La primera es que "Pesadilla en Elm Street", es una de las mejores y mas influyentes películas de la historia del género, sin duda, un 10 en toda regla, algo en lo que supongo, coincidiríamos el 99% de los aficionados al terror. El 1% restante, merecería ser quemado por un grupo de padres cabreados.

A paritr de ahí, la cosa se complica. "La Venganza de Freddy", de acuerdo, está a años luz de la primera, a galaxias si quieres, pero, ¿un 2?? Yo tengo que reconocer, que la primera vgez que la ví, me jiñé vivo, mucho mas que con la primera. Luego, ya con algo mas de conocimiento (tampoco mucho) me di cuenta de que era bastante mala la cabrona. Pero con el tiempo, incluso he lllegado a cogerle cierto cariño. El prota cae simpático, tiene algunas secuencias para el recuerdo, como la transformación en Freddy o la posterior fiesta en la piscina, lo del autobús... y sobretodo, vista la saga al completo, te das cuenta que es la única que aporta algo nuevo, algo diferente. Un 5,5.

Dream Warriors... bueno, para mi es la mejor de todas, otro 10. Superior a la primera. Mucho mas fantástica, mucho mas cachonda, mucho mas de todo. Supongo que me enganchó mucho por sus protagonistas, coincido en lo que comentas sobre el éxito que tuvo la saga entre los adolescentes, debido a esa eterna sensación de incomprensión que nos generaban nuestros padres, pues bien, en esta tercera parte, los adolescentes no solo eran eso, también eran unos marginales, incomprendidos por la sociedad, Ahí me ganaron, yo también fui uno de ellos. Menuda colección de iconos, Kincaid, el bocazas, un tipo duro pero con buen fondo, Joey, el tímido (mudo en este caso) a quien le gustaba la macizorra de turno, el friki aficionado a la fantasía épica, Taryn, la chica mala y uno de mis amores platónicos de adolescencia (me habría encantado salvarla de las garras de Freddy)... y para colmo, teníamos de nuevo a Nancy, la heroína por antonomasia de la saga. Secuencias memorables, todas las que quieras y alguna mas, por no hablar de esa banda sonora con Dokken... Into the Fire, into the fiiiiiireeee!!!!

The Dream Master, de acuerdo, no está al nivel de la 1 y la 3, pero joder, es diversión en estado puro, seguramente la entrega mas pasada de rosca de la saga. Y además, entre otras muchas virtudes, contiene una de mis escenas favoritas de la saga, la de Alice blandiendo los nunchakus frente al espejo al son del Enything, Enything de Dramarama. Apoteósica. Solo de recordarla se me pone la piel de gallina... y esa lucha final en la iglesia, grandiosa. Como mínimo le casco un 7,5.

The Dream Child es algo mas flojita que la anterior, yo le tengo especial cariño por que me la vi por la tele en Estados Unidos, muchos meses antes de que se estrenase en España y pude fardar como un credo en el insti, a las niñas las tenía locas. Mola el royo del hijo, Alice mantiene intacto todo su carisma y tiene momentos cachondos. Un 6.

La Muerte de Freddy, con la saga ya metida de pleno en los terrenos de la comedia, poco tiene que ver con las anteriores. Aun y así, yo me divertí mucho en el cine (en el extinto Niza de la plaza de la Sagrada Familia), venía con el royo del 3D, bien. Y la muerte de Freddy, muy chula. Mención también al temazo que se casca Iggie Pop en los créditos finales. Un 6.

La nueva pesadilla ya es otra historia, no me gustó demasiado y eso, que la historia tenía potencial. Freddy VS Jason, cachonda, para pegarse unas risas vale. Nada mas.

De las Pesadillas de Freddy, mejor no comento, menuda engañifa. El primer episodio y gracias, el resto, infumable.

Y sobre Craven, de acuerdo con lo que comentas, aunque yo también añadiría en su haber, la fantástica "Amiga Mortal".

Missterror dijo...

Bueno,parece que aquí vamos a coincidir todos...La original supuso una revolución,todos hablábamos de ella,amábamos a Freddy,y nos causaba pánico,pero a la vez,una extraña simpatía (nos encantaba ver a alguien con un jersey de rayas anchas rojas y negras...)
A mí,la primera película me supuso un mazazo,nunca me gustó mucho dormir,pero despues de Freddy...lo temía!!Brutal,expectacular,pero con Dream Warriors yo me moría de gusto,sin duda la mejor!!!
Luego la saga se fue convirtiendo en una caricatura de sí misma hasta rozar lo patético.

De craven irregular director),sin duda me quedo con La última casa a la izquierda, perturbadora hasta decir basta,con la Serpiente y el arco iris Y con a primera Pesadilla en elm street y su tercera parte.
La colinas tienen ojos fue superada por el remake de Aja
y odio toda la saga Scream y sucedáneos.

Oscar Fortuna dijo...

Debo confesar que la saga entera me la acabé a los 12 años aproximadamente. Años después, charlando sobre cine con un primo mio superfan de la franquicia me invitó a volverla a ver, antes advirtiéndome que no la vería con los mismos ojos. El guión, los diálogos y los efectos especiales de algunas de las pelis de la saga han envejecido muy mal. Aunque debo admitir que los diálogos ya eran malos en su época, solo que ahora lo veo mejor. Aun así, tengo toda la saga en dvd.

Sr. Rector,jejeje. Te has desahogado, ¿eh? jejeje. Como bien dices la segunda tiene momentos buenos, pero solo eso. Casualmente fue la última de la saga en ver. Por entonces, mi padre ya había cerrado el videoclub (mediado de los años 90) y me costó encontrarla. Fue en un viejo videoclub y me hice socio solo para poderla alquilar. Imagínate que chasco cuando descubro la mierda que me plantean. Por eso Craven no quiso dirigirla. De hecho, en una entrevista admitió que solo la primera y la tercera son reflejo de la historia que creó.

En resumen, recomiendo volverla a ver teniendo en cuenta que el amor nos hace ciegos ante las imperfecciones.

Larga vida a Fred.

Ted.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.