jueves, 11 de abril de 2019

Crítica: Time Trap

Un día hace muchos años tuve un sueño en el que me levantaba, todavía de noche, y me dirigía al jardín que había detrás de mi casa. Con la ayuda de una pala empezaba a cavar hasta golpear algo sólido. Después de quitar poco a poco la tierra fue quedando visible el lateral de un coche, por lo que todo parecía indicar que había un coche enterrado de lado. Con un poco de esfuerzo conseguía abrir la puerta y al mirar al interior aparecían ante mí unas escaleras que bajaban con mucha profundidad. Sin dudarlo, empezaba a bajar por esas escaleras con la curiosidad de encontrar un lugar diferente. En ese momento me desperté, quedándome con las ganas de haber visto la posibilidad que esa puerta abría para mí. De todas formas, siempre interpreté el futuro de ese sueño como el acceso a una dimensión diferente o a un universo paralelo. Cuando una década después vi en “Lost” aquella escena del descubrimiento de la escotilla (the hatch), recordé mi sueño. También me vino a la mente al ver otras películas como “Being John Malkovich” (Spike Jonze 1999), donde una pequeña puerta abre nuevas posibilidades para el protagonista, o como “Lulu on the Bridge” (Paul Auster, 1998), donde a través de una piedra es posible encontrar nuevas sensaciones. Esa puerta de entrada a un mundo nuevo, o a un “momento” diferente, es también de lo que trata “Time Trap” (2017).


“Time Trap propone una idea interesante, esa cueva con unos parámetros temporales fuera de toda lógica donde transcurre el 90% de la escasa hora y media que dura la película”  


Dirigida por Mark Dennis y Ben Foster, que hasta la fecha tan sólo habían estrenado “Strings” en el 2011, la película es una propuesta entretenida de ciencia ficción con referencias explícitas a películas de aventuras como “Los Goonies” (Richard Donner, 1985). Además de la propia entrada en la cueva, que ya de por sí conlleva ciertos parecidos razonables, en ella también podemos ver a un personaje que es igualito al simpático Gordi, aquel niño que se hacía íntimo amigo del gigantón Sloth.  

El guion está escrito por Mark Dennis, uno de los dos directores, y su argumento se centra en un grupo de cinco jóvenes, dos chicas, un chico, una niña y un niño, que deciden buscar a su profesor de arqueología, Hopper (Andrew Wilson). Al intuir que probablemente se encuentra perdido en una cueva, no dudan en adentrarse en ella a por él. Una vez traspasado el umbral, descubrirán que en aquel lugar sucede algo extraño, principalmente porque el concepto de tiempo no funciona como en el mundo que conocemos.

“Time Trap” propone una idea interesante, esa cueva con unos parámetros temporales fuera de toda lógica donde transcurre el 90% de la escasa hora y media que dura la película. La pena es que a medida que avanza, “Time Trap”, va cayendo poco a poco en una serie de errores que acaban desvirtuando esa interesante propuesta inicial. Por un lado, tiene algunos elementos, tanto en diálogos como en caracterizaciones, que la convierten en un producto infantil. Concretamente me llama la atención la caracterización de unos cavernícolas que aparecen en la película y que me parecen tan ridículos que es difícil tomarlos en serio, están totalmente fuera de lugar. Por otro lado, la película en su afán por intentar buscar un porqué a la historia se acaba enredando de una forma totalmente innecesaria. Todo ese rollo de la fuente de la juventud que la película menciona una y otra vez, no me acaba de convencer. De hecho, más que aportar argumentos, lo que consigue es minimizar los misterios, y no había ninguna necesidad de buscar tantas justificativas para llevar a cabo este tipo de película de ciencia ficción en una cueva.


“aunque la película no llega a ofrecer material para grandes reflexiones, al menos en ella la imaginación no falta y ofrece alguna que otra propuesta interesante”


De todas formas, desde un punto de vista positivo, tengo que reconocer que la película tiene un buen ritmo durante buena parte de su duración. Además, si no fuese por el visual de la película y sus efectos en la parte final, diría que en su argumento “Time Trap” recupera cierta esencia de las películas de serie B de los años 80 y 90. Hay una larga lista de auténticas cult movies de aquellos años que, pese a estar enfocadas en el entretenimiento y destinadas a un público adolescente, sorprendían con unos argumentos muy originales. En “Time Trap” todos los actores, encabezados por Cassidy Gifford, Brianne Howey y Reiley McClendon, son jóvenes y cumplen de forma correcta para el estilo de película de aventuras para adolescentes en el que se encuadra “Time Trap”. Ninguno de los actores es demasiado conocido, lo cual, no solo no es un hándicap, sino todo lo contrario, ayuda a potenciar la sensación de estar ante una película independiente y aporta aire fresco en la historia.   

“Time Trap” es, en sus formas, mucho más sencilla que otras películas del estilo y que personalmente me gustaron bastante, como “Primer” (Shane Carruth, 2004), “+1” (Dennis Iliadis, 2013), “Coherence” (James Ward Byrkit, 2013) o “Project Almanac” (Dean Israelite, 2015), por mencionar algunos ejemplos más o menos recientes. Tanto a nivel sonido como a nivel fotografía (apartado en el que los directores vuelven a confiar en Mark Simpson, con quien ya trabajaron en “Strings”), esta película es muy inferior a otras. Pero, por otro lado, aunque la película no llega a ofrecer material para grandes reflexiones, al menos en ella la imaginación no falta y ofrece alguna que otra propuesta interesante. Sin ser novedad, el hecho de transcurrir la acción dentro de una cueva funciona muy bien, principalmente en una película basada en el desconocimiento que los protagonistas tienen sobre lo que está pasando en el exterior.


“Los directores asumen un reto difícil y con todas las de perder, como es adentrarse en el futuro de forma explícita teniendo en cuenta el bajo presupuesto del que disponían para esta película”


Finaliza la película volcada en la ciencia ficción, era difícil de imaginar que lo que empezó como una película de aventuras con un rescate en una cueva, acabaría tocando temas tan trascendentales como la búsqueda de otro planeta ante el desgaste de la tierra, o la propia evolución que sufrirá en el futuro la raza humana. Los directores asumen un reto difícil y con todas las de perder, como es adentrarse en el futuro de forma explícita teniendo en cuenta el bajo presupuesto del que disponían para esta película. Contra todo pronóstico no salen mal parados del intento y, pese a que el aroma a telefilm se acentúa mucho en esa parte final más futurista, logran ofrecer una visión que va más allá de lo que cabría esperar.

Vista sin pretensiones y no siendo demasiado exigentes con algunos apartados, la película resulta entretenida. La propuesta puede ser algo más que aceptable, principalmente para aquellos a los que les gusten los argumentos sobre viajes en el tiempo o paradojas temporales.  

Lo mejor: Su interesante premisa inicial. Aunque ya existen varias películas que tratan argumentos similares, la propuesta del guion centrando casi todo su desarrollo en una cueva merece igualmente la pena.

Lo peor: Algunas caracterizaciones que hacen que la película parezca un producto infantil y su apariencia de telefilm principalmente en su parte final.


2 comentarios:

Victor dijo...

De acuerdo en lo que comentas incluyendo la nota que le das. Entretenida y con ese aire de aventura.
Un saludo

RONETTE PULASKI dijo...

Gracias Victor, estamos en sintonía, es una película entretenida y que gira sobre una idea buena, quizás el punto negativo es que hacia el final se acentúa su perfil “para todos los públicos”.
Me acabo de dar cuenta de que “Project Almanac” no está en la web, una película que menciono en esta crítica y que me pareció muy entretenida, teniendo también un argumento de viajes en el tiempo.
Un abrazo

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.