martes, 12 de noviembre de 2019

Crítica: Rabid (2019)

‘Basada en la película original de David Cronenberg’. Con estas palabras se abre ‘Rabid’, la nueva película de Jen y Sylvia Soska, directoras de ‘American Mary’ (Cinta que tiene cierta esencia propia del cine del primer Cronenberg) y ‘See no evil 2’ entre otras, y a las que parece que les ocurre como a Nacho Vigalondo, no tienen a un amigo que les diga que no saben actuar. Sin duda alguna, el cameo de las Soska entra por méritos propios dentro del ranking de ‘momentos que dan vergüenza ajena’. Y su película sin llegar al desastre de esos breves minutos en los que estas aparecen, no es ni de lejos un digno remake o revisitación o nuevo acercamiento o como se quiera denominar.


“una película que promete mucho, que parece que va a ofrecer algo interesante pero que se acaba quedando en tierra de nadie”


John Serge y Jen y Sylvia Soska construyen un guión que respeta el esqueleto sobre el que se sustenta la idea de la cinta original de Cronenberg. Tras un accidente de moto, una mujer será sometida a un tratamiento experimental para curar sus graves heridas que puede provocarle ciertos carcinomas al injertar tejidos neutros internamente.

En el proceso de recuperación, esta se descubrirá sedienta de sangre y al alimentarse gracias a un extraño apéndice que le sale del sobaco, transmitirá una rara cepa del virus de la rabia, pero lo adornan con una historia que no solo resulta insulsa y aburrida, con ideas que no aportan absolutamente nada a la película que no sea tedio y sopor, que solo sirve para presentar a unos personajes carentes de todo tipo de matices e interés, y lo que es peor, que demora demasiado en el tiempo lo que el espectador quiere ver de una película como esta. Las Soska quieren llevar a esta ‘Rabid’ a su terreno y que sea un homenaje al cine de Cronenberg. Lo primero lo consiguen ya que esta película es una cinta típica de la filmografía de las Soska, una película que promete mucho, que parece que va a ofrecer algo interesante pero que se acaba quedando en tierra de nadie. Lo segundo puede que no tanto.


“El problema de esta Rabid no es la comparación con la cinta de Cronenberg, sino todo aquello que se ha querido añadir a la historia original”


Por mucho que los trajes de los cirujanos nos recuerden a los de ‘Inseparables’ (1988), por mucho que la clínica Keloid haya cambiado el nombre a clínica Burroughs (Cronenberg adaptó al cine ‘El almuerzo desnudo’ en 1991) cuyo médico jefe se llama William (Aunque sí, también hay un doctor Keloid) y se dedica a escuchar cintas con opiniones vertidas por el autor de la generación Beat, la ‘Rabid’ de las Soska acaba resultando en líneas generales tan torpe que más que un homenaje nacido del respeto hacia un autor y a aquellos que le han influido, parece una amalgama de referencias e ideas culturales (El uso del ‘Ave Maria’ de Schubert así como otras obras de música clásica de autores como Liszt, Handel o Bach por momentos deja mucho que desear), una manera de demostrar lo mucho que Serge y las Soska saben. Hablando en plata, como si quisieran demostrar que tienen un amplio bagaje cultural, que no lo dudo, pero que me produce un gran hastío.

El problema de esta ‘Rabid’ no es la comparación con la cinta de Cronenberg (Algo que como no puede ser de otra manera es inevitable) sino todo aquello que se ha querido añadir a la historia original. Donde teníamos una cinta sencilla, directa, que huía del exceso de explicaciones, ahora nos encontramos con una historia centrada en el mundo de la moda, donde la belleza lo es todo. Un mensaje más cercano a la nefasta ‘Beastly’ que a la película de Cronenberg, con una manera de moverse y actuar por parte de la protagonista que inevitablemente parece remitirnos a ‘A girl walks home alone at night’ (2014).


“El desarrollo de la infección resulta torpe, propio de una cinta de muy bajo presupuesto pero sin el ingenio que muchas de estas tienen”


La nueva carne de Cronenberg ha dejado paso al nuevo bostezo de las Soska. Del body horror al boring horror… Todo podría ser pasable o tolerable si la película nos ofreciera algo interesante, algo digno de mención… mas allá de las heridas faciales de la protagonista y de algún actor contorsionista, no hay mucho mas. El desarrollo de la infección resulta torpe, propio de una cinta de muy bajo presupuesto pero sin el ingenio que muchas de estas tienen.

Y de la parte final de la película mejor no hablamos, dejo libertad al lector para que la vea, la disfrute o la deteste. Como siempre, somos cada uno de nosotros los que debemos juzgar lo que vemos, pero cada vez que me vienen a la memoria ciertas escenas de esta película, no dejo de pensar en que es un despropósito. Me parece más interesante el ‘Contracted’ (2013) de Eric England o el ‘Starry Eyes’ (2014) de Kevin Kolsch y Dennis Widmeyer que el ‘Rabid’ de las Soska. Una lastima.

Lo mejor: La cicatriz en la cara de la protagonista.

Lo peor: Toda la parte de la historia centrada en el mundo de la moda.


10 comentarios:

El Rector dijo...

Pues yo hay poquitas cosas que salvo de esta reimaginación que hacen las Soska de una película, por otra parte, tan difícil de adaptar (y estos sería extensible a cualquiera de las otras grandes obras de Cronenberg), pero una de ellas, y ahí discrepo contigo, Donnie, es de lo que las directoras (y no soy nada fan de su cine) añaden por cuenta propia. Y no es que la nueva trama sobre el mundo de la moda me parezca especialmente interesante, de hecho me parece tan coñazo como irrelevante, pero es que viendo como destrozan todo lo que tiene que ver con el material original, el cual parecen querer llevar a la parodia (el montaje es un desastre tal que es imposible tomarse absolutamente nada en serio), al menos el resto se queda en una crítica tipo más al mundo de la moda, que ya es algo más que el mero insulto a una película de culto.

Aunque sin duda, el gran encanto de este sinsentido reside en sus fabulosos efectos especiales y en el encanto bizarro de algunas de las creaciones que deambulan por la pasarela. En este sentido, no se le puede reprochar nada a la película, al igual que a una Laura Vandervoort que no lo hace mal pese a tener la alargada y majestuosa sombra de Marilyn Chambers pegada al culo durante toda la película. Eso sí, muy sola en este sentido, ya que el resto del reparto está horrible (en especial esa especie de Raphael trasnochado que se casca Mackenzie Gray que pone los pelos de punta).

Luego es cierto que tiene algunos detalles visuales cuando tira de las partes oníricas que dan como resultado algunas bonitas estampas, pero resultan tan artificiales y ajenas al resto del conjunto, que terminan resultando bochornosas. No se, un desconcertante ejercicio de sadomasoquismo al que cuesta cogerle el pulso.

Seré sincero, no esperaba nada de algo como esto, no ya por las Soska y lo cutre que me parece su cine (ni siquiera supe verle la gracia a "American Mary", de largo su mejor trabajo hasta la fecha), más bien por la evidente imposibilidad de recrear según que esencias de según que directores en según que escenarios y en "Rabid" convergen todas estas circunstancias.

Saludos.

Victor dijo...

Desconocía que se hubiera hecho un remake, aquella cinta me gustó mucho, con Marilyn Chambers(actriz porno) como prota, esta no me atrae en absoluto y más después de lo que cuentas.
Un saludo

Jesús Haro dijo...

Cuesta creer que se pueda versionar la obra tan particular de Cronenberg. O que Cronenberg permita imitaciones.

Donnie dijo...

Hola Jesús!

No se si Cronenberg será como Carpenter, que mientras le paguen parece que le da un poco igual todo... Pero bueno, hoy en día, parece que ya nada se salva de ser susceptible de tener un remake o una 'revisitación'

Un Saludo!

Donnie

Donnie dijo...

Victor, la cinta original se ha ganado el ser considerada de culto por muchos motivos, es una grandisima película. Como siempre que a mi me parezca una mala cinta no implica que tu vayas a pensar lo mismo (Ahí está por ejemplo el rector) pero a mi esta cinta me ha decepcionado bastante...

Un Saludo!

Donnie

Donnie dijo...

Hola Rector!

Al final parece que lo bueno de esta película, no es bueno por serlo sino por comparación con todo aquello que han destrozado. Te doy la razón en que por momentos parece que la cinta busca la parodia o la autoparodia, el montaje es un desastre, el uso de la música por momentos da vergüenza. Aunque a ti te 'haya gustado' la parte centrada en el mundo de la moda o te parezca lo mejor de la cinta, creo que no le cogemos el punto al cine de las Soska y a su peculiar visión el cine de terror. Es muy cierto que la protagonista hace un gran esfuerzo por sacar su papel adelante pero como bien dices, está tan sola... Una lastima de pelicula

Un Saludo!

Donnie

El Rector dijo...

Donnie, lo único que puedo decir que me ha gustado son los efectos especiales, el resto, pues eso, susto o muerte. En líneas generales, coincido con tu puntuación. Que no vaya a parecer ni por un instante, que ejerzo de abogado del diablo, jeje.

Saludos.

Donnie dijo...

Rector, voy a guardar como oro en paño eso de 'En líneas generals, coincido con tu puntuación' jajajaja Sinceramente pensé que te había gustado mas la película, que aunque no te parecía una maravilla ni mucho menos, si que te había agradado mas que a mi.. Los efectos especiales, en especial valga la redundancia, la cara de la protagonista, son lo mejor de una cinta mediocre..

Un saludo

donnie

Missterror dijo...

Lo de las Soska es el caso contrario al progreso en le dirección de cine. Deberían volver a los cortos y centrarse en hacer píldoras de cine más que largos que no pueden afrontar. Mucho menos un remake de alguien como Cronenberg.
"Rabid" es un ejercicio de artificialidad brutal. No hay nada que no esté forzado en el guión y en las escenas. Todo, el montaje, el vestuario, todo es falso, nada fluye, esta puesto así porque cada idea por separado, supongo que en sus cabezas pensantes tenía sentido, pero junto y revuelto resulta de los más frustrante.
Los efectos están muy bien y tiene escenas que lucen muy bien, pero esa belleza no pega para nada con lo que están contando y la manera tan chunga en la que lo cuentan así que el resultado es bastante mediocre.
De todo lo visto de estas mujeres, solo me puedo quedar con "American Mary", que a mí me gustó bastante. Todo lo demás va un paso por delante de lo olvidable.

Saludos.

Donnie dijo...

Misterror, de todo lo que han hecho las Soska también me quedo con 'American Mary'. Parece que el hacer largos se les queda muy grande, ademas en el caso de este 'Rabid' la duración creo que también se les va de las manos. Como bien dices todo parece artificial (Como el mundo de la moda en el que meten la historia) y nada fluye... Cada día estoy mas lejos del cine qeu hacen las Soska..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.