jueves, 22 de octubre de 2009

Crítica: Giallo

Hablar del Giallo (termino con el que se conoce al cine de origen italiano, derivado del thriller y del cine de terror y que debe su nombre al color de las portadas de las novelas en las que están o fueron basadas) como subgénero cinematográfico es hablar de Dario Argento, uno de los máximos exponentes de este estilo y que ha filmado la friolera de veinte películas, entre ellas clásicos básicos como "Suspiria", "Profondo Rosso" o "Phenomena", así que después de las últimas decepciones sufridas a manos del cineasta romano, con "La Terza Madre" (sin duda la peor entrega de la trilogía) o "Il Cartaio", que mejor que redimir sus pecados con una película hecha a su medida y con aires de autohomenaje, por supuesto que el titulo se puede decir más alto, pero no más claro, "Giallo".

No me andaré con tapujos, "Giallo" es una película horrible, posiblemente de lo peor que ha filmado este hombre en toda su carrera, un producto indigno de un director de tal entidad (algo parecido a lo que le esta pasando al señor George A.Romero con sus últimos trabajos) y que supongo que tendrá algo que ver con el hecho de que estamos ante una co-producción italo/americana con un guión escrito a tres bandas entre Argento y los jóvenes guionistas Sean Keller y Jim Agnew, a los que viendo lo visto, no les auguro un futuro demasiado prometedor en esto del cine (y mucho cuidado por que esta pareja han escrito el guión de la nueva película del maestro Carpenter "L.A Gothic" y con las cosas de comer no se juega...).


La primera gran cagada de Argento y principal tumor de la cinta es el esperpéntico trabajo de casting, desconozco de quien ha sido la genial idea de juntar a gente del "nivel" de Adrien Brody (igual la íntima amistad que le une a Asia Argento ha tenido algo que ver) o Elsa Pataky en el mismo reparto. Del primero siempre he pensado que es uno de los actores más sobrevalorados de la industria (no olvidemos que este tipo tiene un Oscar), y después de verlo "actuar" en "Giallo" y de además sufrirlo en versión original, puedo decir que nos deleita con una de las peores interpretaciones que le recuerdo a un actor profesional en años, reinventando el término "sobreactuar" hasta el infinito y más allá, pasándose toda la película poniendo esas caras que uno pone cuando se mira al espejo o cuando quiere impresionar a alguien (véase el "Doctor Slump") y haciendo movimientos de ceja cual Groucho Marx mientras se enciende cigarrillo tras cigarrillo, tema aparte la voz de Joaquin Sabina después de venir de fiesta a las seis de la mañana que nos gasta el amigo y que sumada a su "gran" naturalidad tienen el mismo efecto que una patada en los cojones, aunque en desahogo del infame Brody, decir también para ser justos, que su personaje tampoco pone mucho de su parte, resulta de lo más curioso que el supuestamente mejor detective de la ciudad y consumado experto en la materia, al que nos pintan como un tipo solitario y huraño, totalmente obsesionado con su trabajo, sea un inútil con mayúsculas y no tenga una sola acción de mérito en toda la película. Y de la segunda, pues que decir a estas alturas de Elsa Pataky, si la chica ya es poco creíble en castellano, pues imaginaos en inglés, simplemente resulta cómico.

Pero la cosa no queda ahí, porque la tercera en discordia (de hecho tiene más protagonismo que la propia Pataki), no sé si influenciada por Brody, tampoco se puede decir que sea un prodigio de expresividad, hablo de la francesa Emmanuelle Seigner a la que recordamos como co-protagonista de Johnny Depp en "La Novena Puerta" y que aquí raya al nivel de las circunstancias. La única elección acertada en este sentido ha sido la del actor que interpreta al "Giallo", el asesino de la historia, una especie de parodia del Rambo de Sylvester Stallone (con cinta roja incluida) a quien da vida el debutante Byron Deidra, un tipo de lo más inusual que por otro lado, consigue encarnar a un villano de lo más entrañable y que por supuesto, desearemos que acabe saliendo victorioso ante el tedioso tándem protagonista, algo por otro lado no demasiado, complicado (pues estamos ante el caso más fácil de resolver de la historia del "thriller") y que se cargue de una maldita vez a la irritante Pataky, la cual por cierto, y en otro ejemplo de personaje creíble, se pasa toda la película insultando el pobre "Giallo", diciéndole "feo" y "que asco que me das", algo no demasiado inteligente teniendo en cuenta que el hombre tiene un serio problema con los cánones de belleza.

Argumentalmente, "Giallo" es una broma de mal gusto, un hombre de piel amarilla se dedica a secuestrar a mujeres hermosas en su taxi a las que termina torturando y matando, cayendo la investigación en manos de un detective experto en el tema y traumatizado por su pasado. Esta es la sinopsis y todo lo que váis a encontrar, por su puesto no esperéis ningún giro argumental o final impactante o nada que tenga el mínimo indicio de interés, la cosa se reduce a: 1- "Giallo" mata; 2-Detective llega a la escena del crimen; 3- Detective levanta la ceja. Esta rutina sólo se ve interrumpida por algún que otro innecesario "flasback" que intenta ilustrarnos con el trágico pasado del protagonista (de los cuales sólo sacamos un dato de interés, lo buena que estaba su madre) y algún que otro momento divertido cuando "Giallo" se dedica al "Torture-Porn" casero o se la casca con el PC.

Ya lo sé, muchos de vosotros estaréis pensando ¿A quien coño le importa el argumento en una película de Argento?, Pues lo siento, porque los que esperen encontrar en contrapartida sangre o morbo de algún tipo en "Giallo", también se van a llevar una gran decepción, supongo que presa del comercionalismo que ha rodeado toda la producción. Un par de imágenes de segundo y medio y para de contar.

Conclusión, "Giallo" es el lado mas comercial del cine de Argento, una película que carece totalmente de su sello personal y que solo utiliza su presencia y su legado como mero reclamo publicitario. Una historia obsoleta, poca sangre y para colmo, Adrien Brody. Lo único que se salva de la quema es la efectiva banda sonora compuesta por Marco Werba. Si amas el cine de Argento, ni se te ocurra acercarte a esto.


2 comentarios:

Bieitols dijo...

Cierto, es verdaderamente una broma de mal gusto.
Si la hubiera presentado cualquiera pues vale, pero viniendo de quien viene, hasta duele.
Duele como haber visto a Maradona arrastrarse por un campo.

El Rector dijo...

Bieitols, "Giallo" es un buen ejemplo de cuando un director, tiene que decir basta y abandonar la nave cuando aun le queda grandeza. Argento hace tiempo que debería haber colgado los guantes, porque menudas "joyitas" nos está dejando el colega... mismo aplicable a otros zombies que se arrastran por el género como Romero, Cronenberg o Burton.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.