jueves, 24 de noviembre de 2011

Crítica: Deadheads

Tenebrosa es la noche en lo profundo del bosque. Los muertos, tal y como profetizó George A. Romero allá por 1968, se han puesto de pie para andar entre los vivos, sin motivo aparente pero portadores de una única y perturbadora realidad, su voraz apetito por la carne humana. En un pequeño claro del bosque, una vieja cabaña en la cual, un grupo de supervivientes intenta refugiarse del horror que fuera acecha, de la muerte andante. Esta, atraída por el olor a vida, se acerca lenta pero inexorablemente hacia la casa, al paso lento, agónico de sus putrefactas extremidades, algunos de ellos ya acarician su mayor anhelo, su máximo deseo. Uno, en concreto, araña desesperado la antigua madera que le separa de la vida que un día tuvo y que ahora envidia, a su lado, otro pútrido cuerpo sin alma llega hasta el porche, sube los tres viejos escalones y se planta ante la puerta al son de los gruñidos de sus compañeros de viaje y del crujir de la madera. Golpea la puerta y pregunta: ¿Hola?¿Hay alguien en casa?... ¿pero que coño…? (y esto ya me lo pregunto yo) O como se dice ahora “¿WTF?” (What the Fuck para los menos avispados). Este zombie no solo habla, sino que además, parece no estar muy cómodo entre sus congéneres, como demuestra la fría toma de contacto con uno de ellos. No termina ahí la tragedia de nuestro peculiar caminante, de repente un disparo atraviesa la puerta de la cabaña y hace lo propio con su carne, su estómago para más exactitud. Sale disparado hacia atrás tal y como mandan las leyes de la física y choca contra el suelo mientras la muerte, la suya y la que le rodea, parece no prestarle atención. Se levanta y corre despavorido hacia el bosque mientras se sujeta las tripas con una mano, buscando un lugar tranquilo donde morir, pero no, no encuentra reposo, tan solo mas zombies y un “gratificante” descubrimiento, no es el único ídem que habla. ¿El principio de una bonita amistad?

The Pierce Brothers (Brett Pierce y Drew T. Pierce) nos invitan por enésima vez a adentrarnos en el Apocalipsis zombie con una sonrisa, tal y como ya hicieran antes títulos como “La divertida Noche de los zombies”, “Shawn of the Dead” (sin duda el mejor exponente hasta la fecha de la comedia zombie o “zombedia” para los más avispados), “Dance of the Dead” o “Zombies of Mass Destruction” por citar algunos, aunque en esta ocasión desde otra perspectiva, la de los propios zombies, algo que tampoco es nuevo, ya lo vimos en la mediocre “Wasting Away”, pero ahora, con buenos resultados. Además, llega en el momento de máximo esplendor del subgénero, ahora, que en las colas de la panadería, ya no escuchamos a las amas de casa criticar a sus suegras o maridos, sino comentar el último episodio de la segunda temporada de “The Walking Dead”, ahora que te sacas la pelusa del ombligo y se estrenan tres películas de zombies, ahora que después del apocalíptico Domingo electoral, estamos gobernados por zombies.

Si hablamos de esta nueva vuelta de tuerca al género que es “Deadheads”, es inevitable que nos venga a la cabeza, otra exitosa comedia de terror reciente, “Tucker & Dale vs Evil” , pues ambas, dentro de sus obvias diferencias argumentales, ofrecen una experiencia bastante similar. Humor INTELIGENTE. Si amigos y amigas, en “Deadheads” hay vida inteligente detrás de las cámaras, algo poco habitual en este tipo de productos pensados para hacernos reír a costa de nuestro querido género de terror y es que los hermanos Pierce, no solo homenajean al cine zombie, sino al fantástico en general y lo hacen con clase, estilo e indudable buen gusto. Con esto, no quiero decir que “Deadheads” no contenga los clásicos gags estúpidos que alguien un día, escribió en algún puto libro sagrado, que deben contener todas las “zombedias” (las llamaré así por que se que sois gente avispada, incluso mi buen amigo de Kentucky). Una vez le dije a alguien, que no se puede ser genial siempre y esta verdad universal, bien se puede aplicar a “Deadheads”, que nadie espere un continuado despiporre de risas mil como en “Shawn of the Dead”, no, que nadie lo espere. Pero otra de esas veces, alguien me dijo a mi que no hace falta ser genial siempre, tan solo cuando es necesario y esto los Pierce, lo graban en piedra para la ocasión. Por que detrás de dicho puñado de estériles gags y simpáticas situaciones algo pecaminosas de inocencia, se esconde uno de los libretos mas imaginativos y ácidos que se han visto en una (repetid todos conmigo, el de Kentucky también), ¡zombedia!, en mayúsculas, !ZOMBEDIA!. Una continua ofrenda a grandes títulos del género como “Evil Dead”, “Terminator” o “Star Wars” al tiempo que se auto parodia con sumo mimo el propio cine zombie.

Ejemplo de esto, muchos y a cual mas ocurrente. Comenzando por la secuencia inicial, clara referencia a “La Noche de los Muertos Vivientes” del citado Romero (lo siento, pero el remake de Savini es MEJOR) y continuando por toda una serie de personajes que se ganan nuestro corazoncillo al primer segundo de cada una de sus apariciones. Comenzando por el tipo negro. ¿Qué sería una película de zombies sin el tipo negro? Duane Jones, Ken Foree, Ving Rhames (por cierto, ni se os ocurra acercaros a “Zombie Apocalipse”, mala a rabiar) son ejemplos de esta certera verdad cronológica. “Deadheads” también tiene a su negro. ¿Hablamos de personajes carismáticos? Todos los que queráis, comenzando por su tándem protagonista, Mike y Brent, adaptación pútrida (e inteligente) de lo visto en chorradas varias para público adolescente o de-mente limitada tipo “Colega, ¿Dónde está mi coche?" en fantástica representación del tópico circense de payaso triste y payaso guasón, pasando por Cheese, el zombie mas adorable de la historia del subgénero y terminando por delicatessens tales como Cliff, un veterano de Vietnam que viaja por el país para cumplir la última voluntad de su esposa vietnamita muerta o McDinkle, un asesino del gobierno que bien podría estar sacado de la orgásmica “Hobo With a Shotgun”.

Añadidle un buen puñado de gore de primera, buenas dosis de acción, no menos de aventura, algo de romanticismo y alguna que otra moraleja sobre el amor y la amistad, y tan solo queda sentarse delante de la pantalla, sujetarse fuerte los miembros (que no, EL miembro, aunque hayá cada uno con sus perversiones) y disfrutar.

Este muerto está muy vivo: El encanto de todos los personajes, su inteligente sentido del humor, su brillante apartado visual y una secuencia, la que protagoniza McDinkle en el tramo final del filme, desternillante.

Este vivo está muy muerto: Algunos gags facilones demasiado “sobados”, que McDinkle no tenga más protagonismo y tener que ir a comprar el pan con las manos en los oídos para que las "marujas" no te chafen la serie.

9 comentarios:

El Sepulturero Torero dijo...

Pues me ha apetecido ver ésta, mira. Porcierto: ¿Sabes cuál es el mejor portal para ver películas online en buena calidad, aparte de megavideo? Si se puede contar por aquí, claro, vaya a ser que la cabrona de la sinde cencia nos cierre el chiringo.

El Rector dijo...

Muy divertida, quizá es porque me esperaba muy poquito de ella, pero yo me reí mucho y no suelo hacerlo muy amenudo con este tipo de pelis. Sepulturero, Si la ves, McDinkle te va a robar el corazón tío, sino ya me dirás.

Sobre ver las películas online, no sabría decirte, yo nunca las veo así, suelo descargarlas via torrent o en descarga directa de alguna web. Si quieres esta en concreto, puedo pasarte el link.

El Rector dijo...

Lo dicho, métele caña a esto:

http://www.fileserve.com/file/R7zuyhx

Un saludo.

El Sepulturero Torero dijo...

¿Estanos gobernados por zombis? Uf, es un alivio saberlo. Pensaba que había ganado Rajoy.
Voy a verla esta noche, ya te comentaré. Gracias por el link.

Darkotica dijo...

Pues es de las mejores zombedias que he visto últimamente, la idea me pareció una genial idea (un par de zombies coherentes en esa situación, es la leche!!), cada personaje consigue tener su propia personalidad y resulta que todos son buenísmos y el final me hizo llorar de risa, vamos que para mi es infinítamante mejor que por ejemplo Zombieland...

El Rector dijo...

Joder, es que ni me acordaba de Zombieland, me dejó tan frío esa película, que siempre me olvido de ella cuando pienso en comedias de zombies (Bill Murray me perdone). Lo que si me parece imperdonable, es haberme olvidado de citar El Regreso de los Muertos Vivientes, supongo que la edad no perdona...

Darkotica dijo...

Uy! veo que alguien se ha dado un rulo por el paseo del Alzheimer jaja!, menos mal que yo (que he comido muchos rabos...de uvas pasas) estoy aquí para refrescarte la memoria :P

Ahí va otra zombedy que seguro anda perdida en tu subconsciente y que apuesto a que en su día te gustó: Estamos muertos ¿o que?. La gran olvidada de finales de los 80...

Missterror dijo...

Darkotica- y yo que siempre he creído que éso era un mito...
desde luego conmigo ni funcionó mucho,yo tengo muy mala memoria y mira también que he comido bastantes rabos (de pasas,se entiende ) ;)

Darkotica dijo...

No Missterror, lo de comer rabos de uvas pasas no es un mito, es tan cierto como que el chupacabras existe... ;D

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.