martes, 29 de noviembre de 2011

Crítica: Un Método Peligroso

David Cronenberg estrena nueva película. David Cronenberg vuelve a demostrar por qué es uno de los mejores.

La última película de Cronenberg está basada en la obra de teatro de Christopher Hampton ‘The Talking Cure’ (2002), la cual a su vez se basaba en la obra de no ficción de John Kerr ‘A Most Dangerous Method’ (1993).

Siento fascinación por David Cronenberg y su obra. Su concepción de la ‘Nueva Carne’ me atrae poderosamente. Es un concepto que no me puedo quitar de la cabeza. Casi me obsesiona.

Queda lejos ya aquel primer visionado de ‘La Mosca’ (‘The Fly’, 1986), un visionado que marcó (yo no era más que un crío) a fuego en mi mente nombres como Howard Shore, Chris Walas y por supuesto, David Cronenberg, pero sobre todo, la idea de la ‘Nueva Carne’, un concepto que, como ya he mencionado, roza la obsesión.

Pocos directores de cine se acercan tanto a mis inquietudes y obsesiones como lo hace Cronenberg.

La identidad (perdida o no), el sexo (malsano), las transformaciones físicas y psicológicas, la naturaleza del ser (in)humano, la ultra violencia... son concepciones a un mismo tiempo repulsivas y seductoras, perturbadoras pero fascinantes.

Sin embargo últimamente Cronenberg ha cambiado de tercio, ahora, su cine es más psicológico que nunca, y bastante menos visceral, (por cierto, esto está siendo muy criticado por muchos de sus seguidores, -entre los que yo me encuentro-, los cuales echan de menos esa visceralidad de antaño), y con ‘Un método peligroso’ (‘A Dangerous Method’, 2011) ese nuevo rumbo se aprecia más que nunca.

Aquí, David Cronenberg ha realizado sin ningún tipo de duda la que es su película más académica, formal y convencional. ‘Un método peligroso’ no es una película mala o fallida, ni mucho menos, -quien diga eso es que no tiene ni idea de qué va esto del cine-, mas, todo hay que decirlo, es la película de Cronenberg menos Cronenberg de todas cuantas ha filmado.

Esto último no tiene por qué ser malo, en absoluto, de hecho, para el gran público es incluso mejor, pero para los que amamos al Cronenberg de su etapa anterior, esto es, el de ‘La Mosca’, ‘Scanners’ (‘Scanners’, 1981), ‘Videodrome’ (‘Videodrome’, 1983) o ‘Crash’ (‘Crash’, 1996), -por citar algunos buenos ejemplos-, pues, lógicamente, echamos de menos esa brutalidad, esa visceralidad, ese tono malsano, el sexo sucio, la descarnada (y desagradable) violencia extrema, las mutaciones carnales, y por supuesto, echo en falta su concepto de ‘Nueva carne’.

Y mucho ojo, con esto no estoy diciendo que no me haya gustado la película, al contrario, me parece fascinante (como casi todo lo que hace David Cronenberg), de hecho, tenemos al Cronenberg más maduro (atención a la formidable puesta en escena), volvemos a contar con Howard Shore en la música (habitual del director canadiense, y como siempre, fenomenal) y también podemos disfrutar (por tercera vez consecutiva con Cronenberg) de Viggo Mortensen (uno de los mejores actores de la actualidad).

Además de Mortensen, también podemos disfrutar del trabajo de otro titán de la actuación, me refiero a Michael Fassbender, el chico de moda en Hollywood (y lo que no es Hollywood) y, en una corta pero intensísima aparición estelar también tenemos la oportunidad de gozar con mi idolatrado Vincent Cassel (para mí este caballero es EL HOMBRE). Es increíble cómo se apodera de la pantalla en los escasísimos minutos en los que aparece. Inmenso.

Por desgracia, asimismo tenemos que tragarnos a la sosa, mediocre, incapaz e infame actriz Keira Knightley, sin duda alguna, el talón de Aquiles de la función. Una lástima.

Creo que es por su culpa que la película no me gustó más de lo que debería haberme agradado.

Aún y con todo (Keira Knightley incluida), la película más académica, formal y convencional de David Cronenberg, es mucho más perturbadora, compleja y desquiciada que la mayoría de las películas que se estrenan en salas.

De visionado obligatorio para cualquier ser humano que ame el cine de verdad.

Lo que más me ha gustado: Vincent Cassel. Y también Mortensen, Fassbender, la puesta en escena y la música.

Lo que menos me ha gustado: está claro. Keira Knightley, Keira Knightley y Keira Knightley.

11 comentarios:

castadiva1780 dijo...

y al final de la critica no me contaste ni siquiera de que se trata la pelicula =/ .

José L. Vicedo dijo...

Desde mi muy humilde punto de vista, ninguna crítica debería contar nada sobre la trama de la película. Yo jamás lo hago, y no veo adecuado que muchos críticos lo hagan.
Saludos. ;)

Darkotica dijo...

Yo creo que cada uno tiene que tener un estilo propio, y cada una de las críticas tiene que ser respetada se haga como se haga, se hable de la película plano por plano o se hable de ella de una forma más externa y sin entrar en tantos detalles, ambas formas son más que correctas, eso va a gustos de quien haga la crítica. Otro tema es si se está de acuerdo con la opinión de quien escribe o no...entonces estupendo, abrimos debate y se habla del tema (esa es una de las discusiones más divertidas que se pueden tener en la vida...)

Respecto a Un Método Peligroso , pues si es de Cronenberg habrá que verla desde luego, veo que tú también sientes antipatía por Keira Knightley, pues ya somos dos (millones de personas), el caso es que tengo mucha curiosidad por ver de nuevo al dúo Mortensen/Cassel y si encima se les ha acoplado el Fassbender pues ¿que más se puede pedir? esto es un trío de ases...

Machete dijo...

Todos los seguidores de Cronenberg hechamos en falta esa visceralidad de sus películas. Pero eso no quita que no me guste lo que hace ahora, en eso estamos de acuerdo. Yo también siento antipatía por Keira (y eso que solo la he visto en Piratas del Caribe) pero a pesar de su extridente sobreactuación, sobretodo en la primera parte de la película, me sorprendió gratamente lo que es capaz de realizar. En cuanto a la película, reposé un día, ya que cuando terminó, albergaba dudas en mí subsconciente. Finalmente pensando en ella, me gusta. El único pero que le encuentro es que su argot me resulta demasiado técnico para mis conocimientos sobre el psicoanálisis, ya que son nulos. Digamos que la he entendido, pero no comprendido. Será necesario un segundo visionado para apreciar detalles, que seguro, se me han pasado por alto.

El Rector dijo...

Cronenberg es Cronenberg. No hay mas. Cierto que aquellos gloriosos títulos fantásticos de antaño, ya son historia, pero el tío sigue haciendo grandes películas, yo no hace mucho que vi Existenz, y aun estoy flipando. Mis dos películas suyas favoritas, son sin duda, La Mosca y Rabia, aunque hay tanto y tan bueno en su filmografía...

No pienso perderme este psicoanálisis, a pesar de Keira.

Maria Tamarit Gimeno dijo...

Keria Knightley en esta película esta realmente magistral, le pese a quien le pese. La antipatia no es objetiva, y una crítica debería serlo.

Machete dijo...

Su interpretación es un tanto estridente, que no mala. No puedo estar más de acuerdo en tu afirmación.

El Sepulturero Torero dijo...

Yo voy a verla mañana al salir del curro, esta semana es que estoy de cine, jeje (Es que me han dado unos pases que se me queda la entrada a 3 euros y medio).
Creo que Vicedo tiene bastante razón. En ese sentido, yo soy el peor crítico que existe, qué digo, de la Histoira dela Humanidad, chafo hasta los pures de verduras jejeje, Freud diría que igual es mi subconsciente,que quiere hacer carrera de eso Pero conste que intento avisar.
Meo culpa, pero el báter se mueve. Tengo que dejar los gintonics :P Saludos a todos

Anónimo dijo...

Alguien me la recomienda entonces??
Porques estoy indecisa de si ir hoy o no....

Iveldie dijo...

Soy fan de Cronenberg y esto me parece su peor película, peor todavía que Promesas del Este. Inaguantable pese a su corta duración.

El Sepulturero Torero dijo...

Es una película magnífica.
Si se considera como película de época, es excelente en la ambientación y en el tratamiento histórico de los personajes.
Si se considera como película romántica, falla por bastantes puntos, pero la idea central se sostiene, a pesar de todo.
Las actuaciones son excepcionales, a excepción de la rechinante Keira, que sobreactúa con un personaje que, precisamente por su carácter excesivo, requería mesura y contención en la caracterización. No lo hace sin embargo tan mal como tiene por costumbre.
EXPOLIO FOLIO A FOLIO:
Quizá, en cuanto a guión, ya que apuntaban la afición de Karl Koller a la cocaína -espectacular interpretación de Vincent Cassel, en mi opinión el mejor del trío de ases que son los 3 psicoanalistas. Y el más carismático, sin duda-, debería Cronemberg haber apuntado la propia afición de Freud a dicho alcaloide, como él mismo manifestó en su tratado "Über coca".
La relación sexual sadomasoquista que nace entre Jung y su paciente creo que es difícil de aceptar como relación amorosa. Es decir, el film establece tal clase de relación. Pero en mi opinión es bastante forzado ese vínculo amoroso. Yo lo habría planteado más como una relación más "animal" que "humana", en la línea de rebelión contra los tabús de la época por la vía de vivirlos en las propias carnes. Creo que esa visión habría enriquecido la historia, y de hecho me sorprendió que Cronemberg, conociendo su tipo de cine, no hubiera tirado por esta línea argumental en lugar de por el camino que planteó, bastante más convencional.
En cuanto al elemento sobrenatural que se apunta en cuanto a la anticipación de fenómenos futuros por vía subconsciente, me parece una idea acertada la escena que mantienen Jung y Freud en la biblioteca del segundo. No en cambio la premonición de la guerra mundial que confiesa Jung a su amada, que veo cogida por los pelillos, ya casi al final de la película. Pero pa gustos los colores.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.