lunes, 28 de noviembre de 2011

Crítica: Captifs

Joder, me acabo de despertar de la siesta y he tenido unas pesadillas horribles, soñaba con que corría desnudo por un callejón sin salida (inusual, pues siempre intento evitar los callejones sin salida) y que a un terrorífico oso de color rojo con olor a fresa, se le había metido en la puñetera cabeza que su mas ardiente deseo era abrazarme por el resto de la eternidad, luego… bueno, mejor me ciño a la película que nos ocupa, que luego hay gente que se aburre con las críticas de algunos, pues como dice aquel sabio refrán: no se hizo la miel para la boca del asno, por lo menos, no para la del impaciente. Iremos al grano pues. Pero antes, voy a tomarme una aspirina, que me va a explotar la puta cabeza coño, aunque mejor un “gelocatil”, que dicen que las aspirinas no son demasiado buenas para la salud, que producen úlceras, por lo menos es lo que siempre dice mi… veis, otra vez, ya se me va el asunto de las manos de nuevo… (¿se nota que no tengo mucho que decir sobre “Captifs?) no venga va, en serio.

Yo me imagino al dúo de guionistas de “Captifs” (que no son otros que el propio director del filme, el debutante Yann Gozlan y un tal Guillaume Lemans) llegando a los estudios de la productora de la película para reunirse con los ejecutivos a los que tenían que convencer para que financiaran el proyecto. Los dos, entusiasmados con su revolucionario guión. Me los imagino entrando en la sala de reuniones y diciéndole al tipo en cuestión: “siéntese, siéntese, que lo que le traemos bajo el brazo, es algo que no se ve todos los días". Luego me los imagino con la boca ensalivada y los ojos desorbitados abriendo la caja de Pandora, contándole al tío que la cosa va de unos médicos sin fronteras que están en misión humanitaria en algún lugar dejado de la mano de dios en la extinta Yugoslavia y que viajando en coche por carreteras secundarias, son secuestrados por un grupo de traficantes de órganos, encerrados, torturados (moralmente al menos) y que en algún momento del filme, cuan magistral giro argumental, intentarán darse a la fuga. Me imagino ese silencio de extrema violencia (moral, al menos) que precedió a tan entusiasta exposición. Al ejecutivo mirándolos descompuesto, palpando debajo de la mesa a ver si encontraba el típico botón que suele haber debajo de las mesas de los jefes, ese que cuando lo pulsas, se abre una trampilla bajo los pies del desgraciado en cuestión, que acaba cayendo a un foso lleno de cocodrilos hambrientos, tertulianos de derecha o lo que es peor, osos rojos con olor a fresa. Mala suerte para nuestro ejecutivo, pues en esta mesa no hay botón. Les mira con cara de resignación y les dice: Vosotros sois franceses, ¿verdad? Esperemos que eso sea suficiente.

No se tíos/as, hace ya varios días que la botella de champagne que es el cine de terror francés está guardada en la nevera y por muy fuerte que se apretó el tapón en su momento, el contenido se ha disipado bastante. Aun y así, el buen sabor de boca que nos dejó la primera vez que bebimos de ella, ha sido motivo más que suficiente para amorrarnos nuevamente y con fe ciega, a la misma. Que gran ejemplo de esta verdad universal es “Captifs”. Un nuevo paradigma de esta nueva hornada de filmes de terror francés de segunda generación que siguen mamando del éxito obtenido antaño por sus ancestros, siguiendo la estela de títulos tan decepcionantes como con anterioridad fueran “Vertige” o “Dans Ton Sommeil”, por citar algunos de los ejemplos mas sangrantes.

¿Pero es realmente “Captifs una mala película?¿Merece su debutante director ser colgado por el escroto en lo más alto de Notredamme? Pues, en realidad no. “Captifs” (o “Caged” en su inglés universal), es una cinta correcta que no desentona en ningún momento, bien filmada, bien interpretada y lo más importante, es francesa. Como ya se preguntaran esos sabios llamados “Rammstein”, “You’ve got a pussy,I have a dick So, what’s the problem?” ¿Dónde reside el origen de la enfermedad? En su guión coño, ¿pero que clase de broma de mal gusto es esta? Que una cosa es ser francés, y otra muy distinta (o algo distinta) es ser un caradura. Que por mucho que desayunes croissants todas las mañanas, tararees la marsellesa mientas te duchas y pongas a tu novia cachonda susurrándole guarradas en francés al oído, no puedes presentarte ante los aficionados al género, con una historia tan vista, con tan poca personalidad y con tan poquito que ofrecer como la que amasa “Captifs”, menos aun siendo de un director novel que lo que necesita en su puesta de largo, es justamente lo contrario.

No me voy a extender mucho mas, pues tampoco hay mucho más que desojar detrás de su escueta sinopsis. “Captifs” juega con uno de los peores miedos del ser humano, la privación de la libertad (lo que me recuerda, que mañana comienzo a trabajar después de unos merecidos días de vacaciones). Lo hace además, tirando de otro escenario de lo más manido, los Balcanes. Por lo que coged aquella “Turistas” de John Stockwell, ubicadla en aquellas paradisíacas tierras del este de Europa y obtendréis esta “Captifs”. Por supuesto, todo susurrado con sensualidad al oído. Abriendo la función con marcada denominación de origen gracias a un bonito recuerdo del personaje femenino protagonista que interpreta la señorita Zoé Félix, supongo que en un intento de dar algo de profundidad postiza a un personaje que en realidad, amén de lo que vamos a ver luego, no la necesita. O también con la siguiente secuencia, la de la misma traumatizada doctora asistiendo un parto (de largo, la escena más terrorífica de la cinta), momento de extrema felicidad, forzado contraste al horror que van a tener que vivir el trío protagonista en adelante. A partir de ahí, un desarrollo tópico, previsible y lo peor de todo, sin un solo elemento diferencial respecto a los miles de títulos similares que hayamos podido ver con anterioridad, lo que se traduce en una experiencia sencillamente, insípida, aburrida incluso.

No existe una sola situación que no suene a tópico, un perfil de criminal que no hayamos catado, una sola reacción de algún protagonista, que no sea la que dicta nuestra memoria cinéfila… y hablando de personajes, que desgana, que apatía, que indiferencia que despiertan todos y cada uno de ellos. En esta tesitura, el único con potencial, era el de un doctor “Hosteliano”, que dentro de la rigidez de un guión, que para colmo, parece concebido para contentar a un abanico de público más allá de el del propio género, hace lo que puede para caer en gracia, aunque para desgracia nuestra y suya, no lo suficiente. Es realmente difícil encontrar en “Captifs”, algún elemento diferencial que justifique su visionado, más allá de su buena factura técnica y de su evidente potencial como “película que gustaría a nuestra madre”. En una palabra, innecesaria.

La botella de Champagne medio llena: Su correcta cinematografía y el buen hacer interpretativo del reparto, en especial de Zoé Félix.

La botella de Champagne medio vacía: Su ridícula historia, falta de personalidad, de ideas, de ganas, de visceralidad y la triste constatación de algo que ya intuíamos, que el cine de terror galo a perdido fuelle.

9 comentarios:

El Sepulturero Torero dijo...

Excelente crítica.
Si el ejecutivo hubiese tenido a mano tu reseña, no habría tenido que buscar ningún botón debajo de la mesa.
Así que Rammsteim, ¿eh? qué profundidad de pensamiento, qué penetración psicológica, qué... jajaja
Paso de ver ese truño, lo tengo claro.
Tan claro como que voy a deshacerme del osito de peluche de mi niña, huele un poco a fresa...

Darkotica dijo...

Estoy totalmente de acuerdo, ya se sabía por donde iban a ir los tiros, pero joder...podían haberle puesto algún giro argumental, algo inesperado, ¿algo de cosecha propia tal vez?, o por lo menos un poquito de gore para darle algo de gustillo. Nada, Captifs no aporta nada, cualquier capítulo de los Simpson de los que ya he visto un millón de veces me sorprende más...

Es cierto que el cine francés parece que se está empezando a disipar, aunque yo tengo muchas esperanzas puestas en una que aún no he visto: Livide de Maury y Bustillo...

Sepu, no te deshagas del osito que luego vendrá con sed de venganza y seguramente oliendo a mierda...

Lady Madrid dijo...

Yo soy de las que disfrutan de las críticas largas que se van por los cerros de Úbeda ;)
Me encantan los ositos que huelen a fresa...

Missterror dijo...

Sr. Rector,creo que ese 99% de películas francesas que son buenas está descendiendo poderosamente...veamos:Sheitan,La Meute,Vertige, Captifs...puede entonces que haya otros temas al 99% que deberían bajar también de porcentaje,no???

Dans ton Sommeil no está tan mal...tiene su punto.

y si ese oso,en lugar de rojo,hubiera rosa...échese a temblar,no hubiera salido vivo de ese callejón sin salida o algo peor...créame ,esos osos que huelen a fresa, por la noche son peligrosísimos...


Darkotica-Livide, Livide, Livide...ansiosa estoy!!!

El Rector dijo...

Sepulturero, Rammstein, profundidad de pensamiento no se... pero PENETRACIÓN psicológica, toda la que quieras, jaja! y pegale fuego YA a ese oso, Victoria te lo agradecerá.

Darkotica, pues según el Sr. Bundy, Livid no mata y si lo dice Bundy...

Lady Madrid, pues en ese caso, no pierdas la sintonía, pues por aquí vas a encontar muchas de esas.

Missterror, eres como una maldita esponja, todo se te queda, voy a tener que andar con pies de plomo cuando andes cerca, jaja! que es eso del 99%? si acaso, a mi ´la única cifra que me dice algo es el 95%....

Dans ton sommeil es CASI, tan coñazo como esta Captifs, querida mía. Sheitan, obviamente pertenece al grupo primigenio de grandes títulos franceses, a la élite. Pero ves, por ejemplo La Meute, siendo decepcionante, tiene algunas cosillas que dices: "mira que gracia", algundos detalles de cosecha propia que quedan (aunque solo sea la tía coño), pero en Captifs, nada, NADA.

Lo dicho, el fuego purifica.

Missterror dijo...

Sr. Rector, mejor no me haga recordar lo del 99%...

Sheitan es la élite del cine francés y Red State la justa ganadora de Sitges!!!
Desde luego, algo que no le negaré es que lo mejor de La Meute es la tía.

Por cierto,esa frase de Rammstein es todo una filosofía de vida!!!

El Rector dijo...

Pues nada mujer, que no hay ni rastro de ese 99%... igual voy a tener yo que comer algún rabo también (ahora entiendo aquello de "tiene derecho a guardar silencio, todo lo que diga puede ser utilizado en su contra, FUCK!!).

Sheitan y Red State en la misma frase?? tu sigue dándome caña...

El Sepulturero Torero dijo...

Sheitan es una película cojonuda, aunque creo en este caso que sobraba un poco de gore, sobre todo en el tramo final. Ya sé que el rector me va a matar, pero ese parto de pasillo es, como dijo mi buen amigo Ignatius J. Reilly, un atentado al buen gusto. Yo habría optado por una solución argumental más centrada en ese morbo sexual malsano que transmite toda la frikifamily del que también son contagiados los invitados, y por una violencia más elegante en el desenlace. Que uno es así de cachondo. Habría respetado, eso sí, el aberrante y caricaturesco plano final. No sé, imaginaos una especie de akelarre satánico orquestado en el lugar de los baños por esa panda de descerebrados, una orgía incestuosa en la que se acaban liando todos a palazos, muriendo hasta el apuntador. Contundencia de bate de beisbol frente a sangría a machetazos. Vincent Casel está soberbio, lo borda.

El Rector dijo...

Sepulturero, yo no creo que le sobre gore, de hecho, creo que algo mas de shisha en algunos momentos, no le habría venido mal y a mi, la secuencia del parto en el pasillo me parecio de buen gusto, refinada y muy glamourosa. Si es cierto y ahí coincido contigo, que el tramo final, no está a la altura del resto de la película, no termina de explotar toda esa perversión que se ha ido gestando a este ese momento. Que me dices de la secuencia de Cassel explorando su lado femenino? eso no lo supera si el mismisimo Swarzy en aquella Junior...

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.