domingo, 30 de agosto de 2015

Crítica: Robert the Doll

Basado en hechos reales. Sí, queridos míos, "Robert The Doll" está basado en hechos reales, nos lo avisan desde el principio. Ese aviso, en ese primer segundo de película debería haber bastado para apagar la televisión. Basado en hechos reales: un muñeco que mata. Basado en hechos reales, ¿por qué seguimos tropezando con la misma piedra una y otra vez? No puede salir nada bueno de una director que se ha basado en hechos reales para contarnos la historia de un muñeco que mata. Yo, que en primero de incredulidad saqué un notable alto, sonreía de medio lado diciendo para mi "basados en hechos reales, basado en hechos reales...qué gili***ez!! y ahora tengo que deciros que en primero de tontuna también saqué muy buena nota y que me he tenido que comer mis palabras, bueno, más bien mis pensamientos, y hacer público que me equivoqué y que "Robert The Doll", efectivamente y contra todo pronóstico, está basado en hechos reales.

El muñeco Robert original, que es aún más feo que el de la película de Andrew Jones, vive en Cayo Hueso, en el museo Fort East Martello y fue propiedad del pintor Robert Eugene Otto. Se cree que este muñeco está poseído por espíritus (había sido confeccionado por criados traídos de las Bahamas, que practicaban la brujería y el vudú). Se dice que el muñeco cambiaba de expresión cuando detectaba a alguien que no le simpatizaba, se le veía correr y se oían risas cuando él estaba solo en la habitación y una larga lista de sucesos sobrenaturales con él presente.

Sí, yo también me quedé picueta con esto, y contrariada, porque mi teoría del "Basado en hechos reales" sobre la que iba a versar la crítica se me vino abajo al leer que el puñetero Robert realmente existía, y que nos creamos su historia o no, es una historia que no está inventada, al menos no por Andrew Jones (quien, por cierto, ya perpretró "The Amityville Asylum"). Así que recojo mis propias cenizas y me desvío del camino para hablaros de "Robert the Doll" o cómo dormir a quinientos rebaños de ovejas al mismo tiempo.

La película se nos presenta como la historia definitiva y verdadera de muñecos asesinos, ya que el muñeco Robert había inspirado a Chucky, por tanto Chucky es el falso y Robert el verdadero, y después del tongazo de Annabelle, si se quería rodar una película de muñecos vivientes, Robert sí parecía la mejor opción, eso sí, para filmar algo como esto, lo tiene que filmar un humano, porque lo que el sr. Jones ha hecho con esta película no se le ocurre ni a todos los muñecos que tengo yo por casa juntos, y aviso que cualquiera de ellos tiene más sangre para rodar que este director.

El miedo de los adultos a los muñecos feos es tan irracional como nuestro miedo a los payasos. Echémosle la culpa al cine, pues son muchísimas las películas que se han servido de estos inofensivos seres inanimados, ideados para llevar la felicidad a los niños, para generar precisamente la sensación inversa, la de temor. Ahora mismo se me ocurren: "Dead of night" y el muñeco de ventriloquía más aterrador, las marionetas de "Puppet master", toooodas las muñecas y peluches de "Dolls", el muñeco de madera de "Silencio desde el mal", la muñeca cursi de "Dolly Dearest", y por supuesto, los mencionados Chucky de "Muñeco diabólico" y "Annabelle". Gran parte del camino con este tipo de películas está recorrido, ya que irracionalmente, como digo, suelen gustar, pese a la bajísima calidad que suelen tener. El muñeco Robert, dentro de este subgénero muñequil está entre lo más bajo y con esto os lo digo todo.

Los motivos para intentar alejar a los más sensatos de este bodrio son unos cuantos, que ahora os paso a enumerar. Los insensatos que ya la hayáis visto, imagino que sigáis bostezando, así que os dejo, que sé lo mucho que molesta cuando te cortan un bostezo, casi tanto como un estornudo, y yo ahora estornudo para intentar sacarme de dentro esta sensación de perder el tiempo con las películas malas en lugar de sentarme con calma, pensar en los títulos y escoger algo que merezca la pena. El cine es visceral y como él, yo me dejo llevar por los malos impulsos. Anyway, sigamos con lo que nos ocupa, que es el intento más puro de disuasión que haya tratado jamás.

"Robert the doll" es un teatrillo de barrio en el que dos personajes con incontinencia verbal (Paul- Lee Bane y Jennie- Suzie Frances Garton), se pasan tres cuartos de la película enfrascados en diálogos intrascendentes, en los que ella, am am am am am...parece balar como las ovejas con una voz practicamente insoportable, y él actúa como el monguer estresado al que todo se le va de las manos y el Jude Law casposo que intenta aparentar. Ambos nos obsequian con unas actuaciones terriblemente malas y desesperantes. En el universo "Robert the doll", no existen los planos largos, sólo los primeros planos en los que sólo puede aparecer una persona con su cabezota en nuestra pantalla en cada toma, y con una cámara que va de unos a otros sin parar y agobiando hasta al más paciente. Pides a Satanás the doll que el cámara abra el plano para ver algo más, pero nadie escucha.

En "Robert The doll" lo de menos es el muñeco Robert, y por eso, su director y guionista decidió que debía aparecer en pocas escenas, porque su movilidad era reducida y en ningún momento le vemos atemorizando. Este muñeco que realmente es Willen Dafoe en muñeco, está sentadito mientras es la cámara casi al ras del suelo la que se mueve como si Robert Dafoe lo hiciera, eso sí, siempre con la musiquita de voces infantiles que suena atronadora y odiosamente en cada aparición del muñeco. Es así cómo Robert se convierte en el peor muñeco poseído-asesino de la historia de los muñecos y la película en un petardo tan grande que ríete tú de los de San Juan!!!

Del guión preferiréis no oír nada, os lo aseguro, y por tanto nada diré porque ya se sobreentiende que es menos interesante que leer la guía telefónica por completo. Y el gore simplemente no existe, así que eso que se ahorran!! Las películas facturadas en el Reino Unido me suelen ganar por algún aspecto u otro, o simplemente porque me encanta el acento, como me pasa con el alemán, pero esta vez no puedo sacar nada en limpio, a no ser que el final no me desagradó, aunque se veía venir a leguas.

Si aún estáis a tiempo, delete, si ya es demasiado tarde para vosotros, sólo puedo decir que las penas compartidas son menos penas, ¿o no?


9 comentarios:

El Rector dijo...

En ocasiones, puede que lo utilicemos con ligereza, pero esta vez se puede decir sin el menor margen de error: "Robert the Doll" es la PEOR película de terror del año y esto, a falta de ver todo lo que nos deparan los próximos cuatro meses.

Se pueden decir tantísimas cosas y todas ellas malas, que me ahorraré el ejercicio, ya que Missterror ya ha expuesto un buen puñado de ellos. Solo haré hincapié en la srta. Suzie Frances Garton, posiblemente, no solo la peor actriz que este menda haya sufrido en la pantalla, también la más irritante. Puro terrorismo cinematográfico. Eso si, muy acorde con el resto de esta pesadilla insufrible, ridículo y aburrida, que es esta gran tomadura de pelo.

A su lado, "Annabelle" parece una obra de arte. No diré más.

Saludos.

P.D: El parecido entre el muñeco y Willem Dafoe, es terrorífico... otra blasfemia penable judicialmente que añadir a la larga lista del ¿filme?

Missterror dijo...

Rector- Yo es que entre esta y "Kantemir" no sé ni por cual decidirme. Han sido dos espantos en muy poco tiempo, aún no lo he asimilado bien...
El terrorismo cinematográfico de la señorita Garton es la coreografía perfecta para "Robert the doll", y todos bailan al mismo son, la verdad. El que mejor actúa es el muñeco, no queda duda.
Leer "Annabelle" y obra de arte en la misma frase, hace que se me abran las carnes, pero debo reconocer que aplicado a "Robert", tienes razón.

Parece claro que Dafoe hizo de modelo, porque realmente el muñeco Robert original no se parecía en nada a este...

Saludos

Pablo S. dijo...

¡Que espanto! Mejor alejarse de esta esperpento, porque si en comparación Annabelle se puede considerar una obra de arte...

Missterror dijo...

Pablo S.- Veo que tú también has caído en las redes de Robert :)

Saludos

Maria B :3 dijo...

Oigan ps no entendi al final alguien me explica :3 (:v)

Missterror dijo...

Maria B: 3- Pues me pones en un aprieto porque me he olvidado por completo de esta película por salud mental y juré que no volvería a verla de nuevo...

Posible spoiler- Creo que Robert volvía a la vida, ¿o no?

Saludos

El Rector dijo...

Yo lo que no entendí, es que alguien tuviera cojones a rodar esto... y apretad los culetes, que por alguna parte leí, que se preparaba una secuela :(

Saludos.

Liana dijo...

Película aburrida desde la primera escena hasta el final. Es insoportable!!! Tratan de mantener un suspenso que nunca alcanzan y la verdad no te explicas cómo el niño aceptó a semejante muñeco con cara de vagabundo adicto al crack sin decir que le daba aunque sea un poco de miedo.
No pierdan su tiempo, es una basura!

Missterror dijo...

Liana- Veo que has caído en las garras de Robert the doll y tú también has experimentado lo que es el sopor muñequil. Curiosamente y debido al mal recuerdo que tengo de ella y lo chusca y poco inspirada que salió la crítica le estoy empezando a coger cariño al muñecajo. Si Edward Furlong hiciera una segunda parte...ummmmhhhh!

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.