domingo, 28 de enero de 2018

Crítica: El Sacrificio de un Ciervo Sagrado

El cine del griego Yorgos Lathimos empezó a ser conocido gracias a su tercera película ‘Canino’ (‘Kynodontas’), cinta nominada a los Oscars en el 2011 como mejor película en habla no inglesa y que durante su periplo por diversos festivales se alzó con una veintena de premios (Según se dijo en su momento, ‘Canino’ no ganó el premio a la mejor película en el festival de cine fantástico de Sitges por el rechazo frontal de Neil Marshall presidente del jurado de la edición en la que se proyectó la película). La historia de esa familia que educa a sus tres hijos en el mas profundo aislamiento mezclaba con notable maestría las que a partir de ese momento serían conocidas como las marcas propias de la casa (Y digo a partir de ese momento porque la primera película de Lanthimos es una comedia titulada ‘O kalyteros mou filos’ que codirigió junto con Lakis Lazopoulos según un guión de este último.

Resulta llamativo que dos de los directores mas personales del cine actual empezaran ambos con una cinta ‘aparentemente’ diferente al resto de su filmografía, al menos en lo que al tono se refiere. Uno, Lanthimos, otro Denis Villeneuve y su ‘Un 32 de agosto en la Tierra’. La segunda cinta del director griego fue ‘Kinetta’, película que he de reconocer que me ha vencido): Una profunda carga dramática, humor negro, ciertas dosis de patetismo y un toque perturbador y enfermizo que hacen de sus películas, cintas de digestión pausada. A pesar del excelente guión de Lanthimos y de él que a partir de ese momento se ha convertido en su colaborador: Efthymis Filippou, ‘Canino’ fue duramente criticada por su mas que razonable parecido con la cinta mejicana ‘El castillo de la pureza’ dirigida en 1972 por Arturo Ripstein, en la que una familia ha mantenido aislados del mundo a sus tres hijos: Porvenir, Utopía y Voluntad (Si una de las mejores cosas que le pudo pasar a Nick Cave fue empezar a trabajar con Warren Ellis, lo mismo se puede decir de Lanthimos y Filippou).

Dos años después y tras el éxito de ‘Canino’, Lanthimos rodó ‘Alps’, una de sus películas mas infravaloradas hasta el momento y que desde Nido de Cuervos reivindicamos. Las historia de ese grupo de personas que forman una compañía para hacerse pasar por las personas fallecidas de aquellos que lo solicitan, volvía a dejar claras todas y cada una de las obsesiones de Lanthimos y Filippou. Por desgracia esta cinta no acabó conectando con el público como hubiera sido deseable. Puede que muchos esperaran una simple continuación de ‘Canino’ o puede que muchos otros solo estuvieran deseando juzgar con excesiva dureza a la siguiente película del director griego que incomodó a propios y extraños con su anterior cinta. Sea cual sea el motivo, el acercamiento a la soledad y la necesidad de encontrar algún tipo de consuelo que mostró Lanthimos en ‘Alps’ no se valoró en su justa medida. Como espectadores siempre estamos a tiempo de remendar este error.

Pero el definitivo bombazo llegó en el 2015 con ‘Langosta’ (‘The Lobster’), distopía que diseccionaba con la precisión de un cirujano la obsesión de la sociedad actual por encontrar una pareja y formar una familia. Lanthimos y Filippou, nominados al Oscar al mejor guión original por esta película, consiguieron sacar el máximo provecho a sus dos excelentes protagonistas, Colin Farrell y Rachel Weisz, cuyas carreras en ese momento andaban un tanto perdidas (‘Desafío total’, ‘Cuento de invierno’ en un caso, ‘El legado de Bourne’ o ‘Detrás de las paredes’ en el otro). Tras el injustificable y visceral rechazo que sufrió una cinta tan interesante como ‘Alps’, ‘Langosta’ no solo reconcilió a crítica y público con el cine del director griego sino que además hizo que la veneración hacía el cine de Lanthimos pasará de ser un mas que merecido reconocimiento a directamente una moda, ya que parece que ocurre lo mismo que sucedió con el cine de Tarantino hace ya un tiempo: Es cool decir que te gusta el cine de Lanthimos aunque te parezca un pedante o sus películas te aburran hasta la saciedad. Si el vídeo mató a la estrella de la radio, las modas acaban por no valorar en su justa medida el trabajo de un director. A día de hoy, Lanthimos parece haberse convertido en el juguete de moda de modernos e intelectuales. Solo es cuestión de tiempo de que este juguete se rompa.

Tras ganar el premio al mejor guión en la última edición del festival de cine de Cannes, hemos podido disfrutar de la última película de Lanthimos en pantalla grande y como no podía ser de otra manera, esta no deja de ser una muestra de la evolución en el cine del director, mas cercana a ‘Alps’ por la sutilidad de la ironía y el reflejo de esa soledad en la que de alguna manera se ven encerrados sus personajes que del tremendo sarcasmo de ‘Langosta’.

Un eminente cirujano entablará amistad con Martin, un chico de dieciséis años pero todo cambiará cuando los acontecimientos den un giro dramático y este tenga que decidir llevar a cabo un sacrificio o perderlo todo.

‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ es sutil, se toma su tiempo para presentar a sus personajes y crear una extraña atmósfera que perturbará al espectador ya que hasta bien entrada la película este no sabrá ubicar de forma correcta a sus personajes creando una extraña sensación que puede derivar en incomodidad, algo que se sustenta en la excelente colocación de la cámara y de la soberbia música de la película que cuenta con temas de Sofía Gabaidúlina compositora de grandes creencias religiosas algo que parece impregnar a varios momentos de la película, Györgi Ligeti autor cuyas obras se pueden escuchar en películas de Stanley Kubrick como ‘2001:Una odisea en el espacio’, ‘El resplandor’ o ‘Eyes wide shut’ o Jani Christou y su ‘Enantiodromia’ cuyo complicado título viene a significar algo del tipo: ‘De vida nace muerte, de muerte vida’, la transformación de algo en su opuesto y que es toda una declaración de intenciones.

El espectador ha de estar atento a los detalles, a las palabras, a las escenas que muestra Lanthimos. Nada en ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ está dejado al azar, a la casualidad, sirva de ejemplo la escena de ‘Atrapado en el tiempo’ que Steven (Colin Farrell) ve con Martin y su madre. No hay mejor momento para describir no solo al protagonista de la película sino también a Martin. Algo que podría ser considerado como meramente anecdótico es mucho mas profundo de lo que en principio podemos llegar a pensar.

‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ explora la mas absoluta perdida de valores cuando todo que consideras seguro se derrumba como un castillo de naipes. ‘Lo importante es asegurarse de que todo lo que necesitas está al alcance de la mano’. La isla desierta en la que vive su protagonista, la creación de la mentira, su incapacidad de sentir empatía por quienes le rodean mas allá de hacerles diversos regalos o pasar tiempo con ellos para expiar el peso de la culpa. El Dios caído en desgracia incapaz de asumir sus decisiones y actuar en consecuencia. Lanthimos y Filippou vuelven a usar la ironía y el humor negro en ciertos momentos de su película para recalcar el patetismo de algunos de sus personajes especialmente el de su protagonista y su incapacidad para relacionarse con el resto de una manera considerada normal. Resulta inevitable no pensar en Michael Haneke al ver ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’. La incomoda sensación que sienten muchos espectadores al ver el cine de Haneke está presente en muchas de las escenas de la cinta de Lanthimos.

Sin duda alguna el verdadero descubrimiento de esta película no es otro que Barry Keoghan al que vimos en un pequeño papel en ‘Dunkirk’ de Christopher Nolan. Es en los hombros del joven actor sobre los que recae el peso de gran parte de la película y que nos deja los mejores momentos de la misma consiguiendo llegar a eclipsar a sus dos compañeros de reparto. Las escenas en la que aparece Keoghan son sin duda alguna de lo mejor de esta película.

Por comparación con otras películas el siguiente párrafo podría contener SPOILERS por lo que si no deseas leerlo te recomendamos que saltes al siguiente. De la misma manera que hizo en ‘Canino’, Lanthimos y Filippou parecen coger una historia ajena para llevarla a su terreno. Si en el caso de la cinta que los lanzó a la fama esta no fue otra que la ya anteriormente mencionada ‘El castillo de la pureza’ ahora parecen haber puesto su punto de mira en el escritor norteamericano Jack Ketchum o de la adaptación al cine de una de sus obras llevada a cabo recientemente por Jovanka Vuckovic y que como ocurrió con aquella, los griegos son capaces de impregnar con su propio sello personal. FIN SPOILERS 

‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ es sin duda alguna una de las mejores cintas del año pasado, lastrada por la aparente falta de originalidad de su historia pero que en manos de Lanthimos y Filippou consigue tener el toque enfermizo e incomodo de muchas de las películas del director griego. La cinta de Lanthimos es una película lenta, que se toma su tiempo para desarrollar la historia lo que puede desesperar a mas de un espectador impaciente. Con todo ‘El sacrificio de un ciervo sagrado’ es una de esas películas que hay que ver y si es posible, recuperar el resto del cine de Lanthimos dejando de lado las modas y las exacerbadas simpatías que parece que despierta últimamente el cine del director griego. ‘A veces tu cuerpo duele por no moverte y no puedes dormir. Eso es todo’.


5 comentarios:

Anónimo dijo...

Me llamó la atención el tono de las interpretaciones, todos los personajes parecen tener un pequeño grado de autismo, me pareció que la estupenda actuacion del joven antagonista ubieran resaltado mas por contraste si los demas actuaban de forma normal, la idea de un malvado autista me gustaba mucho. Pero esto no es un thriller, el director tiene otras preguntas en la cabeza y me quedo claro que esa era la unica manera en que el final- todo el cuento- funcionara. Saludos, Adrian.

Donnie Darko dijo...

Hola Anónimo!

La verdad es que el trabajo del actor que interpreta a ese personaje es simplemente increíble, lo que no estoy de acuerdo es calificar a su persona como autista ya que este no tiene ni un comportamiento repetitivo ni ninguna deficiencia en la comunicación con el resto de personas, de hecho creo que es todo lo contrario ya que demuestra una gran capacidad para manejar a la gente como el quiere.

Si coincido en lo que dices de que la forma en la que Lanthimos cierra la película era la única manera de que todo funcionara y efectivamente esto no es un thriller, es algo mas, algo mucho mas profundo (Con todos mis respetos a thriller) algo que incomoda y hace que el espectador se planteé muchas cuestiones durante su visionado..

Un Saludo!

Donnie

Missterror dijo...

A mi me da un poco de vergüenza confesar que la cuenta pendiente con Lanthimos cada vez es más grande. Yo pertenezco al grupo de personas que le conoció con "Kynodontas" y me fascinó. Desde entonces me prometí seguirle la pista muy de cerca y aquí estoy con la cara roja, admitiendo que aún no he visto "Alps", " "Langosta" (y eso que recuerdo que fue tu favorita del 2015), ni "The Killing of a sacred deer". NO hay excusas, pero sí una montaña de prejuicios con los actores que elige de protagonistas, que hacen que cualquier excusa sea buena para ver otra película y no tener que sufrir a Colin Farrel sobre todo, pero también a Nicole Kidman o Rachel Weisz y sí lo sé, eso es la excusa más tonta y frágil del universo, pero es así. Seguramente Lanthimos haya sacado lo mejor de ellos y yo me lo esté perdiendo así que Donnie, gracias porque me has dado un buen empujón para dejarme de tonterías con tu entusiasta crítica.

Saludos.

Gsus dijo...

Sin duda una de las mejores del 2017 y una estupenda continuación dentro de la particular carrera de su director.
En este caso su visionado no me golpeó tan fuerte como con Canino, ni me entró tan cómoda como con Langosta, pero sin lugar a dudas disfruté y mucho. Recomendable sin lugar a dudas para quienes buscan en el cine algo más allá de las palomitas, los superhéroes y la acción a cascoporro.

saludos

Donnie Darko dijo...

Gsus, puede que esta película no golpeé tan fuerte como 'Canino' o que no entre cómoda como 'Langosta', el humor de esta hacer que todo resulte mucho mas digerible pero el fondo sigue siendo tan demoledor como casi en el resto de películas del director griego, pero como dices esta película es altamente recomendable. No se si la palabra adecuada es disfrutar :-) pero 'El sacrificio de un ciervo sagrado' es una película de obligada visión para todos aquellos que queremos algo fuera de lo comercial (Aunque creo que a Lanthimos lo están haciendo comercial.. pero esa es otra historia)

MissTerror, creo que la gran mayoría por no decir todos nosotros conocimos a Lanthimos gracias a 'Canino'. La verdad es que puedo entender la pereza que puede producir acercarse a su cine: Farrel y Weisz protagonizaron 'Langosta' y no estaban en el mejor momento de su carrera, La Kidman a mi me cansa y me satura pero la verdad es que ambas películas consiguen que superemos esos prejuicios gracias a que Lanthimos sabe llevar a las historias a su terreno. Aunque los actores lo hacen bastante bien, las historias consiguen eclipsarlos y no al reves..

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.