martes, 4 de mayo de 2010

Crítica: One Eyed Monster

Adam Fields es un prolifero compositor de bandas sonoras que ha destacado sobretodo en televisión, donde ha trabajado en series tan populares como "Dawson Crece", "Beautiful People" o "Buffy Cazavampiros", por citar algunas, y un día, este buen hombre se levanta de la cama y decide que quiere rodar un largometraje, con lo que ni corto ni perezoso, llama a sus dos hermanos Jordan Fields y Scott Fields y co-escriben (seguramente bajo los efectos de algún tipo de sustancia) el singular guión de la película que nos ocupa, "One Eye Monster", que con permiso de la fallida "Bad Biology" de Frank Henenlotter, cuenta una de las historias más delirantes y bizarras de los últimos años, y que ya despertó un gran interés en mi persona cuando hace ya tiempo vi alguno de sus curiosos carteles promocionales, los cuales hacían su propia versión de grandes clásicos del cine como "El Exorcista", "Alien" o incluso "La Naranja Mecánica" y que os muestro a continuación porque no tienen desperdicio.

Ahora que ya hemos echado unas risas, centrémonos en el asunto y os explicaré que la historia gira entorno al rodaje de una película porno en una alejada cabaña en el bosque, donde el protagonista principal, que no es otro que el legendario Ron Jeremy, es atacado por un ente alienígena que se apodera de su ser... bueno, más en concreto de su polla de 24,7 cm (según palabras del propio Jeremy) e intenta eliminar al resto de personas del equipo. Leyendo el argumento así por encima, uno puede pensar que estamos ante la típica (si es que el término tiene algún sentido en esta ocasión) comedia burra con litros de sangre y sus buenas dosis de sexo, pero esperad, no corráis aun hacia la burra o página de descargas, porque a veces las apariencias engañan y esta es una de esas ocasiones, y perdonadme el groserísimo, pero esto me recuerda a aquella frase de "venga vale, pero un ratito y sólo la puntita", y es que cuando uno da el paso y se decide a realizar un filme como este, no puede andarse con medias tintas, hay que poner toda la carne en el asador (nunca mejor dicho) y darle al público que se interesa por la propuesta, lo que realmente quiere ver, que no es otra cosa que una comedia burra con litros de sangre y sus buenas dosis de sexo.


Este es el principal problema de "One Eyed Monster", que apenas ofrece nada de lo que promete, y todo lo grotesco de la propuesta, comienza y termina en el argumento, pues la estructura de la historia es mucho más convencional que todo eso, recordando incluso a películas como "Posesión Infernal", un grupo de personas atrapadas en una cabaña en el bosque y acechadas por un mal que intenta matarlos, en este caso una polla si, pero desaprovechada, muy desaprovechada, porque "One Eyed Monster" es un film descafeinado hasta decir basta, donde las secuencias gore se limitan a una sola en toda la cinta y en el resto, la sangre brilla por su ausencia, por no hablar del prácticamente nulo contenido sexual, que se limita (y me reitero) a un par de tetas y a eso si, un sinfín de referencias verbales (creo que nunca había escuchado tantas veces la palabra "polla" en mi vida), así como algún que otro "sketche" sobre el tema, y digo lo de "algún" pues aunque servida en clave de comedia negra, "One Eyed Monster" se decanta a medida que avanza, por la serie B más clásica e incluso intenta tomarse en serio a si misma en más de una ocasión, lo que está muy bien, otra cosa muy distinta es intentar que el espectador haga lo mismo, cuando éste sabe de buena tinta que lo que corre entre los arbustos acechando en la oscuridad, es una polla. Que queréis que os diga, suena un tanto pretencioso.

A parte del legendario Ron Jeremy y sus ojitos azules (de largo lo mejor de la película) encontramos a dos pornstars más, la veterana Veronica Hart y la desconocida (para mí al menos) Carmen Hart, que aunque siguen la línea de austeridad general del filme, protagonizan los pocos momentos realmente divertidos de este, en especial la secuencia de Carmen Hart donde está repasando su guión, toda una auto-parodia hacia el género (al porno, me refiero). Entre tanto trabajador de la carne, el reparto también deja espacio para un rostro bien conocido para los que en su día disfrutamos con la genial "Buffy Cazavampiros", hablo de Amber Benson, quien diese vida a la novia lesbiana de Willow y que aquí interpreta a una iluminadora fanática de Ron Jeremy. Junto a ella, Charles Napier, veteranísimo actor y prolífero actor secundario que en un papel hecho a su medida, nos deleita con uno de los mejores momentos del filme, en una secuencia muy al estilo de aquellos recuerdos de guerra del negro cachas en "Abierto Hasta el Amanecer".

Conclusión,"One Eyed Monster" es una propuesta atrevida en su concepción que lamentablemente, pierde toda la fuerza una vez plasmada en la pantalla víctima de sus propias autolimitaciones, pues el resultado final dista mucho de la gran bizarrada de sexo y sangre que se le presuponía resultando decepcionantemente "convencional". Algún que otro momento cachondo, la presencia del Jeremy más humano y la capacidad de reírse de si mismos de alguno de sus protagonistas, es lo mejor de una película sólo recomendada para los aficionados mas curiosos y para amantes empedernidos de las "frikadas".


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.