miércoles, 23 de diciembre de 2009

Crítica: Hostel 2

"Hostel 2" se estrenó en nuestro país el pasado 2007, y rápidamente se etiquetó en la gran mayoría de medios como una secuela continuista del primer film de Roth, donde volveríamos a ver lo mismo, chicos torturados por sádicos enfermos a cambio de dinero y mas tetas y culos para sazonar la mezcla, y de acuerdo, CHICAS torturadas por sádicos enfermos las tenemos, tetas y culos, también, aunque en menor medida para desgracia de algunos...

Hasta aquí nada nuevo bajo el sol, la gran diferencia entre "Hostel" y su secuela, es que ahora la trama no se centra solo en los desgraciados muchachotes, sino que Roth va mas allá y nos muestra la otra cara de la moneda, contándonos la historia de dos hombres, uno adinerado y seguro de sí mismo, por otro lado, su inseguro amigo al que convence para viajar a Eslovaquia para descargar adrenalina...matando a gente. Es este nuevo planteamiento el que da interés a la cinta, pues la otra historia ya es de sobras conocida, y otorga a "Hostel 2" una profundidad de la cual carecía su predecesora.


El nivel de violencia alcanzado aquí, no es tanto como se podría esperar después de ver la primera parte, centrándose mas en el terror psicológico, pero no os asustéis, que también tenemos sangre por un tubo, sino echadle un vistazo a la escena del baño de ídem a lo Elizabeth Bathory que nos regala Roth, donde la fina línea entre el erotismo y lo escatológico apenas se distingue, o la escena de la "salchicha", todo ello con unos efectos de altísimo nivel y realmente realistas, no es de extrañar cuando los encargados de crearlos han sido los buenos de Howard Berger y Greg Nicotero, eminencias en la materia. Tremendos, aunque mas allá de toda esta divertida parafernalia, me sigo quedando con la lucha moral de nuestros dos antagonistas favoritos.

La película también depara alguna que otra sorpresa en forma de giro argumental, lo que es de agradecer en filmes de estas características, aunque de la misma forma hay que decir que también cae en ciertos tópicos del género. Para terminar destacar la banda sonora que es realmente perturbadora y que por fin vemos morir a uno de esos odiosos niños gitanos delincuentes, cosa que se agradece, pues lo estaba deseando desde que vi la primera parte, llamadme desalmado si queréis.

En conclusión, "Hostel 2" no solo iguala a su predecesora, sobre todo teniendo en cuenta que partía con clara desventaja, pues ya no contaba con el factor sorpresa, sino que da un giro mas de tuerca enseñándonos un poquito menos a los torturados y mas a los torturadores, que por muy cruel que suene, también son seres humanos, como veremos en la cinta.

Si te gustó la primera parte, esta te encantará, y si no, échale un ojo y quizá te sorprenda.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.