sábado, 17 de abril de 2010

Crítica: La Huérfana

La primera vez que ví el póster de "La Huérfana" fue en una web extranjera, "Orphan" era el nombre de la película en cuestión y aparecía la cara de una niña pequeña, así que mi primera impresión fue: "Coño, ya tenemos remake yanki de "El Orfanato" de Bayona, por suerte para mí y para el resto de la población mundial, esta apreciación fue obviamente equivocada, pues luego descubrí que la película era una nueva incursión en el maravilloso mundo de los críos diabólicos, muy maltratado en los últimos tiempos con esperpentos del calibre de "Hellion: El ángel caído" o el remake de "La Profecía", y que para colmo, estaba dirigida por un catalán, Jaume Colllet-Serra, quien ya dirigiera hace unos años en Hollywood uno de los "slashers" mas interesantes de aquel momento, la divertida "La casa de cera", teniendo que lidiar ni mas ni menos que con la mismísima Paris Hilton.


Lejos de los tintes satánicos de las anteriormente citadas, "La Huérfana" es un thriller de terror que para que os hagáis una idea, guarda muchísimas similitudes con "El Buen Hijo", aquella película protagonizada por Macaulay Culkin, donde aparecía un poquito más travieso que es "Sólo en Casa", más o menos lo mismo que vamos a encontrar en la cinta de Collet-Serra, si bien es cierto que esta se guarda un par de ases bajo la manga que hacen de "La Huérfana" un visionado bastante recomendable, el primero de ellos, la brillante interpretación de la joven Isabelle Fuhrman, quien me ha despertado las misma sensación que experimenté con Dakota Fanning en "La guerra de los mundos", que esta muchacha va a dar mucho que hablar en los próximos años y que en esta ocasión es la encargada de dar vida a la aparentemente desvalida y al mismo tiempo angelical huerfanita, sacada directamente de algún viejo cuento para niños, que a su corta edad consigue plasmar la más absoluta de las maldades como pocas veces se ha visto en pantalla, con un personaje tan repelente como carismático.

El otro gran punto a favor de la película es su inesperado desenlace, os puedo asegurar que he tenido que hacer imposibles para que mi madre no me la destripase cada vez que iba a cenar a casa de mis progenitores. ¿Justificado? la verdad es que esta bastante bien pensado, no lo pondría al nivel de "El Sexto Sentido" (nunca fui tan sorprendido, engañado e incluso violado), pero si que se puede considerar como uno de esos finales que se salen de los tópicos, ¿recordáis aquel thiller con Bruce Willis llamado "En el Calor de la Noche"?, pues por ahí anda la cosa y hasta aquí puedo leer, como decía la infame Mayra Gómez Kemp.

Por otra parte, el desarrollo de la película es bastante tradicional, familia con traumático pasado (ojito con la gran secuencia inicial) que tras muchas deliberaciones se deciden a adoptar a una pequeña, idílica relación en un principio que por supuesto, termina como el patio de la Bernarda, una niña que es un auténtico bicho y que no tiene otra cosa entre coleta y coleta que putear a todo aquel que se le pone por delante. Ni que decir tiene que la capacidad de atemorizar o simplemente de incomodar al espectador es prácticamente nula, pues las situaciones son decepcionantemente tópicas y no va más allá de lo que ya hemos podido ver antes en este tipo de productos, por no decir que los que esperen encontrar aquí algo de violencia gráfica se pueden dar con un canto en los dientes, porque de hemoglobina nada de nada.

En lo relacionado al reparto, hay que decir que la señorita Isabelle Furhman está perfectamente secundada por el matrimonio interpretado por Peter Sarsgaard ( abonado al thriller al que hemos podido ver en películas como "The Skeleton Key" o "Flightplan" junto a Jodie Foster) y Vera Farmiga (de la serie televisiva "Touching Evil"). También merecen mención los dos críos de la familia interpretados por Jimmy Bennet (quien interpretase a un jovencito James T. Kirk en la última película de "Star Trek") y la debutante Aryana Engineer.

Conclusión, "La Huérfana" se podría decir que sigue la estela de "El Orfanato" en lo que a concepción de la película comercial se refiere, es decir, un cúmulo de situaciones típicas que mueven los engranajes de una historia tópica, y que perfectamente puede ser vista en familia. Por suerte, ese es el único punto en común con la aberración que protagonizó Belén Rueda hace un par de años, y en esta ocasión si puede enumerarse alguna que otra virtud, la genial Isabelle Fuhrman y su genial asesina vestida de muñequita de porcelana, digna del "Hall of Fame" de los monstruos del cine americano, su ocurrente desenlace que seguro que pilla en bragas a más de uno (yo el primero) o la capacidad de Collet-Serra de a pesar de tener entre manos una historia tan "comercial" y poco original, sabe sacarle todo el partido posible a la misma, consiguiendo mantener intacto el interés del espectador en todo momento, desarrollando la historia a un buen ritmo y carente de altibajos significativos. Además si eres de los que disfrutan odiando a esas pequeñas alimañas del averno llamadas niños, seguro sabrás disfrutar con esta huerfanita y sus desventuras.


2 comentarios:

Al Curry dijo...

He de decir en contraposición a sus ideas... que me pareció un pedo.

De hecho cuando la vi pensé que era un telefilm de esos que ponían antes en telecinco o antena3 después de comer...

mmm... Hay gente (Blanch SI me refiero a ti) que me mira mal por ello, pero no por ello dejaré de decir que me pareció un pedillo mal tirao...

El Cabrero dijo...

Lo curioso es que Vera Farmiga parece repetir su papel de madre agobiada que ya hizo antes en El Hijo del Mal, otra de críos cabronazos (una peli más realista lo que quiere decir menos entretenida, pero brilante igualmente). De hecho Vera Farmiga se especializaría en madres desquiciadas porque le esperaba Bates Motel!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.