sábado, 5 de junio de 2010

Crítica: The House of the Devil

¿Por qué tiempos pasados siempre fueron mejores? Supongo que esta sería la pregunta que se haría el amigo Ti West (quien también filmará la secuela de "Cabin Fever") cuando se le ocurrió la idea de realizar "The House of the Devil", una película claramente pensada para todos aquellos que ya tenemos una edad y que hemos crecido con el cine de otra época, por que la nueva cinta de West (hasta ahora lo mas destacable de su aún corta filmografía era la aceptable "The Roots") es un descarado homenaje al cine de terror de finales de los 70 y principios de los 80, pero lejos de remakes y actualizaciones, esto es un auténtico "back to back", como esgrime el bonito póster de "Grindhouse" que ilustra la estancia desde la cual escribo estas líneas al son de los legendarios "Tiamat" y con el gusto en el paladar de mi exquisita Aka Damm.

"The House of the Devil" recupera no sólo la estética de aquellos años, sino también el recurso narrativo, por eso hay que aclarar antes de nada, que no estamos ante una película para todos los públicos, pues lejos de la visceralidad del cine de terror actual, directo al grano y poco amigo de los preámbulos, la película de West es un producto de cocción muy lenta, que se centra en crear terror a partir de la atmósfera, llevando el termino "terror psicológico" a su máxima expresión y dejando en un lugar totalmente secundario otros elementos que caracterizan al cine de género (y me refiero al cine de terror, claro) del siglo XXI, por lo que los aficionados más jóvenes puede que no entiendan o asimilen bien la propuesta, porque en ese supuesto, esta puede convertirse en un suplicio de dimensiones bíblicas.


La película comienza con el recurrido aviso en otros tiempos, de que está basada en hechos reales, algo un tanto relativo, pues no se basa en una historia concreta, sino en unos hechos estadísticos sobre sectas y desapariciones, pero bueno, la verdad es que queda bastante resultón y me hizo bastante gracia. La historia gira entorno a Samantha, una joven estudiante con problemas económicos que busca un trabajo desesperadamente para afrontar el pago de su recién alquilada casa y que responde a un cartel en el campus donde se precisa una canguro, con lo que la chica terminará en una alejada mansión en plena noche al cuidado de una anciana.

Esta historia que en la actualidad se resolvería con el clásico "survival" o "slasher" adolescente donde la chica y su más que probable grupo de amigos, que llegaría de "estranjis" al lugar para montar una fiesta, fumar droga, beber y practicar sexo indiscriminadamente a la espera de que el asesino de turno se decidiese a actuar y comenzar así una vorágine de sangre, aquí por suerte, tiene un guión muy diferente, y se centra de forma absoluta en la persona de Samantha, lejos de meter con calzador a estúpidos y estereotipados personajes, y poder desarrollar de la forma que merece un personaje como el que interpreta una perfecta Jocelin Donahue (a la que ya vimos de refilón en el western de terror "The Burrowers"), que borda el papel de inocente jovencita, transmitiendo fragilidad y sensualidad a partes iguales, y lo que es aún mas importante, credibilidad. Y es que es realmente sencillo identificarse no solo con el personaje de Samantha, sino también con la situación que le ha tocado vivir, bueno, quizá no exactamente con la misma, ¿pero quien no ha sentido en alguna ocasión de pequeño, miedo estando solo en su casa? pues imaginaros en un inmenso caserón en medio de la nada en plena noche y al cuidado de una desconocida que duerme en la planta superior.

Esta atmósfera de desasosiego está plasmada a la perfección en la cinta, agudizando la sensación de "autenticidad" de forma muy efectiva gracias al enfoque de cercanía que se le ha dado a los acontecimientos, que lejos de los sustos tontos y típicos del celuloide que ya nos sabemos de memoria y que algunos comenzamos a aborrecer, "The House of the Devil" tiene la osadía de pasarse una hora de metraje acompañando a la joven en su primera noche de canguro y mostrándonos lo que realmente haríamos cualquiera de nosotros en esas mismas circunstancias, escuchar música, ver la tele o pedir una pizza. Esto va creando tal atmósfera que es una delicia experimentar junto a Samantha la sensación de que algo no va bien desde su mismo pellejo y no como simple espectador.

Estéticamente y como ya he dicho, la cinta viste en clave setentera y recuerda a muchas películas de la época, desde los logrados créditos iniciales con esa tipografía amarillo chillón a la acertada banda sonora, tanto en la elección de los temas que suenan en ciertos momentos como en el "score" (premiado en el "Screamfest" como mejor banda sonora), tétrico hasta decir basta. El principal problema de "The House of the Devil" viene cuando tiene que rematar la faena, y es que estamos ante uno de los mayores "gatillazos" del año. Es una pena ver como después de semejante viaje a las profundidades de nuestros miedos de juventud, la cinta deja de lado sus principios y peca convencionalidad, finiquitándose en apenas quince escasos, atropellados y descafeinados minutos de persecuciones y sangre, mucho mas simples de lo esperado. Lo curioso en este sentido es que hablando con gente, algunos me han comentado que la película es un coñazo y que solo vale la pena su parte final, lo que viene a demostrar lo que comenté de que es un producto destinado a un público muy concreto, pues en mi caso, la percepción que tengo es totalmente inversa.

Conclusión, "The House of the Devil" es un homenaje al cine de otra época y al mismo tiempo a todos aquellos que lo vivimos, disfrutamos y anhelamos, un ejemplo de como crear un clímax efectivo sin necesidad de violencia ni clichés, donde la cuidada estética y la gran labor interpretativa de Jocelin Donahue ya son motivos suficientes para disfrutar de este pequeño pedacito de nostalgia. Un thriller de terror psicológico (no exento de momentos de crudeza) que incluso se permite el lujo de introducir algún que otro elemento sobrenatural sin perder ni un ápice de naturalidad ni cercanía, y que solo se pierde en su tramo final, que da la sensación de estar hecho con prisas y que tira demasiado de convencionalismos, perdiendo parte de su identidad, dejándonos un sabor un tanto agridulce y la sensación de que se podría haber finalizado de forma mucho mas satisfactoria. Aunque muchos la encontrarán aburrida y pese a que podría haber dado bastante mas de sí puliendo un poco el tramo final, no puedo dejar de recomendar esta pequeña maravilla.


2 comentarios:

Marcvs dijo...

Me encantó esta revisión, no conocía esta página y creo que estoy empezando a aficionarme, jústamente lo mencionado en la manera de finalizar la película es aquello que me ha llevado a pensar en lo mal que se ha hecho el terror en los últimos tiempos, muchas felicidades por esta página, me pondré a la labor de ver por primera vez The House Of The Devil, que exceptuando por los 15 minutos del final mencionados, es lo que llevo buscando por un buen rato de una película de terror.

El Rector dijo...

Marcvs- Muchas gracias por tus palabras, se agradecen. Que decir sobre House of the Devil que no haya dicho ya. Una pequeña joya de las que ya se hacen muy pocas, me la volví a ver posteriormente e incluso me gustó mas que la primera vez, incluso se le perdona ese tramo final... ya nos contarás que te ha parecido.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.