domingo, 13 de febrero de 2011

Crítica: Damned By Dawn

Las banshees (del gaélico bean sí, "mujer de los túmulos") forman parte del folclore irlandés desde el siglo VIII. Son espíritus femeninos que, según la leyenda, al aparecerse ante un irlandés, anunciaba con sus gemidos la muerte cercana de un pariente. Son consideradas hadas y mensajeras del otro mundo.

Desde las antípodas nos llega la puesta de largo del australiano Brett Anstey (quien también firma el guión) después de dirigir hace ya siete años el corto “Atomic Spitballs” y lo hace con una propuesta de terror de corte clásico ochentero que recupera por un lado, la estética de los viejos cómics de terror en plan “Historias de la Cripta” o “Alucine” y por el otro, la figura de uno de los seres fantásticos mas extrañamente  marginados del cine, la “banshee”, personaje con el que caprichos del destino, volveremos a vernos las caras en la inminente “Scream of the Banshee” de Steven C. Miller, la cual formará parte del esperado “After Dark Originals”.

“Damned By Dawn” narra el regreso de Claire a la vieja casa de campo de su infancia, en la que viven su padre y su abuela, quien yace enferma en la cama agotando sus últimos días de existencia. Esa misma noche, la anciana le cuenta una vieja historia familiar, la creencia en una misteriosa dama que siempre ha venido a buscar las almas de las mujeres de su familia y que pronto, vendrá a buscar la suya en un ritual que bajo ninguna circunstancia debe ser interrumpido. Pero cuando llega el momento y la siniestra figura, irrumpe en la casa en medio de la noche para llevarse el alma de la anciana, Claire se interpone en su camino desatando la furia del ser, quien con un grito estremecedor, invoca a las almas de los muertos para cobrarse su venganza sobre la familia.


Como se puede ver, la historia es de lo mas atractiva, de hecho, la primera media hora es curiosamente embriagadora, con una atmósfera de terror añejo muy lograda y muy personal, como decía antes, jugando con la estética de cómic, lo que se traduce en unos decorados recreados en parte de forma digital que lucen realmente bien difuminados entre la espesa niebla y acunados por la luz de la luna, lo que acompañado de una efectiva banda sonora, hacen de este desvirgamiento con el espectador, un esperanzador y vistoso espejismo de lo que vamos a encontrar en adelante, mas cuando incluso una muy bien caracterizada “banshee”, se marca la licencia de protagonizar una entrada en escena por la puerta grande, en una secuencia que resulta tan terrorífica como elegante.

Para desgracia nuestra, este momento de climax, marca un claro punto de inflexión, y a partir de ese momento, la película de Anstey comienza a mostrar sus muchas limitaciones, algo que tampoco se puede considerar de sorpresa mayúscula si tenemos en cuenta que incluso medio engatusados por las excelencias visuales, ya teníamos la mosca sobre la oreja en cierto asunto, sospecha que iba tomando forma a medida que iban avanzando los minutos… que los actores son mas malos que Ramoncín “versioneando” el “Come As You Are” de “Nirvana”, hecho constatado que se hace mucho mas evidente cuando el señor Anstey se saca de la manga (por no decir de otro lugar) a unos  esqueletos voladores dibujados con PhotoShop (que no darían el pego ni en una de esas películas de la Disney pensadas para que los mas pequeños de la casa dejen de dar por culo un rato en la sobremesa del sábado) y los pone a interactuar con los supuestos actores (en su descarga, muchos de ellos debutantes), ¿el resultado?, un espectáculo dantesco que en otras circunstancias, podría haber resultado incluso gracioso si la película estuviese concebida en clave de humor para echarse unas risas con un grupo de colegas mamados hasta las cejas. El problema es que la cosa, se supone que va en serio, con lo cual no resulta cómica, sino patética.


En medio de semejante berenjenal y con la lograda atmósfera inicial ya irremediablemente desvirtuada, se intenta salvar los muebles en la medida de lo posible tirando de influencias “Raimianas” con un montón de guiños a la trilogía de “Evil Dead” y al “modus operandi” de Raimi, metiendo también en la función y con calzador, un elemento que siempre queda apañadete en una cinta de terror, muertos vivientes. Pero a estas alturas y con semejante caos argumental y ridículo visual, esto no lo salvaría ni el mismísimo Ash en carne y hueso.

Conclusión, “Damned By Dawn” es uno de esos raros casos que dan sentido a algo tan sinsentido como son los remakes, y es que esta misma premisa argumental, bien interpretada, bien estructurada y bien realizada, podría ser un auténtico caramelito en dulce para los aficionados al terror de corte mas ochentero. Lo mejor, de largo, su fantástica puesta en escena, destacando sus curiosos y siniestros decorados, las brillantes caracterizaciones de algunos personajes (básicamente la "banshee" y la abuela) y su cuca banda sonora, así como el intento (estéril, pero intento al fín y al cabo) de acercar al público, una figura folclórica tan interesante y con tanto potencial como es la “banshee”.

Lo peor, pues todo lo demás. De entrada desperdiciar las infinitas posibilidades que ofrecía la historia con un desarrollo caótico y carente de sentido, las horribles interpretaciones del reparto y las absurdas e irreales reacciones de los personajes que “interpretan”, los bochornosos efectos digitales, los cuales hacen utópico cualquier esfuerzo por intentar tomarse el filme en serio y sobretodo, Ramoncín y su “Come As You Are”, por que eso (y espero que no sea lector de Nido de Cuervos, no vaya a ser que me demande por pronunciar su nombre en vano), si que da miedo.

2 comentarios:

Marc dijo...

Ufff, no esperaba que hicierais una crítica de esta peli. La verdad es que la vi en la maratón Zombie de Sitges, cuando, para empezar, esto apenas tiene zombies. Eso fue el primer error y además era un indicio de toda la caspa que íbamos a ver. Los efectos especiales -los de audios en concreto- eran lamentables. Sin duda, coincido en el tema de la atmósfera, tan lograda y espeluznante, que es para mí lo mejor del film

El Rector dijo...

Coño Marc, pues vender esto como película de zombies tiene delito..., aunque técnicamente, tiene UN zombie. Ahora que lo mencionas, curioso que no haya utilizado la palabra "caspa" en toda la crítica, pues le viene ni que pintada. A nivel sonoro, no me pareció tan esperpéntica, aunque supongo que eso se apreciaría mucho mejor en la sala de cine.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.