miércoles, 15 de febrero de 2012

Crítica: Wuxia

No tenia del todo claro que una película como “Wuxia” (China, 2011) tuviera cabida en un lugar como Nido de Cuervos, aunque al fin y al cabo, pensé, el “wu xia”, como genero (al que la película rinde homenaje), es el equivalente a nuestro cine (el occidental me refiero) de “espada y brujería” ¿por qué no iba a considerarse un genero que entra dentro del fantástico? Bueno, eso y el permiso de il capo Sr. Rector.

Antes de hablaros de “Wuxia” (la película) una pequeña introducción al “wu xia” (el genero):

La época dorada del “wu xia” tiene lugar principalmente en la década de los sesenta y básicamente la totalidad del genero es made in China. Las bases narrativas del “wu xia”, tanto en cine como en literatura, parten normalmente de los grandes temas clásicos de la literatura y el teatro: la “tragedia griega”, la muerte, la venganza, el romance épico, y sobre todo, un héroe atormentado por alguna razón. Argumentos clásicos, que al fin y al cabo son prácticamente universales y tratados por prácticamente todo las culturas.

La parte interesante de estas películas es la peculiar mezcla de estos guiones con tendencia a la épica y al drama con (sobre todo) artes marciales, magia, poderes sobrenaturales, espadas y armas de diversa índole (algunas de ellas realmente legendarias) u objetos mágicos… vamos, la parte del asunto que nos gusta a los aficionados al genero fantástico.

Para no alargarme mas, alguna de las joyas de esta “época dorada del wu xia”:

“A touch of Zen (1970)”, “Come, drink with me (1966)”, “The Master of Flying Guillotine (1976), “One Armed Swordsman (1967)” y tantas otras películas clásicas durante los sesenta y los setenta de gran éxito, no solo en China sino que prácticamente todo el mundo, por que fue un cine muy exportado.

El genero cae prácticamente en el olvido durante finales de los setenta, los ochenta hasta mediados de los noventa con algunos títulos realmente notables y es a partir de la década pasada, cuando el genero llega a Hollywood y se renueva con algunas grandes producciones de cierto éxito, como el homenaje al genero (otro) de Ang Lee “Tigre y Dragón (2000)” a la que después seguirían “The Duel (2000)”, “Hero (2002)” o “La casa de las dagas voladoras (2004)”, por citar algunas. Lo cierto es que estas eran películas que se realizaron con el espectador occidental en mente y durante un tiempo se empezó a mirar el genero con otros ojos, y esas películas de los sesenta y los setenta que provocaban risa y cachondeo (en algunos casos justificado, todo hay que decirlo) empezaron a ser reivindicadas, gracias en parte a Ang Lee o al propio Tarantino con su propio homenaje cine asiático de kung-fu “Kill Bill”.

“Wuxia (2011)” la película, al contrario que las ultimas revisiones del genero antes comentadas es un homenaje claro al aficionado al genero mas hardcore, dejando de un poco mas de lado al espectador occidental, aunque a mi personalmente me parece una película (muy) disfrutable por cualquiera, aunque a uno le suene a chino, y nunca mejor dicho, esto del “wu xia”.

Dirigida por Peter Chan y protagonizada por los míticos Donnie Yen, Wang Yu y Takeshi Kaneshiro, la película gira en torno a una historia que podríamos decir que es muy similar (por momentos parece una adaptación) de la película de Cronenberg “Una historia de violencia (2005)” basada a su vez en un comic: nuestro héroe (Donnie Yen) vive una placida vida intentando olvidar una vida pasada de la que quiere huir. Cierto indecente en el pequeño pueblo donde vive con su familia hará que un detective forense (Takeshi Kaneshiro) se persone en el lugar para investigar e intentar esclarecer el acontecimiento. Estas investigaciones harán que se revele la autentica identidad de nuestro héroe, hasta ahora camuflado en apacible hombre de familia que se dedica a trabajar en el campo, y nos descubrirá su terrible y violento pasado, del que pensaba redimirse, intentando olvidar por completo su vinculo con el clan al que ha traicionado y del que huye.

Este hecho además, no pasara inadvertido para dicho clan, aun activo, que urdirá que todo su espantoso pasado vuelva a atraparle.

La película tiene claramente dos puntos fuertes, por un lado nuestros dos personajes protagonistas, tanto el de nuestro “héroe” y sus dos caras, como sobretodo y en especial, el personaje del detective que llega al poblado a indagar y que acabara removiendo su pasado, un hombre con una estrictísima concepción de la justicia cuyo concepto del mundo y de la conducta humana, cree que solo puede ser explicado desde un punto de vista científico y psicológico, que hacen que no confíe en prácticamente nadie, ni siquiera en el mismo.

Y el otro punto fuerte no podría ser otro que las escenas de acción y las corografías. Creo que Peter Chan acierta en no abusar en demasía de este tipo de escenas, aunque las que hay son largas, muy dinámicas, exquisitamente rodadas y de una acción trepidante, en definitiva, una autentica “preciosidad” ver darse de tollinas a los personajes de la película.

Igual de preciosa es la fotografía, aunque esto ya parece algo sine qua non al cine oriental fantástico y de terror con algo de presupuesto; impresionante el nivel técnico que alcanzan las producciones orientales en este aspecto: colorido, localizaciones, planos y paisajes espectaculares.

Es una pena que películas como “Wuxia” no se estrenen en nuestro país y en cambio lleguen a nuestras salas otras producciones de dudosa calidad. Lo nuestro con el cine oriental es una cuestión de modas.

En definitiva una película muy recomendable, sobretodo para quien quiera introducirse en el genero y no le apetezca echar mano de los clásicos.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.