miércoles, 26 de noviembre de 2014

Crítica: Spring

Anaïs Nin, escritora franco-estadounidense de origen hispano-cubano, enamorada del avant-garde y recordada por sus “Diarios de Anaís Nin, se refirió en una ocasión al amor, de la siguiente manera: “Qué es el amor sino la aceptación del otro, lo que sea que el otro sea”. Susan Sontag, novelista compatriota suya dijo de él: “Nada es misterioso, ninguna relación humana. Excepto el amor”. Dostoievski fue un poco más allá para sentenciar: “¿Qué es el infierno? Mantengo que es el sufrimiento de no ser capaz de amar”. En la intersección de estas tres afirmaciones, encontramos la auténtica esencia de “Spring”, la nueva película de Justin Benson & Aaron Moorhead.

El dúo, de rabiosa actualidad tras dirigir “Bonestorm”, uno de los (decepcionantes) segmentos de “V/H/S Viral”, vuelve a la carga con “Spring”, toda una oda al romanticismo en su sentido más explícito así como a la teoría de la evolución de las especies de Darwin, conjugado con las leyes del terror Lovecraftiano para engendrar un filme a medio camino entre el melodrama y la serie B que no dejará satisfecho ni a los amantes de lo primero, ni a los devotos de lo segundo, pues más allá de su edulcorado y lírico trasfondo, poquito más de interesante tiene que ofrecer este descafeinado y previsible relato de horror rosa y aires mediterráneos. 

El filme es una fábula tan romántica como imposible de como a partir de la tragedia más dolorosa, uno puede encontrar no ya solo el camino de vuelta, sino el mapa hacia esa felicidad la cual hasta ahora, se nos había negado. Las cosas buenas pasan cuando menos lo esperamos y en el lugar más insospechado. Esta catarsis que nos proponen Benson & Moorhead, a partir de un guión original del primero, es una nueva muestra de lo que a mi me gusta denominar como “terror binomial” y del cual, hemos tenido varios episodios últimamente, sin ir más lejos, la estupenda “Honeymoon” de la precoz Leigh Janiak. Ni que decir tiene, que cualquier parecido con la realidad, termina más allá de la propia definición. 

Pero ya que hablamos de amor, comencemos por lo bueno. No todo son espinas en esta rosa pese a su fragilidad y facilidad con la que se marchita. Dentro de este contexto, destacaría básicamente tres puntos principales aunque ya apunto, y adelanto, que insuficientes para alcanzar la suficiencia: 

1- El escenario. Esta vez, elemento con mucho más peso que en otras ocasiones y es que la mejor baza de “Spring”, son las bellas localizaciones mediterráneas en las que se desarrolla toda la acción. Rara vez una película de género, ha conseguido plasmar tan bien la esencia del mediterráneo y la idiosincrasia pre-veraniega. Visionar la película, es sinónimo de viajar lejos, muy lejos de la realidad, del estrés, de los problemas... Es una gozada dejarse acariciar por los rayos de sol que traspasan el celuloide para rendirse ante la angosta fisonomía de la isla italiana a la que nos transportan los directores, sin duda, un lugar de ensueño para encontrar el amor y que además, contrasta muy bien con la parte más terrorífica del filme, por mucho que esta, en conjunto, sea casi testimonial. 

2- Los personajes. La innegable química entre los dos protagonistas de este a priori, idílico romance. Por un lado la bávara y popular actriz de la televisión alemana, Nadia Hilker, quien esconde celosamente su pasado, presente y futuro de un víctima fácil de la flecha de Cupido, Lou Taylor Pucci, rostro habitual ya dentro del fantástico al que por ejemplo hemos podido ver en títulos como “Posesión Infernal” (“Evil Dead”, Fede Álvarez, 2013) o “Infectados” (“Carriers”, David & Alex pastor, 2009). Ambos rayan a un muy buen nivel y cuando convergen en pantalla, todo lo demás queda en un segundo plano, a lo que sin duda contribuye, todo sea dicho, un repetitivo guión que termina rozando lo superfluo. 

3- Los FX. Brillantes y muy bien dosificados, por lo que se integran a la perfección dentro de una historia que en tantos momentos intenta jugar a dos bandas cinematográficamente hablando como es ésta. 

Por desgracia, no es suficiente. Pasada la primera mitad de metraje, todas estas virtudes se devalúan. El escenario... bueno, todos sabemos lo que pasa cuando nos exponemos en exceso al sol, o peor aun para el caso que nos ocupa, cuando nos relajamos más de la cuenta. Y la buena química entre los tortolitos sigue estando ahí, pero llega un momento que el toma y daca, por reiterativo, termina agotando nuestra paciencia, más cuando descubrimos que la relación entre ambos personajes, es el plato principal de la cena y la vertiente fantástica, tan solo un acompañante durante gran parte del metraje, cuando esto cambia, que lo hace, por momentos, estamos ya demasiado llenos como para probar bocado. 

La trama sin ningún lugar a dudas, va de más a menos, de la intriga inicial que nos produce el no saber muy bien lo que está ocurriendo, lo que tenemos entre manos, a la decepción de palpar con claridad, los miserables tópicos del género fantástico aplicados al “sexo interracial” entendido dentro del mismo y de descubrir que estamos ante un relato poco o nada original que ya nos habían contado antes, solo que en otro lugar, por lo que el visionado de “Spring” es un descenso continuo hacia el tedio, la indiferencia e incluso el sopor, que lejos de arreglarse en su tramo final, cuando al caer la noche, la sombra de Lovecraft se hace más y más alargada, aun se riza el rizo con una explicación enrevesada y metida con calzador que tan solo puede rivalizar con su bochornoso desenlace. 

Lo mejor: El mensaje, sus paradigmáticos escenarios y sus convincentes efectos especiales. 

Lo peor: La historia carece de originalidad y se desinfla demasiado rápido.


9 comentarios:

Missterror dijo...

Llegó la primavera!!! El terror rosa llega a a su punto más álgido y hace estornudar sin parar!!
Querido y enamorado Rector, esta película no hay por donde cogerla se mire como se mire. Generoso has sido con el tema de las actuaciones y los efectos (escasitas ambas cosas). Para mi lo único salvable de "Spring" es que si te duermes y te despiertas en los créditos finales no pasa nada, porque realmente con ese intento de trasfondo con moraleja y sorpresa en la historia, no hay nada y no pasa nada. Aquello es como ver "callejeros viajeros" en una Isla Italiana, nada más. Una de las películas más aburridas de la pasada edición de Sitges, sin duda.

Y pensar que "Spring" tuvo mención especial en el palmarés...Delirante!!!

La crítica bonita, elegante, mediterránea, casi oliendo a orégano y a mar, pero por favor Rector, no me ponga a Anais Nin, Sontag y Dostoievski al lado de un título como este, que dan ganas de abrirse en canal!! :)

Saludos enamorados!!

El Rector dijo...

Missterror, pues a mi si me parece que cumple sobradamente en esos dos apartados. De hecho, los efectos especiales de todas las mutaciones o evoluciones de marcada iconología Lovecraftiana, me parecen la mar de destacables. Otra cosa es que luego, a nivel práctico, tengan poca incidencia en la trama.

Lo de la mención especial en Sitges si que no hay por donde cogerlo, pues como comentas y quizás junto a When Animals Dream, fue la película más coñazo de todas las que vimos, pero si tenemos en cuenta que la de la chica lobo, que era para pegarse no una, sino unas cuantas siestas (o migdiadas), también fue premiada, pues igual se entiende un poco más dentro de esa dimensión paralela en la que a veces parece vivir el jurado del festival.

Saludos más enamorados.

andres pavone dijo...

Bueno grandiosa y magistral critica....... yo te apoyo querido rector creo que el logro con los fx es muy bueno, la historia me gusto Las locaciones son maravillosas!!!!. Y si no me dormí con When animals dreams, menos con esta. Saludos querido amigo.Perdon por comentario tan corto...... mi alrgia me esta matando, pero no quería pasar desapercibida la critica.

El Rector dijo...

Andres, muchas gracias. Además, doble consenso el nuestro, pues veo que también te pareció "apasionante" When Animal Dreams, jeje.

Poco más se puede comentar de algo como "Spring", solo recomendada a enamorados empedernidos afines al melodrama y ocasionales del terror.

Por cierto, cuídate esa alergia viejo amigo, porque siempre es un placer leer tus opiniones, ya sean cortas, o largas.

Saludos.

May Dove dijo...

jajajajajaja
me encanta tu recomendación para enamorados empedernidos afines al melodrama xD

Chanpoo dijo...

MMmmmm....Tentáculos ¿Lovecraft? Me da lo mismo la puntuación y "lo peor". A por ella voy. Ya contaré.

El Rector dijo...

Las expectativas bajitas sr.Chanpoo, o se ve a llevar usted un chasco importante por más octópodo de relato fantástico que haya de por medio... el que avisa no es traidor.

Saludos.

Chanpoo dijo...

Vista finalmente. La verdad es que me ha gustado, y bastante. Yo hubiese llegado hasta el 6, pero ya conocéis que soy bastante generoso, jajajajjaa... La verdad es que del amado Lovecraft poquito ya que entra más en juego mitología y demás, pero es una película disfrutable. Eso sí, quizás un arranque un poco largo a mi gusto. En fin, gracias por la recomendación.

El Rector dijo...

Chanpoo, afortunado tu que le sabes encontrar la gracia incluso a tostones tan importantes como el que nos ocupa (supongo que el hecho de visionarla acto y seguido de la magnífica "The World of Kanako", tampoco jugó a su favor en mi caso).

Lo de Lovecraft venía más bien por las referencias estéticas, pues el tono de la cinta, como comentas, se aleja bastante de lo que vendría siendo el terror para centrarse en ese cruce de mitología y ciencia darwiniana que hemos comentado.

¿Recomendación? Sabía yo que eras un enamorado empedernido afín al melodrama :)

Saludos.

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).