miércoles, 27 de enero de 2016

Crítica: Jeruzalem

Siempre me he sentido atraído por Jerusalén e Israel en general. Y sí, soy católico creyente, aunque no muy buen practicante. Sin embargo, mi atracción creo que se debe más al misticismo del lugar, a esa confluencia de las tres religiones que siempre se ha utilizado como bandera. O quizás solo sean mis genes ya que, según un estudio de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona, los valencianos somos los que genéticamente más alejados estamos del resto de españoles, incluidos vascos y los propios catalanes, a causa de nuestra herencia judía. No es broma aunque lo parezca.

Sea como sea, la cuestión es que siempre he querido visitar aquel país. Y mira que he viajado ya por medio mundo, pero lo que pasa siempre: que lo dejas y lo dejas, y ahora que las ‘vacas flacas’ pasturan por mi casa a sus anchas, se ha quedado colgado.

En todo caso, hay otras maneras de engañar al espíritu por lo que todo lo que cae sobre aquella nación, suelo acogerlo con buena gana. Encima mi vinculación con el Mundo del Misterio –estuve un tiempo co-presentando un programa de radio sobre el tema- provocó que mis horizontes se ampliasen más allá de lo que implica la simple fe. Sin embargo, esto no parece ser únicamente un fenómeno aislado ya que en esta burbuja del Misterio en la que vivimos actualmente, Jerusalén tiene un lugar predominante.

Los Lugares Santos con la Iglesia del Santo Sepulcro como estrella, Gólgota y el propio Sepulcro incluidos, El pozo de las almas, El Arca de la Alianza, La fortaleza griega de Agra, el Muro de las lamentaciones o lo que es lo mismo, los restos del Templo de Salomón, la Mesa del propio Salomón, el Fuego que baja del cielo, el Domo de la Roca donde Mahoma ascendió a los cielos a lomos de su al-Burâq acompañado del ángel Gabriel/Ŷibrîl para conocer a Allah… y la lista sigue.

Con solo añadir por último que hasta existe un síndrome bautizado con el mismo nombre de la ciudad –dato que el propio film se encarga de recordar- que provoca visiones, experiencias psicóticas y, según la gravedad, hace creer a quienes la padecen que son personajes bíblicos…

Sin embargo, metiéndonos ya en harina, paradójicamente el número de producciones centrado en todo ese mundillo misterioso y aparentemente fecundo para lo que vendría a ser el género fantástico y de terror que representa Jerusalén, es inversamente proporcional al interés que despierta. A lo largo de las últimas décadas tan solo hemos visto aquella “El cuerpo” protagonizada por Antonio Banderas, dos con un par de héroes míticos de la acción como “The Order” de Van Damme y “El mensajero del infierno” de nada más y nada menos Chuck Norris (normal teniendo detrás a Menahem Golan-Yoram Globus), la serie B “El código Omega” con Casper Van Dien, un par de telefilms alemanes (“El enigma de Jesús” y “El dossier secreto”) y más recientemente la fallida para un servidor serie de televisión “Dig”. Normal que no la renovasen.

Y ahora esta “Jeruzalem”. ¿Habremos recuperado el terreno perdido?

Como punto de partida lo primero que hay que decir, ya que también es lo primero que veremos nada más arrancar el film, es que el pretexto que usan sus guionistas -en este caso coincidentes con los mismos realizadores, los hermanos Paz- para poner en marcha la maquinaria como son esas Puertas al Infierno que supuestamente figuran en el ‘Libro de las Lamentaciones’ atribuido a Jeremías, no pueden ser más ficticias. Es cierto que existe el mito de las propias Puertas, y que durante siglos han sido motivo de búsqueda –una sin ir más lejos teóricamente la tenemos aquí al lado, en el Escorial-, pero ni se puede achacar a Jeremías, ni tampoco que estas apunten a Jerusalén; en todo caso, por motivos obvios, serían Puertas al Cielo… Pero visto lo visto y como ya hemos apuntado párrafos arriba, qué más da un misterio más dentro de la casi interminable lista. Nada más fácil que vincular una parrafada disfrazada de misticismo con un apóstol, evangelista o profeta para que trague hasta el más pintado.

Lo segundo, volviendo al redil que enseguida me pierdo, que “Jeruzalem” es un “found footage” en toda regla, y como todo… “buen” –resalto el entrecomillado- “found footage” disfruta de sus… ejem… virtudes. Pero antes de destriparlo, digamos que al menos en esta ocasión la excusa es algo original ya que el método de grabación no es la vulgar cámara de videoaficionado sino una “Google Glass” que le aporta, además de ese punto novedoso, un aire sofisticado. Aunque claro, también es verdad que por momentos parece que estamos viendo un publi-reportaje vendiéndonos las ventajas de las mismas… Al menos, técnicamente la realización es bastante correcta ya que ni seremos víctimas de los típicos desenfoques ni de los movimientos bruscos de los que adolecen las peores producciones que recurren a este método. Pero esto será lo único de lo que nos libremos.

Porque… ¿cuál es la principal recriminación que le hacemos a un “found footage”? ¡Bingo! Que la mayoría arranca demasiado tarde, es decir, que casi siempre tenemos que esperar un buen rato para que comience la acción. Pues “Jeruzalem”, para nuestra desgracia y/o desesperación, no se libra de este mal. Habrá que esperar hasta el minuto 48 para que empiece la fiesta. El “género”, 6 minutos más tarde.

Que sí, que sus defensores dirán que con una duración de hora y media, tenemos casi mitad de película para “disfrutar” de ella, pero esos 45 primeros minutos no pueden ser más anodinos. Bueno, vale, sí, pueden serlo más, pero que nadie se espere nada de lo que en principio prometía la película. A los datos me remito.

Dejando de lado ese vídeo inicial donde vemos un exorcismo, la primera parte del film parece un “Callejeros Viajeros: Jerusalén”. No falta ni el típico porro cuando tratamos con jóvenes norteamericanos. Al menos, también nos encontramos con algo que echábamos de menos en el género como son un par de tetitas. Pero que ello no os lleve al engaño: todo es bastante plano y los únicos alicientes son terrenales, duran un minuto y por si faltase algo, son un poco ‘bluff’. ¿Qué no me creéis?

- Minuto 23, un robo.
- Minuto 25, la noticia de un asesinato en un noticiario televisivo.
- Minuto 34, se nos vuelve a ofrecer el vídeo del inicio.
- Minuto 45, un ataque de locura.

Como siempre en estos casos y aunque no sea una práctica aconsejable, casi recomiendo ir directamente al momento donde comienza la acción, ese minuto 48. A partir de ahí empezaremos a ver las correrías de los protagonistas tratando de huir de una serie de demonios y… ¡tachán! unos titanes al más puro estilo ‘Kaiju eiga’ que nos hará pensar por momentos sino estamos ante una segunda parte de “Cloverfield” ya que repasando el Viejo y Nuevo Testamento a uno no se le ocurre de donde coj… perdón, narices han salido estos. Aunque claro, viendo también la poca relación que tienen las dichosas Puertas con los resucitados… Encima, volviendo a los titanes, lo malo es que siendo esto lo mejor del film –los mismos resucitados/demonios pueden ser cambiados por zombies, extraterrestres, caracoles radioactivos o Belenes Estebanes hasta el gorro de esteroides y nos daría lo mismo- solo salen en un par de escenas y una de ellas, para mayor despropósito, es la que aparece en el tráiler.

Lo más positivo, que tiene ritmo y que está medianamente bien dirigida. Poco más. Sí, tiene un reclamo como es la guapa Yael Grobglas, a la que muchos hemos conocido gracias al serial “Jane, la virgen”, pero no deja de ser un simple detalle, o peor, una cara bonita.

Resumiendo, a pesar de las altas expectativas que había levantado el proyecto y buenas premisas a su alcance, “Jeruzalem” no deja de ser una “más de lo mismo”. Con un escenario estupendo, correcta realización e idea quizás interesante, pero se limita a seguir la corriente de la mayoría de los “found footage”. Al menos entretiene, que no es poco. Seguiremos esperando a que algún día alguien sepa sacar verdadero provecho a Jerusalén. ¡Qué me dejen una cámara y unos cuantos millones y verán!


4 comentarios:

Israel C d C dijo...

Chanpoo, una critica excelente, felicidades.
Admito que solo me entere de esta película por su página, así que la pude ver sin expectativas altas ni bajas.
Concuerdo con mucho de tu crítica, pero......no estoy seguro de decir que me fascino, ya mencionaste lo lento que estos found footage empiezan a agarrar ritmo y....ciertas incoherencias como el pasaje mencionado. Y algunas situaciones que la verdad me parecieron tontas (digo....a quien diablos se le ocurre, teniendo un maldito demonio delante tuyo, quedarte media hora dándole tu espalda en lugar de no perderlo de vista? Faltaba que el tipo le pida que lo ataque!).
Creo que lo que me mantuvo en mi asiento en lo que dura esta cinta es el escenario, me gusto bastante la parte visual de Jeruzalem, un ambiente que podía haberse explotado mucho mejor, y...sigo con la duda.....como diablos piensan contener con puertas a tipos con alas y un gigante? (no se en que momento ese "Cloverfield" desaparece).
Ya para ir finalizando....no podría decir mucho de las actuaciones, me parecieron promedio, junto con el trabajo de maquillaje y efectos caaasi buenos. No digo que sea un mal filme (mantengo mi comparación con los "found bodrios" que salen a patadas últimamente), pero podía haber sido mucho mejor.
Muy buena critica Chanpoo, adelante con la página.
Saludos

Chanpoo dijo...

Muchas gracias Israel. La verdad es que este tipo de películas -found footage- no dan para muchas interpretaciones: nos pueden gustar más o menos, pero no hay más cera que la que arde.
Insisto: muchas gracias por tus palabras.

Donnie Darko dijo...

Coincido con tus cinco estrellas sobre diez. Para mi esta 'Jeruzalem' es una película que se ve bien, entretiene y se olvida que creo que es básicamente para lo que esta hecha.

Efectivamente la cinta de los Paz se dedica a seguir caminos mil veces vistos en los found footage tanto que 'Jeruzalem' toma demasiados elementos de 'Monstruoso' y de 'Rec'.. ¡¡Pero si hay al menos dos escenas calcadas de la cinta de Balagueró y Plaza!!

Con todo reconozco que me lo pasé bien viendo esta película, no creo que sea una gran cinta, no creo que se merezca los premios que ha ganado pero creo que esta por encima de otros found footage que han llegado a la cartelera últimamente y son totalmente prescindibles..

Un saludo!

Donnie

Chanpoo dijo...

Gracias Donnie. Me alegro de ver que no tengo el criterio tan atrofiado, jajajajajajja...

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).