lunes, 8 de mayo de 2017

Crítica: Razas de Noche

Aaron Boone tiene sueños recurrentes con un oscuro lugar llamado Midian. Un día su psiquiatra, el Dr. Decker, le dice que cree que es el responsable de varios asesinatos basándose en las coincidencias existentes entre las pesadillas de Boone y los crímenes. Atormentado ante tal posibilidad, Boone abandona a su novia Lori y emprende camino hacia Midian, esa ciudad con la que sueña y en la que los monstruos son aceptados.

Clive Barker lleva al cine una de sus principales novelas, la notable "Cabal" (publicada originariamente dentro del libro de relatos Books of Blood, 1988), mostrando la estética y las fantasías que tanto le obsesionan. En ella podemos ver las constantes características de la literatura de Barker, mundos ocultos que conviven con el mundo real y varias subtramas unidas a la historia principal a través de un nexo común. Clive Barker venía del gran éxito de Hellraiser (1987) cuando una productora le propuso el reto de llevar a la pantalla una de sus novelas, y para ello le ofrecieron mucho presupuesto. Él lo tuvo claro, se volcó de forma ambiciosa con Razas de Noche (Nightbreed en su título original), dejando incluso de lado la posibilidad de dirigir una secuela de Hellraiser. Pero la realidad no fue tan idílica como prometía y acabaron enfrentados el director y la productora, que en desacuerdo con la mayoría de las decisiones de Barker, consideraba que la película estaba tomando un rumbo muy denso y poco convencional. El montaje fue arrebatado de las manos de Barker y con el resultado final, la película que se estrenó en el 90, el director siempre se mostró muy insatisfecho.

El principal problema con la productora era que Barker no estaba haciendo una película de terror convencional, los monstruos de Midian no eran malignos y por tanto no era la película de terror que se esperaban los que apostaron tanto dinero en el proyecto. Empezaron a temer que sería poco comercial y acabaron con los sueños y ambiciones de Clive Barker. Como resultado la película fue un fracaso en taquilla y echó por tierra un presupuesto de más de 10 millones de dólares, lo que en aquellos años para este género era una salvajada.

En el año 2009 se empezó a hablar de The Cabal Cut, un montaje preliminar de Clive Barker hecho con metraje encontrado y de más de 145 minutos. Con la noticia empezaron los movimientos para que se editase una nueva versión de la película más afín a la creación del autor. Finalmente en el año 2014, ve la luz el Director's Cut de Clive Barker con una duración de 120 minutos, intermedia entre la versión estrenada en el 1990, de 100 minutos, y el extenso The Cabal Cut. Razas de Noche Director's Cut incluye nuevo metraje y sustituye algunas escenas, aportando un total de 40 minutos nuevos. Es también tal y como nos prometieron una adaptación mucho más fiel de la novela. Destacaría que incide más en la relación entre Boone y Lori, en las criaturas de Midian y que cambia el final, que acaba siendo idéntico al de la novela.

Razas de Noche tiene una buena historia detrás, su comienzo es original y a través de los sueños de Boone nos empieza a introducir Midian, mientras que de forma paralela se nos presenta su relación con Lori y las fechorías de un asesino en serie. Los personajes principales están bien trazados. Lori (Anne Bobby) es un persona valiente, que confía ciegamente en su novio y está dispuesta a luchar por él, y Boone (interpretado por Craig Sheffer), con un look al estilo The Lost Boys, desarrolla el papel de chico atormentado y al que, siendo un poco crítico, se le podría achacar poco carisma en su actuación. La que para muchos fue una gran sorpresa, fue ver al mismísimo David Cronenberg en un papel bastante protagonista interpretando a un psiquiatra, el Dr. Philip K. Decker (el nombre es un guiño al escritor Philip K. Dick). Del resto de personajes secundarios no se podría decir lo mismo, algunos están bastante desdibujados (incluido Baphomet, la deidad de Midian), y aquí es donde la novela aporta mucho más como suele ser habitual. 

Lo mejor de la película es ese mensaje que nos deja el mundo creado por Clive Barker, en el que los verdaderos monstruos son los humanos, encabezados por un policía y un cura, y en el que las razas de noche, esas criaturas del inframundo que habitan en Midian, se nos muestran como outsiders que viven en una comunidad escondida de los humanos, sabiendo que el día que los encuentren será su extinción. Esto me recuerda al libro El Pájaro Pintado, de Jerzy Kosinski, que habla sobre la intolerancia, el miedo hacia lo diferente y la crueldad como reacción humana. Incluso en el largo desfile de monstruos y criaturas que aparecen a lo largo de la película se nos muestra alguna extraña belleza entre ellos, para enfatizar la idea de que esas criaturas no son tan abominables como cabría esperar. Hasta el autoproclamado creador de la psicomagia, Jodorowsky, tiene su propia interpretación de Midian.

Lo que a mí no me acaba de convencer es el excesivo tiempo dedicado a la batalla contra las razas de noche, que me parece un desfile de carnaval en el que se da demasiada importancia al maquillaje en detrimento de la historia. Es una parte que se me hace larga, que se aleja de la película de terror que empezó siendo y llega a parecer que estamos en Cristal Oscuro. Entiendo que en el año 89 cuando Barker la rodaba disponiendo de tanto presupuesto para plasmar en la pantalla toda su imaginación se acabó regodeando demasiado en sus criaturas, pero creo que Midian, ese submundo laberíntico y oculto bajo un cementerio, podría ser desarrollado de otra forma más interesante.

Toda esta historia está bien acompañada por la música del multipremiado Danny Elfman (Big Fish, Edward Scissorhands) y por la fotografía de Vigdeon (Hellraiser), historia por cierto que parece concebida para generar secuelas, pero que por el poco éxito que tuvo acabó sin continuaciones y Clive Barker solo haría una película más como director (Lord of Illusions, 1995). 

Al final de la película me quedo un poco decepcionado con el resultado final, tengo la sensación de que el montaje de este Director's Cut se hizo corriendo, pero curiosamente al igual que me pasó en los 90, con el transcurso de los días me quedo pensando en la película y me acaba pareciendo mejor de lo que creía.

¿Y por qué la novela se titula Cabal? Esto sí es algo que al final de la película queda perfectamente explicado.

Lo mejor: un comienzo interesante que, a través de esos sueños recurrentes, crea cierta expectativa sobre lo que puede ser Midian. También hay que destacar la crítica al preconcepto y la defensa de lo diferente que se desprende de la película.

Lo peor: la batalla contra los monstruos de Midian me parece demasiado larga. Habrá quien disfrute de todo ese desfile de maquillajes, muy trabajados para aquel momento, pero para mí roza lo innecesario.


3 comentarios:

El Rector dijo...

Adquirí no hace tanto este nuevo montaje del director de 120 minutos y la verdad sea dicha, me ha dejado sensaciones bastante parecidas a las de la versión mutilada estrenada en su día. Una pena que haya pasado tanto tiempo desde que vi aquella, que ahora mismo me sea imposible entrar en comparaciones más concretas sobre las bondades o no del nuevo montaje. En cualquier caso, como digo, sigo pensando de la película lo mismo que en su día y que coincide bastante con lo que comentas Ronette. "Razas de Noche" comienza de manera inmejorable, con una historia atractiva, una atmósfera malsana marca de la casa y personajes a priori bastante interesantes, pero que a mi juicio, se va desinflando a medida que avanza la trama y el terror va quedando un poco de lado, para dar pie a una película fantástica de aventuras, con mucho efecto especial (y por supuesto, muy bueno), pero que poco tiene que ver con sus inicios y con lo que seguramente esperaría encontrar un fan del género y del propio Barker en un título como este.

Como comentas, el montaje parece hecho o bien con prisas, o bien con suma torpeza, lo que deja sobre la mesa una trama algo confusa y bastante mal desarrollada, en especial en el último tercio de la misma. Y bueno, la batalla final, ya lo has comentado, un pequeño jarro de agua fría, pese al gran despliegue visual.

Pese a todo, es una película de obligado visionado, más teniendo en cuenta la efímera carrera de Barker como cineasta... quien sabe, quizá algún día vea la luz esa versión de 140 minutos y el resultado final mejore algo. Por el momento, muy lejos de "Hellraiser" y de otros grandes títulos de aquella promoción, pese al buen cartel que sigue manteniendo.

Saludos.

Missterror dijo...

¿Quién no ha querido ir a Midian y quedarse allí para siempre?. Para mi lo diferente es el modelo, un modelo que va mutando porque sigue diferenciándose de todo constantemente. Como amante de lo diferente, es normal que "Razas de Noche" me venga como anillo al dedo en el mensaje y en la forma, porque es cierto que los monstruos no son terroríficos, sino amigables, pero eso aún les hace más diferentes y me fascinan. Coincido en que en el tramo final la cosa ya se va de madre y la irregularidad va pisando cada vez más fuerte, pero me parece un submundo tan poderoso, que lo puedo perdonar.
¿Cómo resistirse a Clive Barker? ¿Cómo? Es un genio moderno!

¿Y te he dicho que "Cristal Oscuro" es una de mis películas favoritas de este universo y de todos los que nos queda por conocer? Todo dicho entonces ;)

Saludos

RONETTE PULASKI dijo...

Rector, totalmente de acuerdo. Yo creo que hay una buena historia detrás y que podría haber sido un éxito como lo fue Hellraiser, sin embargo se queda en unas prometedoras intenciones. Efectivamente el fallo, en gran parte, está en que abandona las premisas de terror con las que comienza y acaba en otros caminos. Además de la última parte que es un tanto confusa.
Yo ya la recordaba cuando la vi en los 90 como una película, en parte, fallida. Esperaba que esta edición mejorase en mucho la anterior y también me quedo con una sensación muy similar, lo que es un poco decepcionante. En cualquier caso me parece que tiene en su conjunto suficientes elementos interesantes como para valorarla de forma muy positiva.
Missterror, a mí Midian y esa defensa de lo diferente también es lo que más me gusta de la película, que además desprende una atmósfera muy de aquella época que me trae muy buenos recuerdos.
(Por cierto, también coincido contigo con Cristal Oscuro, que es bastante anterior a Dentro del Laberinto, y ambas forman parte de mi colección).
Razas de Noche recuerdo que fue una película muy anunciada, al menos en videoclubs y revistas. Yo tenía el póster, creo que venía con un número de la revista Fangoria. También tengo uno de Hellraiser que hasta hace poco todavía estaba colgado en mi habitación en casa de mis padres.
Con todos sus defectos es una película muy reivindicable.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.