Crítica: Overlord (Julius Avery, 2018) Crítica: Superlópez (Javier Ruiz Caldera, 2018) Crítica: The Night Comes For Us (Timo Tjahjanto, 2018) Crítica: Mandy (Panos Cosmatos, 2018) Crítica: Clímax (Gaspar Noé, 2018)

domingo, 10 de diciembre de 2017

Crítica: The Babysitter

Viniendo de un director como McG, del que ya poco podría esperar, reconozco que esta película es una agradable sorpresa. Las comedias de terror caen en muchos casos en una sucesión de parodias que llevan al aburrimiento, pero en este caso la película mantiene un ritmo gamberro bastante dinámico y acaba siendo una película entretenida. A todo ello ayudan unas imágenes gore bastante explícitas que la consiguen distanciar, pese a su argumento, de otros productos que pecan de ser demasiado infantiles.

El tono desmadrado de la película queda claro desde el inicio a través de los diálogos y la banda sonora, que logran ir encajando bien un argumento sencillo y divertido. Con sorpresas e irreverencias varias la película nos lleva a un slasher digno, que, si bien no llega al nivel de Happy Death Day, sí es otra comedia de terror recomendable para pasar el rato. Además, también es cierto que la facilidad de estar en la plataforma Netflix y sus escasos 85 minutos de duración invitan a verla. Su director, McG, inició su Carrera muy ligado a la música, siendo el productor del primer álbum en 1995 de Sugar Ray y dirigiendo varios videoclips de los propios Sugar Ray, Cypress Hill, Korn y The Offspring. Su mayor éxito en el cine fue Terminator Salvation, 2009, y tras su última película, 3 Days to Kill, 2014, quedó relegado a la dirección de series de TV de segunda. Con The Babysitter parece que levanta el vuelo, adaptando un guion de Brian Duffield (Jane Got a Gun, Insurgente, ambas del 2015).

Cole es un joven freak enamorado de una niñera muy cool llamada Bee. Cuando la vecina de Cole, una niña de su misma edad, le dice que está segura de que mientras él duerme la niñera organiza orgías en el salón de su casa… Cole no se lo piensa dos veces y decide quedarse despierto y espiar a la niñera. Para su sorpresa, los encuentros que se monta la niñera con sus amigos no son lo que cabría imaginar.

En una historia así, está claro que el protagonismo recae en la actriz australiana Samara Weaving, a la que también podremos ver este mismo año en la nueva película de Martin McDonagh, Three Billboards Outside Ebbing, Missouri (de la que hablan muy bien) y en Mayhen, y a la que ya vimos en Mystery Road, 2013, o interpretando a Heather en Ash Vs Evil Dead. Buena actuación interpretando a una niñera divertida con la que todo adolescente querría pasar los fines de semana. No solo baila, juega y se tira a la piscina, sino que mantiene conversaciones sobre Alien, Star Treck y Star Wars, qué más se podría pedir. Aparecen también las actrices Leslie Bibb, vista recientemente en Awakening the Zodiac, 2017, con escaso protagonismo al hacer de madre, y la joven Emily Alyn Lind (Hidden, 2015).

Con una historia simple pero que da juego, y con unos personajes irreverentes muy, muy jóvenes, la película se asegura como mínimo cumplir unas expectativas que pasan por ofrecer un buen rato. Eso sí, es difícil hablar de los personajes, sin mencionar que la película está repleta de tópicos ya que en ella aparecen todos los roles míticos de las comedias americanas: la babysitter rubia, el freak con gafas, la asiática gélida, el afroamericano graciosillo, la animadora, el tío sin camiseta… Lo que la acerca de alguna manera, por poco que nos guste, a películas parodia como Not Another Teen Movie.

McG se ha movido, principalmente, en el género de la comedia, pero en este caso está acompañado de colaboradores con experiencia en el cine de terror. Douglas Pipes, a cargo de la música, participó en Trick´r Treat (2007), aunque es más conocido por la película infantil Moster House; y Shane Hurlbut, a cargo de la fotografía, participó en la película 11:14 (2003), aunque es más conocido por haber ayudado a lucir el palmito de Jessica Alba en Into The Blue (2005). Éste último, por cierto, ya había coincidido con McG en Terminator Salvation.

La mezcla entre el terror y la comedia, lejos de ser reciente, es algo que se produce en el cine desde prácticamente sus inicios, en los años 20 (One Exciting Night, 1922), aunque principalmente fue con películas como The Rocky Horror Picture Show (1975) o La Tienda de los Horrores (Corman, 1960 y Oz, 1986), donde se hizo más evidente. En cualquier caso, es en los 80 donde proliferan este tipo de comedias de terror, y si tengo que mencionar algunas que merecen la pena, sin duda hablaría de: El Baile de los Vampiros (Polanski, 1967), The Young Frankestein (Brooks 1974), An American Werewolf in London (Landis, 1981), Vampiros en la Habana (Padrón, 1985), Blood Diner (Kong, 1987), Braindead (Jackson, 1992), The Nightmare Before Christmas (Selick, 1993), El Día de la Bestia (De la Iglesia, 1995), From Dusk Till Down (Rodríguez, 1996), las numerosas contribuciones de Sam Raimi y de Tim Burton, y series como Buffy y Ash Vs Devil Dead, entre otras.

Si nos tomamos en serio esta película la estaríamos matando. En ella se trata el bullying al joven protagonista de forma casi ridícula, los deseos preadolescentes centrados en la figura de la explosiva niñera y, al fin y al cabo, el cierre de una etapa y el comienzo de otra (en la que ya no es necesaria una niñera), todo ello en forma de auto parodia y guiños al género (Friday the 13th, Carrie).

Cierto es que a este director nunca le ha importado la substancia de sus películas y, en este caso concreto, salva la cinta moviéndose entre estereotipos y ofreciendo de forma acertada la sorpresa cuando el devenir de la historia parece entrar en un laberinto del que ya es difícil salir. Destacaría también que consigue traer reminiscencias de películas de serie B de los años 80, pero aportando un enfoque totalmente milenial, actualizado hacia el público que al que va dirigida.

Como curiosidad, decir que en medio de los créditos finales hay una micro escena escondida con lo que se podría considerar un final alternativo. Ojo, porque a mí en un primer visionado se me pasó.

Lo mejor: Es entretenida. Con una trama sencilla y directa, su corta duración invita a verla. Particularmente creo que da lo que se espera de ella.

Lo peor: Comedia destinada a un público teen y llena de topizacos, sería un error considerarla como algo más que un producto entretenido. Particularmente me hubiese gustado otro final, pero ahí ya estaría entrando en un terreno demasiado subjetivo.


8 comentarios:

Jesús Haro dijo...

Ya veremos como la veo.

Rector. Que tal Star Wars Los últimos Jedi? Te ha gustado? Ya dirás.

Anónimo dijo...

No la veas, es de netflix, seguro que no pasas del primer episodio.
Star Wars está bien, pero me ha gustado mucho más Los vengadores la guerra del infinito.
Diego.

Missterror dijo...

Muy de acuerdo con tu crítica, Ronette. Comedia que se deja ver muy bien y resulta entretenida sin necesidad de buscar un hueco en la mente para guardarla.
Yo también creo que está bastante lejos de "Happy Death Day" como comedia y de "Better Watch Out", por compararla con otra con puntos en común como el niño enamorado de su niñera (aunque sean concepciones muy diferentes de un mismo tema)

Como dices, juega muy a su favor que no llega ni a una hora y media porque más tiempo ya terminaría cansando y que es muy accesible por encontrarse en la plataforma en la que se encuentra.

Y si te digo que yo ese final alternativo me lo he perdido?? Una pena porque la verdad es que no es una película que me apetezca volver a ver y ahora me he quedado con las ganas...

Saludos.

victor dijo...

La tengo en mi agenda desde hace unas semanas.........espero verla en breve.
Un saludo

El Rector dijo...

Jesús, Diego, ¿No me jodáis que ya están las dos en Netflix y yo ni me he enterado? :)

Saludos.

RONETTE PULASKI dijo...

Pues parece que estamos de acuerdo Missterror, para pasar el rato cumple, sin que vaya a quedar grabada a fuego en nuestras mentes.
Sobre la microescena que aparece en medio de los créditos finales, te la adelanto porque no merece la pena que por un segundo le des al play de nuevo:
SPOILER
La babysitter sale de entre los escombros para asestarle una puñalada a uno de los bomberos que arregla la casa...
Eso sí, espero que no sirva de disculpa para una secuela, no nos jodas McG!
Un abrazo!

Donnie Darko dijo...

Que sorpresa tan agradable. Por muchos comentarios que he escrito acerca de 'Terminator: Salvation' muchos sabréis que McG no es santo de mi devoción, pero esta babysitter me ha gustado bastante. Tal y como dice Ronette su trama es sencilla, su corta duración anima a verla y resulta entretenida. Es cierto que esta llena de tópicos pero su aroma ochentero a lo 'Operación soldado de juguete' o 'The burbs' que está destinada a un público mayoritariamente adolescente.. pero yo me lo he pasado genial durante hora y veinticinco y la verdad es que una película como esta no tiene otra pretensión que hacérnoslo pasar bien y lo consigue.. así que mi enhorabuena a McG.

Un Saludo!

Donnie

RONETTE PULASKI dijo...

Totalmente de acuerdo Donnie, poco más que añadir, simpática comedia de terror, entretenida y recomendable. No me había vuelvo a acordar de No matarás al vecino de Joe Dante. Buen ejemplo de las reminiscencias ochenteras. Un abrazo!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.