martes, 22 de diciembre de 2009

Crítica: Habitación Sin Salida

Algunos afortunados sabemos que hospedarse en moteles sucios y solitarios de carretera, ya sea para una noche o para una semana, puede resultar perjudicial para la salud. Esta llamémosla "motelfóbia" que arrastro haya sido posiblemente provocada por ver en mi infancia "Psicosis", dejando en mi subconsciente una gran aversión hacia éstos lugares tan deprimentes. Con los años, les cogería aún más antipatía, al volverlos a ver como "escenario" de otras muchas películas no menos sangrientas.

"Habitación sin salida" no sólo se asemeja a "Psicosis" por suceder la acción en un sucio motel, también tiene a su particular y atípico propietario, su policía, sus gritos, su cortina de ducha, incluso sin llegar a ser una versión de la obra de Hitchcock, contiene un evidente y destacable homenaje en sus bonitos créditos iniciales.


Si bien es cierto que la historia comienza con una situación que ya hemos visto antes en cientos de lamentables films americanos, el director Nimród Antal, ha sabido llevar muy bien el ritmo de la película, y como resultado tenemos una cinta que resulta tan predecible como la mayoría de este género. Una película que sin partir de una nueva idea, ofrece un buen resultado final, consiguiendo mantener el suspense durante los 85 minutos que dura el film. En esta ocasión, el motivo de que sus protagonistas se conviertan en victimas potenciales, no es porque a unos tipos locos les haya dado por matar sin motivo aparente, sino que se esconde una buena razón o al menos más posible que la mayoría de este tipo de cintas, dotando a la película de gran realismo y tensión.

En "Habitación sin salida" nos encontramos con una historia en la que dos personas corrientes (aunque ella al principio resulta un poco antipática), se ven envueltas en una pesadilla. Luke Wilson y Kate Beckinsale hacen un buen trabajo y sus diálogo son realmente creíbles. Destacable también resulta la interpretación de Frank Whaley, quien ocupa en cierto modo el lugar de "Norman Bates", un tipo raro que emana desconfianza. Así que si buscas un buen thriller, "Habitación sin salida" es una buena opción.


1 comentarios:

RUBÉN ARNAIZ dijo...

A priori, el film parece otro de los muchos tópicos films de terror gore que nos inundan desde hace varios años, y el tener de protagonistas a dos rostros muy conocidos como Luke Wilson y Kate Beckinsale, hace pensar en un film “light” y ultra comercial. Pero por suerte, nada mas alejado de la realidad: “Vacancy” es un film con un argumento extremadamente sencillo y de desarrollo clásico, pero cuya narración es impecable, gracias a la magnífica puesta en escena de Nimrod Antal que, además, impregna al film de una extraordinaria tensión y un magnífico ritmo. También el director consigue planos sugestivos e innovadores (Beckinsale vista desde un retrovisor de coche), y las interpretaciones de la pareja protagonista, lejos de ser extraordinaria, si que consiguen transmitir toda la angustia de los personajes. También el diseño artístico es perfecto, y es que la habitación donde están los protagonistas es también protagonista. Lástima que el tercer acto pierda mucho gas, con la reiteración de situaciones y lugares comunes (el túnel) llegando a un final muy poco acertado, pero desde luego que todos los demás méritos siguen ahí.

Lo mejor: La puesta en escena y el diseño de arte.

Lo peor: El enorme bajón que tiene el film en el tercer acto.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.