martes, 10 de agosto de 2010

Crítica: 2001 Maniacs: Field Of Screams

En 1964, Herschell Gordon Lewis filmaba la fantástica "2000 Maniacos", un terrorífico retrato de la sociedad sureña de los Estados Unidos que a posteriori, influenciaría infinidad de películas del género. En el año 2005, Tim Sullivan realizó su particular remake de la cinta de Lewis, dando una visión un tanto mas humorística de la cinta original y abanderada por el inigualable Robert Englund, dando como resultado una película que, aunque lejos, muy lejos de la de 1964, resultó de lo mas disfrutable. Ahora, cuatro años después, el propio Sullivan regresa con su panda de espíritus sureños vengativos para intentar explotar de nuevo la misma fórmula que tan buenos resultados le dio en el pasado, pero como bien dice el refrán, "Cada día no es Domingo".

Y es que esta "2001 Maniacs: Field of Screams", me recuerda a cuando en el colegio uno copiaba el examen del empollón de la clase y luego, cuando el profesor decía las notas, el aprobaba y nosotros suspendíamos, por que esto es exactamente lo que le ha pasado a Sullivan, quien ni corto ni perezoso, no ha tenido el mas mínimo inconveniente a la hora de auto plagiar su propia película del 2004. ¿El resultado?, bueno, parece que el listillo va a tener que recuperar en Septiembre.


"2001: Maniacs Field of Screams" nos descubre como los maniacos han perdido el beneplácito del corrupto Sheriff del pueblo, el cual permitía a cambio de una buena remuneración, que estos llevasen a cabo sus "actividades" en la zona, por lo que no tienen otra alternativa que tirarse a la carretera y hacer bueno aquello de "Si Mahoma no va a la montaña, la montaña irá a Mahoma" en busca de nuevas víctimas para su vengativa cruzada contra los blasfemos norteños. Un equipo de un programa de televisión que viaja por el país en busca de un buen reportaje, se topan con el improvisado campamento de los maniacos, quienes les convencen de que filmen en reportaje sobre las costumbres de las buenas gentes del Sur.

Para los que hayáis visto la película anterior, queda bastante claro que Sullivan a optado por repetir la misma fórmula, añadiendo como única novedad algo tan de moda como son los reality shows televisivos (véase "Suicide Girls Must Die") para darle un toque de actualidad, aunque a la práctica, esto es algo meramente anecdótico, pues en ningún momento utiliza la técnica del falso documental y es que "2001 Maniacs: Field of Scream" es la manida cinta de jovencitos perseguidos por asesinos varios en su vertiente mas "clásica" que utiliza la formulación gag-muerte, gag-muerte como único mandamiento.

¿Cómo se explica entonces el fracaso de esta nueva andadura? Fácil. Lo primero y fundamental, Robert Englund no está. Y esto ya es algo que me extrañó cuando se dio a conocer el reparto, pues el papel de "Mayor Buckman" está hecho a su imagen y semejanza (recordemos que lo bordó en "2001 Maniacs"), así que la no presencia de Mr. Krueger no hacía presagiar nada bueno y decía bien poco de la calidad del proyecto, por que señores, el amigo Englund de tonto no tiene un pelo. Esto es algo insalvable para esta nueva entrega, pues Robert cargaba todo el peso de "2001 Maniacs" sobre sus hombros, algo que solo está al alcance de unos pocos privilegiados, y por desgracia, el bueno de Bill Moseley ("Dead Air", "Repo the Genetic Opera!", "The Graves") pese a la simpatía que despierta entre los aficionados (me incluyo), aun no pertenece a este reducido grupo de élite. Aquí se echa en falta la figura del maestro de ceremonias, y este nuevo "Mayor Buckman" de Mosseley resulta poco mas que una burda imitación del auténtico.

Otro elemento diferencial es el ya descarado enfoque humorístico que se la ha dado al filme, mucho mas acentuado y menos "fino" que en la película anterior. Esto en si mismo, no significaría necesariamente algo negativo si la cosa tuviese gracia, el problema es que la cinta no tiene ni puñetera gracia, con lo que lo único que consigue Tim Sullivan es que nos riamos de su película, no con ella, que es lo peor que le puede pasar a una comedia.

El apartado visual es lo único que salva un poquito los muebles, con un montón de muertes y bastante abundancia de sangre y gore, aunque si tengo que elegir, me sigo quedando con los efectos especiales de su anterior filme y sobretodo con la originalidad de las muertes, mucho mas divertidas en aquella ocasión. Sumado a este festín de vísceras, también tenemos que comentar la presencia de un montón de chicas monas enseñando pechuga, en este sentido no se le puede pedir mas a la cinta, pues otra cosa, pero tetas tenemos para dar y regalar.

Conclusión, "2001 Maniacs: Field of Screams" es un vil intento de sacar dinero con la ley del mínimo esfuerzo, pues es una mera copia barata (refrito disfrazado de secuela) que a falta de carisma y sentido del humor (algo curioso teniendo en cuenta que estamos ante una cinta cómica), tiene que recurrir al recurso fácil de la sangre y las tetas para intentar engañar al personal. A esto hay que sumar las horribles actuaciones del reparto y la poca simpatía que despiertan la gran mayoría de personajes pese a los infructuosos esfuerzos por parte de Bill Moseley por hacerse con las riendas del carromato. Gags estériles, muertes poco originales y una sensación de cutrez generalizada que nos acompaña a lo largo de unos escasos noventa minutos que se nos pueden llegar a hacer mas largos de lo que deberían.

¿Qué salvaremos de la quema? Pues alguna secuencia muy concreta, como la del numerito musical que se marca la abuela Boone y las chicas (de los pocos gags disfrutables), lo bien que le queda el uniforme de enfermera a Christa Campbell ("Day of the Dead", "Ligeia"), la presencia de algunos viejos conocidos de la entrega anterior y la posibilidad de que gracias al filme, algunos puedan descubrir la genial obra del ilustrador y dibujante de cómics español, Raúlo Cáceres, autor entre otros de una fantástica y personal visión de "2001 Maniacos" que ilustra los créditos iniciales del filme.


3 comentarios:

Darkotica dijo...

Me pregunto si se le puede llamar "película" a semejante basura. Voy a ser sincera, ni siquiera terminé de ver esta cinta (y eso ocurre en muy contadas ocasiones), pero este film es un insulto a la inteligencia, además de una gran pérdida de tiempo. Tuve la ocasión de ver la primera, con Robert Englund a la cabeza del reparto, y aunque no me pareció una cosa del otro mundo, por lo menos me resultó entretenida y consiguió sacarme alguna carcajada. Pero lo de esta secuela no tiene nombre, es absurda, tonta y por mucho que me esforcé, no le encontré ningún mérito artístico, ni siquiera al señor Bill Moseley. Solo la recomendaría a quienes disfrutan viendo despelotes.

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo contigo Darkotica, si bien la primera pelicula no es una maravilla era muy entretenida y esta secuela es un bodrio total, nada funciona a excepcion del numero musical pero de ahi en fuera nada vale la pena.

Anónimo dijo...

La primera cuando la vi realmente me gusto mucho, es entretenida, las muertes estan bien hechas y son ingeniosas y la presencia de Robert Englund ayuda a elevar la calidad del film, pero esta secuela es un bodrio total, me senti decepcionado y como bien dices en tu critica lo que se salva es el baile y Christa Campbell y parale de contar de hecho la original es mil veces mejor.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.