sábado, 28 de agosto de 2010

Crítica: Predators

Cabezazos contra la pared es lo que me entraron ganas de darme cuando me llegó el rumor sobre un mas que posible remake de "Depredador", la obra maestra de la ciencia ficción que protagonizara "The Gobernator" allá por 1987 bajo la dirección de John McTiernan, con toda seguridad una de mis diez películas favoritas. Con el paso del tiempo, supimos que no sería un refrito, sino una secuela y que además, el proyecto estaba en buenas manos, las de Robert Rodríguez y su "Troublemaker Studio", con lo que mi expectación fue "in crescendo" pese a la oficialidad del fichaje de mi "querido" Adrien Brody ("Giallo", "Splice") como protagonista principal.

También supimos que Rodriguez entregó las riendas del proyecto a Nimród Antal, cineasta norteamericano de sangre húngara que ya me sorprendiese hace unos pocos años con la recomendable "Habitación Sin Salida" y que ahora, vuelve a metérmela doblada con "Predators", la secuela soñada por cualquier seguidor de la saga que viene a recuperar la dignidad perdida por estos cazadores galácticos con el paso de los años y títulos tan mediocres como los que protagonizaron junto a sus vecinos los "Aliens".

"Predators" nos sitúa años después de los acontecimientos sucedidos en las dos primeras entregas, en los huesos de un grupo de mercenarios que despiertan de repente mientras caen a toda velocidad en paracaídas sobre una espesa jungla. Una vez allí, todos coinciden en como llegaron al lugar, y hablan de una luz cegadora como su último recuerdo previo a su actual situación. Desde ese momento, tendrán que colaborar para intentar descubrir cual es el propósito de su presencia en la desconocida selva, algo que no tardarán en descubrir cuando empiecen a ser perseguidos por unos misteriosos cazadores. Son las presas de una macabra cacería que se remonta a miles de años.


Muy pocos minutos de esta "Predators" son necesarios para que uno tire del equipaje todo el escepticismo con el que llega a la sala de cine, pues la secuencia inicial, donde el bueno de Adrien Brody se precipita al vacío hacía la jungla es una buena muestra de lo que vamos a encontrar en la cinta de tito Antal, acción frenética y "frikismo" extremo desde el primer minuto, por que lo que tenemos entre manos es genuina ciencia ficción de serie B pensada única y exclusivamente para el disfrute de todos aquellos que saboreamos antaño, cientos de orgasmos con la película de McTiernan.

En el fondo, el desarrollo es básicamente el mismo que el de aquella ocasión, un grupo de soldados adentrándose en la jungla mientras son cazados por el depredador (depredadores en este caso), si bien es cierto que en esta ocasión se han añadido a la trama algunos nuevos elementos para hacer la historia un poco mas variada, como el lavado de cara de algunos depredadores, la presencia de nuevas especies alienígenas e incluso divertidos giros argumentales, todo ello por supuesto, sin olvidarnos de los muchos guiños a la película de McTiernan que conseguirán ponerle la piel de gallina a mas de uno.

A nivel visual, "Predators" es alucinante, desde el preciosismo que destilan todos y cada uno de sus decorados, el diseño de todas y cada una de las criaturas que irán desfilando ante nosotros o los grandes efectos especiales diseñados por los maestros en la materia Howard Berger y Greg Nicotero (incluso las escasas intrusiones de la tecnología digital resultan mucho mas "naturales" que de costumbre), quienes sin contar con un gran presupuesto, han conseguido crear un planeta entero tan fascinante como creíble.

Pero señores, lo realmente increíble de "Predators", es su apartado sonoro, porque si había algo que parecía imposible respecto a la primera película, era igualar la banda sonora compuesta por Allan Silvestry y eso, lo ha conseguido el amigo John Debney, componiendo un universo sonoro tal, que consigue transportarnos hasta los confines de la galaxia con un "score" que pone los pelos de punta cuando se le antoja, incluso cuando se atreve a remixar el tema original a base de orquestaciones, guitarreos o incluso electrónica. Fascinante.

El otro punto fuerte del filme, es el diseño de los personajes, aquí es donde sale a relucir todo ese "frikismo" al que me refería al principio, por que hay que estar muy zumbado (y esto es un cumplido) para reunir en una misma película a semejante fauna, cárteles mexicanos, Yakuzas japoneses, un soldado ruso armado con una "impaciente", asesinos condenados a muerte, un africano miembro del Escuadrón de la Muerte de Sierra Leona, un mercenario solitario reconvertido a lider, etc.…, y os aseguro que vais a amar a cada uno de ellos, pues supuran carisma por todos los poros, incluido el interpretado por Adrien Brody (y pensé que jamás diría esto), que lo clava, si, si, olvidaos del Brody sobreactuado de costumbre, de ese tipo repelente que levanta la ceja y pone mirada de Clark Gable, el Brody de "Predators" hace que me tenga que tragar toda la mierda que he dicho sobre él (por lo menos hasta su próxima película), sin duda un dignísimo sucesor de Schwarzenegger y Danny Glover, que nadie lo dude. A su lado la guapísima brasileña Alice Braga ("Soy Leyenda"), el siempre efectivo Lawrence Fishburne ("Matrix") en un registro algo diferente del habitual o Danny Trejo, que funciona a modo de nexo entre la película y el universo Rodriguez, por otro lado, muy palpable a lo largo del filme.

Conclusión, "Predators" es la secuela soñada por cualquier amante de la franquicia, una película hecha con poco dinero pero con mucho amor que por suerte, se desmarca de todo lo que habíamos visto en las dos entregas de "Alien vs Predator". Un apartado visual y sonoro para quitarse el sombrero, espectaculares secuencias de acción, sangre de todos los colores, violencia, las dosis justas de humor, infinidad de guiños al aficionado y un homenaje constante a la cinta original, como queda muy claro en secuencias como la del Yakuza o la lucha final entre los dos supervivientes.

"Predators" es un buen ejemplo de que el dinero en el cine, a diferencia que en la vida, ni da la felicidad ni es garantía de éxito y de que Robert Rodriguez, pese a quien le pese, es a día de hoy, el auténtico Gurú del entretenimiento, el rey Midas del cine fantástico. Y es que la única forma de descubrir todo lo que tiene por ofrecer esta "Predators", es verla.

Como aficionado al género, me resulta muy difícil destacar algo negativo de un producto tan redondo como este, podríamos hablar de su escasa capacidad de sorpresa (aunque se agradece la intención), la no presencia de Arnold Schwarzenegger (pero eso ya lo teníamos todos asumido) o la certeza de que en los años venideros, estaré obligado moralmente, a tragármela cada vez que la echen por la tele. Pero bueno, estoy seguro que para encontrarle defectos, gente que sabe mucho más de esto que un humilde servidor, será capaz de vomitar mil y un argumentos. A mi lo único que me queda es seguir tocándome.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.