sábado, 28 de agosto de 2010

Crítica: Hunger

Después de haber hablado largo y tendido sobre la pasada edición del "After Dark Horrorfest" (por aquí hicimos el repaso de varias de sus películas, "The Final", "The Graves", "Zombies of Mass Destruction" y "The Reeds"), para ubicar la cinta que nos ocupa, tenemos que prestar atención a otro de estos populares festivales, el "Fangoria Frightfest" que organiza la revista Fangoria junto a Lighting Media y que este año nos proponen un menú compuesto de ocho títulos: "Road Kill", "Ligeia" (rebautizada finalmente como "The Tomb"), "Pig Hunt", "Dark House" (ganadora de la edición), "Grimm Love", "Hunger" y las españolas "Frágiles" de Jaume Balagueró y "No-Do" de Elio Quiroga.

"Hunger" nace del guión ganador del Slamdance Festival escrito por L.D Goffigan, a partir del cual, el debutante en el género Steven Hentges, da forma a su nueva película, una historia de terror fuertemente influenciada por títulos como "Saw" o la reciente "Nine Dead" que retoma la fórmula de encerrar a un grupo de personas y exponerlas a una situación extrema, en esta ocasión, privarles de una de las necesidades básicas del ser humano, alimentarse.


"Hunger" nos pone en el pellejo de cinco desconocidos que despiertan en medio de la oscuridad de una cueva. Por supuesto, no saben ni como han llegado, ni quien les ha traído ni lo mas importante, por que están ahí. No obstante, no tardarán en deducir que han sido secuestrados por alguna clase de demente, pues junto a ellos yacen unos bidones que contienen agua potable para treinta días y un siniestro reloj de pared que parece marcar una cuenta atrás. La realidad es que han sido elegidos para formar parte de un macabro experimento que tiene como objetivo ver hasta donde es capaz de llegar el ser humano para sobrevivir ante la falta de alimento.

Un nuevo episodio de terror antropófago, servido para la ocasión en bandeja de cine independiente, es lo que nos depara esta "Hunger", una película que pese a sus limitaciones de presupuesto, consigue dar el pego en sus inicios, y es que los primeros minutos son de lo mas interesantes, perturbadores incluso. En ellos nos encontramos atrapados en una inmensa oscuridad, donde ni personajes, ni espectador, ven absolutamente nada, lo que le da al filme una sensación de realismo considerable y consigue que nos hagamos partícipes de la situación que se está viviendo.

Pero se hizo la luz, y es entonces cuando somos plenamente conscientes de que el amigo Hentges no tiene la menor intención de ofrecernos nada nuevo, tirando de la vieja fórmula de encerrar a un grupo de desconocidos para que jueguen al "Quien es quien" como ya hemos visto antes en otras tantas ocasiones, aunque esta vez de forma muy superficial, sin despertar en ningún momento nuestra curiosidad, pues se huele a una hora lejos que detrás de esa aparente fachada de "thriller psicológico" no hay absolutamente nada. Es por ello que se introduce el tema del canibalismo, por que si no se puede tirar de intelecto (o guión), veámos si podemos hacerlo de morbo y que se coman entre ellos.

Esto, que para un reality show de TV, podría ser la mar de válido, resulta tremendamente aburrido y monótono en una película de noventa minutos tan carente de ritmo y de tensión como esta, donde la única evolución que experimenta la historia es la del tamaño de las ojeras de los cinco protagonistas, los cuales tienen sus roles tan tatuados en la frente desde el primer minuto, que dejan muy claro cual va a ser su papel en la historia, lo que resta a la cinta de uno de los pocos elementos que podrían dar un poco de interés a la misma, la incertidumbre. Con lo que conociendo de antemano el inamovible destino de cada uno de ellos, y teniendo en cuenta de que todo se desarrolla en poco mas de diez metros cuadrados, lo único que nos queda es intentar disfrutar las escasas escenas sangrientas que el filme nos tiene deparadas, demasiado descafeinadas además (supongo que por falta de recursos), para tratar un tema que tanto juego podría haberle dado a los amantes del gore como es el canibalismo.

Conclusión, "Hunger" es una película que partiendo de una fórmula ya caduca, añade a la receta un ingrediente tan "apetecible" como el canibalismo para dar forma a una propuesta a priori muy interesante, pero que por desgracia, se convierte rápidamente en una auténtico desafío no ya para nuestro paladar, sino para nuestra paciencia, por que nos encontramos frente a una historia con un desarrollo muy poco dinámico, demasiado limitado por el escenario en el que transcurre (y es que de un "survival" ubicado un noventa y cinco por ciento del tiempo en poco mas de diez metros cuadrados, tampoco se puede sacar mucho juego), mas cuando el factor "psicológico" brilla por su ausencia y ni siquiera se cuenta con unos protagonistas que despierten simpatía, un villano que esté a la altura de las circunstancias, las dosis mínimas de sangre o el elemento sorpresa, algo esto último, indispensable en un filme de estas características.

A su favor, pues poca cosa, quizá los inciertos diez minutos iniciales, alguna secuencia macabra (sobretodo en lo que hace referencia al pasado del secuestrador) y la interpretación de Lori Heuring ("Wicked Little Things") en el papel de la inteligente doctora Jordan, única que se salva de la apatía general del reparto. Pero que queréis que os diga, yo me he quedado con hambre.


0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.