lunes, 23 de diciembre de 2013

Crítica: Machete Kills

A Robert Rodríguez no le van los falsos cumplidos: si no te gustó Machete, no te va a gustar Machete Kills, y le importa un rábano. Esta secuela a la peli de acción de 2010 parece existir sólo para dar rienda suelta a su argumento intenso y por hacerle un favor a su buen amigo Danny Trejo, quién hace de héroe lacónico de cara llena de picadas de viruela qué da título a esta obra. Ni siquiera el distribuidor original, Fox; quería secuelas de las aventuras del ex agente federal que nunca conoció bola de fuego que no tuviera que atravesar con la gracia de un águila y la fiereza de un tigre, así que esta entrega de la saga viene a cargo de los buenos muchachos de Open Road.

Machete, última vez visto al final de la primera cinta huyendo veloz cuál leyenda, sigue contribuyendo en el lado del trabajo sucio en esta secuela, que no tarda en dar a Trejo su última oportunidad de ser awesome en pantalla. Trejo, una estrella improbable, ha trabajado duro desde ser un ex convicto recuperándose de su adicción a la droga a tener pequeños papeles como extra, y verle gruñir y posar a través de secuencias abiertamente falsas de otra película de Rodriguez todavía me provoca ese placer culpable pero afectuoso que siento por él. Es cierto que este es el último sueño de un actor: acabar en un papel en el que no tienes mucho que hacer, y la quietud natural de Trejo es el efecto menos especial, y de alguna manera el más especial; en todas las cintas de Robert. Su Machete permanece menos como un personaje y más como un sketch de un tipo malote; pero como su predecesora, Machete Kills no es nada más que mucho ridículo.

Momentos antes de cierta muerte, Machete es rescatado en un último minuto de perdón por el Presidente (Charlie Sheen, o “Carlos Estevez” – un malintencionado pero no carente de sentido aplicativo de su nombre de nacimiento). Washington D.C está bajo asedio por un loco con un arma nuclear, apostada en el Capitol y pidiéndole al gobierno que se infiltre en México y limpie la corrupción y la violencia del cartel, y está en las manos de Machete salvar América, consiguiendo así el perdón y la ciudadanía. La oferta del Presidente no es una solicitud, así que Machete acaba en el corazón de México, en paracaídas en pleno Acapulco ardiente sin ser visto; en uno de los gags más estúpidos de la cinta que sugiere que hay un poco de Zucker-Abrahams-Zucker en su ADN.
 
El villano en cuestión es supuestamente un revolucionario, Mendez; qué representa una crítica inteligente de la compleja relación de México con su violencia culturalmente embebida. Quiere limpiar el país, para evitar las complicaciones que suelen venir de la mano de las regiones llenas de violencia muchas veces ignorada o incluso respaldada por los gordos y corruptos políticos que gobiernan y los oficiales de la ley. Tiene también una personalidad dividida, y su parte Hyde es un Looney Tune de rabiosa violencia, que de alguna manera sirve como crítica al kilometraje de la cultura contemporánea que México obtiene de su asociación con la violencia del cartel. Demian Bichir es Mendez; quién ha dado perfectas actuaciones en la serie The Bridge y ha estado nominado por A Better Life. ¿Qué saca él de este personaje maníaco con dientes de conejo que mira con ojos saltones? Pues toda la diversión del mundo mundial. Toda.
 
Esto no es una cabeza nuclear cualquiera, de todas formas. Es otra de estas bombas que explotan en el minuto exacto la que manda a Machete a la caza del carnero salvaje, donde se cruzará con un grupillo infinito de enemigos peligrosos y hábiles amigos. Uno de estos personajes es la repipi caníbal Desdemona, quien ladra y sisea con el gruñido de Sofia Vergara y la armería fálica de los últimos personajes de Rodriguez; posiblemente nada que comentar sobre los problemas de identidad sexual que se pueden suponer de sus balas lanzadas desde el brassiere o la pistola que se saca de la entrepierna. Amber Heard desdeña y se acicala creíblemente como Miss San Antonio, la única mujer en la instalación que se va a la cama con Machete en vez de las muchas amantes que se lleva en la primera película. Y Mel Gibson es impreciso y divertido como leader del culto con una fijación por Star Wars, y que parece entregar sus frases de una manera que sugiere un peso dramático apropiado así como un claro entendimiento del tono ridículo de la cinta. En el momento en que es un luchador en toda regla, maneja un sable láser. Gibson lo vende sin la mínima queja.

Rodríguez parece haber seducido más de un par de nombres para participar en su último proyecto y a nivel básico, Machete Kills tiene un cast muy respetable, incluso aunque disponga de actores menos familiares como el artista de artes marciales Marko Zaror. Quentin Tarantino, probablemente un fan también; le daría con gusto tres frases a Zaror y cortaría la mayor parte. Rodríguez le hace literalmente invencible. Tal es la naturaleza del estilo de Rodriguez, todo planos monetarios, nada de seducción. El gran Wesley Morris una vez describió a Lee Daniels, dirigiendo Lee Daniels’ The Butler, como Oliver Stone sin el condón intelectual. Sospecho que la relación es similar entre Tarantino y Rodriguez, buenos amigos que se informan el uno al otro de sus respectivas películas y sensibilidades. Está claro que un primer plano prolongado de los pies manicurados de Heard es algo así como una carta de amor a su compañero fetichista de los pies. En ese aspecto, es conmovedor.
 
Rodriguez es también descuidado al usar algunos nombres grandes al servicio de su personaje llamado El Camaleón. Este asesino a sueldo acaba en la pista tras Machete y sus desventuras parecen superficiales y vagamente relacionadas con el argumento. Primero aparece con el aspecto de Walton Goggins, y una vez que es descubierto, se quita la cara y revela bajo ésta la apariencia de otra mega-estrella, normalmente con un cambio de color de piel e incluso de sexo bastante dramático. Es un truco, un truco muy idiota que nos muestra que Rodriguez ha conseguido convencer a mucha gente de aparecer en la cinta antes incluso de escribirla. Cuando tienes un estudio en tu propio garaje y la luminiscente Michelle Rodriguez en el teléfono, a veces unos pocos gags acertados y unos trucos baratos son todo lo que necesitas.



9 comentarios:

Romasanta Macias dijo...

Me costará mucho verla. La primera se me hizo demencias y plomiza.Pero nunca es tarde para dejarme llevar. :)

El Rector dijo...

Pese a la decepcion que me supuso machete,no pierdo la esperanza con esta secuela. TWG,se que compartimos pasion pot el tejano y tus palabras me llenan de esperanza.

Parece mentira que tratandose de un producto menor,en comparacion con la primera,rodriguez haya conseguido contar con semejante reparto nuevamente... pero claro, quien no querria salir en una pelicula de este señor?

Saludos.

Francisco Mota dijo...

Se que es algo tedioso, y algunos si quiera leerán esto, pero tengo un blog, es nuevo, y no tiene éxito, se que existen errores en este, que tal vez sus historias no son las mejores y de que me falta mucho, pero este es mi sueño, estoy buscando al publico indicado, al que le agrade leer, le interese el suspenso, y mi forma de pensar, por favor, solo denme una oportunidad.
http://historiasbizarrasdeunamenteperturbada.blogspot.com/

Missterror dijo...

Pues me temo que a Robert Rodríguez le va a importar un bledo que me guste esta segunda parte, ya que la primera me aburrió soberanamente, tanto que ni la terminé, y esta versión "kills", me parece una excusa para no hacer nada nuevo y sacar a celebrities para ver lo guay que puede ser Danny Trejo (quien, por cierto, no es santo de mi devoción)

En fin, que diría que me voy a abstener de verla, pero como no me gusta escupir para arriba, pues te diré, querida mía, que tarde o temprano, me tienes aquí comentando de nuevo :)

saludos

Max Cady dijo...

Gran reseña como siempre TWG, aunque como bien apuntas no creo que me guste, pues me horrorizó Machete. No concibo esta segunda entrega, menos aún una tercera parte de este mejicano de expresión hormigonada y cuchillos enormes, pero lo que me flipa es la cantidad de actores y actrices que se apuntan al carro del señor Rodríguez y sus disparates. Las películas serán mejores (Sin City o The Faculty) o castañas enormes (como Machete o Planet Terror) pero lo que no me cabe la menor duda es que este tipo debe convertir los rodajes en un divertimento enorme donde se lo tienen que pasar pipa. Y eso es digno de alabanza.

Saludos!!!!!!!!!

P.D. Por el entusiasmo contagioso que trasmites le echare un vistacillo un día de estos.

P.P.D. El casting femenino también ha influido en algo. :)

May Dove dijo...

De eso no hay duda, no sé como lo hace para contar entre sus actores con gente tan prometedora. Parece que mucha gente se queje de sus cintas pero siempre hay grandes estrellas metidas y fans por todos lados. Si no te gustó Machete, Machete Kills es más de lo mismo, de eso no hay duda pero si te pareció una buena peli de acción, la segunda mantiene el tono!

El Rector dijo...

Lo sorprendente, es cascarse semejante crítica, de semejante película, y lo digo, desde el más absoluto respeto y no menos admiración, que siento por Robert Rodríguez, pero es que esta Machete Kills, no está a la altura del cineasta. no puedes hacer maravillas como Abierto hasta el Amanecer, Desperado, El Mexicano o Planet terror, y luego presentarte con esto ante la parroquia...

Si la primera Machete, ya era justita en cuanto a su capacidad para funcionar como comedia gamberra, esta secuela parece una parodia burra y muy bastarda de aquella, un producto menor pese al elenco de caras famosas que en ella encontramos. Machete Kills es una broma entre amigos (Rodríguez y cia), difícilmente disfrutable desde un punto de vista cinematográfico. Una sucesión de gags tontos, carentes de la genialidad habitual con la que nos suele sorprender frase tras frase Rodríguez en sus películas y que se sustenta, en esta ocasión, únicamente en su vistoso apartado visual, sus sexy reparto femenino (sorprendentemente seductora se muestra la srta.Rodriguez y eso, que nunca ha sido santo de mi devoción) y la presencia de Osiris Amanpour, el cual, en apenas diez minutos de metraje, justifica el visionado de los tortuosos 90 restantes (que grande llega a ser el amigo Savini).

TWG, reitero mis felicitaciones por tan fabulosa crítica, aunque por una vez, tengo que claudicar y darle un suspenso merecido a mi estimado Robert Rodríguez, que luego sino, se me acusa de tener el juicio nublado por el fanatismo ;)

Saludos.

May Dove dijo...

Jajajaja
Desde luego no es Abierto hasta el amanecer, preciosidad donde las haya

Anónimo dijo...

Las peliculas de Rodriguez, en especial las de Machete. No debemos tomarnosla en serio porque nos va a joder. Digamos que estas cintas son como "una puta". Disfrutala y da rienda suelta a tus deseos. Poruqe si la quieres tomar como una dama, te va descepcionar y hasta romper el corazon.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.