jueves, 8 de mayo de 2014

Crítica: The Den

La verdad es que hay pelis que me dan rabia. Me da una envidia terrible ver proyectos como The Den o Afflicted, que sus creadores logran sacar adelante y que acaban siendo más que resultonas, buenas. Pasando este pequeño rescollo de manía directoral por la que paso “The Den” no es ni mucho menos la película del año. Tampoco la cinta de terror del año, ni el mockumentary siquiera. Pero es un buenísimo ejemplo del cambio maravilloso y magnífico que el subgénero ha experimentado en los últimos tiempos. Ya he comentado en alguna de mis críticas que no era yo muy devoto del found footage, pero amigos, lejos de estar muerto y enterrado, el subgénero está experimentando una resurección-qué apropiado en estas fechas-y nos está brindando unas películas escalofriantes, creíbles y hasta fascinantes. 

Zachary Donohue, responsable último-aunque la auténtica embajadora de la película es ese mujerón en potencia que es la natural Melanie Papalia, a la que descubrimos en aquella TV movie canadiense terrible “Encerrada“ de Andrew C. Erin hace cuatro años ya y en Smiley (2012) ya como protagonista y sobre la que recae todo el peso actoral de la cinta. 

En este caso ella es Elizabeth, una alumna de doctorado que presenta el proyecto de analizar la evolución (¿no será involución?) de las relaciones sociales gracias a portales como The Den (aquí conocido como chat roulette) en el que ya no hay al menos el anonimato físico del chat. Pues bien, iniciado el proyecto, se implica demasiado, pues entre las imágenes que la webcam le devuelve presencia un posible asesinato y es elegida por un (/os) asesinos despiadados que pueden hacer de su vida y la de los suyos un infierno. 

Vale, el argumento no es que sea una revolución de guión. Es en principio bastante típico. Pero conforme la cinta va desarrollándose, el torture porn entra en acción y acaba convenciendo muchísimo más de lo esperado. 

La historia engancha desde el minuto uno, nos guste o no, y se va precipitando y tomando impulso casi con la misma velocidad que la conexión de banda ancha de nuestra preciosa protagonista, gracias a un montaje cuidadísimo, donde no hay lugar a errores-que sería lo normal cuando hay momentos en que son cinco o seis las fuentes de grabación que se alternan- y que es sin duda lo mejor de la cinta. La narración, simple, en primera persona, ofrece la maravillosa posibilidad de empatía y el desarrollo de los acontecimientos va ocurriendo en el momento más oportuno y termina siendo precisamente lo más lejano al término predecible que cabe. 

Los aspectos técnicos son francamente espectaculares, sin alardear de ellos en ningún momento pero cumpliendo en todo momento y tanto la puesta como las interpretaciones son más que destacables. 

Siento que la mayoría de estas películas tienen el potencial absoluto de fracaso, y son carne de cañón de la crítica por los errores más leves pero esta cinta difícilmente se expone a ello y su concepto atrevido y giro final harán las delicias de cualquier degustador del cine hardcore. 

Si la finalidad de un found footage es meterte en la trama, creerte por momento lo que ves y en este caso, pasarlas un pelín “putas”, la cinta lo logra sobradamente. Sólo os diré que desde que la ví, mi webcam está tapada con un esparadrapo... 

En unos tiempos en los que el concepto de terror parece medirse según los valores básicos de producción, la falta de scripting, y la capacidad de levantar al espectador de la butaca con sustos obvios acompañados de subidas de volumen no puedo sino recomendaros una peli diferente, que evoluciona por sí sola y que tiene la capacidad de aturdir. 

Bien es cierto también que a los más curtidos no les parecerá nada del otro mundo, pero una peli cuya fortaleza precisamente es su compromiso absoluto con el estilo-todo lo que ves es la pantalla de un ordenador portátil, con la webcam de la protagonista como si el propio espectador tuviera pendiente un video - chat con ella, adentrándonos en ventanas que contienen su correo electrónico, y otras aplicaciones-merece al menos una oportunidad por su brillante concepto estético y su fabulosa ejecución. 

La dosis de terror está más que bien resuelta y la cosa se pone bastante espeliuznante conforme la peli avanza hasta su brutal, cabestro y genial final, uno de los mejores ejemplos de giro lógico y sorprendente a la vez en una cinta de género que he visto en mucho tiempo. 

Entretenida, interesante y apasionante con un concepto original (ya era hora) que nos hace reflexionar, queramos o no (y yo soy de muy poca reflexión) sobre cómo ha mutado la sociedad moderna y en especial la comunicación social gracias a los avances constantes de internet. Aquí el mal no se banaliza, se toma muy, muy en serio, y aunque el argumento caiga en torpezas de perogrullo, el suspense y la tensión se sienten, se sufren y llegan a parecer (sólo parecer, en este juego de espejos que es el metraje encontrado) casi reales.

Lo mejor: Tiene momentos condenadamente inteligentes y la magnífica forma en que se sortean las limitaciones prácticas y técnicas de un presupuesto pequeño tiene mucho que ver, no convirtiéndolo en limitaciones narrativas sino en aciertos. La prota es absolutamente adoptable.

Lo peor: Tendrá muchos detractores. No es la cinta que te haga olvidarte de lo malo que puede ser un found footage y el final pide a gritos un desarrollo más currado, pese a poner los pelos de punta. 

Chicos, a mí me ha gustado mucho y desde luego la recomiendo para cualquiera de esas tardes en las que se duda qué ver. Merece, y mucho, la pena.


6 comentarios:

andres pavone dijo...

Bueno ante todo FELICITACIONES POR LA CRITICA!!!, como buen seguidor de estos mockumentary, me dispuse a verla sin mayores expectativas pero me encontré con una buena película(teniendo en cuenta las limitaciones de su producción).Creo que tiene momentos retorcidos y siniestros y mas de uno se abra sentido identificado. Realmente me atrapó hasta el final (que me resulto interesante).Si bien no le llega ni a los talones tiene cierta similitud a Megan is missing( que es mas crudo que este). Creo que Donohue realizo un buen trabajo. Saludos.

May Dove dijo...

Enhorabuena por la crítica, siento que últimamente hablamos mucho de Megan is missing (lo que me produce mucha alegría, no te vayas a creer)
Creo que The Den hay que darle una oportunidad porque los aciertos que mencionan parecen más que suficientes para encontrar algo que se aleja un poco del found footage manido que nos tiene un poco hasta los machos.
Me apunto la recomendación con una gran sonrisa!

Damien Thorn dijo...

Queridos Andrés y May, gracias por vuestras palabras!
Es una peli que bien merece el visionado, porque se aparta de muchos lugares comunes en esto del metraje encontrado e incorpora novedades y recursos muy, muy inteligentes!
Un saludete y gracias de nuevoooo!

Rul T. dijo...

Acabo de verla. Me ha gustado bastante, más que Megan is missing, pues tiene un ritmo más acelerado y pienso que mejor adaptado al formato.

Damien Thorn dijo...

Hola Rul,
a mí es una peli que como ves me gustó bastante, aunque en su momento me impactó muchísimo más Megan is missing... Quizás por la relativa novedad del formato, que, tienes toda la razón, aquí está más que bien aprovechado!
Un saludo y muchas gracias por tu comentario!

Bieitols dijo...

De vez en cuando, cuando no tengo claro qué ver, pincho vuestras críticas al azar hasta que una me convence.
Pues este fue el camino que me llevó a esta película. Así pues, muchas gracias Damien.
Gracias porque es de las que me permite mantener la fe en un subgénero que me gusta particularmente. Y en el que a veces cuesta seguir creyendo.

Por definición, el found footage evoluciona a medida que lo hace la tecnología. Microcamaras de tropecientos mega píxels, go pros, chats de vídeo, Skype, virales de WhatsApp...
Qué bueno que haya quien se aproveche de ello para avanzar y darnos tal buenos pasatiempos como éste.
Todo funciona. Todo está bien hilado. Mantiene siempre la lógica y la tensión. Y la chica está espectacular. Y me refiero a que lo hace realmente creíble todo!

Me recordó a ese estupendo TV movie titulado Ciberbully. También muy bueno. Y también sostenido por una chica que lo hace perfecto.
Se parecen en el planteamiento. Y ambas merecen mucho la pena. Aunque la moraleja es muy diferente, pues tratan temas distintos aunque con una presentación parecida. O sirviéndose de recursos similares.
The Den es de terror más o menos bruto.
Ciberbully describe su sinopsis con el título.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.