domingo, 13 de septiembre de 2015

Crítica: El Exorcista III

En 1995 Tom DiCillo nos dejó la para mi su mejor película “Living in Oblivion” que narraba el intento por parte de un director de cine independiente para sacar adelante la cinta que estaba rodando. En un momento de la película el ahora archiconocido Peter Dinklage se enfada con el personaje interpretado por Steve Buscemi por la forma en la que este tiene de plasmar un sueño en la película, la idea de que aparezcan enanos le parece irritante llegando este a preguntar al director cuando alguien ha soñado alguna vez con enanos y porque en el cine en muchas ocasiones se muestran enanos en los sueños como si esa fuera la señal que distingue la realidad de la fantasía.

Esta reflexión que hacía Dinklage en la cinta de DiCillo nos viene brevemente por la cabeza al ver la forma en la que William Peter Blatty muestra su visión de esa especie de limbo (Representado de forma bastante poco original como una estación de tren) y que por desgracia es uno de los momentos mas desafortunados de la tercera entrega de la saga iniciada en 1973 por William Friedkin con la mítica “El Exorcista”. Es este momento con esos enanos que cargan un gran reloj (Elemento recurrente en tanto en la cinta original como en esta secuela, en ambas películas dos relojes se pararan misteriosamente delante de los protagonistas en un caso con Lankaster Merrin presente y en el otro ante el sargento Kinderman) con esas caricaturescas ancianas que tocan música y ese ángel que parece sacado de un catálogo de moda de finales de los ochenta, una de esas escenas donde el director muestra una increíble torpeza ya que si la idea de este era crear una onírica escena que acabara por desconcertar al espectador queda claro que no lo consigue. El desconcierto, el posible desasosiego que sufrimos es debido más a lo torpe y extraño que resulta el conjunto que por las propias intenciones del director.

En 1973 William Friedkin que venía de sorprender a medio mundo con “The French Connection” fue el director escogido para llevar a la gran pantalla la novela de William Peter Blatty “El Exorcista” que se basaba libremente en una historia real ocurrida en 1949 donde un adolescente fue sometido a un exorcismo. La película se convirtió en un éxito de crítica (Ganó dos Oscars, uno al mejor guión adaptado y otro al mejor sonido, además tanto Ellen Burstyn como Jason Miller y su joven protagonista Linda Blair fueron nominados como mejor actriz, actor y actriz de reparto respectivamente. Blair igual que ha sucedido con otros jóvenes actores acabó convirtiéndose en un juguete roto siendo detenida por posesión –el chiste resulta demasiado fácil- y distribución de drogas.

Dejando de lado la cinta de Friedkin, en la carrera de Blair no brillan las grandes películas y esta llegó incluso a protagonizar junto con Leslie Nielsen en 1990 una spoof movie de título “Reposeída” y que parodiaba la cinta que le hizo famosa y terminó siendo considerada como una de las cintas mas terroríficas de la historia del cine. Como era de esperar la secuela llegaría tarde o temprano y cuatro años después en 1977, John Boorman director de la notable “Deliverance” pero que no rodaba nada desde esa extraña cinta titulada “Zardoz” (Todo el mundo tiene el recuerdo de la forma en la que Sean Connery aparecía vestido en esta película) se puso detrás de las cámaras para dejarnos una innecesaria y excesiva secuela escrita por William Goodhardt (La carrera de Goodhardt como guionista se limita solamente a tres títulos: Este “El exorcista II: El hereje”, “Generación Rebelde” de 1969 y “El desafío del Cóndor” de 1980). 

Si “Carga Maldita” se convirtió en una pesada losa en la carrera de Friedkin (Obra injustamente tratada en su momento y que es necesario y obligatorio recuperar) o si esa innegable obra maestra titulada “La puerta del Cielo” fue un lastre para el entonces niño mimado de Hollywood Michael Cimino y que supuso un antes y un después en la industria cinematográfica, lo mismo se puede decir de este “El Exorcista II: El hereje” en la carrera de Boorman que tardó otros cuatro años en ponerse detrás de las cámaras para rodar “Excalibur” y otros cuatro años mas para dirigir “La Selva Esmeralda”. 

La película que narraba la historia de Regan McNeal cuatro años después del exorcismo al que le sometieron el Padre Karras y el Padre Merrin, y era complementada por un sacerdote interpretado por Richard Burton jugaba con el exorcismo previo que llevó acabo el Padre Merrin en África y la persona a la que libró en aquel entonces de la terrible presencia que había tomado su cuerpo. La confusión narrativa y la decepción que supuso la forma de abordar el tema de una manera totalmente alejada de la cinta de Friedkin hizo que todo el apoyo que recibió la primera parte se volviera en su contra convirtiéndose en una cinta casi maldita y que a pesar de haber sido reivindicada por parte de ciertos directores y fans solo es recordada por las escenas de las langostas y poco mas. 

Tan nefasto recuerdo fue borrado de forma radical por el autor de la novela original con “El Exorcista III” cinta que dejaba de lado a la película de Boorman (Algo parecido a lo que ha hecho Alan Taylor con su “Terminator Génesis” quitando de la línea temporal a la tan criticada cuarta parte de la saga “Terminator Salvation” o lo que ocurrió con “A todo gas: Tokio Drift” que fue desterrada para que en el momento en el que la saga protagonizada por Vin Diesel se convirtiera en un éxito volver a hacer las paces y perdonarle la condena). Hay que dejar claro que “El exorcista II: El hereje” sucede cuatro años después del exorcismo al que fue sometida Regan McNeal y “El exorcista III” quince años después así que aunque cronológicamente estas cintas tienen un orden coherente la cinta dirigida por William Peter Blatty es a todas luces la segunda parte lógica de la película de Friedkin no solo porque es el propio autor de la novela original quien construye la historia y no un guionista ajeno a esta si no porque además la acción se sitúa en Georgetown retomando a los personajes del sargento Kinderman (Que cambió de rostro en esta película. 

Si en la cinta original el policía era interpretado por Lee J. Cobb, en “El Exorcista III” fue George C. Scott quién le dio vida. Scott que es recordado por muchos por su papel en “Patton” fue también protagonista de otra de esas míticas cintas de terror que suelen acompañar a la película de Friedkin como una de las cintas más terroríficas de la historia del cine: “Al final de la escalera”, fue nominado al premio Razzie como peor actor por su interpretación de Kinderman. Son varios los fallos achacables a esta cinta pero esta nominación resulta a todas luces excesiva e injusta) y el del padre Dryer (Que también pasó de estar interpretado por William O’Malley a Ed Flanders) y por supuesto el del famoso padre Karras. 

Soy un fiel defensor de la idea de que sean los propios escritores los que adapten sus novelas al cine y más si estos ya tienen experiencia previa detrás de las cámaras. En este caso es el propio William Peter Blatty el que adapta su novela “Legión” escrita en 1983 y que tres años antes hizo lo propio llevando al cine su novela “La novena configuración” en la que contó con Jason Miller (El conocido actor que interpretó al padre Karras) y con Ed Flanders (La película inédita en España pero que se puede ver en youtube sitúa parte de su acción en un hospital psiquiátrico para veteranos de guerra, algo que parece enlazar con la idea de que cierta parte de la historia de “El exorcista III” sucede en el ala de psiquiatría de un hospital. La obsesión por la psiquiatría y la religión parece ser un tema recurrente y obsesivo en la obra de Peter Blatty). 

Son los propios autores los que conocen mejor su obra, saben que partes se puede considerar que sobran (O que en un contexto diferente al literario puede que no acaben por funcionar correctamente) o cuales hay que reforzar para sacarles mas juego. Ahí esta por ejemplo la soberbia adaptación que hizo John Ajvide Lindqvist con su novela “Let the right one in” (“Låt den rätte komma in”) para la película del mismo nombre dirigida por Tomas Alfredson, el grandísimo trabajo de Stephen Chbosky con “Las ventajas de ser un marginado” o John Irving con “Las normas de la casa de la sidra” sin olvidar por supuesto al propio Peter Blatty tanto con “El exorcista” como con “La novena configuración” y “El exorcista III”. Pero aunque Peter Blatty actúa de la misma manera que Ajvide Lindqvist dejando de lado todo aquello que puede descentrar al espectador de la historia que están intentando contar y que en el caso de “Legión” se nota y muy especialmente en la primera parte de la novela repleta de reflexiones acerca de la vida y de la religión por parte del sargento Kinderman que hace que ciertas partes del libro se hagan realmente pesadas llevándonos incluso a pensar en dejar de leerlo a no ser que este mejore, el escritor-director comete algún error que no deja de resultar llamativo. 

En 1978 Rainer Werner Fassbinder llevó a la pantalla grande la novela de Nabokov “Desesperación” (Obra maestra del escritor ruso injustamente eclipsada por su “Lolita”. La obra del escritor es del todo recomendable tanto sus novelas: “Pálido fuego”, “Risa en la oscuridad”, etc., etc... como su “Curso de literatura europea”). En ella su protagonista Herman Herman se topa un día con un, para él, doble perfecto. Cuando las deudas le agobien este planificará el crimen perfecto. En su salto al cine Fassbinder tomó una decisión que a muchos de los seguidores de la novela nos resultó cuanto menos extraña: Herman Herman y su “doble” Félix eran interpretados por dos actores distintos, el primero por Dick Bogarde y el segundo por Klaus Löwitsch. Algo parecido ocurre en “El Exorcista III” donde Peter Blatty utiliza a dos actores para dar vida a ese enfermo que se encuentra aislado en el ala de psiquiatría del hospital: Uno para mostrar el rostro “real” de personaje y el otro interpretado por Brad Dourif para representar al espíritu que ha poseído al enfermo. Esta idea que a priori puede resultar llamativa e incluso dar juego hace que el conflicto personal del sargento Kinderman al reconocer a un amigo pierda fuerza, quede relegado a un segundo lugar y el espectador establezca demasiada distancia con los sentimientos de este al encontrase en una situación como esa. 

Pero no hemos de dejar llevarnos a engaño, “El exorcista III” no deja de ser un thriller policíaco con elementos paranormales de fondo. Si la película de Boorman se alejaba de la cinta original tanto en el tono como en la forma escogida por este para plasmar la historia, esta tercera parte se adentra mas en la pura investigación policial aderezada de escenas terroríficas (Cualquiera que haya visto esta película de joven tendrá grabada a fuego cierta escena de una pobre enfermera) en la que el duelo entre Kinderman y el asesino géminis no acaba por estar resuelto de forma correcta por que ni las escenas que comparten George C. Scott y Brad Dourif acaban por enganchar al espectador (Peter Blatty fracasa a la hora de representar ese duelo entre ambos personajes) ni por esa forma de introducir al padre Morning no solo dentro de la historia si no dentro de la zona de máxima seguridad del hospital que parece mas propia de un western que de una película como esta. Lo mismo que sucede con el personaje interpretado por Nicol Williamson ocurre con ciertas parte de la historia que resultan demasiado forzadas para que esta tenga cierta coherencia y relación con la historia original como sucede con la forma de justificar que los personajes tuvieran algún tipo de vinculo con el exorcismo de Regan McNeal y el curioso hecho de que todos tengan una K en su nombre. 

Aunque este “El exorcista III” resulta muy superior a su predecesora (Cosa que por desgracia no era muy difícil de conseguir y que no es merito de esta película si no demérito de la cinta dirigida por Boorman) la película de William Peter Blatty resulta excesivamente irregular. A pesar de dejarnos un puñado de grandes escenas e ideas la cinta no acaba por funcionar ni como cinta de terror ni como thriller paranormal y aunque muchos de nosotros le guardamos un gran recuerdo y cariño hemos de ser sinceros y reconocer que aunque no es una mala película, esta no es esa gran cinta que muchos creíamos que era. Probablemente la excesiva duración de la misma juegue en su contra, sus casi dos horas de duración hace que en algunos momentos el director y guionista sean incapaces de mantener el ritmo y la tensión de la historia, haciendo que por momentos el espectador desconecte brevemente de la película. Por desgracia, “El Exorcista III” es una cinta que pierde con cada nuevo visionado, haciendo que todos aquellos que la vimos hace tiempo nos quedemos mejor con el recuerdo antes que volver a verla. 

Lo mejor: La escena de la enfermera en ese solitario pasillo.

Lo peor: La escena del sueño.


6 comentarios:

El Rector dijo...

Coincido plenamente con la crítica de Donnie y es que esta tercera entrega de la saga también la recordaba como una experiencia aterradora y un reciente visionado, ha perjudicado sobremanera la opinión que tenía sobre ella.

De todas formas, tiene sus cositas positivas. De entrada supera con creces a la horripilante segunda parte (no me extraña que se obviara) y nos da la oportunidad de disfrutar de dos actores que a mi juicio están soberbios: George C.Scott (no salgo de mi asombro por esa nominación a los Razzies) y Brad Dourif (fantástico, como siempre). Y por supuesto, algunas secuencias ya míticas del terror de manos de la tercera edad que ponen los pelos de punta.

Por desgracia, momentos muy puntuales para una película rebuscadamente incoherente e incapaz de acercarse ni en un 1% a la aterradora atmósfera de la obra maestra de Friedkin que termina aburriendo.

Saludos.

P.D: Sigo alucinando cada vez que leo algo negativo sobre "Terminator Salvation".

adrian bentos dijo...

Mr. Darko, pense exactamente lo mismo hace ya muchos años cuando vi por primera y unica vez esta cinta. Con respecto a escritores que se encargan de sus guiones, recuerdo que cuando Friedkin leyó el guion le dijo a Blatty : "acabas de matar tu libro", y con un marcador señaló en el libro original lo que debia dejar y de lo que podia deshacerse, es mas en entrevistas posteriores muchas veces el escritor empieza las respuestas con: "con William creimos que..." cuando se refiere al guión. Asi que en mi opinon depende de que si el escritor entiende el lenguaje cinematrográfico, Hellraiser es un buen ejemplo. Por ultimo: Terminator, siempre creí que la de Mostow era la mediocre como su director, perdón quise decir irregular, pero parece que no es ese el consenso, a mi Salvation me gustó, estará tercera en la general pero no es mala. Saludos

Donnie Darko dijo...

Siempre tengo miedo de volver a ver cintas que vi hace años y que me impactaron, siempre tengo miedo de si el recuerdo se verá traicionado o no. Por desgracia este es uno de esos casos en lo que hubiera preferido no volver a ver esta película pero no me puede contener.

Efectivamente como dice el Rector hay escenas míticas dentro de la historia del cine de terror pero todo resulta muy inconexo, flojo, falto de fuerza.. creo que le puse 5 estrellas por como me hizo sentir cuando la vi hace años...

Es realmente importante que el director entienda el lenguaje cinematográfico para explotar al máximo sus novelas pero son ellos los que saben perfectamente que partes pueden sobrar y si no lo saben mal vamos.. Al leer 'Legión' notas la cantidad de páginas que le sobran y que de haber estado en la película hubieran hecho que esta hubiera peleado con la cinta de Boorman como la peor de la saga (Aunque la de Harlin tampoco anda muy lejos). Personalmente el trabajo que hizo Lindqvist con 'Dejame entrar' me parece soberbio.

Con el estreno de la quinta parte de la saga volví a ver 'Terminator Salvation' y mi sensación fue la misma que cuando la vi en el cine. No solo no me gustó si no que ademas me parece la mas floja de la saga.. Mostow es un director mediocre pero McG tampoco es que brille por sus grandes trabajos.

Un abrazo!

damien thorn dijo...

Amigo Donnie,ESTUPENDA tu crítica!un gustazo...
Pero a mí,en cambio,me ha ganado este último visionado(hace unos meses,en plan atiborramiento exorcista)y aunque no me parece a la altura de la 'saga',y como bien dices se queda corta en cualquier género,me flipó su rollo locurón religioso que en su momento no disfruté y me aburrió horrores.
Y en mi opinión George C. Scott, enorme en Al final de la escalera sin ir más lejos,aquí está para ahogarlo en una sobreactuación chusca chusca...
La enfermera borde y la viejuna en casa del poli,lo mejorcito,además de esas imágenes que destacas a nivel visual y que es cierto,son bastante decentes...
Y El exorcista II,en mi.opinión es una grandísima incomprendida,no del todo injustamente,(vale,Boorman no parece saber muy bien qué hacer)que si prescindiera de la odiosa niña crecidita ganaría puntacos...Imágenes como las de África y las langostas son sublimes y muy superiores a la época.
Y en cuanto a los dos orígenes...debo ser de los pocos que también las disfruté...
Gracias nuevamente,mr Darko,por abrir el debate con tu criticaza!

El Cabrero dijo...

Un clásico de videoclub (cuando había videoclubs) y me encanta ese George C. Scott haciendo un trabajo por la pasta y aún así sin perder el encanto (impagable cuando dice ser adicto a las piruletas de fresa por pasarse una temporada confesando a niños...). Las secuelas de El Exorcista a mí siempre me fascinaron, la primera porque teníamos a una Linda Blair llena de curvas...esta porque Karras era ya una especie de Superhéroe...

Donnie Darko dijo...

Gracias Damien por tus palabras! Aunque la verdad es que en lo referente a 'El exorcista 2' no vamos a ponernos de acuerdo, ni contigo ni con 'El cabrero' (Lo siento cabrero). Hay mucha gente que opina como tu, que es una cinta para redescubrir y que hay que recuperar en condiciones (No se si esto lo leerá alguien del Phenomena pero si es así la podían proyectar -si no lo han hecho ya claro- ) igual en pantalla grande cambia y las escenas que dices adquieren una mayor consistencia pero las veces que la he visto (creo que ya van tres) no ha conseguido convencerme ni un poquito..

Si alguien tiene curiosidad os dejo un link de unas pedazo de camisetas de "El exorcista III" que a mi personalmente me parecen totalmente increíbles..

http://www.joblo.com/horror-movies/news/cool-horror-gear-fright-rags-the-exorcist-iii-limited-edition-t-shirts-225

Publicar un comentario en la entrada

Comparte tu opinión con nosotros y si te da problemas el formulario, insístele un poco, suele ser bastante cabronazo cuando quiere (y quiere muchas veces, por ello, ten la precaución de copiar tu comentario antes de publicar, por si las moscas y vuelve a repetir la operación).