lunes, 22 de febrero de 2016

Crítica: Deadpool

Había curiosidad, mucha curiosidad, para ver lo nuevo que ha parido la Marvel y que tanto revuelo ha levantado entre los aficionados. “Deadpool”, el antihéroe más bocazas de la factoría creado por Rob Liefeld y Fabian Nicieza allá por 1991, concebido en un principio como villano y evolucionado posteriormente a la categoría de parodia, protagoniza al fin su propia película, después del descafeinado debut en la gran pantalla que significó su aparición junto a “Follezno”... quiero decir, “Lobezno”, en “X-Men Orígenes: Lobezno” (“X-Men Origins: Wolverine”, Gavin Hood, 2009).

La principal diferencia entre “Deadpool” y otras producciones de Marvel, es su clasificación R, es decir, que aquellos jovenzuelos yankies que quisieran acercarse al cine a ver a su antihéroe favorito, tendrían que hacerlo de la mano de un adulto si fuesen menores de 17 años. Aquí por las Españas, hablaríamos de aquello tan agradecido (y añorado) de “No recomendada para menores de 18 años”, que tanto nos gustaba leer (cuando éramos menores de 18 años, por supuesto), antes de comenzar a ver una película, pues eso indicaba que o bien podríamos ver tetas y culos, o bien buenas dosis de casquería (quien sabe si casquería después de ver tetas y culos...). A “Deadpool”, debut cinematográfico de Tim Miller, se le podrán achacar otras cosas, pero no cabe duda que la calificación R, lejos de ser una artimaña de marketing, atiende completamente a la realidad del producto.

Había ganas de comprobar sobre el terreno, cuanto de cierto había en las muchas voces altas que se han apresurado a elevar a la película a los altares del universo Marvel, llegando a hablar incluso en los casos más entusiastas (por no decir desproporcionados), de la mejor película de superhéroes adaptada de la mítica editorial estadounidense. Sabemos lo que suele ocurrir en estos casos, que la gente va donde va Vicente y la verdad, mal nos pese, es que “Deadpool”, ni de lejos llega al nivel de las grandes producciones que han salido de Marvel Studios. Títulos como “X-Men 2” (Bryan Singer, 2002), “Los Vengadores” (“The Avengers”, Joss Whedon, 2012), “Guardianes de la Galaxia” (“Guardians of the Galaxy”, James Gunn, 2014), “Capitán América: El Soldado de Invierno” (“Captain America: The Winter Soldier”, Anthony & Joe Russo, 2014) o “X-Men: Días del Futuro Pasado” (“X-Men: Days of Future Past”, Bryan Singer, 2014) juegan, evidentemente, en otra liga.

Dicho esto y con el entusiasmo desatado ya en su justa medida, sería absurdo no reconocer las muchas virtudes de la cinta de Tim Miller y no entenderla como lo que es, un divertidísimo, gamberro y atípico título de superhéroes que sin duda, hará las delicias de cualquier aficionado al noble arte del cómic donde, encarnado por Ryan Reynolds (como ya hiciera en la película de Gavin Hood), descubriremos a uno de los personajes exportados del papel maché más políticamente incorrectos de la historia, haciendo de “Deadpool” un producto completamente concebido para un público adulto, por su alto contenido en violencia gráfica, algún que otro desnudo e innumerables chistes de índole sexual, vomitados sin control por uno de los personajes con más goloso potencial cinematográfico que podamos llevarnos a la boca.

“Deadpool” es un auténtico disparate de principio a fin, un monólogo de hora y media del amigo Reynolds embuchado en su traje de cuero rojo, que consigue ganarse al espectador desde el minuto uno, tanto a los que ya sabían como se las gasta el personaje, como a los que llegan vírgenes a la función, los cuales no tardarán en perder la virginidad casi sin darse cuenta a manos de este carismático sinvergüenza en una película que aunque lejos de acercarse a lo que llamaríamos “humor inteligente”, contiene las suficientes dosis de mala leche y auto-parodia en sus gags, como para que nos olvidemos de las muchas carencias de un guión, que en cualquier otra circunstancia, en cualquier otro lugar, no dudaríamos en tachar de ridículo.

Así, pese a que la historia adolece de una simplicidad, que poco o nada tiene que ver con la densidad y profundidad de otros títulos de la Marvel, incluso lejos también de la grandilocuencia y épica descomunal de otros tantos, hay que reconocer que “Deadpool” es un filme con personalidad propia y como tal, se nos gana de formas poco convencionales, por decirlo de alguna manera. Eso sí, aquellos que siempre han puesto el grito en el cielo por culpa de los controvertidos cascarrillos del amigo Starks o del propio Lobezno, no se que pensarán de mr.Deadpool, pues pocos planos de la película en los que aparecen ese par de ojitos blancos, se acercan a nada que se pueda asemejar a esa “seriedad” que muchos demandaron en el pasado en los citados personajes. Curioso sería que aquellos que tan críticos fueran con esto, ahora alabasen las virtudes del encapuchado Wade Winston Wilson. Pero como estoy seguro que los habrá, porque la incoherencia es algo innato en muchos de nosotros, un disparo en el ojete para todos ellos.

Entendiendo ya la cinta como lo que es, una comedia negra de los pies a la cabeza, así como toda una sátira al mundo de los superhéroes, es muy fácil dejarse llevar por el espectacular e inagotable repertorio de ocurrencias de Deadpool, y de la vistosidad de las secuencias de acción (pese a que son bastantes menos de las que nos tienen acostumbrados este tipo de películas), además en esta ocasión, con el plus que les otorga ahora sí, la añorada en otras muchas ocasiones, hemoglobina. “Deadpool” es violenta, sin duda, la más violenta cinta de superhéroes, eso no se puede poner en duda y, curiosamente, parece ser que esto ha gustado tanto, que ya se habla de que algunas de las próximas cintas de la factoría, podrían ver la luz también bajo esta calificación, sin ir más lejos, la futura entrega en solitario de Lobezno.

Violencia gráfica y disparatado sentido del humor plagado de chistes sexuales y lenguaje soez, que por desgracia, no consigue alcanzar la tan ansiada perfección por culpa de un guión flojo de la complejidad del mecanismo de un chupete. Es una lástima comprobar como se desoja la margarita a base de tópicos ñoños del cine USA y se gasta excesivo metraje para narrar los orígenes del personaje (sin duda las partes menos interesantes del filme), en lugar de centrarse en construir una historia más dinámica en la cual sacar partido a los personajes, tanto al de Deadpool, como al de los dos Xmen que le acompañan, un digitalizado Coloso y la pequeña pero matona Negasonic Teenage Warhead, todos muy desaprovechados por culpa de los caprichos de un libreto rácano y aunque suene raro hablando de un producto como este, conservador.

Mención a parte la poca gracia a la hora de buscar unos villanos a la altura del personaje y es que acostumbrados a los Magneto, Loki, Ultron o Ronan de turno, Ajax (Ed Skrein) y Angel Dust (Gina Carano), se antojan muy estrecha vagina para tan juguetón cipote. Y hablando del reparto, además del popular Reynolds, los amantes de la ciencia ficción reconocerán también el rostro de Morena Baccarin por su participación en la serie “Stargate SG1”, si bien ésta, alcanzó sus mayores cotas de popularidad, curiosamente, en la horrible nueva versión de la mítica “V” suplantando a ese sueño húmedo de adolescencia llamado Jane Badler (hablando de jugar con el cipote) en las carnes de la lagarta Diana.

Conclusión, “Deadpool” marca un antes y un después en el cine de superhéroes (hablando siempre en clave Marvel en la gran pantalla, ya que en la televisión, "Jessica Jones" ya ha sido pionera en estos menesteres), pues demuestra que violencia gráfica y mala leche, pueden ser perfectamente compatibles con tan rico universo... incluso rentable. Así que ya solo por ello, “Deadpool” merece toda nuestra admiración, pero es que además estamos hablando de una cinta que te dibuja una sonrisa en la cara desde el minuto uno que se mantiene hasta pasados los títulos de crédito (que nadie se vaya del cine antes de la cuenta) y que contiene además, algunos gags que rozan lo brillante, lo cual, sumado al carisma del personaje y a la espectacularidad de las secuencias de acción, que aunque escasas y lejos de la pomposidad y grandilocuencia de otras ocasiones, cumplen perfectamente con el cometido pretendido en este tipo de producto. Tan solo el insípido guión y la falta de villanos de peso, privan a esta segunda andadura del personaje, de alcanzar la excelencia. Veremos que da de sí en el futuro, por potencial no será.

Lo mejor: Diversión asegurada de principio a fin, con algunos gags que rozan la genialidad absoluta y la posibilidad de disfrutar del universo Marvel desde una perspectiva alejada del cine para toda la familia.

Lo peor: El guión no está a la altura de la ocasión, lo cual le impide colarse entre los grandes títulos del sub-género.


16 comentarios:

Patrick Bateman dijo...

Es cierto que el guión es simple, pero para mi funciona muy bien gracias al intercalado montaje. Y como película hay otras mejores, pero ya era hora de que se atrevieran ha hacer algo tan loco y divertido. El villano es lo de menos esta vez, porque aquí casi que sólo importa Deadpool y sus geniales frases.

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, el problema es que Marvel nos ha acostumbrado mal últimamente con estupendos guiones y "Deadpool" significa una vuelta al pasado en este sentido. A mi el montaje intercalado me gusta como concepto, pero aquí me chirría, y lo hace porque los flashbacks ocupan excesivo metraje, parte plagada de tópicos que a mi juicio podrían haberse ventilado con muchísimo menos para centrarse en lo realmente interesante de la película, como comentas, las geniales frases de Deadpool. Al final, la historia actual, se limita a un par de escenarios de acción.

Sobre los villanos, entiendo que es algo que suele ocurrir de forma habitual en las primeras películas de los superhéroes. Colocar a un villano que no le robe protagonismo al héroe. Pero vuelvo a remitirme a las últimas hazañas de Marvel, sin ir más lejos a "Guardianes de la Galaxia", un perfecto ejemplo de como hacerle hueco a grandes personajes (varios villanos incluidos) sin que nadie le quite nada al resto.

De todas formas, ambas cosas se le perdonan dada la naturaleza del filme y, entiendo, que la excelencia se buscará en las próximas entregas.

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

Yo le tengo muchas ganas a la películas..y eso que los superhéroes cada vez me cansan más..pero desde ANTMAN -que me resultó muy agradable- estoy dando una segunda oportunidad al subgénero, y sobre todo cuando busco alta diversión y locura,jajaj!!!

Donnie Darko dijo...

Vi esta película el sábado y reconozco que me entretuvo.. al menos mucho mas que la última cinta que vi de superhéroes: 'Ant-man' (Cosa que por otro lado no es mucho merito la verdad) pero sinceramente esperaba mucho mas...

Coincido plenamente con que el guión no esta a la altura (Se desaprovechan algunos secundarios por ejemplo) y que los flashbacks ocupan mucho tiempo (aunque se agradece que la historia no sea lo lineal que nos tienen acostumbrados). Hay momentos geniales pero también se abusa mucho del chiste soez y eso aveces no esta muy logrado.

Sinceramente me llamó mas la atención el personaje de Hit-girl en 'Kick-Ass' que el protagonista de esta película. Me parece mas trasgresor hacer de una niña pequeña una asesina sin escrúpulos que poner toda una serie de chistes sexuales y descaro en un adulto. (Y por Dios, que dejen de enseñarnos como cosen los trajes.. que ya cansa..)

Siempre pensé que torturaban a la protagonista de 'Martyrs' para que esta viera el mas allá, desde el sábado creo que lo que realmente querían era que sus genes mutantes se despertaran... Lo veo.. si ya hicieron un horrendo remake de la cinta de Laugier también pueden hacer un crossover de 'Deadpoo' y 'Martyrs' :-D

un abrazo!!!

Donnie

El Rector dijo...

Romasanta, pues "Ant-Man" es de las más flojitas. Pero si buscas "alta diversión y locura", ya tardas en sentar tu posadera en una sala de cine y dejarte llevar por Deadpool y su peculiar sentido del humor. "Ant-Man" era una comedia para toda la familia, "Deadpool" es la versión adulta del concepto.

Donnie, Muy de acuerdo estamos por lo que veo... por suerte, muy pero que muy superior de la justita "Ant-Man", pero lejos de las grandes por culpa de ese guion que tira por tierra tantísimo potencial.

Es cierto que muchos de los chistes rozan la vulgaridad, pero en este sentido, la fidelidad con el personaje es absoluta, así que poco se le puede reprochar. Deadpool es un personaje muy particular al que o bien se le ama, o bien se le odia.

En la comparación con "Kick-Ass" y Hit-Girl, lo siento, pero aquí si me decanto de todas todas con el enmascarado rojo, por más vistoso que sea ver a una pre-adolescente repartiendo violencia a diestro y siniestro... supongo que los chistes sobre ojetes y pichas tiene más peso en mi persona de lo que imaginaba :)

Y sobre ese crossover... que quieres que te diga, con la baja estima en la que tengo el filme de Laugier (al remake aun no me he acercado), opto más bien por cualquier otra frikada que por esa... y espero que lo de "Deadpoo", no haya sido premeditado o te estás jugando el ojete :)

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- con toda la incoherencia el mundo y a riesgo de ser tiroteada en el ojete, vengo a decirte que Deadpool me ha gustado y que no soporto a Lobezno, y mucho menos a Stark. Y esto pasa porque los chistes de Stark siempre son a costa de los defectos ajenos, los de Lobezno rancios, y en los de Deadpool está incluido todo el mundo, pero sobre todo él mismo. Stark es pretencioso, prepotente y está endiosado, jugando a la seriedad y el chascarrillo a partes iguales, con ese trasfondo dramático victimista que odio. Lobezno muchas veces parece un pazguato...Deadpool es el caca-culo-pedo-pis de los superhéroes con una habilidades asombrosas que molan mucho, y en ningún momento pretende que se le tomen en serio, de ahí que su humor sea genuino y no metido con calzador.
Dicho esto, añado que estoy muy de acuerdo con el análisis, y que tampoco podría considerar "Deadpool" la película definitiva de superhéroes, porque también creo que el guión es muy básico y en ese aspecto le falta muucha chicha, que espero que llegue con alguna secuela.
Deadpool no es un superhéroe, es un antihéroe con todas las de la ley y como tal es anárquico, errático, descuidado, egoísta, pero hiper carismático. Sus antagonistas quedan muy lejos de hacer la más mínima sombra y a mi, personalmente, los dos X-Men que salen, ni fú ni fa, en especial coloso, que me pareció un carca.
Un poco más de acción en su pasado macarra, tampoco hubiera venido nada mal, pero en conjunto, "Deadpool" se hace muy divertida y es una excelente opción para ver en pantalla grande un sábado por la noche ;)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, interesantes los perfiles psicológicos que dibujas sobre los personajes... yo soy muy fan tanto de Stark como de Lobezno, quizás dos de mis superhéroes favoritos, pues me encanta ese sentido del humor tan personal que destila cada uno de ellos. Podemos analizarlos tanto como quieras, pero mi comentario era algo más simple. Se crítica el humor en las cintas de superhéroes y cuando aparece una cinta, donde el 90% de la misma es humor, entonces se alaba... sea el tipo de humor que sea (y el de Deadpool se lleva la palma de lo soez). Yo disfruto mucho de los toques de humor en este tipo de productos serios, porque entiendo que los personajes originales ya hacían gala de él en los cómics y así debe trasladarse en las películas. Pero la incoherencia viene cuando esto se critica y luego se aplaude una comedia burra como esta.

En tu caso, si estaría algo más justificado, pues bien clara tengo tu adversión hacia la mezcla de géneros, en especial todo lo que tiene que ver con el humor... por ello, puedes salvar tu ojete... por el momento.

Sobre lo demás, pues muy de acuerdo también. Gran divertimento, pero muy lejos de las grandes cintas marvelianas. De todas formas, hay mimbres para ascender en las próximas entregas... de entrada, lo de Cable ya pone bastante cachondo :)

Saludos.

Romasanta Macias dijo...

Pues creo que no tardaré en ir a verla,creo que me gustó Ant Man por ser así de "familiar" como dice usted Sr.Rector, ya que el mundo de Marvel hace mucho que se me hace cansino y me agotó desde "Los Vengadores" así que necesito cosas más desangeladas y menos épicas,jajajaj!! Abrazos

El Rector dijo...

Sr.Santa, pues estoy seguro que si de lo que usted huye es de la épica (véase "Los Vengadores"), esta "Deadpool" puede hacerle un buen (y sobretodo, muy divertido y desenfadado) apaño.

Ya me contará en cuanto la vea, que tengo especial interés en conocer su opinión Marveliana profana :)

Saludos.

P.D: ¿Ha intimado usted con las series de "Daredevil" y "Jessica Jones"?

Romasanta Macias dijo...

Sr.Rector la verdad que quiero ver tanto Daredevil como Jessica Jones, aunque reconozco que me cuesta mucho el mundo de los superhéroes,jajajaja!! Pero no me desagrada darles una oportunidad!

El Rector dijo...

Sr.Santa, no se arrepentirá de ello. La primera tiene un aire al murciélago de Nolan que tira de espaldas (de gusto) y la segunda, tiene bastante más que ver con el cine negro y el cine de terror, que con el de los superhéroes.

No me sea perezoso y anímese más pronto que tarde.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Hola Rector, lo que comentas de los largos flashbacks para mí, refuerzan el origen del personaje. Lo del villano, considero que no hay villanos tan carismáticos en las producciones de Marvel, así que aquí tampoco es grave.

Seguro que en la secuela exprimen más y mejor al personaje, harto difícil, después de lo visto en la presente

El Rector dijo...

Patrick, entiendo que en una primera película, es importante hacer especial hincapié en el origen del personaje, es algo habitual en esas primeras citas, pero entendiendo a Deadpool como un superhéroe atípico y a su película, como una ídem también atípica, me habría gustado algo menos convencional en este sentido, algo mucho menos tópico.

Sobre los villanos, ¿no te parecen carismáticos los Ronan, Loki, Nebula, Ultrón, Kingpin (el de la serie digo), kilgrave, Whiplash, Dientes de Sable o Magneto? a mi me parecen grandes personajes que incluso llegan a comerse a sus antagonistas heroicos en muchas de las ocasiones. De hecho, el mejor baremo para medir la calidad de una película de Marvel, es su villano.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Ya habrá tiempo para eso en la segunda. ;)

De la lista, el único es Magneto. Claro qué, en el momento de escribirlo pensaba en villanos de la categoría e inmensidad de El Joker de Nolan, y es cierto que eso es otro nivel. :)

Saludos.

El Rector dijo...

Patrick, si no te pone esa lista, dudo mucho que pueda engendrarse el villano que te llegue al alma... hablaba del universo marvel, fuera, hay otros gloriosos, como el Joker que comentas (quizás el más grande de todos) o el propio Bane, que también me flipó de lo lindo, pero claro, lo de Nolan y ahí si coincidimos, es de otro nivel, por no decir de otro mundo.

Saludos.

Patrick Bateman dijo...

Puede ser que no. XD

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.