Crítica: Dragged Across Concrete (S. Craig Zahler, 2018) Crítica: Await Further Instructions (Johnny Kevorkian, 2018) Crítica: Luciferina (Gonzalo Calzada, 2018) Crítica: Muere, Monstruo, Muere (Alejandro Fadel, 2018) Crítica: La Noche de Halloween (David Gordon Green, 2018)

viernes, 23 de febrero de 2018

Crítica: Mute

¿Qué serías capaz de hacer por amor? No contestes, la pregunta no está bien formulada. La cuestión correcta es ¿qué no serías capaz de hacer por amor? Mi respuesta, como la de cualquier persona enamorada es instantánea: Nada. Por lo general, esta vida caprichosa nos hace seguir una serie de comportamientos en los que prueba y error son una constante. La cabeza por una parte y el corazón por otra, una y otra equivocándose y tú como conjunto jurándote que no volverás a fallar, que el error fue buen maestro. Pero esa constante de prueba y error presente en el camino una y otra vez hace que no avances, hasta que un día descubres en otra persona que los caprichos del destino son excusas, porque el amor, el amor real, te está mirando a los ojos y al devolverle la mirada entiendes que sólo quieres vivir la vida que viva la otra persona y que perseguirás esa vida hasta el fin del mundo porque tu único futuro está en ella. Y de eso, del amor silencioso y un poco de futuro es de lo que viene a hablarnos Duncan Jones.

“Mute”, otro de los hits de Netflix, es una película de amor disfrazada de ciencia ficción. Ya vimos lo bien que esto funcionaba en “Passengers” y aunque Molten Tyldul buscaba una reacción muy diferente a la que pretende Duncan Jones, es innegable que las historias de amor casan muy bien con un futuro que desconocemos y donde todo son suposiciones, donde las reglas las impone el director en beneficio de la historia que pretende mostrar y su mayor o menor edulcoración. En “Mute” nos trasladamos a un Berlín futuro, no muy lejano porque Jones propone a “Mute” como la segunda parte de una trilogía iniciada con “Moon”, así que avanzamos hasta el año 2056 y observamos que la única novedad que se aprecia es que hay coches que vuelan, que como todos sabemos es el síntoma inequívoco de que estamos en un futuro cibernético.

El amor en tiempos futuros no es lo que probablemente esperábamos al conocer que “Mute” formaría parte del universo “Moon” y como he comentado, segunda parte de una trilogía. Con un anuncio como ese, lo normal era esperar que la conexión no se limitara a un minuto en un segundo plano y unas cuantas referencias a Lunar Industries. Digamos que ambas películas pertenecen al mismo mundo como podrían pertenecer a cualquier otro con referencias diferentes, así que el que busque algo de la atmósfera de desasosiego que invadía “Moon” o algún guiño a Sam Bell, entendiendo por guiño algo que tenga que ver con la trama de “Mute” y que sea mínimamente relevante para el devenir de la historia, que se olvide porque “Mute” vuela en solitario en este aspecto. Primer error que cometí como espectadora.

“Mute” se engloba dentro del cine de misterio, del thriller negro con destellos de neón donde todos los personajes persiguen algo y es el espectador quien tiene que hacer de ligamen. Esta historia en un futuro que, a diferencia de casi todos los futuros mostrados en pantalla, no es distópico, se nutre de varias subtramas que inevitablemente terminarán confluyendo en un nexo común medianamente descifrable para que el espectador deje de poner cara de poker y entienda qué es lo que perseguía Jones a la hora de narrar de la manera en la que lo hace un relato tan mal construido. Aquí pongo de manifiesto dos cosas, una incapacidad palpable para explicar de una forma lógica y deducible el objetivo común de las líneas argumentales que se van abriendo y el caótico sentido de la acción en un director que se maneja mejor con las emociones que con las acciones. De esta manera, a lo largo de “Mute” intentemos entender lo que está pasando en pantalla sin demasiado éxito hasta la parte final de la película, donde la resolución gana en contundencia y a la vez en disgusto, porque queda claro que la idea existía y era muy buena, pero que el desarrollo de la misma ha sido un galimatías donde la sensación de tensión se desecha para dar paso a una inexpresividad en las tramas impropias de un director que fue capaz de maravillar con su primera película.

“Mute” nos lleva a conocer a Leo, un camarero mudo y amish que iniciará una búsqueda incansable para encontrar a su novia Naadirah. Por otra parte, tenemos a Cactus y Pato, dos médicos buscavidas con sueños y futuros muy diferentes. A favor de Jones, el hecho de que empaticemos desde el minuto uno con todos los personajes “buenos”. En Leo encontramos la ternura y el dolor, en Cactus y Pato el carisma. En una película como esta es importante esa empatía y que nos posicionemos de parte de unos personajes y en contra de otros. El problema viene cuando no eres capaz de entender por qué tienes que estar en contra de determinados personajes y lo haces simplemente porque te dejas llevar por las escenas que van apareciendo en pantalla, unas alargadas hasta el máximo, otras poco resolutivas y en ocasiones con algún acierto. De esta manera, la subtrama de las mafias en las que no sabes quienes son unos, otros o los de la moto, no es buen pegamento para entender por qué ocurren determinados hechos en los que los dos protagonistas, Leo y Cactus, tienen intereses supuestamente comunes. Entiendo que se mantenga un misterio para que cuando llegue la resolución todo sea más bombástico, pero si el misterio no se soporta bajo una viga grande y resistente fabricada con tensión, todo resulta confuso e insulso.

Y cuando estamos de cal hasta las cejas y ya empiezan a escocer los ojos, llega la de arena y SPOILER con un hábil giro narrativo, los buenos se convierten en muy malos y entras en conflicto contigo mismo por haber sentido tanta simpatía por ellos. En la gloriosa escena donde todo pone patas arriba, sin duda faltó algo más de crudeza con lo que se insinúa y no se atreven a mostrar, pero entiendo que Jones no quería demasiada historia con las clasificaciones para mayores FIN SPOILER. Contando con un giro que pone en entredicho todo lo que el espectador daba por hecho y que hace que la película pase casi de cero a cien en un segundo, el guión debería haberse centrado en no seguir mostrando incongruencias o salidas extrañas para atajar y llegar a un final para el que nos íbamos preparando desde el principio, pero lo vuelve a hacer y volvemos a poner cara de desilusión.

En lo tocante a la ciencia ficción, como os decía, es algo irrelevante. Que la historia se ubique en un futuro es una mera anécdota porque no hay nada en este presente que no se pudiera haber explicado en “Mute”, a excepción de esos coches voladores. Esto no tiene nada que ver con “Blade Runner”, aquí el término ciencia ficción pasa a ser algo simplemente estético donde los tonos azules y los neones rosas funcionan sumamente bien. Nada que objetar pues en lo relativo al apartado técnico: buena fotografía, buena banda sonora, un montaje correcto y un buen casting. Paul Rudd y Justin Theroux en plena forma interpretativa y Alexander Skarsgård cumpliendo con su personaje, que si bien puede parecer que peque de soso o pasivo, es lo que Duncan Jones entendió para Leo cuando lo imaginaba. Eso sí, el hecho de que él sea amish una vez más es un mero complemento que no aporta nada. Entiendo que se hace para enfatizar más su incapacidad para comunicarse como el resto de sus congéneres, pero no era necesario. Desde mi punto de vista, lo importante cuando se interpreta a un personaje que no puede hablar, más que la expresión corporal, de la cual es cierto que Skarsgård carece, es que el espectador sea capaz de entender lo que se dice con la mirada y en esto el sueco es bastante claro.

No puedo negar que “Mute” es una decepción por todas las esperanzas que había puesto en ella y no solo por el hecho de que mis expectativas en cuanto a la conexión con “Moon” fueran infinitamente más altas que lo que ofrece, sino porque el hecho de imaginar una historia en un Berlín futuro donde las luces neones iluminaran la decadencia de la ciudad y un hombre con una limitación para expresarse en momentos de máxima tensión se viera envuelto en una vorágine de secretos, mafias y muerte, me atraía sobremanera. Lo que he encontrado desde luego se deja ver y efectivamente, visualmente es muy atractivo, pero está mal narrado y es muy confuso. Eso sí, al final de la película lees la dedicatoria de Duncan Jones a su padre, te acuerdas del gran David Bowie y sonríes porque a los genios hay que sonreírles siempre.

En “Mute” se demuestra todo lo que se es capaz de hacer por amor, porque cuando has encontrado a esa persona, pase lo que pase no hay lugar para la separación. Da igual si tienes que enfrentarte solo a todas las adversidades posibles, el amor no solo puede con todo sino que te hace más inconsciente. Esa inconsciencia feliz en la que el futuro se limita a una sola idea y en esa idea, mi amor, muda o gritando siempre estaré a tu lado.


15 comentarios:

Anónimo dijo...

Heredera de "Frenético" de Harrison Ford y ambientación de Blade Runner (la original, la nueva de 2049 es una mierda), muy acertada en cuanto a actuaciones. Esta sí que es una buena peli de c. ficción. Me ha encantado porque me esperaba una mierda y me ha sorprendido.


8/10 porque le faltó mas violencia.

El Rector dijo...

Missterror, en general, coincido con tu valoración. Aunque una vez más, creo que Netflix se equivoca al "vender" esta película como algo relacionado con "Moon" (como ya hizo con "The Cloverfield Paradox") y en este caso, la cosa aun es más grave ya que aquí, más allá de un par de guiños intrascendentes para la historia, no hay ninguna otra relación con su genial ópera prima. Hubiera sido mucho más producente de cara al espectador, que este se sorprendiese con esos inesperados guiños, que no el hecho de decepcionarse esperando algo que no es.

Coincido es que es una de esas películas que dejan toda su suerte en el sorprendente desenlace como en otras tantas ocasiones, el problema es que todo lo de antes, está tan mal explicado, que cuesta horrores entrar en la propuesta y entender lo que "Mute" nos está contando. Sin duda, el giro final le hace ganar muchos enteros y eso que una vez más, se peca de no saberse retirar a tiempo y volvemos a ser víctima una vez más, de los tan molestos anticlímax finales. Los últimos diez minutos sobran...

A nivel estético, nada que reprocharle. Está claro que el estreno casi conjunto con la notable "Altered carbón", no es para nada una coincidencia, pues da la sensación de que se han aprovechado los mismos decorados y FX de la serie para realizar esta película. Esto si es comida de aprovechamiento en toda regla, jeje.

Donde ya no coincido tanto contigo, es en definir esto como una película de amor. Yo no lo veo así, de hecho y a diferencia de a ti. yo veo fundamental tanto el origen amish del personaje, como el ubicar la acción en un futuro completamente regido por la tecnología. Entiendo que la idea de "Mute" era la de mostrar esa incapacidad del personaje de Leo para interactuar con el mundo ajeno en el que le ha tocado vivir. Mudo y completamente ajeno a toda esa tecnología que lo rodea, Naadirah, es el único vínculo entre él y el mundo. Cuando esta desaparece, ya no se trata de un tema de amor (que también), se trata de pura supervivencia, de necesidad, ya que sin ella, difícilmente podrá seguir existiendo. En este sentido, el final es muy revelador. Vamos, que no creo que Duncan nos quiera hablar sobre el amor, más bien sobre el aislamiento social y los fuertes yugos de la religión, incluso en sociedad futuras supuestamente mucho más desarrolladas de la nuestra.

Saludos.

El Rector dijo...

Por cierto, ese amor tuyo, tiene que ser una persona muy afortunada... que no sea casi mudo también ;)

Saludos.

Missterror dijo...

Anónimo- En ambas películas un hombre enamorado va en busca de su mujer desaparecida, sí, mucho más parecido no le veo.
Respecto a tu valoración sobre "Blade Runner 2049", no la comparto en absoluto, de hecho para mi está dentro de las diez mejores películas del año pasado y no tengo que dudarlo ni un instante.
En "Mute" considero que la ciencia ficción es un mero atrezzo. Está lejos de ser una mierda, por mucho que la corriente a la que casi todo el mundo parece apuntarse la esté masacrando. También está lejos de ser una gran película, así que sigo quedándome en un punto medio. Esa puntuación que le das, desde mi punto de vista está hinchada, pero que para esto están los gustos, claro que sí.
Rector- Pensé lo mismo, "Mute" como " The Cloverfield Paradox", se engloban dentro de universos forzados con "Moon" o la saga "Cloverfield". A cualquier película le puedes poner una referencia de otra y decir que pertenece a ese universo, pero para que esto ocurra, tiene que haber algo en el argumento que conecte ambas películas. En "The Cloverfield Paradox", aunque esté forzado para incluirla en la saga, al menos se explica el origen de los monstruos vistos en las películas anteriores, en "Mute" no pasa nada que afecte de alguna manera, por mínima que sea a "Moon".Esta obra ha pasado por varios años de reimaginación, supongo que charlas con productoras y tiempos de barbecho así que vete tú a saber todo lo que se ha perdido por el camino y si es precisamente eso que se ha perdido lo que conecta mejor.
Soy muy fan de la estética "Altered Carbon", que no es nueva ni mucho menos y que una vez más, la gente que todo lo sabe se encarga de menospreciar. Por mi, todas las películas con esta tesitura visual tiene un añadido, que oye, la comida de aprovechamiento bien cocinada es un arte.
Sigo entendiendo a "Mute como una historia de amor, de diferentes amores: amor romántico y paterno-filial. También lo entiende así su propio autor ;) YO es que no veo el Berlín de "Mute" tan absolutamente tecnológico, solo un pasito más avanzado que el que tenemos ahora y no considero que Leo haya estado tan perdido en ese mundo hasta la desaparición de Naadirah. Te recuerdo que él tiene su propia casa, su tallercito y su trabajo como camarero por lo que él convive en ese mundo que se plantea sin demasiado problema. Naadirah es el vínculo entre él y el amor, es una necesidad sentimental, no pragmática así que no creo que sin ella no vaya a poder sobrevivir, lo que no quita que sin ella sea infinitamente más infeliz.
El aislamiento social es una decisión de Leo más allá de su condición de amish, que no hace falta estar en ninguna religión o secta para no querer interactuar con el resto de la sociedad. El yugo religioso tampoco lo veo por ninguna parte en el Leo adulto, sí en el niño condicionado por las creencias de unos padres que le afectan directamente. En la edad adulta, él es quien decide cómo quiere vivir.

Este amor mío un poco mudo es a veces, debe ser un poco amish también ;)

Saludos.

El Rector dijo...

Missterror, evidentemente, una historia de amor hay. Al igual que como comentaba el anónimo, también lo encontramos en la película de Ford. Tu amor desaparece y tú remueves tierra y cielo para encontrarlo(a). Hasta ahí no discrepo. Otra cosa, es que la película quiera contar algo más que eso, y yo, en esta ocasión si interpreto los tiros hacia otra parte, como ya he comentado.

Dices que no es un futuro muy tecnológico, yo veo todo lo contrario. Veo un futuro 100% condicionado por la tecnología y a diferencia de otras propuestas distópicas, en esta ocasión no está en conflicto con la sociedad, todo lo contrario, pues está totalmente integrada y pensada para el beneficio de esta. Dejando el tema cliché de los coches que vuelan, veo que todo se hace mediante la informática, veo a la peña conectada a la realidad virtual y veo a las máquinas meneando el culo en las discotecas y repartiendo comida a domicilio. Todo esto, entiendo que no es gratuito, pues sigo pensando que toda va de esta tecnología y de la distancia insalvable, que esta representa entre Leo y la sociedad. Es cierto que este tiene su vida montada, su curro de camarero, su pisito decorado vintage y su pequeño taller de madera, pero Naadirah es la ÚNICA persona de esa sociedad futurista que realmente se relaciona con él, los demás ya no se trata de loque Leo quiera o no, lo rechazan, ya sea por mudo, por amish o por las dos cosas. Naadirah es a mi juicio, para Leo, algo más que un simple "amor".

El yugo religioso es evidente en Leo, de lo contrario, sería una persona normal adecuada a su tiempo y no tipo de otra época ajeno a todo y... mudo. El leo adulto paga las consecuencias del fanatismo de sus padres. El "decide" como quiere vivir, a partir de lo que sus padres decidieron por él cuando era pequeño. Eso, no es elegir, es vivir esclavo de la religión. La disyuntiva religión-tecnología, es una temática muy habitual en la ciencia ficción y yo veo que el film de Jones apunta de nuevo hacia ahí, pero oye igual no, igual es una simple historia de amor, como la de Ford en "Frenético". Sabrá más el propio director de que va su película que un pobre diablo como yo.

Amish... o satánico, vaya usted a saber :)

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Yo no veo ese futuro tan tan condicionado por las tecnologías, no mucho más que lo que estamos en el presente, donde ya dependemos de ellas para hacer nuestro día a día. Yo no vi tanta realidad virtual en "Mute"...y tampoco tengo muy claro que Leo se relacionara mucho más de lo que lo hace con la sociedad de no haber sido o de no haber sido amish. Eso sí, que Naadirah es algo más que un simple amor está claro, para él es un universo.
Respecto al tema religioso, no veo tanto yugo en su caso, una vez que ya es mayorcito para decidir lo que quiere y lo que no y cómo vivir su vida. Leo decide seguir con las reglas de sus padres pero no a rajatabla,que trabaja en un club de striptease y no tengo claro que sea el trabajo ideal para los integrantes e la comunidad amish, así que no veo que el tema vaya mucho por esta parte.

dejemos en que mitad amish, mitad satánico y todos contentos :)

Saludos

El Rector dijo...

Missterror, por suerte, el trabajo no nos define. Leo es camarero en un local de mala muerte, porque seguramente su negocio de madera artesana, no tiene mucha salida en este futuro dominado por las nuevas tecnologías, jeje. En fin, visiones muy distintas tenemos del fondo de la película, me temo que posiciones irreconciliables esta vez. Que cada uno saque sus propias conclusiones, que oye, si "Mute" da para ello, otro punto a su favor.

Por cierto, me extraña que no mencionaras ese fantástico "Heart Shaped Box" a piano del final.

Saludos.

Missterror dijo...

Rector- Totalmente de acuerdo, el trabajo no nos define, no he dicho yo lo contrario. En ese mundo dominado por la tecnología, como en el que tú vives querido, la cerveza artesana es lo que llena los bares hipsters y los muebles de madera hechos a mano es lo que busca cualquier moderno para su buhardilla en Malasaña o el Born así que a lo mejor ese negocio le salía más rentable :)

Argggggggg, se me había olvidado mencionar el puntazo de la versión de "Heart Shaped box" y eso que todo lo que tenga que ver con Nirvana tiene mi atención máxima. Menuda cabeza la mía!!

Saludos.

Donnie Darko dijo...

Que decepción mas grande... :-( Esperaba mucho, pero mucho de este 'Mute' y la verdad es que creo que Jones todavía no se ha recuperado del golpe que supuso que no le dejaran dirigir 'Warcraft' como a él le hubiera gustado. Creo que la película tiene buenas ideas y eso que la idea de que el protagonista sea un amish mudo no me emociona y creo que aunque me acaba saturando el personaje de Paul Rudd me resulta bastante sorprendente y lo mismo me acaba pasando con Justin Theroux.

A mi la historia no me acabó de enganchar, de hecho vi la película en dos sentadas y tampoco me parece justificado que la cinta dure poco mas de dos horas, creo que no hay historia para llenar tanto metraje.. pero bueno.. no dejan de ser mis apreciaciones..

Lo que me resultó muy llamativo es la 'moda' que parece que vivimos últimamente en lo que a personajes mudos con cicatrices en el cuello. 'La forma del agua' y este 'Mute'. No se.. es algo que personalmente me resulta muy curioso... Obviamente son dos películas de temáticas diferentes pero ambas tienen un toque clásico y en ambas los dos personajes están en un mundo que parece que no les comprenden, siendo el hombre anfibio y Naadirah las únicas personas que parece que les entienden..

Un Saludo!

Donnie

Missterror dijo...

Donnie- Entiendo las expectativas tratándose del director de "Moon", pero ya te habíamos avisado!!! A mi es que "Warcraft" me horrorizó y supongo que eso me hizo ir con algo más de cautela. Cuando tienes que ver una película en varios tiempos, malo, porque la segunda vez ya has desconectado y te tienes que obligar a entrar de nuevo en la película y buffff, a veces cuesta la vida misma.

Como debo ser una de las dos personas en el mundo que aún no ha visto "La Forma del Agua" (aún no he encontrado el momento oportuno, pero me interesa muuuucho), no puedo establecer ningún tipo de paralelismo sobre el tema cicatrices, pero creo que esta manera de narrar la soledad tiene mucho que ver con la alienación que vivimos desde que las tecnologías condicionaron nuestras vidas por completo. De alguna manera quienes viven ajenos a ellas es como si fueran incapaces de comunicarse de una forma "lógica" para el resto del mundo y no hay mejor método para incomunicar a alguien que cortarle las cuerdas vocales.

Coincido contigo en que el metraje es excesivo para el argumento que cuenta Jones. Que en dos horas no se haya sabido poner orden en la historia es pecado mortal sí, pero yo creo que la historia, de haber estado bien narrada, sí hubiera dado para ese tiempo.

Saludos.

Donnie Darko dijo...

MissTerror, a mi Warcraft no me gustó mucho la verdad pero esperaba que Jones diera rienda suelta a su espiritu creativo, a todo lo que no le dejaron hacer en su anterior película con esta 'Mute' y no se si ha querido abarcar mucho o que simplemente se le ha escapado la historia y la película de las manos, pero desde luego no consigue rodar una buena película. Si, a pesar de que iba advertido todavía albergaba un halo de esperanza... craso error..

La verdad es que la forma en la que Jones narra la historia no ayuda precisamente a la película. Puede que igual lo que dices sea verdad, que si estuviera bien narrada podría justificar el metraje pero todo está hecho de tal manera que al menos en mi caso a la hora desconecté casi completamente..


umm... creo que de hoy ya no puede pasar 'La forma del agua' y tienes que verla.. a ver que te parece..

Un Saludo!

Donnie

RONETTE PULASKI dijo...

Missterror, entonces yo debo de ser la otra persona que aun no vio La Forma del Agua (y en mi caso no veas la pereza que me da verla, la imagino tal y como Rhaul la describió en su crítica), aunque viendo el éxito y para meterme en el debate, la veré en breve. Abrazos

Missterror dijo...

Donnie- Yo imagino que desde que Jones tuvo la historia de "Mute" en la cabeza hasta que se ha plasmado en imágenes, ha pasado de todo y todo el mundo ha opinado para poner y quitar así que yo no sé si le ha pasado como en "Warcarft" pero supongo que algo de eso también habrá habido. Eso sí, si no sabes imponerte, pasan estas cosas.

Respecto a "La Forma del agua", yo sí tengo muchas ganas de verla, pero como se merece, en el momento adecuado y con la compañía adecuada. Tengo la sensación de que me va a gustar mucho.

Ronette- pues igual somos tres entonces...jajajaja. Esta hay que verla sí o sí :)

Saludos.

Ana dijo...

Alguien que me recomiende pelis en netflix? al parecer todos sois conocedores, recien hice mi propio teatro casero e instale un vpn en mi smart tv así que tengo buena opcion en carteleras de alli :D

Missterror dijo...

Ana- Supongo que te refieras a películas recientes así que personalmente te recomiendo "Aniquilación", "The Ritual" y esta que comentamos en esta entrada, "Mute". Supongo que ya hayas visto la película de las películas, que no es otra que "La Bruja". Si no es así, estás tardando.
De series recientes, mi recomendación es "Altered Carbon" que es entretenidísima!!!

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.