domingo, 22 de marzo de 2020

"Tokyo Vampire Hotel", vicios y virtudes de un Sono confinado en un hotel

Exceso. La manera que tiene de llevar Sion Sono a sus historias al extremo. Para bien y para mal. La forma en la que el director japonés nos deja escenas absolutamente brillantes junto con otras que muchos podemos considerar como prescindibles. ‘Tokyo Vampire Hotel’ es un perfecto resumen de lo mejor y de lo peor de Sono, de sus vicios y de sus virtudes que hacen de esta una serie que, aunque empieza con mucha fuerza acaba convirtiéndose en un producto destinado a los fans del director.


“es en los momentos en los que la historia se sitúa entre cuatro paredes cuando esta se alarga hasta la saciedad”


Los Neo Vampiros, el clan Corvin desterró al clan Drácula a vivir bajo tierra. Un bebé nacido 9 segundos después de las 9:09 del 9 de septiembre de 1999, está destinado a liberar al clan Drácula. Tras su nacimiento fue alimentado con sangre que hará que cuando este cumpla veintidós años adquiera una gran fuerza y potencial que le hará imparable. La esperanza para ganar una guerra que dura ya demasiado tiempo.

Gran parte de la historia de ‘Tokyo Vampire Hotel’ transcurre como no podría ser de otra manera dentro de ese hotel al que hace referencia el título de la serie. Y es en los momentos en los que la historia se sitúa entre cuatro paredes cuando esta se alarga hasta la saciedad, cuando hay escenas o directamente episodios enteros que resultan demasiado pesados, que no aportan nada a lo ya expuesto. Y aunque la serie empieza con mucha fuerza, el primer episodio apunta maneras y el segundo refuerza esta idea, esta empieza a perder fuerza hasta poder llevar al tedio a más de un espectador, si bien es cierto que el hecho de que esta serie esté en Amazon Prime solo con subtítulos en inglés (Por momentos de no muy buena calidad) hace que su potencial público sea el que sigue habitualmente a Sono, o al menos el que esté familiarizado con su cine y por tanto su predisposición ante aquello que va a ver será diferente de alguien que se acerca a Sono por primera vez.


“No es la serie de Sono un producto destinado a aquellos que no estén familiarizados con el cine de director, y tampoco es ni de lejos lo mejor que ha hecho este”


Todo tiene cabida en ese hotel donde el suelo de los pasillos tiene los colores de la bandera de Rumanía, donde dos de las vampiras parecen inspiradas directamente por Magenta y Columbia de ‘The Rocky Horror Picture Show’ (1975), donde el espectador se encontrará con el clan Drácula, con Elizabeth Báthory y con toda una serie de desgraciados que acudirán al hotel tras recibir una extraña invitación. Incluso Scarface. ‘The World is yours’. El mundo es tuyo. Frase que corona una estatua que tiene Tony Montana en una pequeña fuente en su lujosa mansión. ‘The World is yours’, esa misma frase podría aplicarse al clan de los neo vampiros, no solo porque la estructura de uno de los salones parece directamente inspirada en la que la cinta de Brian de Palma, sino también porque ellos son los que controlan el mundo y hacen con él y de él lo que quieren y se les antoja.

‘Tokyo Vampire Hotel’ presenta ideas brillantes (El hecho de encerrar al clan Drácula, cuyo vampiro jefe es el vampiro con menos carisma visto en mucho tiempo, bajo tierra puede llevar a más de uno a pensar de alguna manera, con sus más que obligadas diferenciaciones, en el ultraconducto que Alan Moore describe en ‘Jerusalem’ aunque  en este caso el lugar se encuentra en Humanima por encima de los Borroughs), algunas esperpénticas pero que tienen su gracia (Esa decrepita vampira que necesita alimentarse urgentemente) otras que apuntan maneras pero que parecen acabar diluyéndose (Podríamos hablar de ‘Canino’ pero sin la necesidad del exterior, de como un grupo de personas aceptan ser controladas y la realidad en la que viven como la mejor de todas las posibles opciones) y finalmente otras que llevan al espectador, incluso al más entregado, al tedio (Los monólogos de Yamada, su relación con Barthory. Todo resulta tan excesivo alrededor de este personaje que acaba perdiendo su excentricidad para acabar cansando). 


“Tokio Vampire Hotel puede ganar y mucho dejando en la mesa de montaje ciertas partes de la historia”


No es la serie de Sono un producto destinado a aquellos que no estén familiarizados con el cine de director, y tampoco es ni de lejos lo mejor que ha hecho este. He de reconocer que ‘Tag’ me produjo un gran hartazgo y que, salvo ciertas escenas, la historia y por tanto la película me aburrió bastante y eso supuso que me empezara a alejar de su trabajo, y aunque no he disfrutado de ciertas partes de esta serie, me gustaría ver la versión reducida de alrededor de dos horas y media que se proyectó en diversos festivales.  Si me resulta imposible pensar en una versión más corta de ‘Love Exposure’ (2008), creo que ‘Tokyo Vampire Hotel’ puede ganar y mucho dejando en la mesa de montaje ciertas partes de la historia.

La intro de la serie con música del grupo japonés Tricot, es una pequeña maravilla de alrededor de un minuto que en azules, amarillos y rojos (Otra vez la bandera de Rumanía) finaliza con una icónica imagen de un gran crucifijo con dos cuervos y sirve para que el espectador empiece cada episodio con un subidón, lástima que en algunos casos esta sensación no se mantenga durante mucho rato. ‘Tokyo Vampire Hotel’ es una serie indicada para los seguidores acérrimos de Sono, el resto mejor abstenerse. Para bien y para mal, esta es un perfecto resumen de todas las virtudes y de todos los fallos que ha podido mostrar el director a lo largo de toda su filmografía.  

Lo mejor: La escena del bar del primer episodio.

Lo peor: Hay momentos que resultan demasiado pesados e innecesariamente alargados.


4 comentarios:

Art0rius dijo...

No aguanto a Sono. Lo he intentado, palabra que sí, pero sus excesos me saturan. Y por lo que veo en tu maravillosa crítica está no es una excepción.

Donnie dijo...

Art0rius, si no aguantas a Sono no veas esta serie. En otros casos aun podría decirte eso de 'inténtalo, dale una oportunidad', pero aquí siendo que Sono está desatado y saca a relucir sus virtudes y sus errores de manera clara, habrá partes que se te hagan muy pesadas y puede que hasta insufribles.. No es esta una serie destinada a gente que no disfrute con el cine de Sono..

Un Saludo!

Donnie

Jesús dijo...

Es de lo mejor de Amazon Prime, una plataforma que juega en otra liga. Ahora tenemos Disney plus y Inhumanos me parece entretenida, tanto como para recomendarla al igual que las pelis de Sión Sonó (mi mujer). Inhumanos nos enseña que un perro puede salvarte la vida y devolverte a la tierra antes de decir nada.

Donnie dijo...

Jesús. a mi personalmente me gusta mas el catálogo de amazon prime que el de Netflix, o por lo menos a mi me es mas fácil encontrar cosas que me interesan en la primera. No me acabó de convencer 'Tokio vampire hotel' pero es para quitarse el sombrero que esté en el catálogo y la podamos disfrutar. Lastimas lo de los subtitulos porque seguro que a mucho fan de sono le frena.

Un Saludo!

Donnie

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.