jueves, 6 de octubre de 2022

Crítica: Smile

KRUEGER NOS HABLA SOBRE LA DIABÓLICA SONRISA QUE HA REVOLUCIONADO EL CINE DE TERROR ESTE 2022


Una sonrisa puede dar mal rollo… muy mal rollo. Esta sucinta frase podría ser la sinopsis de “Smile” (Parker Finn, 2022), cuyo visionado se ha vuelto obligado para todos los aficionados al fantástico. Es la película de la que todo el mundo está hablando, además en términos positivos. 


“se beneficia de tener, probablemente, uno de los arranques más potentes del año. Sus primeros minutos son hipnóticos, preciosos visualmente en composición y poderosos en capacidad sugestiva de horror”


Hay que dar la razón a tanto hype, “Smile” es una fantástica película de terror y un notable debut, siendo de agradecer que la obra siempre sea coherente con la audiencia y consigo misma, dejando a un lado posibles segundas lecturas, esforzándose durante todo su metraje en ser una película de género pura y dura. Lo consigue francamente bien, además de ser una obra original (posiblemente convertida en franquicia), algo cada vez más difícil de ver hoy en día. 

Siguiendo el esquema argumental de “The Ring” (Hideo Nakata, 1998), cogiendo elementos conceptuales de “It Follows” (David Robert Michell, 2004) y mirándose en el espejo de “Hereditary” (Ari Aster, 2018) para la ambientación y la puesta en escena, “Smile” se beneficia de tener, probablemente, uno de los arranques más potentes del año. Sus primeros minutos son hipnóticos, preciosos visualmente en composición y poderosos en capacidad sugestiva de horror. El arranque te agarra por las gónadas y las aprieta con considerable ímpetu. En escasos minutos, Parker Finn ha logrado meter el miedo en el cuerpo del respetable y dejar establecida la esencia del film. También debemos hablar del potente final (con uno de mis planos favoritos del año), que sin llegar a la altura del sobresaliente inicio, es muy atractivo visualmente y sin entrar en spoiler pone toda la carne en el asador. Entonces, ¿dónde está el problema? Pues en lo que hay en medio… 


“Smile planta sendos planos homenaje a Hereditary y The Ring, dejando claro que no le duelen prendas en reconocer de dónde vienen sus influencias” 


Como en toda cinta de maldiciones, el peaje a pagar es la investigación para descubrir el origen de la misma. Ya sean cintas de vídeo o sonrisas, la protagonista debe indagar sobre el embrujo, pasando por una serie de lugares comunes, que en el caso de “Smile” no terminan de funcionar por previsibles y rutinarios. No es que la película sea horrible en ese tramo intermedio, pero comparando el arranque y el desenlace con el nudo, este sale claramente perdedor. Afortunadamente, la obra juega muy bien la carta de los fragmentos oníricos, cuando no directamente alucinaciones, para regar este segmento intermedio con unos cuantos sustos verdaderamente bien construidos (la ventanilla del coche…), que confieso me hicieron pegar algún que otro respingo en la butaca. Es en estas secuencias donde “Smile” planta sendos planos homenaje a “Hereditary” y “The Ring”, dejando claro que no le duelen prendas en reconocer de dónde vienen sus influencias


“destaca un trabajo sonoro espectacular. El paisaje sonoro del film es hostil, apenas hay música y todo son ruidos desagradables y efectos perturbadores” 


El otro aspecto negativo del film son sus intérpretes. Sin ser nada especialmente doloroso… actores como Jessie T.Usher (el jodido A-Trent) o Kyle Gallner aparecen desubicados, casi como si estuvieran en una película muy diferente a la que defiende con tesón y buenas formas Sosie Bacon. Mejor no hablar del maldito Kumar (Kal Penn) haciendo de director de hospital… 

Ahora bien, es de recibo destacar el trabajo a la cámara de Parker Finn, que se viste en varias secuencias de Aster, manejando la cámara con elegancia y evitando en la medida posible los planos fijos, estando siempre dispuesto a dar movilidad a la escena (aspecto que podría emparentarlo con Wan). Además de cuidar la composición del plano (mucho ojo al primer encuentro con la sonrisa), Finn se gusta con numerosas panorámicas y cabriolas con la cámara, manteniendo un interés visual que es bastante notable para un debutante. Aunque por encima de la dirección, destaca un trabajo sonoro espectacular. El paisaje sonoro del film es hostil, apenas hay música y todo son ruidos desagradables y efectos perturbadores. Es posiblemente el mejor trabajo sonoro desde “Sinister” (2012), si hablamos de meter inquietud en el respetable. Un inciso, si sois aficionados a los videojuegos, os recomiendo encarecidamente “Madison”, que también juega la baza del sonido y es una experiencia simplemente aterradora. Finn ha conseguido meter en una batidora un considerable número de tópicos y aun así entregar un producto que se siente fresco. “Smile” busca en todo momento asustarte, consiguiéndolo en varios fragmentos, por lo que servidor solamente puede rendirse ante tal noble objetivo. Tras el éxito en taquilla, Paramount tiene que estar sonriendo de forma malévola. Y con este chiste de mierda, cierro la reseña.


8 comentarios:

Mister Moloko dijo...

Hola a todos

Krueger estaba esperando leer el análisis como agua de mayo para contrastar opiniones. Tengo que decirte que tenía muchísimas ganas de ver la película, que fui al cine el mismo fin de semana del estreno .... Y vaya decepción. Después de ver los comentarios entusiastas del fandom y leer tu excelente crítica, empiezo a pensar que el problema es mío ya que, por lo visto, soy la voz discordante en todo esto. Pero a mí me aburrió soberanamente.
Te compro lo del arranque. Es francamente potente y está muy bien resuelto. Te compro también ciertos logros visuales y que hay un buen director en ciernes. Pero es que a partir de los veinte minutos todo se me hizo cuesta abajo. Tiene un montón de tiempos muertos (y te reconozco que tiene momentos puntales que están logrados, pero son puntuales), a mi no me generó inquietud en ningún momento y en algunos fragmentos se me hizo hasta pesada. El final lo encontré, y perdóname la franqueza, hasta un pelín ridículo. Y no quiero entrar e Spoilers, pero lo del villano en ropa interior....
Las interpretaciones son flojitas, flojitas. Desde la protagonista (que diferencia con la Maika Monroe de "It Follows") hasta ese Jessie T. Usser (que necesita compuesto V como el comer) no me convencieron en absoluto.
Visto la reacción de la gente, seguramente el problema es mío (no se si de expectativas, de momento o de que), pero para mí es la gran decepción del año. Ahí lo dejo. Visto lo visto le tendré que dar otra oportunidad.
Por cierto, muy de acuerdo con la comparativa que haces con "The ring". Me recordó muchísimo a ella con la diferencia de que la película japonesa me pareció infinitamente más inquietante que esta.
Imagino que queda abierto el debate.
Saludos

Dr. Muerte dijo...

Yo también tenía ganas de verla, y también claro esta se me vino a la cabeza The ring y aparte Fallen, tema de maldicion tu la pillas de la que ya existen demasiadas y no aporta nada nuevo, debo decir que algunas escenas que pretendían causar terror en mi caso produjeron todo lo contrario. Me gusta eso de la risa, es como eso que se dice de que es gracioso pero de raro y el final ese de las pelis de antes.

Tracy Kong dijo...

Me pareciò normalita aunque mejor contada que muchas. Algunos momentos efectivos y otros No tanto, rayando la comedia involuntaria, pero al menos intenta arriesgar. Sì parece reservar algun rinconcito casi para cada aficionado. Saludos!

Krueger dijo...

Mr. Moloko, yo la vi con dos acompañantes y las reacciones fueron desde la decepción hasta mi entusiasmo... Es posible que no sea cosa tuya. Juegan a la contra que todo el mundo hablé bien de la película, ese tramo intermedio reiterativo y algo aburrido (te lo compro) y unos actores que no hacen justicia al terror que debería desplegar la película. Considero que el comienzo y el final son tan potentes (a mi el villano si me dio cosica ya que SPOILER SPOILER SPOILER SPOILER me pareció digno heredero de estos tiempos de Creepypastas FIN DEL SPOILER). Las deudas con The Ring son poderosas como la fuerza en Luke.

Dr Muerte, que gran olvidada es Fallen, de lo más destacable dentro de esa modo de thrillers psicológicos de los dos miles. El rara avis, junto a El fin de los días.

Tracy, veo que todos habéis visto comedia involuntaria jajajaj. En mi caso vino por los papeles precios de los actores, pero sí creo que la película pretende ser sería en todo momento, sin llegar a ser una producción de A24. De hecho en mi opinión, Smile sería el término medio entre Blumhouse y A24.

Saludos!

Vael dijo...

Yo opino más o menos lo mismo, Mister Moloko. No la veo como la gran película que todo el mundo dice. Tiene un comienzo potente, sí, incluso el final me gustó mucho, pero para de contar. Por lo demás, me pareció muy previsible.

shaggy dijo...

Particularmente me parece la mejor película de terror del año porque logra el objetivo con creces: asusta bastante, punto, así de sencillo: es perturbadora, desquiciante, desconcertante, fea, horrible y con una de las mejores bandas sonoras que he escuchado desde Interestelar.

Sin duda estamos ante uno de los mejores años del cine de terror que se recuerde: X, Pearl, Barbarian, entre otras.

El Rector dijo...

Película correcta, entretenida en su conjunto (pese a que tiene algunos pasajes de completo relleno) y con alguna imagen potente (casi todas condensadas en su prólogo y epílogo), pero que no deja de ser una propuesta típica, previsible y repleta de clichés de ese cine de maldiciones que tanto se prodigó a principios de siglo y del cual nunca he sido excesivamente fan.

Es increíble lo que puede llegar a conseguir el marketing, porque vender esto como la película más aterradora del año y que el público (en buena parte) lo termine comprando, habla mucho y bien sobre la "magia" de la publicidad.

"It Follows", partiendo de idéntica fórmula, me parece una obra sustancialmente superior en todos sus apartados, en especial, en esa capacidad de perturbar que yo aquí, en "Smile", no he visto por ninguna parte.

Por cierto, la esperpéntica sobreactuación de Sosie Bacon tampoco ayuda precisamente...

Chasco gordo.

Saludos.

Krueger dijo...

Shaggy, desde luego los aficionados pocas pegas podemos ponerle al 2022... Considero que dentro de unos años se analizara cómo ha influido la pandemia en el brote de creatividad dentro del terror, al igual que se hizo con los atentados del 11 S.

Rector, coincido en que los momentos más potentes se encuentran en el prólogo y cierre de la historia. Tal y como indico en la crítica, el tramo intermedio sufre de relleno a granel, lo que termina lastrando el visionado.

Respecto al marketing...es eso marketing... Es como un chiste que tengo con amigos, en el que afirmamos que tal o pascual grupo van a ser los nuevos Metallica... Pues me ha asustado más Smile que It Follows, película que habiendo disfrutado mucho, considero que está un pelín sobrevalorada...

Saludos!

Publicar un comentario

¿Tienes opinión? No seas tímido/a y compártela, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores/as siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.