martes, 29 de septiembre de 2009

Sitges'09: Los filmes en competición

Aquí tenéis un resumen de todos los filmes que este año entran en competición en la Sección Oficial de la 42ª edición del Sitges Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya. Un gran abanico de películas que insisten en cuestionar y reivindicar el concepto de fantástico como uno de los géneros en constante mutación. Hay para todos los gustos...

"Accident" de Soi Cheang: Mediante estrategias minuciosamente detalladas, una banda de cuatro criminales ha conseguido que sus asesinatos por encargo acaben pareciendo desafortunados accidentes. Cuando una serie de acontecimientos provoquen la ruptura del grupo, Brain, su jefe, se obsesionará con descubrir quién o quiénes les han tendido una trampa. Dirigido por Soi Cheang, autor de las frenéticas "Dog Bite Dog" y "Shamo", rebaja esta vez el nivel de la violencia física para adentrase en la psicológica con este thriller urbano, producido por Johnnie To, que convierte al espectador en voyeur privilegiado de una intriga que se mueve al ralentí entre las bulliciosas calles de Hong Kong.



"Accidents Happen" de Andrew Lancaster: Una comedia pero con un toque extraño, fantástico, muy de Sitges. "Accidents Happen", una de las varias comedias que se podrán ver en el certamen, gira en torno a una familia con un especial poder de atracción hacia los accidentes, o sea, algo asÍ como un cruce entre "Pequeña Miss Sunshine" y la saga de "Destino final", presente también en Sitges’09 con su cuarta entrega en 3-D. El director Andrew Lancaster, músico profesional y videoclipista, es una de las muchas sorpresas que surgen de Australia y con esta película brinda un papel de oro a la oscarizada Geena Davis.



"Cold Souls" de Sophie Barthes: Desde "Cómo ser John Malkovich" que en la escena indie no se daba algo así: un actor conocido que se presta a interpretarse a si mismo. El protagonista en cuestión es Paul Giamatti, héroe del último cine independiente ("Entre copas", "La joven del agua"). Bloqueado para interpretar 'Tío Vania’, Giamatti recurre a una nueva tecnología que permite sustraer el alma de la persona y guardarla en un frasco para poder vivir de manera más ligera y sin angustias. Una fotografía exquisita acompaña a Giamatti hasta el corazón de Rusia. Ciencia ficción independiente marcada por el tono tragicómico de Chéjov.



"Dogtooth" de Yorgos Lanthimos: En una villa de alto standing, rodeada por una enorme empalizada, conviven felizmente un matrimonio y sus tres hijos. Sólo el padre de la familia puede salir de la casa mientras que los hijos son manipulados en una realidad alternativa que los mantiene aislados por completo de todo contacto con el exterior. Un gato es un depredador sanguinario, Frank Sinatra el abuelo de la familia y el sexo una función corporal más en la hilarantemente grotesca "Dogtooth", un sorprendente tour de force en el que el plano fijo ejerce de impasible verdugo y la aparente banalidad de su escenario se transforma en una atmósfera mesmerizante y perturbadora.



"Dorian Gray" de Oliver Parker: Los mitos clásicos del fantástico nunca mueren...y sobre todo Dorian Gray, el bello inmortal congelado por una imagen pictórica con la que ha sellado un contrato diabólico. Oliver Parker reinventa el cine gótico británico con una aproximación al texto de Wilde capaz de no irritar a los culteranos de pro y atraer a las nuevas generaciones. Para ello, Dorian tiene ahora el rostro de Ben Barnes, uno de los últimos ídolos de las adolescentes, apoyado en poses y acentos clásicos por el siempre ilustre Colin Firth y la ascendente Rebeca May que olvida aquí los devaneos barceloneses con Woody Allen y compañía para perderse entre las brumas del Londres más genuino.



"Enter the Void" de Gaspar Noé: Aquellos que se incomodaron con "Irreversible" van a seguir removiéndose en sus sillas con "Enter the Void". Sin duda, Gaspar Noé es uno de los cineastas más irreverentes del cine contemporáneo, un virtuoso de la cámara que ahonda sin pudor en los rincones más oscuros del ser humano. En "Enter the Void", sigue los pasos de dos hermanos que viajan de Europa a Tokyo, donde caen en las redes del sexo por dinero y la droga. Noé explora la mente de sus personajes (¡y hasta la vagina de una mujer!), insiste en largos planos subjetivos y convierte la cámara en un trapecista que desafía lo imposible. Un viaje alucinado de la mano del enfant más terrible del cine francés.



"Grace" de Paul Solet: El Festival de Sitges siempre anda holgado de monstruos de todas las tallas y en esta edición abundan los pequeños. "The Children" y "Orphan" son una buena muestra de ello pero, atentos con "Grace", el prometedor debut de Paul Solet con el que la crítica internacional se ha deshecho en elogios. Expasión natural de su premiado cortometraje, "Grace", la película, narra las vicisitudes de una madre obsesionada con sacar adelante a su recién nacido. Hasta ahí todo sería normal si no fuera porque tras un fatal accidente, el niño nunca hubiera debido nacer, o al menos, nadie esperaba que lo hiciera. Absténganse las embarazadas porque su intensidad puede provocar desmayos.



"Heartless" de Philip Ridley: Del director que sacudió a Sitges con "La piel que brilla" o "La pasión de Darkly Noon". O sea, fantástico europeo con toques de calidad, poesía y reflexión, aunque Heartless es, ante todo, un auténtico y escalofriante filme de horror. Es la historia de un fotógrafo londinense (estupendo Jim Sturgess) que sufre unas terribles marcas en la piel y cuya paranoia personal se fundirá con el siniestro ambiente de los arrabales de un Londres moderno y fantasmal. Con ecos del horror urbano de Clive Barker, Ridley consigue un filme original, bello y sugerente que no titubea a la hora de presentar algunas de las secuencias más aterradoras del año.



"Hierro" de Gabe Ibáñez: En plenas vacaciones en El Hierro, Diego, un niño de cinco años, desaparece. Seis meses después, su madre, María, recibe una llamada: han encontrado el cuerpo de su hijo y debe regresar a la isla. En el paisaje rocoso canario, María comenzará a sospechar que Diego sigue vivo. Entre el terror y el drama psicológico, Hierro sigue la senda del nuevo cine de género español. En la producción se vislumbran los mismos nombres que en El orfanato y El laberinto del fauno y en el guión asoma el ingenioso responsable del texto de El rey de la montaña. Unas localizaciones atmosféricas y una Elena Anaya que traduce con aplomo el dolor de la pérdida completan esta alineación de lujo.



"Ingrid" de Eduard Cortés: Un hombre, recién instalado en su nuevo piso, topa con Ingrid, una joven artista tan bella como misteriosa. La fascinación por Ingrid y su compleja vida irá in crescendo y el vecino descubrirá algunos de sus peligrosos secretos, ligados con el oscuro mundo de la magia. A camino entre el suspense y la experimentación, Ingrid se adentra en un mundo en el que las representaciones artísticas se convierten en el núcleo visual y sonoro. Partiendo de sus indagaciones sobre las redes sociales e incluyendo a algunos actores amateurs vinculados con este movimiento, Eduard Cortés ha dejado que las performances inunden la pantalla hasta convertir "Ingrid" en un flujo creativo.



"Kinatay" de Brillante Mendoza: Peping, un estudiante de la academia de policía, recién casado y a la espera de su primer hijo, acepta acompañar a un grupo de agentes corruptos en un trabajo sucio. Brillante Mendoza sigue a su joven protagonista a lo largo de una noche en la que perderá por completo la inocencia. Los hombres secuestran a una prostituta y la llevan a una casa abandonada, dispuestos a hacerle pagar por sus pecados. Con una banda sonora abrasiva y una puesta en escena absolutamente oscura y claustrofóbica, "Kinatay" se amolda a las pautas del género –el sótano, la noche, la violencia, el terror— y las impregna de un acongojante realismo.



"La Horde" de Yannick Dahan y Benjamin Rocher: Dispuestos a vengar la muerte de uno de sus compañeros, cuatro poco recomendables policías se adentrarán en un edificio en ruinas donde se esconde una banda de delincuentes. Atrapados en el edificio, policías y criminales deberán unir sus fuerzas para enfrentarse a lo inimaginable: una horda de rabiosos zombies. Ya no hay duda alguna de que los galos han encontrado la pócima que hace resurgir el cine de género con furia inusitada. Tras el tándem formado por Maury y Bustillo, llega ahora el de Dahan y Rocher con un explosivo cóctel de cine negro, acción y terror, sin concesiones y con muchas y buenas influencias. Francia ruge.



"Les derniers jours du monde" de Jean-Marie y Arnaud Larrieu: El fin del mundo se acerca. En pleno caos, Robinson Laborde emprende la búsqueda de una joven con la que mantuvo el tórrido romance que acabó con su matrimonio. Filmada a camino entre Francia y España, "Les derniers jours" du monde combina un paisaje apocalíptico con el realismo vacacional, agentes ataviados con monos amarillos fluorescente con una corrida de San Fermín. Mathieu Amalric deambula por este escenario y, a cada paso que da, se produce un encuentro amoroso. Con esta película de tintes apocalípticos, los hermanos Larrieu retoman al libertinaje sexual y el humor de pintar o hacer el amor.



"Metropia" de Tarik Saleh: La animación continúa siendo el campo artístico con mayor capacidad para generar sorpresas y enormemente grata es la que proporciona "Metropia" con su innovadora técnica de fotomontaje animado. Su historia arranca en un futuro cercano en el que una gran compañía, Trexx, ha optado por unir todos los metros de Europa para paliar la crisis del viejo continente. Roger, que oye voces en su cabeza cada vez que entra en el metro, se verá envuelto en una conspiración kafkiana cuando se cruce en su camino la modelo de su champú favorito. Vincent Gallo y Juliette Lewis, entre otros, ponen voz a esta divertida y mordaz paranoia orwelliana.



"Moon" de Duncan Jones: Nada mejor para celebrar el cuarenta aniversario de la llegada a la Luna que disfrutar de "Moon", que recupera la tradición de la ciencia-ficción de los años setenta, con el gusto por las maquetas a la hora de confeccionar los efectos visuales. Duncan Jones, hijo de David Bowie, debuta en la dirección con este puzzle que recuerda a "Naves Misteriosas" o "Solaris" evitando el exceso de metafísica y potenciando el contorno humanista. Pero "Moon" es Sam Rockwell, excelente como un solitario trabajador en una estación lunar, secundado por la voz inequívoca de Kevin Spacey dando personalidad a un modelo cibernético que nada tiene que envidiar al mítico HAL 9000.



"Mr. Nobody" de Jaco van Dormael: Nemo, un niño, se encuentra en el andén de una estación. El tren se encuentra a punto de partir. ¿Debe ir con su madre o quedarse con su padre? Ante él se abren infinitas posibilidades y, mientras no elija, todo es posible. A Jaco van Dormael, el éxito ni le provoca angustia ni acelera su agenda. Tras la prodigiosa "Toto, el héroe", dejó pasar cinco años hasta ponerse de nuevo tras la cámara y trece más han pasado hasta "Mr. Nobody". Pura filigrana de poesía fantástica, su última película prima la importancia de las pequeñas cosas y juega con el tiempo y las realidades alternativas. Y todo con una producción y reparto de autentico lujo. La vida es, sin duda, maravillosa.



"Musashi: The Dream of the Last Samurai" de Mizuno Nishikubo: Miyamoto Musashi, venerado como invencible espadachín y autor del ‘Libro de los cinco anillos’, fue también un hombre que nació en una época equivocada y que vivió obsesionado por la disciplina y la estrategia. Tras años de hagiografías y mitificaciones cinematográficas, el gran Mamoru Oshii se ha encargado de impulsar este divertido y profuso documental que combina las más diversas técnicas de animación con el rigor histórico y la narrativa cantada del rokyoku. Un complejo proyecto que aporta una nueva visión de tan singular figura histórica y que vuelve a situar al autor de "Ghost in the Shell" como impenitente outsider del cine de animación japonés.



"Ne te retourne pas" de Marina de Van: Una película en la que Sophie Marceau se va convirtiendo poco a poco en Monica Bellucci tiene mucho morbo. Si además está dirigida por Marina de Van (autora de "Dans ma peau", una de las cintas de género de más culto de la última década por su gusto cronenbergiano por la carne) el morbo resulta doble. Ne te retourne pas muestra a una madre de familia y trabajadora de éxito convencida de que su entorno está cambiando y de que otra mujer se está apoderando de su cuerpo. Rostros que cambian paulatinamente, tensión y fantasmas que vuelven del pasado, pero sobre todo, el duelo físico entre dos divas del cine europeo.



"Splice" de Vincenzo Natali: Si las anteriores películas de Vincenzo Natali giraban en torno a la falta de identidad espacial ("Cube", "Nothing") o personal ("Cypher"), "Splice" aborda el tema de la evolución inducida de la especie. Adrian Brody y Sarah Polley son una pareja de científicos que logran una nueva raza híbrida, en principio inofensiva, pero que pronto desarrolla rasgos de depredación, incluso sexual. Una monster movie atípica, con ecos de "Mimic" (Guillermo del Toro apadrina la película) o "Species", pero que sorprende por el excelente uso de los efectos especiales y por las inesperadas ramificaciones de la trama. Y es que en "Splice", el monstruo es sexy y perversamente atractivo...



"The Children" de Tom Shankland: Hace más de treinta años, nuestro querido Chicho se/nos preguntaba ¿Quién puede matar a un niño? y ahora es Tom Shankland ("WAZ") quien parece pasarles la pregunta a los protagonistas de su apocalíptica "The Children", dos parejas, cuatro niños y una lolita en ciernes, que han tenido la mala de idea de pasar el fin de año en una casa aislada en las montañas. Los niños, ya se sabe, lo pillan todo, y lo que van a pillar estos querubines es un virus misterioso que va a transformar el cariñoso apelativo de ‘pequeños demonios’ en sangrienta realidad. Una despiadada postal navideña cargada de tensión e ironía. Ver crítica aquí.




"The Countess" de Julie Delpy: Principios del siglo XVII. La condesa Erzebet Bathory inicia un romance con el joven Istvan, hasta que el padre de este les obliga a separarse. En pleno duelo por la ruptura, la condesa despechada empieza a temer por el paso de los años, las primeras arrugas, el peso de la edad. Encuentra entonces una solución: beber sangre de chicas vírgenes y convertir su castillo en una máquina de matar digna del "Sweeney Todd" de Tim Burton. Julie Delpy muestra su faceta más descarnada y se sirve de esta leyenda llevada anteriormente a la pantalla para crear un filme de terror oscuro y austero, que refleja con honestidad la época y la salpica de sorprendentes momentos gore.



"Thirst" de Park Chan-wook: Un cura coreano, cuya rectitud y bondad hacen que sea respetado por toda su comunidad, viaja a África para experimentar con una nueva vacuna. Los efectos secundarios de esta medicina serán inmediatos: el buen cura se convierte en sediento vampiro. Tras la mutación, empieza a sentir un fuerte deseo por la esposa de un amigo. Juntos comienzan a descubrir los placeres de la carne y de la sangre. Park Chan-wook lleva esta historia de vampiros a su terreno: un gran poderío visual, mucha sangre y secuencias elegantes e imposibles. Una delicia para los ojos, tan arrebatada como preciosa.



"TiMER" de Jac Schaeffer: Si algo tendría que conseguir la tecnología es el resolver uno de los grandes problemas de la humanidad como es la compatibilidad romántica o el eterno problema de encontrar a tu pareja perfecta. "TiMER" da la solución con una especie de pulsera de última generación que marca la fecha exacta en la que encontraremos a nuestra media naranja. Comedia indie con denominación de origen, "TiMER" significa el prometedor debut de la realizadora Jac Schaeffer y la explosión de toda una belleza con indudable talento para la comedia: la televisiva Emma Caulfield. Muy recomendable para visitar Sitges con la pareja de turno... aunque ojo con las consecuencias.



"Yatterman" de Takashi Miike: Turboperros, cybercalamares, marabuntas mecánicas, chanquetes voladores, megarobots de cocina y más cachivaches electrónicos que el Inspector Gadget... Cuando uno cree que ya lo ha visto todo aparece Takashi Miike en el horizonte y revienta la platea con otra bomba de nitroglicerina visual. Y es que en esta fiel adaptación de la popular serie animada de los setenta todo es bio, cyber y mecha menos la ultrasexy Doronjo, archienemiga de Yatterchico y Yatterchica, los superhéroes de este monumental desenfreno juguetegráfico en el que reinan la histeria, los chistes subidos de tono y una imaginación que no es de este mundo.

0 comentarios:

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.