miércoles, 10 de noviembre de 2010

Crítica: 13 Hrs

De los productores de la mítica “Dog Soldiers” de Neil Marshall, nos llega “13 Hrs”, nueva propuesta de terror licántropo desde tierras inglesas donde se repite la fórmula de monstruo persiguiendo a grupo de jovencitos, aunque con una particularidad, esta vez no se trata del típico grupo de amigos, sino del seno de una numerosa familia británica, gracias a lo cual, su director, el señor Jonathan Glendening, pone sobre la mesa una interesante cuestión, ¿Qué es mas terrorífico en una tétrica noche de tormenta en medio de la campiña, una criatura asesina o una reunión familiar entre hermanos?

“13 Hrs” nos invita a conocer a Sarah Tyler, una joven que regresa de visita a la vieja mansión de sus padres en Inglaterra después de haberse labrado una próspera vida en los estados unidos, coincidiendo con la debacle familiar, inmersa en importantes problemas tanto económicos como sentimentales, pues a parte del mal momento financiero, sus padres se encuentran en una profunda crisis de pareja, donde parece haber por el medio una tercera persona. Sarah se encuentra a su padre solo en la casa, pues supuestamente, su madre ha partido en un viaje de negocios (algo que suele ocurrir con frecuencia) que la tendrá fuera del hogar durante dos o tres días. Al lado, en el granero, el resto de la familia y sus amigos se divierten bebiendo y fumando a la espera de la visita de su hermana, por la que algunos de ellos parecen sentir un profundo rencor debido a su marcha. Cuando un apagón eléctrico y una fuerte tormenta les obliga a refugiarse en la casa, descubren que algo desconocido roda a sus anchas por el inmueble y está sediento de sangre, por lo que tendrán que dejar de lado todas sus diferencias y colaborar entre si para intentar llegar con vida al amanecer.


“13 Hrs” recuerda mucho a otra cinta británica, “Salvage”. En ella, aparte de compartir denominador común en la figura de una criatura asesina que les perseguía por la casa, también se tocaba el tema de los problemas familiares, en aquella ocasión una madre y su hija, aquí un grupo de hermanos y hermanastros. Y es que la experiencia que nos ofrece “13 Hrs” es muy cercana a aquella, mucho terror psicológico (ahí entra en escena el bajo presupuesto del filme), mucho peso de las relaciones entre personajes y un tramo final donde por fin se pone cara y ojos al terror que ha protagonizado tantas corredizas a lo largo de la película.

A parte de la historia, que puede interesar mas o menos según gustos, uno de los ganchos del filme es su reparto, especialmente si eres inglés, pues está compuesto por algunos rostros muy populares por aquellas tierras, como el de Isabella Calthorpe, deseadísima millonaria aristócrata (de quien hay que decir que no lo hace nada mal en el papel protagonista), Gemma Atkinson, modelo y eminencia televisiva que ha participado en un buen puñado de “reality shows” ingleses que aquí pone sus generosas curvas al servicio de la causa o Tom Felton, mas conocido como “Draco Malfoy” de la saga “Harry Potter”.

Conclusión, “13 Hrs” no es una película original, de hecho es la historia de siempre con una mano de pintura en forma de drama familiar que intenta disimular todos los clichés y las tópicas situaciones que vamos a experimentar en los escasos ochenta minutos de metraje. Un producto de bajo presupuesto que tiene que reservarse todos los fuegos de artificio para los últimos diez minutos, donde por fin se nos enseña, aunque sea a ráfagas, la criatura (menuda obsesión tienen los ingleses con los hombre lobo, recordemos sin ir mas lejos la reciente “Splintered”), de bastante buena factura como suele ser característico en este tipo de producciones independientes. Es una pena que todas las situaciones sean tan “clásicas”, haciendo del desarrollo algo muy previsible, incluso el giro argumental final y la explicación de los acontecimientos, aunque bien pensados, resultan muy previsibles si has prestado un mínimo de atención durante la película, que no se profundice un poco mas en el tema de los rencores familiares y sobretodo, que no se eche mano de una mayor explicitud gráfica para estimular un poco un visionado que puede hacerse algo aburrido en algunos pasajes.

Lo mejor, la lograda atmósfera, el efectivo apartado sonoro, el buen nivel de las interpretaciones (destacando a la millonaria señorita Calthorpe), el concepto de la historia en si (pese a su obviedad) y la certeza a la pregunta que nos plantea el amigo Glendening, la familia es (o puede ser) de largo, algo mucho mas terrorífico que cualquier monstruo de pesadilla.


 

2 comentarios:

Dark Muse dijo...

Hola. Estoy de acuerdo en casi todo lo que escribes solo que yo la vi previsible casi al final. Me considero una buena cinéfila pero no me acostumbro a ver películas comparándolas al mismo tiempo con otras. Esta en particular (y tengo por costumbre hacer eso) me sorprende en escenas cuando pensé por ejemplo, que iba a pasar una cosa y pasa otra. En fin la considero una buena película con excelentes interpretaciones.

El Rector dijo...

Hola Dark Muse. Yo tampoco soy muy amigo de las comparaciones, pero es que en este caso particular, el parecido con "Salvage" me pareció interesante de mencionar para que la gente se haga una idea de por donde van los tiros, aunque esta "13 Hrs" la encontré bastante mas amena. Coincido contigo en el tema de las interpretaciones, de lo mejor de la película, y eso que no tenía mucha fé en el reparto viendo el curriculum de las dos protagonistas. Sobre la obviedad del final, bueno, normalmente me suelen "pillar en bragas" en la mayoría de películas, pero esta vez me pareció muy obvio, sobretodo de la mitad en adelante.

p.d: Grandes Lacrimosa!!

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.