sábado, 26 de febrero de 2011

Crítica: Cold Prey 3 (Fritt Vilt 3)

Si haces una película de terror de estas tan originales y que tanto cuestan de ver en la actualidad de asesino mata jovenzuelos, que se yo, por poner un ejemplo “Cold Prey”, ten la certeza de que es una apuesta sobre seguro, pues pase lo que pase tienes una segunda oportunidad asegurada, por que si el tipo te sale rana y falto de carisma (como ocurriese en la primera “Cold Prey”), siempre puedes realizar una secuela, inyectarle unos cuantos esteroides, acercarlo incluso a terrenos sobrenaturales e intentar mitificarlo en medida de lo posible para ver si a la segunda es capaz de meterse en el bolsillo a un personal sediento de nuevos iconos del terror, especie que sobre pobló el celuloide en otra época pero que ahora se encuentra en serio peligro de extinción. Por el contrario, si consigues dar con la fórmula del éxito (como ocurriese en “Cold Prey 2”), no solo se abre la obvia vía de una nueva secuela (ya que conseguido este estatus puedes matar a tu asesino tantas veces quieras y resucitarlo sin necesidad de mediar explicación alguna), sino que incluso puedes realizar una precuela, por que tu asesino ya vende y por ende, sus orígenes se cotizan a la alza, a lo que hay que sumar otro factor importante y es que la precuela, en la actualidad, está mucho mejor vista que la secuela, vista esta, en muchos casos, como una degeneración del producto original.

Supongo que todos estos factores habrán tenido su peso específico en la decisión del amigo y debutante Mikkel Braenne Sandemose (quien toma el testigo de Roar Uthaug y Mats Stenberg) a la hora de centrarse en los orígenes del asesino gigante de las montañas, en lugar de continuar donde lo dejara la fantástica entrega anterior.

“Fritt Vilt 3” (o “Cold Prey 3”, como mas gustéis) nos acerca a la traumática infancia del asesino, repudiado por sus propios padres a los que asesinó en el ya mítico hotel de las montañas antes de perderse en las profundidades de estas, historia que dista mucho de la versión oficial, la cual asegura que el muchacho se cayó por una grieta en un desafortunado accidente y que sus padres fueron sepultados por un alud mientras lo buscaban. Años después (mediados los ochenta), un grupo de jóvenes llegan al lugar con la intención de visitar el lugar donde ocurrieron tan trágicos acontecimientos. No tardarán en descubrir que el asesino sigue vivito y coleante cuando este comience a darles caza uno por uno.


No tengo nada en contra de las precuelas siempre y cuando realicen su función, es decir, profundizar en los orígenes de la saga. En este caso en particular, enseñarnos como un niño travieso pudo convertirse en un monstruo y sobretodo, por que. Y aquí encontramos el gran mal endémico de “Fritt Vilt 3”, pues todo lo que tiene que ofrecer como precuela lo despacha en los primeros quince minutos, contándonos además, algo que todos sabíamos desde la primera parte sin aportar absolutamente nada nuevo. A partir de ahí, la misma mierda de siempre (mismo podría haber sido un remake de la primera parte), un grupo de jóvenes que llegan al lugar y son perseguidos por el asesino, quien por cierto ha vuelto a perder el alto estatus de carisma conseguido por méritos propios en la película de Stenberg, mucho mas cercano ahora, al psicópata frío y terrenal de la primera “Cold Prey”.

Así que en realidad nos encontramos ante una secuela disfrazada de precuela, lo que significa una terrible decepción para todos aquellos que estábamos interesados en profundizar e intentar entender al personaje del asesino. Además, esto tiene un inconveniente añadido, por que al desarrollar la historia antes y no después, se pierde la posibilidad de contar con la otra gran baza de la franquicia, la figura de la descomunal Ingrid Bolso Berdal y su inigualable heroína Jannicke, rompiéndose así esa relación simbiótica con el asesino que tan buenos resultados había dado hasta la fecha, ese vínculo heroína/villano que antaño hicieron grande parejas de baile tan clásicas del género como Freddy Krueger y Nancy Thompson  o Michael Myers y Laurie Strode, por mucho que se intente otorgar sus galones a Ida Marie Bakkerud, quien aunque no lo hace nada mal (muy bien diría yo), ni por asomo tiene ni el carisma de Berdal, ni la posibilidad de "confraternizar" con el asesino como lo hiciera ella.

Conclusión, “Fritt Vilt 3” no aporta absolutamente nada nuevo a la franquicia ni desvela ningún dato relevante que no conociésemos ya, ni profundiza en la historia. Repite el mismo cliché idiota de siempre que ya pudimos ver en la primera parte o en otras cientos de miles de películas similares, perdiendo además elementos que fueron fundamentales para el éxito de su continuación, como un asesino desvirtuado y nuevamente de nulo carisma, un grupo de víctimas tópico y plagado de clichés por el que no sentiremos especial simpatía (que no odio, como en otros muchos casos), la ausencia de un personaje como Jannicke, sin el cual difícilmente puede entenderse la franquicia, perjudicando de rebote al personaje interpretado por Ida Marie Bakkerud, quien por motivos totalmente ajenos a ella, puede quedar a ojos del seguidor mas acérrimo de la saga como una "impostora", unas muertes muy poco vistosas y la total ausencia de guiños a las anteriores (siguientes en este caso) películas.

Lo mejor y como suele ser habitual en el cine escandinavo, su excelente factura técnica a todos los niveles, donde destaca su fantástica fotografía y el nivelazo de todos los actores, su siniestra atmósfera (en este sentido mucho más cercana a la segunda parte que a la primera), sus preciosos escenarios naturales, algunos momentos de acción bastante logrados (como la secuencia del río) y su macabro desenlace, quizá el mejor de las tres películas.


2 comentarios:

camila dijo...

Te equivocas en cuanto dices que la versión oficial contradice lo que esta cuenta, ya que en realidad lo que dice la uno con lo que esta afirma no se contradice, lo que pasa es que en la uno dicen esto pero si recuerdas en la dos notan que lo que se dijo sobre el incidente no fue mas que una escusa para tapar el crimen ya que nunca se tuvo la suficiente certeza de lo que paso...lo que en palabra de uno de los personajes se resume a que el hombre de la nieve mato a sus padres luego de que estos lo enterraran cuando este cayo a la sanja y que con los años la nieve se abalanzo sobre la cabaña y cuando los policías fueron a investigar y no encontraron a los padres creyeron que la causa de muerte habría sido una avalancha

El Rector dijo...

Camila, creo que malinterpretaste mis palabras y que en realidad, los dos decimos lo mismo. Cuando me refiero a la "versión oficial", hablo precisamente de lo que tu comentas, del hecho de que dicha versión, habla de un accidente y no de un crimen. Y por lo que creo entender de tus palabras, tu pensaste que yo me refería a que las versiones de las dos películas eran contradictorias, cosa que desde luego, no es así. Aclarado pues ;)

Un saludo.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.