sábado, 18 de febrero de 2012

Crítica: El Invitado

Hay actores que son tan buenos, que apenas tienen que esforzarse cuando se colocan delante de las cámaras. Titanes de la interpretación como Morgan Freeman, Gary Oldman, Daniel Day Lewis o Russell Crowe son claros ejemplos de lo que hablo.

Denzel Washington, también.

Es cierto que lleva una década haciendo el mismo papel, pero qué más da, el tío lo borda, lo queremos ver ahí y disfrutamos con él. ¡Por el amor de Dios, es el hombre más cool del planeta!

Aquí vuelve a repetir el papel que ya hizo en películas como ‘El Fuego de la Venganza’ (‘Man on Fire’, Tony Scott, 2004), ‘Déjà Vu’ (‘Déjà Vu’, Tony Scott, 2006), ‘American Gangster’ (‘American Gangster’, Ridley Scott, 2007) o ‘Imparable’ (‘Unstoppable’, Tony Scott, 2010), -que como habrán percibido son todas de los hermanos Scott-, pero como ya digo, no importa, porque a eso mismo hemos venido, bueno, a eso y ver mucha acción, muchos tiros, algunos combates cuerpo a cuerpo y alguna que otra persecución a pie y a coche.

¿Da ‘El Invitado’ (‘Safe House’, Daniel Espinosa, 2012) todo eso? Por descontado, ya lo creo que lo da.

El director sueco de origen chileno se ha aprendido muy pero que muy bien la lección. ¿Y cuál es esa lección? Pues el último cine de Tony Scott y el de Paul Greengrass. Ni más ni menos.

Y es que ‘El Invitado’ parece una suma del cine de ambos directores pero añadiéndole unas gotas de exotismo. De hecho, si no supiéramos que la cinta está dirigida por Daniel Espinosa pensaríamos que la ha realizado un Tony Scott un poquito, solo un poquito más formal o un Paul Greengrass un poquito, pero muy poquito más informal.

Además de su ritmo frenético, de las estupendas secuencias de acción y de Denzel Washington, la película cuenta en su haber con un impresionante plantel de secundarios entre los que se encuentran el fabuloso pero infravalorado Robert Patrick, el genial Liam Cunningham, el enorme Brendan Gleeson, el estupendo Sam Shepard o la gran –aunque aquí algo desaprovechada- Vera Farmiga. Da gusto ver semejante derroche de talento.

El protagonista de la historia, el siempre correcto Ryan Reynolds no puede soportar estar ante el coloso de ébano durante tanto tiempo y al final termina perdiendo por goleada, pero para nada es desdeñable el trabajo de este actor canadiense que crece a pasos agigantados y que ya ha demostrado en varias ocasiones que va en serio.

Deudora del cine de Scott y Greengrass y digna sucesora de la saga Jason Bourne y compañía, ‘El Invitado’ es un thriller de acción de lo más recomendable que no defraudará en absoluto a todas aquellas personas que vayan a buscar algo de emociones fuertes, y que satisfará plenamente a los seguidores de este tipo de cine y de Denzel Washington.

Lo que más me ha gustado: casi todo, pero en especial Denzel y las secuencias de acción.

Lo que menos me ha gustado: la cámara a veces se mueve demasiado, pero sinceramente, después de una década viendo cine de acción como éste me he acostumbrado.

2 comentarios:

Darkotica dijo...

Mi teoría es: "Si trabaja Denzel, es que la peli es buena...", de momento la teoría nunca me ha fallado, así que, o éste hombre sabe escoger muy bien sus papeles o su sola presencia provoca que la cinta ya sea merecedora de alabanzas (da igual que le pongan conduciendo trenes, como poli corrupto, abogado, gangster o llevando un libro a través del desierto).

Me pasa lo contrario con Ryan Reynolds, éste hombre no me termina de cuajar, tan sólo lo consiguió en Buried (lo que seguramente hace evidente la calidad de la cinta y de su dirección), pero en todos los otros papeles en los que le he visto me ha parecido bastante castaña.

Es el coloso de ébano (eso me ha molado jaja!) frente al hombre de la cara de plástico, así que no me extraña que el blanquito pierda por goleada. Sin duda Denzel es uno de esos titanes de los que hablas, Denzel es mucho Denzel, y si sale Denzel es que la peli es buena, y si sale Denzel yo no me la pienso perder... ;)

El Rector dijo...

Aunque las últimas películas que he visto de Denzel, no me han gustado demasiado (véase Déjà Vu y El Libro de Eli, no así Imparable, que me encantó), la sola presencia del coloso de ébano (y desde hoy, voy a referirme así al personaje), ya justifica el visionado de esta El Invitado, por mucho hombre de plástico que haya de por medio.

Por cierto, tengo muy claro, cual es mi película del coloso de ébano favorita, Fallen. Una jodida maravilla.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.