viernes, 10 de agosto de 2012

Crítica: Babylon A.D

En un futuro próximo en el que la humanidad vive en completa anarquía, un mercenario de la guerra de los Balcanes, Hugo Cornelius Toorop (Vin Diesel), es contratado por la mafia de Europa del Este para que traslade a una misteriosa joven, Aurora (Mélanie Thierry), recluida toda su vida en un convento, desde Asia hasta Estados Unidos y la entregue a una orden religiosa (los neolitas).

Vin Diesel (“XXX”, “Las crónicas de Riddick”) vuelve al género de ciencia ficción de la mano del director galo Mathieu Kassaovitz, con un reparto de lujo donde le acompañan actores de la talla de Gérard Depardieu (como el mafioso Gorsky), Michelle Yeoh (como la hermana Rebecca) o la veterana Charlotte Rampling (como la alta sacerdotisa).

“Babylon A. D.” (2008) es una cinta de acción, thriller y ciencia ficción cyberpunk que mezcla sectas, mafias y mercenarios en una historia entretenida con música cañera (hardcore), peleas de videojuego y estética y ritmo videoclipero. En la película se refleja un futuro divido en dos mundos: uno sumido en la anarquía, el caos de las guerras y el terrorismo, las consecuencias de las postguerras (hambruna, inseguridad, ventas de armas por las calles, etc.), la modificación genética de especies animales extinguidas (el último tigre siberiano murió en 2016 en el zoo de Moscú) y el cambio climático, mientras que la otra parte del mundo vive recluida en ciudades (Nueva York más iluminado que nunca por las luces de neón de las vallas publicitarias) o refugios espirituales (el convento de la hermandad, por ejemplo). El único contacto entre ambos mundos son las noticias emitidas por televisión. La única esperanza de parte de la humanidad es la religión y los milagros.

En “Hijos de los hombres” (2006, Alfonso Cuarón) Clive Owen se embarcaba en un peligroso viaje con Julian Moore para proteger a la única mujer fértil de la Tierra, con ayuda de una organización científica. “Babylon” es algo parecido, con Vin Diesel como héroe cínico, Michelle Yeoh como su contrapunto y la embarazada en este caso es un proyecto mesiánico más que humano. Sin embargo, esta primera trasciende por su dirección y una historia caótica, oscura y demencial incómodamente cercana a la realidad, mientras que “Babylon A.D.” está condenada al olvido. Tiene buenos toques de diseño futurista y momentos de brillantez visual, pero padece de una mala dirección, especialmente en las escenas de acción, y de un misticismo pobre y sinsentido. Salvar el mundo, creer en los milagros y confiar en la capacidad del hombre para resurgir de sus cenizas. Todo ello no es más que una excusa para mostrarnos una película más de acción futurista. Pero incluso eso falla.

El guión de Eric Besnard, Joseph Simas y el propio Kassovitz está plagado de diálogos poco o nada originales. Los personajes hablan mucho y actúan poco, como toda la parrafada que nos suelta el protagonista cuando asaltan su apartamento, en el primer acto del film. Vin Diesel encarna de nuevo al típico matón tatuado y con mil cicatrices de carácter reservado, chulo y osado, a la vez que sensible. No será recordado por esta interpretación ni por este personaje. Tampoco quedarán para el recuerdo los personajes del padre de la joven, un ridículo mitad hombre y mitad máquina, y de la sacerdotisa adicta al botox.

Entre tanto defecto, se pierde la esencia de lo que nos cuentan: una fábula nihilista sobre la pérdida de rumbo de la humanidad unido a la desesperada adoración de la reinvención de las figuras religiosas y todo el peligro que ello conlleva.

Desde que despuntó como realizador con la aclamada “El odio” (1995), el francés Mathieu Kassovitz ha estrenado la irregular “Los ríos de color púrpura” (2000) y la desconcertante “Gothika” (2003) con Halle Berry como protagonista. Si habéis visto alguna foto de él os sonará por su interpretación del discreto enamorado de Amélie.

Tras cinco años desde su último trabajo, el francés trajo al cine la adaptación de la novela de ciencia-ficción de Maurice G. Dantec (músico punk reciclado en escritor) titulada “Babylon Babies”. Lamentablemente se simplificó su adaptación y todo el proyecto estuvo marcado por los conflictos mantenidos entre el director y la productora por el tipo de película que debía ser y su duración, los problemas de presupuesto y los retrasos en el rodaje.

LO MEJOR: La ambientación de un mundo caótico y su atractivo visual.

LO MENOS BUENO: La acción es insuficiente y está mal dirigida, como el tosco enfrentamiento en la jaula o el tiroteo contra los motoristas y los agentes de la orden religiosa. Los personajes son risibles. Los efectos especiales tienen temprana fecha de caducidad. Y el final es decepcionante.

8 comentarios:

Blanch dijo...

Aquí sí que coincido contigo. Mala, mala, mala.

El Rector dijo...

Si, esta vez no se le puede dar caña a Ted. Muy de acuerdo con todo lo comentado. Para mi fue una gran decepción, porque a excepción de sus poco afortunadas participaciones en la aberrante saga de los coches, me suelen gustar las películas de este tipo, en especial las de Riddick, claro.

No se, no me enganchó nada ni la historia, ni los personajes, ni las secuencias de acción. Sosa como ella sola.

En lo mejor también estoy con Ted, la ambientación. Muy bien transmitida esa sensación de caos globalizado.

De lo peor de Diesel.

Saludos.

Ash dijo...

Sin duda de lo peor de Vin Diesel,y mira que la cosa prometía.Aburridísima.
Saludos!!!

Darkotica dijo...

Pues no seré yo la que os lleve la contraria...Babylon AD me pareció mala y aburrida,. Tal y como dice Ted, es una película muy olvidable, tanto que prácticamente sólo recuerdo que me decepcionó...y que también recuerdo que me hice ilusiones pensando que igual tendría algo que ver con el tema de Cradle of Filth del mismo título jaja!! y ahora que lo pienso, el videoclip de ese tema si que era bueno...era un mockumentary en toda regla.

Madre mía, me parece increíble pensar que "Hijos de los Hombres" y "Babylon AD" pueden tener puntos en común, una tan buena y la otra tan mala...

Missterror dijo...

LO que realmente es increíble es que alguien que pueda dirigir algo tan sublime como "El Odio" (diosss, cómo me gusta esa película!!!), pueda hacer algo tan insípido como "Babylon A.D" o tan malo como "Gothika"...

"Babylon A.D" es un fracaso estrepitoso, es una película de acción sin acción...se hace pesadísima. El bueno de Diesel haciendo de Diesel, porque da igual que sea Riddick, el supercanguro o el de los coches (a mi esa saga me llega hasta a entretener...), que siempre actúa igual...Diesel is Disel no matter what!!!!!, y el resto de personajes perdidos en un mundo apocalipticamente preparado y una trama justita, justita...
Para olvidar nada mas que aparecen los créditos finales.

saludos

TED BUNDY dijo...

Aún siendo una peli mala, la tengo en mi videoteca. Me costó 3 euros, en el videoclub de la esquina.

Saludos y sigan comentando, que han subido a 40 euros el kilo

The Wrong Girl dijo...

Yo no la he visto pero tenía pinta de ser mala, tu crítica lo corrobora. A mi Vin Diesel no me desagrada y eso que tampoco ha hecho papelones de aquí a la eternidad, pero le tengo simpatía... Ahora, no se si alguna vez veré este sinsentido!

TED BUNDY dijo...

THE WRONG GIRL

Miratela mujer. A lo mejor tu gusta.

A mi Vin Diesel siempre me recuerda que tengo que ir a poner gasolina al coche.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.