miércoles, 8 de agosto de 2012

Crítica: Mortal Kombat

“¡¡¡MORTAL KOMBAAAAAAATTTTTT… TIRI-TIRI TIRI-TIRI TI-TI, TIRI-TIRI TIRI-TIRI TI-TI, TIRI-TIRI TIRI-TIRI TI-TI, TI-TI TI-TI TI… MORTAL KOMBAAAAAAATTTTT!!!”

Si hay algo por lo que recordar a “Mortal Kombat” (Paul W. S. Anderson, 1995) sin duda es por su machacante canción (Theme From Mortal Kombat). Tal vez porque el resto del film no es inolvidable.

Los que la vimos en el cine no nos frenó la vergüenza ajena que supuso un año antes el estreno de “Street Fighter, la última batalla”. La fuimos a ver movidos por el cariño al primer videojuego de la saga Mortal Kombat, lanzado en 1992 de manos de Midway Games para Arcade y posteriormente para Sega Game Gear, Sega Genesis, Sega Master System, SuperNintendo, Game Boy y PC. Por entonces, en las salas recreativas se crearon dos grupos de adolescentes expertos en juegos de lucha: los experimentados en el sistema de Mortal Kombat y los acostumbrados al de Street Fighter.

Del juego llamaba la atención principalmente que cada uno de los personajes presentes eran actores reales a los que se les había capturado digitalmente sus movimientos e imagen a través de stop motion, consiguiendo un sorprendente realismo. Otro de sus puntos fuertes era su violencia. Los personajes sangraban por cada golpe certero, eran decapitados o eran quemados, por lo que fue duramente criticado y censurado. En algunas versiones del juego para las consolas del momento, la sangre es reemplazada por polvo gris. Si poníamos un código podíamos saltarnos la censura y ver sangre en los combates.

Con estas revolucionarias para la época características del videojuego, popular en todo el mundo, se hacía muy atractivo adaptar su historia al cine. Pero siendo sinceros, lo que nos encontramos fue un film de entretenimiento total al más puro estilo americano con acción, fantasía, mundos paralelos y artes marciales de bajo presupuesto, aunque notablemente mejor de lo que habíamos visto hasta el momento en lo que respecta a adaptaciones de videogames a la gran pantalla. Y eso se notó en la sorprendente recaudación de más de 122 millones de dólares a nivel mundial, además de ser galardonado el film con el premio BMI Film Music Award 1996 (George S. Clinton).

El argumento del film habla sobre la típica lucha entre el bien y el mal, con las demasiadas veces usada figura del elegido, con una estructura a nivel de trama simple y unos diálogos comunes y carentes de originalidad, que sigue muy de cerca a la historia original del videojuego.

A diferencia de algunos videojuegos de hoy en día que son prácticamente películas, como “Metal Gear Solid”, a principio de los años 90 resultaba muy difícil representar en vivo las historias de los juegos para consola y PC. Tampoco había mucho interés por parte de la industria cinematográfica por realizar adaptaciones de calidad y esto lo sufrimos en las lamentables “Super Mario Bros” (1993), “Double Dragon” (1994) y la ya mencionada “Street Fighter, La última batalla” (1994)”.

Tras “Shopping (De tiendas)” (1994), el realizador Paul W. S. Anderson debutó en esto de hacer pelis mediocres con “Mortal Kombat”, con un guión firmado por Kevin Droney, escritor de algunos capítulos de la serie para TV “Los Inmortales” y que en 1995 fue el autor del libreto de una nueva versión directa para video titulada “Mortal Kombat: The Journey Begins”. El resto de proyectos mediocres de entretenimiento puro bien conocidos de Anderson son los films de la saga Resident Evil, basados en el popular y exitoso videogame japonés de zombies.

Christopher Lambert, famoso por “Los Inmortales”, es la estrella del reparto; el gancho para que el público llenara las butacas. Lambert interpreta a Raider, con una ridícula peluca y una cara de occidental nada concorde con el personaje asiático del videojuego. Hubiera sido mejor opción haber cogido a uno de los malos de “Gran golpe en la pequeña China”, que vestían igual y también lanzaban rayos.

En el lado de los malos, tenemos a Cary-Hiroyuki Tagawa en el rol del brujo Shang Tsung que es todo un acierto, porque actuar lo que se dice actuar no es lo mejor que sabe hacer, pero mira que tiene cara de malo el jodido. Y anda que no se ríe en la película. Los malvados siempre son felices.

En lo que respecta al apartado de producción, cuesta creer que New Line Cinema no aprovechará uno de los videojuegos más famosos, sangrientos y violentos en general de su época para hacer algo realmente alucinante; un superblockbuster con actores conocidos, acción de la buena y sangre bizarra. El film francamente decepcionaba porque desaparecía gran parte de esa crudeza visual. La sangre no fluye. Tal vez temerosos los productores de perder a parte de sus espectadores más jóvenes. Los combates tampoco son gran cosa, con unas coreografías bastante pobres, y la acción en general flojea muchísimo, aunque se agradece que pudiéramos ver en la cinta algunas de las técnicas de los personajes como en la escena donde Scorpion se quita la máscara y descubre su rostro de calavera escupe fuego; el fireball de Kang contra Tsung; el fatality, movimiento mortal contra un oponente abatido, de Tsung hacia el monje derrotado por Liu Kang; el arpón-serpiente que le sale de la palma de la mano a Scorpion, con la clásica orden “Get Over Here!”, en su lucha contra Cage; la bola de hielo que lanza Sub-Zero contra un monje ninja en un combate de demostración; o la llave con las piernas utilizada por Sonia Blade contra el criminal Kano. No son los crudos combos, puñetazos y patadas revienta bocas, incineraciones ni decapitaciones del juego que tanto adorábamos los amantes de la acción y la violencia, pero al menos es algo.

Tampoco vemos la ambientación tenebrosa e infernal del juego reflejado en la película y nos tuvimos que conformar con combates en escenarios mucho menos atractivos como el disputado entre Kang y la princesa Kitana en la playa.

Los efectos especiales, por otra parte, han quedado muy anticuados, incluso en su época se notaba su bajo presupuesto, sobre todo en el personaje tridimensional Reptile. No sucede lo mismo con el personaje de Goro, un monstruo mitad hombre y mitad dragón de más de dos metros de altura provisto de cuatro brazos de puro músculo, que lo recrearon con un enorme animatronic bastante currado.

“Mortal Kombat”, en definitiva, está destinado para fans con sentido del humor, porque si no conocías el videojuego podría ser bastante aburrido. Paul Anderson apuesta todo a la parte estética y al ritmo narrativo, sin un guión competente, ni grandes desarrollos de personajes ni actuaciones convincentes, pero que agrada al fan del juego al ver a sus personajes emblemáticos en carne y hueso. Aunque debo reconocer que este proyecto se merecía una historia mejor armada, no se puede dejar de reconocer el esfuerzo, aunque sin mucho éxito, por recrear los escenarios y las coreografías de combates que nos brindan un producto de media-baja calidad con el que divertirnos sin pensar mucho.

Por último, debo reconocer que el hecho de que un videojuego tenga éxito no significa que pueda adaptarse al cine. ¿Se imaginan una película sobre Tetris? Sin embargo, me reafirmo en pensar que no es el caso de Mortal Kombat, pero siempre queda la atenuante de que al ser una adaptación de un videogame tampoco se le pueda exigir demasiado en ese aspecto.

¿DE QUE VA LA PELÍCULA?

En el Templo de la Luz se está llevando a cabo una batalla entre Chan Kang (Steven Ho) y un hechicero. Chan es derrotado por su duro oponente que le toma por la cabeza diciendo que su alma ya es suya y advierte a Liu Kang (Robin Shou), el hermano de Chan, que será el siguiente en morir. Kang despierta de su pesadilla al recordar la muerte de su hermano que alimenta sus ansias de venganza.

Mientras tanto, en Los Ángeles, California. Un hombre trajeado entra en una bodega donde lo esperan unos hombres vestidos de negro que salen de un vehículo. Éstos empiezan a sacar diferentes tipos de armas e intentan rodear al hombre trajeado, que solo menciona “Vamos a bailar”, “Bailemos” o algo parecido. Comienza una pelea donde los hombres del vehículo salen malparados. Quedan derribados en el suelo, menos uno que se queda de pie tras uno de los golpes. “En esta parte debes caerte” le replica el hombre trajeado. Todo es parte de una escena de una peli de acción, protagonizada por el experto en artes marciales Johnny Cage (Linden Ashby), al que la prensa tacha de fraude y de mal actor. En el set un hombre que aparentemente es su antiguo entrenador le explica que puede ayudar a mejorar su reputación inscribirse en un torneo que se celebra una vez por generación. Le indica que un barco zarpa al día siguiente en Hong Kong destino hacia el lugar donde se celebra.

En el Templo de la Luz, China, Liu Kang vuelve a su antiguo hogar donde va a visitar junto a su abuelo la tumba de su fallecido hermano. En una reunión, los ancianos sabios del Templo le dan el consentimiento para entrar en el torneo representando a la Orden de la Luz, aunque muchos tienen dudas por haber abandonado el Templo. Tampoco les convence que vaya por venganza y no únicamente para salvar el mundo. Entonces aparece un hombre con harapos y un sombrero chino. Es Lord Raiden (Christopher Lambert), Dios del Trueno y Defensor del Reino de la Tierra, quien acepta finalmente a Kang como uno de sus guerreros.

Sonya Blade (Bridgette Wilson), junto a su compañero Jax (Gregory McKinney), ambos agentes de policía, entran a un local armados y dispuestos a detener a Kano (Trevor Goddard), un criminal que mató a su compañero. Éste escapa y Sonya le sigue la pista hasta la bahía de Chan Whan, Hong Kong. Allí un barco poco común se acerca dispuesto a recoger a los participantes del torneo. Antes de embarcar Johnny Cage conoce a Art Lean (Kenneth Edwards), otro luchador, y a Liu Kang. Mientras, Sonya y Jax buscan a Kano. Lo descubren entrando al barco y de inmediato Sonya le sigue ante las réplicas de su compañero. Ya abordo, Kang, Cage y Sonya conocerán al brujo Shang Tsung (el asesino del hermano de Kang), a los guerreros ninja bajo su control Scorpion (Chris Casamassa) y Sub-Zero (François Petit), y a Lord Raiden, quien les explica por qué están allí. Han sido elegidos para enfrentarse en un torneo llamado Mortal Kombat. La Tierra es uno de los reinos o mundos pertenecientes a un grupo llamado Earthrealm que deberán defender ante luchadores pertenecientes a otro grupo llamado Outworld, que tratan de adueñarse de él capitaneados por El Emperador y Shang Tsung (Cary-Hiroyuki Tagawa). Para ello deben ganar diez torneos Mortal Kombat seguidos. Tras haber ganado nueve, los reclutas de Raiden deben impedir que ganen el décimo y último.

Mortal Kombat se celebra en una isla desconocida llena de luchadores estrafalarios y criaturas. Goro, el actual campeón y príncipe del mundo subterráneo de Shokan (Kevin Michael Richardson/ Tom Woodruff Jr.), Princesa Kitana (Talisa Soto) o Reptile (Keith Cooke) son otros de los contrincantes a los que se deberán enfrentar los elegidos de Rayden. Si los hombres del malvado brujo Shang Tsuny vencen, la desolación y el mal que ha florecido en el mundo exterior reinará la Tierra por siempre. Un experto en artes marciales, una estrella de cine de acción y una mujer policía son nuestra salvación.

LO MEJOR: La recreación de los personajes del videojuego, siendo la mejor la de Goro, y su música.

LO MENOS BUENO: Dejando de lado la falta de un buen guión, es imperdonable que las coreografías de los combates sean tan simples. Los efectos son bastante decadentes para la credibilidad de la historia. La recreación de los escenarios es muy pobre. Y, por último, se censura toda la violencia que tan famoso hizo al videojuego.

10 comentarios:

Blanch dijo...

Sacrilegio!!!!! Has empezado muy bien con el ritmo de la canción pero la peli es una putada pasada!!!! Vale que no tiene la violencia del videojuego, pero en su época yo disfruté como un enanito. Y, por favor, no la compares con Street Fighter, que aunque salga mi adorable Van Damme y la peque de Kyle Minogue, es lo más patético que se ha hecho de videojuego a peli, o incluso, simplemente como peli.

Ver a Scorpion, SubZero, Goro, etc...fue la ostia y aunque como dices ¿qué pinta Lambert como Rayden? aparece que ya es más que suficiente.

Para mi es toda una joya y obra de culto. Ahora me voy a buscar la BSO que la compré en su día y la guardo como un tesoro y MORTAAAAAAL KOOMBAAAAAAAAT PII PIPI PI PI PI...

Bueno, no siempre podemos coincidir.

De las otras entregas no digo nada...ya que valen menos que Street Fighter.

¿Una peli sobre el Tetris? Mira:

http://www.youtube.com/watch?v=AhwGEa7507g&feature=player_embedded#!

;)

El Rector dijo...

Menudo dilema existencial... aunque en el fondo estoy totalmente en sintonia con lo expuesto por Ted en la crítica, la verdad es que a la postre, debo posicionarme del lado de Blanch, porque a mi también me gustó mucho en su día e incluso la sigo disfrutando de vez en cuando por televisión.

Y eso que nunca he sido gran fan del videojuego (aunque hace unos días que estoy dándole a la última entrega y está la mar de maja, lo malo es que luego me enteré que salió una versión donde se podía escoger al puñetero Freddy, gggrrrr, jodidas extensiones saca cuartos!!!), pero la película me pareció super divertida (yo es que tengo mucho sentido del humor) y sobretodo muy superior al resto de adaptaciones de videojuegos hechas tanto en la época, como en la actualidad (y en eso es un maestro Anderson, en hacer cine CUTRE).

Visualmente no es una maravilla (a excepción de ese Goro que parece sacado de Las Tortugas Ninja), pero tiene su morbete y aunque le falta esa violencia extrema del juego, yo la encontré bastante fiel al mismo y además con el añadido de Lambert haciendo de chino, muy grande.

Solo con mencionar a Golpe en la pequeña China, he tenido que correr a darme una ducha fría... y respecto al sr. Tagawa, ¿alguna vez ha hecho de bueno este tío?

Saludos.

The Wrong Girl dijo...

Yo recuerdo con dulzura como mi prima nos llevó al cine a mi hermano y a mi a ver Double Dragon. Pero era un auténtico truñaco de película, eso si; como la pille por la tele, la vuelvo a ver porque me recuerda a ese día y me pone nostálgica.
Mortal Kombat también fui a verla al cine, porque mi hermano era súper pesado con todas las pelis estas y la recuerdo algo mejor; pero por Mr. Lambert, porque tampoco me pareció espectacular.
Tengo que volver a verla, que no la he revisionado jamás!

Ookami dijo...

Jajajaja! Yo también me posiciono al lado de los que están a favor de la peli, no en vano MK es mi videojuego favorito.

Por otra parte todo lo que dices es cierto, la peli desprende un halo cutrillo que por otra parte le da su punto y las peleas son mejorables, a pesar de la presencia del gran Robin Shou (para mi siempre será Liu Kang). Peor es aún la secuela.

Ahora han dado luz verde para un nuevo proyecto de película dirigida por Kevin archaroen basada en una webserie de la que se puede disfrutar en youtube. El enfoque es mucho más realista y sangriento y por lo que he visto las coreografías de combate están bastante bien. La verdad es que los videojuegos siempre han tenido mala suerte en pantalla, hace poco hice en mi blog una crítica de Tekken y tampoco salía muy bien parada. ¿Saben quién hacía de Heihachi? Exacto, Hiroyuki Tagawa otra vez jajajaja!

Darkotica dijo...

Pues yo estoy totalmente con Ted, aunque también diré que he visto la película una sola vez (con una tuve más que suficiente, y estoy hablando de cuando salió para alquilar en el videoclub) y que no me considero una fan del videojuego... Pero si ya en su en su época me pareció cutre (mira que Lambert es un tio que me cae bien, pero con esa peluca....ufff), ahora no me lo quiero ni imaginar...en fin, que estoy muuuy de acuerdo con todo lo que ha dicho Ted en su crítica, y yo también le daría 3 estrellas: Una por la música, otra por Goro y otra por la cara de chino cabrón de Cary-Hiroyuki Tagawa...que no tiene precio.

Combo-saludos!

TED BUNDY dijo...

AMIGOS

Estoy con todos. Esta es una de esas críticas que me duelen en el alma porque la vi cuando era niño, me lo pase teta, pero sintiéndolo mucho, muchísimo, no puedo aprobarla.

Sí. Tenía noticias de una nueva entrega, por eso he creído conveniente revivirla con una crítica. Yo la tengo en DVD y me divierte mucho. Sobretodo lo que más me transmite es nostalgia. La de pelis malas que veíamos de pequeños y nos encantaban. Una delicia. Muy recomendable si uno solo busca evadirse.

MORTAL KOMBAAAATTTTTTTT

newzombie dijo...

hace un cojon que no la veo y me quedo con los recuerdos. es una pequeña serie B echa con cariño al juego y pura diversion cuando eres adolescente. la mala es la segunda parte la gran mierda cinefial que vi en un cine

El Rector dijo...

La segunda no era esa en la que salía Kitana? porque a mi tampoco me desagradó (la película, se entiende).

Joder, me acabo de poner el trailer y para el final, cuando sale la banda sonora con el locutor diciendo el nombre de los personajes en plan Chimo Bayo... se ha puesto el tema muy HOT, he tenido que correr a darme una ducha fría.

Saludos.

TED BUNDY dijo...

RECTOR

Kitana sale en la primera. Lo de HOT, no lo veo en esta peli. Poca chicha sale en la peli en comparación con lo que nos dejaban ver en el videojuego.

Anónimo dijo...

Exacto , esta peli es muy mala , sera muy fiel al videojuego pero es un desastre como pelicula.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.