viernes, 17 de enero de 2020

Crítica: Guns Akimbo

Ya en la antigua Roma los gladiadores se mataban en la arena del coliseo para el gozo y disfrute de una masa a la que aunque solo fuera por un instante, se le parecían olvidar todas las miserias viendo el sufrimiento de otros y si de paso conseguían un nuevo trozo de carne al que adorar (siempre y cuando siguiera alimentando su voraz apetito de dolor ajeno), aunque este viniese con fecha de caducidad corta, mejor. El perjuicio de otros no es un problema si ello nos ofrece algún tipo de beneficio, esa es nuestra despreciable naturaleza, más acentuada si se quiere en unos que en otros, pero nuestra al fin y al cabo.


“Hablar de Guns Akimbo es hablar de tres nombres propios, Jason Lei Howden, Daniel Radcliffe y Samara Weaving”


Roma y su circo, como reconocible terror autóctono, ha sido siempre una constante en el cine como representación gráfica de la lucha de clases, campaña en la cual, los que no hemos tenido la suerte de nacer con una flor en el culo, hemos de combatir a diario aun sabiendo que la victoria es una quimera que escapa a nuestra propia realidad. El que más tiene se cree mejor y por tanto, con más derechos. Roma y su circo de gladiadores entrenados para morir como putas al servicio de esa sociedad caníbal y depravada que tan bien reflejó Stephen King (bajo el pseudónimo de Richard Bachman) en “The Running Man”, novela que cinco años más tarde, en 1987, sería adaptada a la gran pantalla por Paul Michael Glaser bajo el mismo título y protagonizada por Arnold Schwarzenegger.

“Guns Akimbo” es una nueva revisión de esta dolencia crónica, intrínseca e históricamente muy lucrativa, del ser humano. La exposición y mercadeo de la supervivencia como mero entretenimiento para las masas mientras alguien saca algún tipo de tajada de todo ello en el proceso, adaptando el mensaje a los nuevos tiempos y por tanto, a las nuevas tecnologías y todos los males derivados de ellas, en este caso, internet, la mayor herramienta de (des)conexión entre seres humanos inventada hasta la fecha. Ahora ya no es necesario que el populacho se aglomere en el coliseo, ahora el coliseo lo tenemos en la misma pantalla de nuestro iphone donde queramos y bajo demanda.


“Guns Akimbo es una frenética locura a medio camino entre el cine de Brian Taylor y el de Neill Blomkamp”


Hablar de “Guns Akimbo” es hablar de tres nombres propios, Jason Lei Howden, Daniel Radcliffe y Samara Weaving, tres universos de reconocibles constelaciones que aquí convergen para moldear a imagen y semejanza su particular versión del Big Bang, o lo que es lo mismo, una de las comedias de acción y ciencia ficción más frenéticas, gamberras y divertidas de la temporada y, al mismo tiempo, un nuevo escalón evolutivo en las respectivas carreras de cada uno de sus artífices, Howden, Radcliffe y Weaving.

Jason Lei Howden, más allá de su larga carrera como especialista en efectos especiales, entró por la puerta grande del género con su ópera prima “Deathgasm” (2015), una de las mejores comedias de terror de los últimos años y a día de hoy para muchos (entre los que me cuento), película de culto.”Guns Akimbo” sigue la estela de aquella, añadiendo algo de fondo crítico y haciendo buen uso de las herramientas que la industria ha puesto a su disposición, pues queda claro desde el minuto uno que la película que nos ocupa es una empresa bastante más grande y ambiciosa de lo que lo fuera su magnífico debut. Howden mantiene intacto su sello personal, el ritmo acelerado y el gusto por la estética de videoclip que tanto rédito le dio en “Deathgasm” son una constante, si cabe potenciada, en su nuevo trabajo. “Guns Akimbo” es una frenética locura a medio camino entre el cine de Brian Taylor y el de Neill Blomkamp en la que se evidencia también una fuerte influencia del cómic y la novela gráfica en todo lo que refiere a su apartado visual.

Daniel Radcliffe ya hace tiempo que se graduó en Hogwarts, matojo de pelo en los huevos y una filmografía post-Potter cuidadosamente escogida para quitarse de encima cualquier posible coletilla propia de un pasado que podría haber destrozado a cualquiera que no tuviese la personalidad y el probado talento de un actor de su talla. “La Mujer de Negro” (James Watkins, 2012) fue el inicio de un periplo hacia la reinvención (o más bien hacia el auto-descubrimiento) iniciado por el actor, una serie de nuevos y muy distintos personajes que darían buena cuenta de las capacidades interpretativas de Radcliffe, por no hablar de su buen tino a la hora de seleccionar todos los proyectos en los que se ha enrolado hasta la fecha, algunos del calibre de “Horns” (Alexandre Aja, 2013), ”Swiss Army Man” (Dan Kwan/Daniel Scheinert, 2016), “Imperium” (Daniel Ragussis, 2016) o “La Jungla” (Greg McLean, 2017).


“un demoledor cóctel de acción delirante y comedia soez que deja en un discreto segundo  plano las connotaciones críticas de su trama”


Samara Weaving, hija de ilustre Hugo y rostro ya habitual del género ofrece una vuelta de tuerca más a ese perfil suyo que ha ido dibujando a lo largo de su filmografía. Esa chica de apariencia frágil e inocente que termina destapándose como forzosa heroína. La actriz, que parece ir a dos por año, tras “Mayhem” (Joe Lynch, 2017) y “The Babysitter” (McG, 2017), este año también la hemos podido ver en “Noche de Bodas” (Matt Bettinelli-Olpin/Tyler Gillett, 2019), vuelve a tirar al aire una moneda de dos caras en “Guns Akimbo”, su papel más extremo para la que de largo es la mejor película en la que ha participado hasta la fecha.

“Guns Akimbo” es un demoledor cóctel de acción delirante y comedia soez que deja en un discreto segundo  plano las connotaciones críticas de su trama (aunque sin nunca perderlas del todo de vista) para centrarse en el reverso más lúdico de la propuesta, añadiendo pequeños elementos de esa ciencia ficción que tan suya ha hecho en las formas Neill Blomkamp (ojito con su nuevo “Inferno”, donde parece se pasa al cine de terror) y un personaje protagonista, Miles (Radcliff) con ADN marginal que bien podría haber protagonizado cualquiera de sus películas en el enésimo “yo contra el mundo” que tantas veces le hemos disfrutado a Blomkamp, pasado esta vez por el filtro videoclipero de Howden (la electrizante banda sonora de Enis Rotthof ayuda), todo un ejercicio de estilo repleto de referencias visuales al mundo de la viñeta y al cine de acción y ciencia ficción de los ochenta/noventa. Frenética, delirante, fugaz. Si estamos en un tiempo donde la paciencia cinéfila es un bien que escasea, “Guns Akimbo” es un chute de adrenalina tal que incluso el espectador más impaciente y menos implicado se verá atrapado en su espiral de forma irremediable y sin posibilidad de bajarse de la locomotora. Es lo que pasa cuando te clavan un pistolón a cada mano y te sueltan al coliseo con los leones.

Lo mejor: Un espectáculo visual y sonoro que no da ni un solo minuto de tregua. Lo políticamente incorrecto de su sentido del humor y la química voraz entre sus dos protagonistas.

Lo peor: Se echa en falta algo más de ambición en el tramo final, siendo su clímax algo tibio.


8 comentarios:

Art0rius dijo...

Radcliffe, Pattinson...supervivientes de grandes sagas con gran riesgo de caer en la categoría de juguetes rotos convertiros en auténticas bestias todoterreno. Aún no he visto una peli de ninguno de los dos que no me haya hecho sentir algo, y de está admito que tenía mis reservas, pero vista la critica a ello voy!

El Rector dijo...

Artorius, estos dos tipos son una garantía de calidad. Y además, "reservas" y "Jason Lei Howden" son dos conceptos que nunca deberían ir asociados... penado con cárcel incluso ;)

Ya me contarás.

Saludos.

wolf dijo...

cuando vi el trailer no me dieron ganas de verla pues se me hacia de plano una mala pelicula, pero al ver tu critica me nacieron las ganas de darle esa oportunidad y verla a ver si me sorprende

El Rector dijo...

Wolf, no he visto el tráiler (nunca lo hago), pero muy mal hecho tiene que estar para que alguien no se sienta atraído por esta joyaca. Ni se te ocurra perdértela!

Saludos.

Missterror dijo...

Una de las películas más disfrutables del año pasado, Rector. Sin duda, "Guns Akimbo" es la confirmación del talento que tiene Lei HOwden para pegarnos a la pantalla como a marionetas. "Deathgasm" me pareció una de las mejores películas de 2015 y "Guns Akimbo" es una de las mejores del 2019. Hace pleno este director cada vez que se pone detrás d la cámara y lo hace sin apenas ruido, cuando lo que termina creando es una explosión de diversión pensada para el amante del género.
Una gozada de principio a fin, no solo por lo bien que maneja las distancias cortas, sino por lo que consigue de sus dos protagonistas, Radcliffe y Weaving, ambos fantásticos bailando al son de la salvaje violencia y de una banda sonora fantástica. El aire videoclipero es simplemente perfecto para que la experiencia sea completa y, aunque coincido contigo en que el desenlace podría haber sido mucho más apoteósico, no le resta apenas puntos a una película que posiblemente pase de puntillas y que debería hacerlo armando estruendo.

Saludos.

¿Te puedes creer que me acabo de enterar que Samara Weaving es la hija de Hugo Weaving? Soy lerda, lo debo llevar en el ADN...

El Rector dijo...

Missterror, Lei Howden se une al selecto grupo de élite de los Aster y Eggers, ese en el que tan solo unos pocos elegidos (los susodichos), son capaces de sobrevivir a una ópera prima absolutamente insuperable presentando una segunda tan o más maravillosa. Ojito también con la carrera de este señor, que visto lo visto, puede ser de órdago.

Tus dotes detectivescos y de lógica vulcana no han brillado especialmente en este caso, jeje... pase lo del apellido, ahora, es que son iguales, coño :)

Saludos.

Guadaña dijo...

Tengo que reconocer que Samara Weaving me ha encantado, y que a ratos resulta bastante divertida, pero entre tanta acción y frenetismo la trama queda en un segundo plano en el que poco importa lo que nos cuenten porque no nos llega (al menos a mí).

Saludos.

El Rector dijo...

Guadaña, supongo que de eso va la película, de acción y frenetismo sobre todo lo demás. La historia no deja de ser una excusa (como en otras tantas ocasiones), para dar rienda suelta al grandioso despiporre que propone Lei Howden.

De largo, me parece la mejor película en la que ha participado la Weaving.

Saludos.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.