sábado, 20 de agosto de 2011

Crítica: El Último Exorcismo

El alemán Daniel Stamm, apadrinado por Eli Roth, -a su vez, un apadrinado de Quentin Tarantino-, sorprende a propios y extraños con esta pequeña pero muy efectiva cinta de terror rodada al estilo “mockumentary”, -esto es, contar hechos ficticios en formato documental-.


No hay nada nuevo en lo que nos presenta Stamm: historias de posesiones, exorcismos y demás parafernalia ya nos las han contado en numerosas ocasiones, algunas más acertadas que otras, -entre las buenas encontramos obras maestras como ‘La semilla del diablo’ (‘Rosemary’s Baby’, Roman Polanski, 1968) o ‘El exorcista’ (‘The Exorcist’, William Friedkin, 1973). Entre las más desafortunadas tenemos cosas como ‘El exorcista: el comienzo’ (‘Exorcist: the beginning’, Renny Harlin, 2004), un desastroso intento de seguir sacando dinero al personal a costa del buen nombre de ‘El Exorcista’ y que se llevó tal varapalo que terminó por hundir (de manera “casi” definitiva) la carrera de su director.

En cuanto al formato “mockumentary”, son también numerosos los casos que hemos podido disfrutar recientemente con mayor o menor fortuna. Hay excelentes muestras, tal es el caso de ‘Monstruoso’ (‘Cloverfield’, Matt Reeves, 2008) o ‘Rec’ (‘Rec’, Jaume Balagueró, Paco Plaza, 2007), otras en cambio no resultan tan gratificantes, caso de la irregular aunque tremendamente exitosa ‘Paranormal Activity’ (‘Paranormal Activity’, Oren Peli, 2007) y la igualmente irregular y también exitosa, -aunque algo más lejana en el tiempo-, ‘El proyecto de la Bruja de Blair’ (‘The Blair Witch Project’, Daniel Myrick, Eduardo Sánchez, 1999).

Sin embargo, a pesar de no aportar nada nuevo y de la sencillez de su propuesta, la película presentada por Eli Roth es poseedora de un atractivo que hacía tiempo que no se veía en una cinta de terror.

Su atmósfera de “Gothic horror”, su ambientación sureña, su retrato de la América profunda, su reparto (destacando al protagonista Patrick Fabian), y ese formidable final que nos retrotrae al cine satánico de los años 70, hacen de esta cinta una pequeña joya a tener muy en cuenta.

Una de las mejores películas de horror de los últimos años.

Apuntes de interés: la cinta costó 2 millones de dólares y hasta el momento, su recaudación es de unos 40 millones.
El protagonista, Patrick Fabian, fue elegido mejor actor en el Festival de Cine de Sitges 2010.

In: para amantes del horror y el formato documental.

Out: lástima que no hayan más escenas grotescas.

Lo que más me ha gustado: el final y su inquietante atmósfera.

Lo que menos me ha gustado: que no hayan más escenas efectistas (vamos, que no haya más “gore”).


5 comentarios:

Dr. Gonzo dijo...

la película en general me gustó y está muy lograda, pero el final no me gustó en absoluto.
Para mí fue una total decepción, aunque es mejor que el resto de películas de exorcismos que se han hecho ultimamente, salvo El exorcimos de Emily Rose, que me gustó muchísimo más que esta.

Anónimo dijo...

Coincido con el comentario anterior; la película me gustó mucho, pero la conclusión, al más puro estilo "El proyecto de la Bruja de Blair" y totalmente fuera de lugar (de las explicaciones posibles esa era la más absurda y típica), hace que la cinta no llegue al nivel que podría (la escena del gato, por la noche y en el cuerpo de la chica, es genial...).

El Rector dijo...

Respeto vuestras opiniones, pero no las comparto... :D Yo la encontré soberanamente aburrida. Lo único que me llamó la atención, fue la honestidad con la que se trata el circo este de los predicadores (me sorprendió teniendo en cuenta de donde viene la película) y la atmósfera en ciertos pasajes. Por lo demás, previsible, lenta, descafeinada y ese final... terrible.

El rito, La posesión de Emily Rose, La Posesión de Emma Evans... malos tiempos para el demonio.

Lestat dijo...

Comparto la opinión de Dr. Gonzo; la película me estaba gustando hasta que llegó al final...

Bieitols dijo...

A mi me gustó el enfoque del predicador arrepentido. Lo que permite contarlo todo desde el punto de vista descreido sin forzar. Algunas escenas sí me generaron cierta inquietud, el ambiente sureño sigue funcionando (qué miedo da la usamerica profunda!) y la ch8ca me gustó mucho como lo hizo. Para mi lo mejor fue su mirada al cámara cuando la pillan hablando latín ella sola.
El final muy facilongo. Y sí, desde luego eché mucho de menos algo de hemoglobina.
Joder, llevo tiempo con ganas de ver gore y siempre acabo recurriendo a cosas vistas (mi amado Buttgereit generalmente). Admito recomendaciones.
Lo último que vi y me gustó fue Tanatomorphose. August Underground o Slaughtered Vómit Dolls no sé si llamarlas gore y tampoco sé si me gustaron.

Publicar un comentario

No seas tímido/a y comparte tu opinión con nosotros, pues en la diversidad está el gusto. Eso sí, intentemos no destriparle la película a nadie y avisa de SPOILERS al resto de lectores siempre que tu comentario los contenga. De no ser así, este será eliminado. Gracias.